Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Brasil presenta a otros países de la región su experiencia en alimentación escolar y compras públicas

Durante la gira el grupo visitó escuelas y fincas de agricultores familiares que participan del programa de compras públicas para la alimentación escolar.

Foto: Programa Brasil-FAO

Santiago de Chile, 18 de julio de 2014 - Representantes de once países de América Latina y Caribe participaron de una gira técnica a Brasil para conocer la experiencia de alimentación escolar y compras públicas de la agricultura familiar en dos ciudades: Joinvile y Brusque, en Santa Catarina. Durante la gira los representantes de Antigua y Barbuda, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Jamaica, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucia y Venezuela visitaron escuelas y fincas de agricultores familiares que comercializan sus productos para la alimentación escolar.

En Joinville, el municipio ofrece alimentación escolar a 65.075 estudiantes de educación infantil y enseñanza primaria. Según los datos del municipio, para el año 2014 se estima la compra de un 53% de los productos de la agricultura familiar para la alimentación en las escuelas.

En Brusque, segunda ciudad visitada, la red municipal asiste a 11.445 estudiantes. En el 2013, el municipio recibió una premiación por el uso eficiente de los recursos previstos para la alimentación escolar.

La representante de la Secretaria de Educación de Brusque, Gleusa Luci Fischer, explicó que en Brasil la alimentación escolar es una política pública, establecida por ley, que fue asumida como un derecho de todos los niños y niñas. "Además la mayoría de padres y madres trabajan y no siempre tienen posibilidades de brindar a sus hijos una alimentación adecuada y oportuna", explicó Gleusa.

En las dos ciudades el grupo también visitó fincas de agricultores familiares que comercializan sus productos para alimentación escolar.

Según el presidente de la Cooperativa de Agricultores (Coopaville) de Joinville, Acácio Schroeder, antes los agricultores familiares no tenían a quien vender su producción, sin embargo actualmente las hortalizas producidas son vendidas a la alcaldía para el consumo en las escuelas. Para el agricultor, las condiciones de vida han mejorado: "Nosotros conseguimos crédito en los bancos. Yo pude reformar mi casa y además comprar un coche. Eso es calidad de vida", señaló.

El Programa Nacional de Alimentación Escolar de Brasil (PNAE) asiste a todos los estudiantes de la educación básica (guardería, preescolar, enseñanzas primaria y secundaria, educación de jóvenes y de adultos) matriculados en escuelas públicas, filantrópicas y en entidades comunitarias (asegurado por el poder público). Ofrece diariamente 130 millones de almuerzos por medio de la transferencia de recursos financieros.

La actividad se realizó entre el 19 y 23 de mayo, en el ámbito del proyecto de fortalecimiento de los programas de alimentación escolar, llevado a cabo por el Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO. Para la coordinadora regional del proyecto, Najla Veloso, el proceso de formación y educación alimentaria y nutricional es una obligación de la escuela y del Estado. "La alimentación escolar es el espacio que permite promover la adquisición de hábitos alimentarios, considerado como un aprendizaje importante para la vida", señaló.