FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean

Consulta actores no gubernamentales para la XXXVI Conferencia Regional de la FAO en América Latina y el Caribe Diálogo virtual ampliado: FAO-Sector Privado

1 de octubre, 2020
Discurso Julio Berdegué

"Muchas gracias, quiero comenzar agradeciendo de manera muy sincera a todas las empresarias y empresarios de América latina y el Caribe que han dispuesto tiempo para dialogar con nosotros sobre temas que son centrales para la Conferencia Regional de la FAO.

Como ha señalado nuestra oficial Dulclair Sternardt, esta no es una reunión técnica más, esta es una reunión donde nosotros, por una parte, rendimos cuenta a los países miembros de lo que hemos hecho en los dos últimos años, y los países miembros definen cuáles son las prioridades que debemos ajustar para el futuro. En la definición de estas prioridades, la voz de las iniciativas privadas, sector privado, empresarios y empresarias es sumamente importante. Es importante por muchos motivos, algunos de ellos son:

En primer lugar, el reconocimiento que la alimentación y agricultura son eminentemente actividades realizadas por agentes privados operando en los mercados: agricultores, pescadores, comerciantes, transportistas, vendedores de insumos, prestadores de servicios, agroindustriales, trabajadores y trabajadoras de esas industrias, en las ferias, en los mercados mayoristas, en los supermercados, en las tiendas de barrio y consumidores. Todos son actores privados tomando decisiones en contextos de mercados de alimentación.

En segundo lugar, entender que es imposible lograr los ODS y la agenda 2030 sin el concurso de la iniciativa privada. No podemos lograr los ODS, ninguno de ellos, sin ustedes. Por muchas razones, dos de ellas muy importantes. Necesitamos que las propias empresas revisen, actualicen y modifiquen sus estrategias e inversiones para alinearse de mejor forma a la consecución de los 17 ODS. Los ODS no son tarea de gobiernos y ciudadanos, también son tarea de las empresas y sectores.

En tercer lugar, necesitamos más y mejores inversiones, estas van a provenir fundamentalmente del sector privado. Sin estas inversiones alineadas a los ODS no vamos a lograr las metas que nos hemos propuesto.

La pandemia del COVID-19 que ha causado estragos en la salud y vidas de miles de personas en esta región y que ha luxado tantísimos hogares, ha tenido feroces consecuencias sobre la economía y el bienestar de las personas. Apenas ayer, la OIT reportaba que en nuestra región han desaparecido 34 millones de empleos, cientos de miles de empresas están en serias dificultades o han tenido que cerrar sus puertas.

Se proyecta una caída del 9% en el PIB, la mayor en décadas. Junto con la CEPAL, en FAO hemos estimado un aumento en la extrema pobreza, no en la pobreza, de 28 millones de personas. Este es un incremento del 42% de la extrema pobreza en pocos meses respecto del año pasado y nunca habíamos visto algo semejante.

Si sumamos estas personas que ingresaran o que están proyectadas que ingresaran a una situación de extrema pobreza, de los 47 millones de personas que antes de la pandemia ya vivían en condición de hambre en América Latina y el Caribe, podemos llegar hasta 80 millones de personas en condición de hambre. Esto nos haría devolvernos a los indicadores que teníamos en los años 80 y 90, es decir, 30 años perdidos en la lucha contra el hambre.

La tarea de recuperación es fundamental, y en esta recuperación las empresas y empresarios son decisivos. Son ustedes quienes tendrán que crear los millones de empleos y que devuelvan un optimismo y futuro a estos 34 millones de personas que se han quedado sin trabajo.

En esta conferencia regional, y ya lo van a profundizar mis colegas, queremos proponer y dialogar con los países, para considerar tres grandes prioridades:

1.      Consideramos que es de la mayor importancia que en la región transformemos los sistemas alimentarios para que sean más sostenibles, resilientes, eficientes y productivos porque en ALC es vital para alimentar no solo a nuestra región sino al mundo. Creemos que es vital que estos sistemas se transformen de manera de mejorar la salud de toda la población a través de una mejor alimentación. Casi la mitad de la población de américa latina sufre una o más formas de malnutrición y esto no puede ser porque la alimentación no puede ser sinónimo de enfermedad sino de salud y vida plena.

2.      Queremos proponer a la conferencia regional un objetivo central que es seguir luchar por sociedades más prosperas e incluyentes, con más oportunidades, más inversiones, con nuevas actividades económicas derivadas de la innovación tecnológica y donde muchas más personas tengan mejores oportunidades de participar de manera digna.

3.      El enorme desafío de la sostenibilidad ambiental y de la resiliencia al cambio climático.

Estas tres grandes prioridades están sobre una base de una fuerte importancia a los procesos de innovación tecnológica y científica, con énfasis en la digitalización de la alimentación, agricultura y sociedades rurales.

Finalmente concluyo diciendo que la FAO ha iniciado un proceso de revisión profunda de su estrategia de relacionamiento con el sector privado. El consejo de la FAO en Roma, considerara la propuesta de una nueva estrategia en la sesión de noviembre. Esto es un signo de que estamos interesados, dispuestos y disponibles para entrar en una relación más profunda y eficaz con cada uno de ustedes.