FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean

DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN – 75 AÑOS DE FAO EN ALC

Santiago, 4 de noviembre de 2020

DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN - 75 AÑOS DE FAO EN ALC

Palabras del Subdirector General y Representante Regional de la FAO en América Latina y el Caribe Julio Berdegué

En la sesión Ponencia Inaugura

[VER VIDEO]


"Amigas y amigos,

Hace 75 años el mundo enfrentaba un escenario catastrófico, al término de la Segunda Guerra Mundial. Millones de personas habían muerto a causa de la guerra, la agricultura y las economías estaban devastadas y miles millones vivían en condiciones de hambre.

Era necesaria una solución coordinada a nivel global. Es así, como un 16 de octubre de 1945, 42 países toman la iniciativa de fundar la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para librar al mundo libre del hambre y de la malnutrición. Según nuestra constitución, una organización dedicada al bienestar común de los países del mundo, mediante su acción colectiva.

Hoy, el mundo enfrenta una nueva crisis. Una pandemia que arriesga, entre muchas cosas, el avance logrado en la lucha contra el hambre especialmente en nuestra región. Décadas de progreso están en juego.

Actualmente existen 46 millones de latinoamericanos y caribeños en condición de hambre, y si las proyecciones se cumplen, hasta 28 millones de personas caerían en condición de extrema pobreza en América Latina, quienes con toda probabilidad sufrirán inseguridad alimentaria severa.

Es evidente que nuestra labor no ha terminado aún. La FAO se encuentra trabajando con los Estados miembros y todos los actores interesados, en encontrar soluciones a corto y largo plazo que hagan frente a nuestra realidad y los principales factores que causan las crisis alimentarias.

Tenemos una enorme tarea por delante pensando en los desafíos del multilateralismo. Se trata de pensar en el tipo de relación que hemos construido y de cómo queremos se siga sosteniendo en este mundo distinto al que conocíamos.

¡Enhorabuena que estemos reunidos hoy para abordarlo! Estoy muy contento de que estén nuestros aliados del Banco Mundial, el BID, la CEPAL, el FIDA, el IFPRI y la OCDE. Muchas gracias por sus aportes al diseño y a la realización de este evento.

Celebro que en la conmemoración del Día Mundial de la Alimentación y de los 75 años de la FAO nos demos este espacio de diálogo y colaboración, ¡un espacio inédito! Pero necesario.

Amigas y amigos,

Desde FAO nos hemos planteado retos que nos gustaría compartir con ustedes. Son las prioridades que han definido los gobiernos de los Estados miembros durante la reciente Conferencia Regional realizada hace dos semanas.

La primera prioridad es lograr "Sistemas agroalimentarios sostenibles que sean capaces de asegurar dietas saludables para toda la población. No es poca cosa lo que los gobiernos nos piden, en una región en que la mitad de la población padece una o más formas de malnutrición, en una región que es la más cara del mundo para alimentarse saludablemente

Tenemos 104 millones de personas en la región que no pueden costear una alimentación saludable, aun cuando como región somos una potencia alimentaria y agroexportadora. Esto es nuestra primera tarea.

La segunda prioridad que nos marcan los gobiernos es cerrar las brechas de oportunidades y bienestar que afectan a las poblaciones rurales, es decir, lograr sociedades rurales prosperas e inclusivas. Es una tarea que requiere, por una parte, promover el desarrollo de los territorios rurales rezagados en cuanto a sus muy altas tasas de pobreza y hambre, y, por otra parte, incentivar y apoyar el desarrollo de la agricultura y de nuevas actividades rurales no agrícolas, vinculadas a las demandas emergentes de las sociedades urbanizadas.

La pobreza afecta a la mitad de los habitantes rurales de la región, No podemos pensar que el crecimiento económico por si solo resolverá el problema del hambre y pobreza en la región, aún más considerando las consecuencias de la pandemia.

Para erradicar la pobreza se precisa una estrategia multisectorial. Y también prestar mucha más atención, en serio, a las mujeres rurales, jóvenes, los agricultores familiares, pueblos originarios y afrodescendientes.

La tercera prioridad que nos han encomendado los gobiernos, es avanzar a una "Agricultura sostenible y resiliente".

La agricultura y los sistemas agroalimentarios serán sostenibles o simplemente no tendrán futuro. No es un lujo, no es una opción. Estamos obligados a lograr una relación más armoniosa entre el medio ambiente y la agricultura y los sistemas alimentarios. No podemos evadir las tareas de la agricultura y la alimentación en su relación con el cambio climático, que afecta con especial severidad al sector y amenaza su desarrollo futuro, pero al cual el sector es un contribuyente causal muy importante.

La innovación tecnológica será uno de los principales motores para llevar a cabo estas tareas. Sin innovación tecnológica, y especialmente sin digitalización, no hay salida a estos desafíos. Y, lo sabemos, la región tiene que hacer un mucho mayor esfuerzo para fortalecer sus sistemas de innovación, y debe invertir más y mejor en innovación. Los gobiernos de los estados miembros nos han pedido apoyar su participación en la nueva Plataforma Internacional para la Alimentación y la Agricultura Digitales.

Estas prioridades definidas por los gobiernos se vinculan fuertemente a este seminario. Resolver las ecuaciones entre sistemas agroalimentarios y salud, entre sistemas agroalimentarios e inclusión social, y entre sistemas agroalimentarios y sostenibilidad, va a demandar una nueva generación de políticas sectoriales.

La agenda establecida en los años 80, de acuerdo con la cual la política sectorial se guiaba casi exclusivamente por la brújula de develar las ventajas competitivas en los mercados globales, ya no es suficiente para los tiempos que corren. Menos aún tras el impacto devastador de la pandemia, y las lecciones que de ello se derivan

¿En qué pueden consistir las nuevas brújulas de las políticas sectoriales agroalimentarias, para los próximos 30 o 50 años? Esa es una pregunta que aún no tiene una respuesta consensuada. Y de eso se trata este seminario.

Amigas, amigos,

Deseo el mayor de los éxitos a este Seminario. Estar aquí es pensar para la acción. Pensemos juntos, y actuemos juntos.

¡Muchas gracias!".