FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean

Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Talking Points

“Agradezco profundamente la invitación a la FAO del gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia y del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe para compartir este evento tan importante y tan significativo. Nos honra estar aquí el día de hoy.

El Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, ha propuesto que este año la conmemoracion del día internacional, se enfoque en la siguiente proposicion de no dejar a nadie atrás: los pueblos indígenas y el llamado a un nuevo contrato social.

Es un hecho indiscutible que los pueblos indígenas están siendo dejados atrás. En casi cualquier indicador de los ODS, veremos que la promesa del desarrollo sostenible es mas lejana para los pueblos indígenas que para otros grupos que hacen parte de nuestras sociedades.

Esa situacion no es una casualidad, no es un hecho fortuito, no.

La exclusión de los pueblos indígenas, y la desigualdad étnica, son el resultado de acciones y omisiones de los estados, de los mercados, y, también, debemos decirlo, de todos nosotros, ciudadanos y ciudadanas que a veces reproducimos el racismo y la discriminación, y otras veces lo toleramos o nos desentendemos o nos lavamos las manos.

Está en nuestras manos cambiar esta realidad que es una herida profunda en el alma de América Latina y el Caribe. Quiero hacer publicas tres propuestas para actuar ya:

Primero:

El derecho humano a la alimentación. La pandemia nos ha hecho perder todo lo logrado en los ultimos 20 o 25 años en la lucha contra el hambre. 41% de la población de la región vive en condiciones de inseguridad alimentara moderada o grave, lo que equivale a 267 millones de personas.

El hambre y la inseguridad alimentaria son especialmente graves en las comunidades y hogares indígenas. Me temo que mas de la mitad de quienes forman parte de los pueblos indígenas podrían estar en esta condición.

Para enfrentar esta situación, es necesario que los gobiernos implementen programas de seguridad alimentaria y nutricional, pero deben ser programas con pertinencia cultural.

¿Qué queremos decir? Simple – deben ser programas de seguridad alimentaria y nutricional que busquen activar y potenciar los sistemas alimentarios de los propios pueblos indígenas. 

Por ejemplo, el pueblo Maya Ch´orti en Guatemala cultiva mas de 143 especies de plantas, de las cuales 101 son alimentos. Entonces, si hay que combatir el hambre, hay que hacerlo de a partir de este sistema alimentario.

Porque la alimentación no son solo nutrientes, no son solo calorías, proteínas, vitaminas o minerales. La alimentacion es cultura.  Defender y potenciar los sistemas alimentarios ancestrales, es una forma de reconocer, valorizar y respetar las identidades culturales indígenas.

Segundo:

Hemos constatado que los países de la región se van a recuperar de la crisis económica con mayor lentitud que los de otras regiones.

ALC no va a recuperar el tamaño del PIB PER CAPITA sino hasta después del 2022.  Eso es en promedio, pero ya sabemos que dentro de los promedios, las comunidades y hogares indígenas usualmente llevan la peor parte.

Entonces, mi segundo llamado es a hacer un esfuerzo concertado y vigoroso, para que los planes de recuperación consideren de manera destacada y explícita, la recuperación del empleo y del ingreso de los indígenas. Se requiere un tratamiento preferencial, porque partimos de una posición rezagada.

Hoy estamos lejos de eso, y si no actuamos ya, desde ahora, el resultado será inevitable: La desigualdad económica entre indígenas y no indígenas, habrá aumentado en comparación con la situación pre-pandemia.

Tercero:

Quiero hacer referencia al informe que el dia de hoy se ha hecho público por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Este informe es la mas fuerte y clara advertencia de que hemos entrado en una etapa la que si no logramos reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero en forma inmediata, rápida y en gran escala, entraremos en una situación que solo puedo calificar de trágica.

Y ¿Qué tiene que ver este reporte con lo que estamos conmemorando hoy? Es simple: los pueblos indígenas controlan el 20% de la superficie terrestre de esta región, 400 millones de hectáreas.

En un informe reciente que publicamos FILAC y FAO, demostramos con base en los mejores trabajos científicos, que las selvas y los bosques de los territorios indígenas, están mucho mejor conservados incluso que las reservas naturales que son administradas por los propios gobiernos.

Estos bosques y selvas, estos 400 millones de hectáreas de suelos, son un recurso vital, vital, en la lucha contra el cambio climático.

Entonces, quiero proponer que debemos pensar en una gran esfuerzo regional, para activar, reconocer y valorar esos suelos, bosques y selvas, como un gran recurso en la lucha vs el cambio climatico

Está muy bien promover los automóviles eléctricos, o la energáa solar… pero lo que ya están logrando esos suelos, bosque y selvas indígenas, sobrepasa con creces todo lo que podamos hacer con esos otros instrumentos.

Entonces, trabajemos para que en la región se reconozca el papel enorme de los pueblos indígenas en la lucha contra el cambio climático, y se entiendan dos cosas:

Primero, que proteger esos territorios, conservar esos bosques y selvas y suelos, no es solo bueno para los pueblos indígenas, sino que es un asunto de vida o muerte para toda la humanidad en esta era del cambio climático; y, segundo, reconozcamos que no hay mejor guardían de esos suelos, de esos bosques, de esas costas tambien porque hay pueblos indígenas en nuestras costas y no solo en nuestras montañas y selvas, que no hay mejor guardían, que los propios pueblos indígenas, a partir de sus usos y costumbres.

Un mensaje final – nada de lo anterior será posible si los pueblos indígenas no participan con todas sus voces y su fuerza, en los espacios donde se definen las políticas públicas.  Tiene que quedar atrás el tiempo en el cual los no-indígenas decidíamos que era lo que los indígenas necesitaban y cuáles serían las soluciones. No más.

Por ello, saludo la presencia en este foro del vicecanciller del Estado Plurinacional de Bolivia Freddy Mamani  y de la Presidenta de la Convención Constitucional de Chile, doctora Elisa Loncon. Ustedes representan el futuro, un fúturo en el cual las mujeres y los hombres de los pueblos originarios, seran parte de la conducción de nuestras naciones, para que nunca mas su realidad pueda ser ignorada o negada.

En nombre de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, rindo homenaje a los pueblos indígenas de América latina y el Caribe, y comprometo el brazo amigo de la FAO para colaborar a su desarrollo sostenible, sin dejar a nadie atrás”.