FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean

Gran Diálogo nacional de Bolivia

15 de Julio, 2021
Discurso Julio Berdegué

“Hermano Canciller Rogelio Mayta, Hermano Vicecanciller Freddy Mamani, Hermana Flora Aguilar, Secretaria ejecutiva de la Confederación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, Hermanos ministros Remmy Rubén Gonzáles Atila del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras,    Néstor Huanca Chura, del ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Jeyson Marco Auza, del ministerio de Salud y deportes, Magin Herrera Lopez, viceministro de medio ambiente, Hermano Diego Pary, embajador de Bolivia ante NNUU, Sra Susana Sottoli, Coordinadora Residente de ONU Bolivia, Sr Mario Cimoli, Secretario General Adjunto de la CEPAL y Amiga Myrna Cunningham, Presidenta del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, y representante de los pueblos originarios e indígenas del mundo en el secretariado de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas.

Quiero hacer un reconocimiento muy especial, al gobierno del estado Plurinacional de Bolivia, por el proceso ejemplar de diálogos nacionales hacia LA CUMBRE DE SISTEMAS ALIMENTARIOS.

El liderazgo inclusivo del Ministerio de relaciones exteriores y el aporte decisivo de los Ministerios de Desarrollo Rural y Tierras; de Desarrollo Productivo y Economía Plural;

de Medio Ambiente y Agua, ha dado a Bolivia y al mundo, una consulta y un resultado que sin lugar a dudas enriquecerá la Cumbre de Sistemas Alimentarios.

Hago una mención y un reconocimiento especial al hermano Vicecanciller Freddy Mamani en su función de convocante del diálogo nacional hacia la Cumbre. Agradezco al equipo de ONU Bolivia, a nuestra coordinadora residente Susana Sottoli, y a nuestros compañeros y compañeras del Programa Mundial de Alimentos (PMA), del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), y de la Representación de FAO en Bolivia por su compromiso y aportes a lo largo de las cinco reuniones de coordinación interinstitucional para definir el marco conceptual del proceso, y, especialmente, los nueve diálogos territoriales y sectoriales.

Estos diálogos permitieron que se escuchara la voz de organizaciones sociales, indígenas y campesinas del altiplano, chaco, valles y llanos; De expertos y expertas y de la academia; De las y los representantes de los 36 pueblos indígenas campesinos originarios; De representantes de la industria; y, de las organizaciones del Pacto de Unidad. En la Oficina Regional de la FAO hemos seguido con detalle sus deliberaciones.

Quiero destacar de manera muy especial el reconocimiento de la diversidad de los sistemas agro-alimentarios de Bolivia. El sistema agroalimentario tradicional, que ha sido una creación milenaria de los pueblos indígenas originarios campesinos y afrobolivianos, ha dado a Bolivia los alimentos que son la base de la alimentación del pueblo, destacándose la papa y otras raíces y tubérculos andinos, y muy especialmente la quinua, sin olvida la fibra de sus llamas y alpacas.

Este sistema agroalimentario tradicional, es expresión de la sabiduría, de la cultura, de la visión de la relación entre los seres humanos y la madre tierra. Hay quienes creen que este es un sistema agroalimentario retrasado ¡Qué ceguera!

El sistema agroalimentario tradicional de Bolivia, como el de otros pueblos indígenas y tribales del mundo, contiene soluciones a muchos de los problemas ambientales, climáticos, de salud y

bienestar que afectan a nuestras sociedades. Estos sistemas agroalimentarios tradicionales, en verdad son sistemas agroalimentarios de futuro.

Además, Bolivia contiene un sistema agroalimentario sustentado en la agroindustria, que también aporta a la generación de ingresos y al desarrollo económico local en el ámbito local y nacional, basados en el abastecimiento prioritario de productos agroindustriales para el mercado interno y exportación de los excedentes.

El hermano Vicecanciller Freddy Mamani ha presentado un reporte detallado sobre las múltiples dimensiones inter-sectoriales de los sistemas agroalimentarios. En su reporte, ha dejado en claro que los sistemas agroalimentarios tienen que ver con la economía de los países y de los hogares, con la salud, con la biodiversidad, los ecosistemas, el medio ambiente, la Madre Tierra y con el cambio climático.

No quiero repetir lo que el Vicecanciller ya ha explicado muy bien, pero sí debo decir, con enorme tristeza, que la Cumbre de Sistemas Alimentarios se va a realizar en un momento en que el hambre ha aumentado en nuestro planeta en forma alarmante.  Apenas el lunes pasado la FAO, el FIDA, UNICEF, el PMA y la Organización Mundial de la Salud, publicamos la edición 2021 del Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo

Este reporte nos ha confirmado que el año pasado, 768 millones de personas vivían en condición de hambre en el mundo, 118 millones más que en el 2019.  Casi 20% de aumento en solo un año, algo que no habíamos visto nunca. En América Latina y el Caribe, 60 millones viven en condición de hambre, 14 millones más que el año anterior.

Hemos retrocedido a donde estábamos en la década de los años 90 del siglo pasado, perdiendo el avance logrado en casi 25 años de lucha por el Hambre Cero. Para enfrentar y derrotar el hambre, tenemos que refrendar y apoyar la Agenda 2030 mediante la trasformación hacia sistemas agroalimentarios MÁS eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles, para conseguir una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor sin dejar a nadie atrás.

Muchas gracias”.