Director General  QU Dongyu
Declaración del Director General de la FAO QU Dongyu

168.º período de sesiones del Consejo

Declaración de apertura

Sr. QU Dongyu, Director General de la FAO

Traducción de la intervención preparada en inglés

29 de noviembre de 2021

 

Sr. Hans Hoogeveen, Presidente Independiente del Consejo,

Distinguidos delegados,

Señoras y señores:
¡Buenos días desde Roma!

 

1.         Me complace dirigirme a ustedes hoy en la apertura de este 168.º período de sesiones del Consejo, que por primera vez tiene lugar en modalidad híbrida.

2.         Mantenemos un optimismo prudente respecto del avance hacia la “nueva normalidad”.

3.         Durante los últimos 28 meses, nos hemos enfrentado a numerosos desafíos, pero en la otra cara de la moneda, hemos encontrado muchas nuevas oportunidades, con una importante curva de aprendizaje para todos nosotros.

4.         Hoy, les informaré de nuestras principales novedades y logros alcanzados desde el último período de sesiones del Consejo

5.         y de la forma en que contribuirán a la transformación de los sistemas agroalimentarios, garantizando el cambio positivo, la innovación y las mejoras en nuestra manera de trabajar.

6.         Desde que asumí el cargo en agosto de 2019, he trabajado de forma constante con miras a poner en práctica mi visión para la Organización, a pesar de los desafíos inesperados que hemos enfrentado.

7.         ¡He predicado con el ejemplo!

8.         EN RELACIÓN CON LOS DESAFÍOS INESPERADOS:

9.         Mediante una campaña de vacunación eficaz, la mayoría de los empleados de la FAO y sus familiares a cargo en Italia (más del 90 % de la Sede) han sido vacunados.

10.       Esto ha permitido un aumento gradual de la presencia en la oficina, con las medidas restrictivas necesarias, a fin de restablecer un lugar de trabajo dinámico e interactivo, que es un elemento central de la creatividad y la innovación.

11.       Hasta la fecha, la presencia en la oficina no ha superado el 30 %, pero confío en que, de forma voluntaria, cada vez más colegas incrementarán paulatinamente su presencia física en el trabajo y, al mismo tiempo, seguirán trabajando de forma remota en el marco de la FAO digital.

12.       A principios del próximo año, si la situación lo permite, tenemos previsto suspender este enfoque especial de presencia voluntaria adoptado hasta ahora y pedir a los empleados de la FAO que regresen a los locales tres días por semana.

13.       Los directores y jefes de unidad tendrán la facultad y la responsabilidad de gestionar este regreso y las rotaciones necesarias con una presencia máxima del 50 %.

14.       Ello está en consonancia con la realidad mundial, en los entornos privados y públicos, así como en las Naciones Unidas: un regreso al trabajo que irá acompañado de modalidades híbridas.

15.       Como siempre, la salud, la seguridad y el bienestar de nuestro personal siguen siendo fundamentales, y nuestros planes se ajustarán de conformidad con la evolución de la situación.

16.       En el contexto de los nuevos cambios, las comunicaciones internas de la FAO se han reorientado con el fin de volver a conectar a los empleados con el espacio físico de trabajo mediante campañas de interacción con el personal y plataformas internas digitales.

17.       Recientemente, también hemos podido reabrir el acceso de los Miembros a los locales de la FAO de manera más ágil de conformidad con los protocolos necesarios.

18.       Mientras que las reuniones presenciales se rigen por procedimientos estrictos, y las reuniones híbridas o virtuales siguen siendo la prioridad, la planta baja se ha establecido como una “zona de libre circulación”, y las salas de reuniones del Edificio A están reservadas para reuniones de los Miembros.

19.       A partir de diciembre de 2021, se autorizarán las reuniones presenciales de los grupos regionales una vez al mes, en consonancia con las medidas vigentes para acceder a los locales y respetando plenamente el máximo de personas permitido por sala.

20.       Seguiremos armonizando los procedimientos con las medidas de seguridad del Gobierno italiano, las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y las orientaciones del equipo de las Naciones Unidas en el país en el marco de un enfoque común del sistema de las Naciones Unidas.

21.       El Equipo de gestión de crisis seguirá velando por que los planes de regreso sean “específicos de cada lugar” y estén basados en el deber de diligencia con respecto a los empleados y sus familiares a cargo en todas las ubicaciones.

22.       Continúan las iniciativas de inmunización, y en Italia ya ha comenzado la tercera dosis, en tanto que, a escala mundial, se está preparando la segunda ronda del programa de vacunación contra el coronavirus del sistema de las Naciones Unidas en las oficinas sobre el terreno, con miras a garantizar el acceso a las vacunas para el mayor número posible de empleados de la FAO y familiares a cargo.

23.       Se reconfirmó la participación de la FAO en el plan de evacuación médica por enfermedad por coronavirus (COVID-19) y en las actividades de primera línea de defensa en las oficinas sobre el terreno para 2022.

24.       CON RESPECTO A LA PRÉDICA CON EL EJEMPLO Y NUESTRO ENTORNO DE TRABAJO:

25.       En lo que va de 2021, hemos realizado progresos considerables en la creación de un mejor entorno de trabajo en la FAO.

26.       Hemos atendido a las necesidades de los empleados de recibir un mayor apoyo en su desarrollo profesional y sus opiniones sobre la contratación transparente, nuevas formas de trabajar y la mejora de la comunicación interna y la colaboración.

27.       Contamos con un nuevo programa de orientación que ayuda a las mujeres y los jóvenes empleados en particular

28.       y con nuevas prácticas de recompensas y reconocimiento al personal, entre las que se incluyen los premios anuales de reconocimiento a los empleados. 

29.       Lo que es más importante, hemos logrado progresos significativos para crear un lugar de trabajo más ético.

30.       La prevención y la lucha contra todas las formas de hostigamiento, acoso sexual, discriminación, explotación sexual y abuso de autoridad siguen siendo una prioridad.

31.       Recientemente se ha creado el comité de la FAO sobre la conducta en el lugar de trabajo y la protección contra la explotación y el abuso sexuales.

32.       Junto con el Equipo Directivo Superior, reafirmo nuestro pleno compromiso con la política de tolerancia cero de la FAO respecto de todas las formas de conducta impropia y con la creación de un entorno institucional de respeto hacia las víctimas, los sobrevivientes, los denunciantes y los informantes, así como de tolerancia cero sobre la inacción.

33.       La Organización se esfuerza por lograr un cambio en su cultura para crear un entorno laboral centrado en las personas, transparente, responsable, dinámico, comprometido y ético.

34.       Para alcanzar este objetivo ambicioso, en este último año se han publicado varios documentos de orientación, tales como el nuevo Código de Conducta Ética y la hoja de ruta de la FAO, en los que se indica adónde pueden dirigirse los empleados cuando necesitan ayuda.

35.       También se han establecido las nuevas Directrices para las investigaciones administrativas.

36.       Seguimos llevando a cabo actividades de sensibilización y fomento de la capacidad de los puntos de contacto sobre el terreno a fin de garantizar el cumplimiento en toda la Organización.

37.       En lo que respecta al Economato de la FAO, cerrado desde septiembre de 2017, deseo informar a los Miembros de que en enero de 2020 se suscribió un acuerdo entre la FAO y el Gobierno de Italia sobre el nuevo modelo operativo del nuevo Economato.

38.       Durante los últimos meses se han mantenido negociaciones con las autoridades italianas en relación con las modalidades de aplicación del acuerdo, y pronto abrirá el nuevo Economato con su nuevo modelo de actividad.

39.       El multilingüismo es una característica distintiva de la FAO, firmemente arraigada en los Textos fundamentales, que permite la participación efectiva de todos los Miembros en la labor y la gobernanza de la Organización.

40.       Para intensificar los esfuerzos por garantizar el multilingüismo en la FAO, he nombrado al Director de la División de Servicios a los Órganos Rectores como coordinador de la FAO para el multilingüismo, responsable de la elaboración y aplicación de un marco normativo estratégico institucional conexo.

 

 Estimados colegas:

 

41.       CON RESPECTO A LA PRÉDICA CON EL EJEMPLO Y LA TRANSFORMACIÓN DE NUESTRA GESTIÓN A FIN DE QUE SEA ADECUADA PARA SUS FINES:

42.       Tras la puesta en marcha de las reformas estructurales de la Sede aprobadas por el Consejo, las oficinas regionales y subregionales han comenzado a llevar a cabo su transformación.

43.       Estas mejoras tienen por objetivo crear “una FAO unificada”, fomentar las medidas coherentes y derribar los compartimentos.

44.       Las oficinas regionales se encuentran en la interfaz entre las medidas mundiales y nacionales.

45.       Deben optimizar esta posición singular, garantizando al mismo tiempo las competencias básicas sistemáticas de la FAO en la cooperación intrarregional, interregional e intercontinental con miras a cumplir la Agenda 2030.

46.       La reorganización de las oficinas subregionales se basará en la subsidiariedad de las funciones y complementariedades entre regiones y subregiones.

47.       La delegación de responsabilidades se conjugará con el análisis de capacidades.

48.       Queremos mejorar las capacidades de las oficinas regionales, subregionales y en los países para contribuir mejor a la ejecución del Marco estratégico de la FAO para 2022-2031,

49.       para lograr la transformación hacia unos sistemas agroalimentarios MÁS eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles,

50.       así como una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor sin dejar a nadie atrás.

51.       También he establecido el comité de colaboración y asociaciones en el ámbito directivo superior, con el fin de asegurar que se eviten o reduzcan al mínimo los riesgos financieros o para la reputación de la FAO mediante una gestión del riesgo adecuada.

52.       Asimismo, se están celebrando consultas oficiosas sobre el Programa de cooperación técnica (PCT), que brindan la oportunidad de mantener debates fructíferos que dan lugar a decisiones fundamentadas sobre las cuotas regionales del PCT.

53.       Nos comprometemos a lograr un PCT aún más catalizador y centrado en las repercusiones, de modo que pueda respaldar mejor las prioridades y necesidades nacionales, en plena consonancia con la Agenda 2030.

54.       Los pequeños Estados insulares en desarrollo, los países menos adelantados y los países en desarrollo sin litoral siguen constituyendo una prioridad, especialmente en cuanto al fortalecimiento de su capacidad para la adaptación a través del PCT.

 

Estimados colegas:

 

55.       CON RESPECTO A LA PRÉDICA CON EL EJEMPLO Y LA APLICACIÓN DEL MARCO ESTRATÉGICO DE LA FAO PARA 2022‑2031:

56.       La pandemia de la COVID-19 suscitó preocupaciones acerca de la fragilidad de los sistemas agroalimentarios.

57.       Puso de manifiesto cómo puede producirse una crisis de alcance mundial de forma repentina y propagarse rápidamente, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria, el estado nutricional y los medios de vida de miles de millones de personas.

58.       Aunque la mayoría de los sistemas agroalimentarios siguieron funcionando, los ingresos de muchas personas se vieron afectados, lo que limitó en gran medida el acceso a los alimentos.

59.       Solo en 2020, el número de personas subalimentadas aumentó en 161 millones respecto de 2019.

60.       Pero esto no fue únicamente un problema derivado de la COVID-19, sino un empeoramiento de factores existentes, es decir, los conflictos y otras emergencias humanitarias, la crisis climática y las desaceleraciones económicas y el debilitamiento de la economía, intensificados por el coronavirus.

61.       Como consecuencia, en 2021 ha aumentado aún más el número de personas que padecen niveles elevados de inseguridad alimentaria aguda.

62.       El hambre aguda —el indicador que utilizamos para medir las crisis repentinas esporádicas que pueden limitar el acceso de las personas a los alimentos a corto plazo hasta el punto de poner en peligro sus vidas y medios de vida— se está extendiendo e intensificando a pesar del incremento de los presupuestos humanitarios.

63.       En la actualidad, 45 millones de personas de 43 países padecen niveles de emergencia de inseguridad alimentaria aguda, y están cada vez más cerca de la inanición. 

64.       La FAO está abordando plenamente esta creciente crisis mundial del hambre mediante nuestra esfera programática prioritaria sobre las emergencias agrícolas y alimentarias y, al mismo tiempo, a través de todas sus actividades dirigidas a transformar los sistemas agroalimentarios.

65.       CON RESPECTO A LA AGRICULTURA Y LAS EMERGENCIAS:

66.       Estamos aunando nuestros esfuerzos colectivos al más alto nivel, por ejemplo, a través del Equipo de tareas de alto nivel del Secretario General de las Naciones Unidas para la prevención de la hambruna.

67.       En el marco de esta iniciativa, la FAO y el Programa Mundial de Alimentos han intensificado sus esfuerzos en materia de promoción y movilización de recursos y han solicitado conjuntamente 6 600 millones de USD para adoptar medidas urgentes en las que se combinen la asistencia alimentaria y de emergencia en materia de medios de vida.

68.       Sin embargo, la financiación destinada a los medios de vida en el marco de la respuesta humanitaria ha sido muy escasa.

69.       El sector agrícola está recibiendo menos del 10 % de la asistencia humanitaria asignada, cuando más de dos tercios de las personas afectadas por situaciones de crisis dependen de la agricultura.

70.       La asistencia alimentaria de urgencia es esencial y salva vidas, pero tenemos que otorgar la misma prioridad a las inversiones destinadas a la producción agroalimentaria local y a la mejora de la resiliencia de los sistemas agroalimentarios en países vulnerables.

71.       Para afrontar las causas profundas del hambre, necesitamos una respuesta colectiva que reúna a actores de los ámbitos de la asistencia humanitaria, el desarrollo, la paz y el clima,

72.       mientras que la asistencia humanitaria hace frente al aumento de los niveles de hambre y se presta apoyo al desarrollo por etapas o de forma gradual para abordar los factores subyacentes.

73.       El sector agroalimentario ofrece un punto de entrada ideal para los enfoques basados en el nexo, ya que es resiliente en contextos de conflicto

74.       y suele recuperarse con rapidez cuando se restaura la estabilidad y se aplican las políticas e inversiones apropiadas.

75.       Reconociendo la importancia decisiva del nexo, la FAO fue el primer organismo de las Naciones Unidas que evaluó su propia labor en esta esfera; en el segundo trimestre de 2021 concluyó la Evaluación de la contribución de la FAO al nexo acción humanitaria‑desarrollo‑paz entre 2014 y 2020.

76.       La Evaluación fue un elemento clave en la elaboración del Marco estratégico de la FAO para 2022-31.

77.       En la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios se reconoció que un enfoque basado en el nexo era fundamental para contribuir a la transformación de los sistemas agroalimentarios para que sean más eficientes, inclusivos y resilientes.

78.       En la reunión semestral de jefes del Comité Permanente entre Organismos, en la que participé en octubre, se estableció el nexo acción humanitaria y desarrollo en apoyo de la paz como prioridad estratégica para el siguiente bienio.

79.       En el Afganistán, cuatro de cada cinco personas, de una población estimada de 22,8 millones, que, según las previsiones, padecerán inseguridad alimentaria durante los próximos seis meses viven en zonas rurales.

80.       En 2021 la FAO ya ha prestado asistencia a 1,4 millones de afganos vulnerables en 30 provincias, en tanto que la actual campaña de trigo de invierno está llegando a otros 1,3 millones.

81.       En Etiopía, la situación sigue siendo sombría, en especial debido a la falta de información relativa al estado de la seguridad alimentaria en las zonas de emergencia.

82.       Se estima que alrededor de 400 000 personas se enfrentan actualmente a condiciones similares a la hambruna y que otros 4 millones de personas necesitan asistencia urgente en materia de alimentación y medios de vida.

83.       La falta de acceso y el considerable déficit de financiación están limitando en gran medida nuestra capacidad de llegar a las personas necesitadas.

84.       Las condiciones cercanas a la sequía amenazan algunas regiones de Somalia, y se prevé que la situación empeorará en los próximos seis meses.

85.       La República Democrática del Congo sigue haciendo frente a la mayor crisis alimentaria mundial en cifras absolutas: según las previsiones, unos 27 millones de personas se hallarán en Fase 3 o 4 de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) hasta finales de año.

86.       En el Yemen, más de la mitad de la población se encuentra en Fase 3 de la CIF o aún peor. Hasta la fecha, la FAO ha prestado asistencia urgente necesaria a fin de garantizar que más de 1,1 millones de personas pudieran satisfacer sus necesidades alimentarias en 2021, pero se trata solo de una pequeña proporción de la población necesitada.

87.       En Sudán del Sur, donde, según las previsiones, el 60 % de la población se enfrentaba a condiciones de Fase 3 de la CIF y superiores, la FAO ha seguido brindando una respuesta humanitaria considerable,

88.       proporcionando paquetes esenciales de medios de vida antes de la temporada de siembra y garantizando así un suministro constante de alimentos nutritivos para casi 3,3 millones de personas.

89.       Es apremiante hacer frente a la crisis cada vez más grave que azota a Siria, donde las condiciones similares a la sequía y la falta de insumos (fertilizantes y combustible para el riego) afectan a la disponibilidad de alimentos e intensifican la inseguridad alimentaria.

90.       En el contexto de la resiliencia de los sistemas agroalimentarios, la langosta del desierto sigue ocupando un lugar destacado en el programa de acción.

91.       Tras el éxito de las operaciones del Cuerno de África y el Yemen y de la mejora y ampliación de los esfuerzos realizados en el Pakistán y el Irán, en la actualidad las operaciones se centran principalmente en Etiopía, Somalia y el Yemen.

92.       Debido a que es probable que el recrudecimiento continúe hasta principios de 2022, es imperativo que los mecanismos colectivos de vigilancia y respuesta permanezcan intactos.

93.       La FAO sigue vigilando la situación de cerca a través de nuestro Servicio de información sobre la langosta del desierto, de alcance mundial, que se ha integrado con más de una docena de nuevas tecnologías con el objetivo de mejorar el seguimiento y la respuesta.

94.       El gusano cogollero del maíz sigue propagándose y se ha detectado en más de 75 países, y el último informe corresponde a las Islas Salomón.

95.       La pérdida de rendimiento debido al gusano cogollero en África se calculó en aproximadamente 9 400 millones de USD anuales, la más elevada de todas las especies exóticas invasivas en el continente.

96.       Mediante la Acción mundial de lucha contra el gusano cogollero del maíz, la FAO se está centrando en reforzar las capacidades de detección y respuesta temprana, así como en la elaboración y adopción de paquetes de gestión integrada de plagas.

97.       Voy a ser claro en este contexto:

98.       La agricultura es de vital importancia y no puede esperar a que se traten primero otras prioridades.

99.       La protección de los medios rurales de subsistencia debe ser un elemento fundamental de la respuesta humanitaria de emergencia.

100.     CON RESPECTO A NUESTRAS ESFERAS PROGRAMÁTICAS PRIORITARIAS PARA RECONSTRUIR MEJOR:

101.     La FAO ha venido trabajando intensamente en el Programa de respuesta y recuperación de la COVID-19 para llegar a una mayor proporción de la población rural y reactivar las actividades económicas.

102.     En la actualidad, el Programa se centra en reconstruir de una manera mejor y más sólida con miras a la transformación de los sistemas agroalimentarios en las cuatro mejoras.

103.     Tales esfuerzos incluyen el uso de datos y tecnologías digitales, la tecnología, la innovación y todos los complementos necesarios (gobernanza, instituciones y capital humano) para ayudar a los pequeños agricultores (agricultores familiares) y nuestros sistemas agroalimentarios. Estos son nuestros aceleradores presentes en el Marco estratégico de la FAO para 2022-31.

104.     Permítanme concentrarme en la ciencia y la innovación, el cambio climático, los marcos jurídicos y la ampliación de la escala.

Estimados colegas:

105.     La ciencia y la innovación (la tecnología) siempre han sido un componente clave de mi visión para la FAO; son dos de los aceleradores que intensifican nuestra labor en cada una de las cuatro mejoras y todas las esferas programáticas prioritarias de la Organización.

106.     Necesitamos la ciencia y la innovación para alcanzar nuestros objetivos comunes de transformar los sistemas agroalimentarios para alimentar a las personas, nutrir el planeta, promover medios de vida equitativos y crear ecosistemas resilientes.

107.     La ciencia y la innovación constituyen la base del Marco estratégico de la FAO para 2022-31 y revisten importancia intersectorial en todo el programa de trabajo de la Organización.

108.     La nueva estrategia temática de la FAO para la ciencia y la innovación proporcionará un marco de fortalecimiento de las capacidades de la Organización para ayudar a los países a aprovechar la ciencia y la innovación,

109.     a fin de garantizar la transición de la FAO hacia un modelo operativo más orientado al futuro con miras a contribuir eficazmente a la transformación de los sistemas agroalimentarios sobre el terreno.

110.     Por lo que se refiere al cambio climático y en el contexto del mandato de la FAO y de un mejor medio ambiente, en la 26.ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se lograron importantes avances en los ámbitos de la actividad forestal, la agricultura y la utilización de la tierra.

111.     Se aprobó la Labor conjunta de Koronivia sobre la agricultura, un proceso respaldado directamente por la FAO que allana el camino para avanzar en la adopción de medidas sobre el terreno, particularmente en relación con los suelos, los nutrientes y el ganado.

112.     El compromiso relativo al metano reviste importancia para los sectores agroalimentarios, que son causantes de aproximadamente el 40 % de las emisiones mundiales de metano.

113.     En la Declaración de los líderes de Glasgow sobre los bosques y el uso de la tierra se recoge el compromiso colectivo de 141 países —que abarcan el 90 % de los bosques del planeta— de detener y revertir la pérdida de bosques y la degradación de la tierra para 2030.

114.     Es necesaria una mayor coherencia en la acción por el clima y la biodiversidad en los distintos sectores agrícolas.

115.     La 26.ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y la 15.ª Conferencia de las Partes en el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica han brindado una oportunidad fundamental para avanzar en la integración mutua del clima y la biodiversidad en los distintos sectores agrícolas.

116.     La nueva estrategia temática de la FAO sobre el cambio climático contribuirá a intensificar la acción por el clima en todos los sistemas agroalimentarios ayudando a los Miembros a mejorar el cumplimiento de sus compromisos relativos al cambio climático.

117.     Durante las dos consultas oficiosas celebradas en septiembre y noviembre, los Miembros reiteraron la urgencia de adoptar medidas y confirmaron su compromiso con el proceso de elaboración de la estrategia.

118.     La nueva estrategia temática de la FAO sobre el cambio climático necesita soluciones transformadoras, innovadoras y sabias basadas en la ciencia y las asociaciones para transformar los sistemas agroalimentarios a fin de que sean más sostenibles.

119.     Dada la urgencia que reviste la acción por el clima, es crucial que dicha estrategia llegue más allá de donde se ha llegado hasta ahora si queremos alcanzar las metas relacionadas con el clima del Acuerdo de París y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

120.     Para 2021, la Iniciativa ciudades verdes otorgó prioridad a la región africana.

121.     En junio pusimos en marcha el Programa de acción regional para África de la Iniciativa ciudades verdes, en cuyo marco seis ciudades africanas firmaron cartas de intención.

122.     Las actividades de la Iniciativa ciudades verdes se extenderán a otras regiones y países a partir de 2022, en función de las expresiones de interés y las consultas celebradas este año. 

123.     La Iniciativa ciudades verdes está estrechamente relacionada con otras iniciativas de la FAO, como la Iniciativa Mano de la mano, en cuyo marco 45 países han solicitado apoyo para la programación nacional.

124.     Las dos nuevas estrategias temáticas se están elaborando en paralelo a fin de garantizar la complementariedad.

125.     En ambas se otorga prioridad a la ciencia, las soluciones innovadoras y los procesos inclusivos y constituirán instrumentos fundamentales para la aplicación del Marco estratégico de la FAO para 2022-2031 durante el próximo decenio.

126.     Asimismo, el sector privado será vital para lograr una acción coherente y tangible.

127.     Desde la aprobación de la Estrategia para la colaboración con el sector privado por el Consejo en su 165.º período de sesiones, hemos avanzado en la aplicación.

128.     El proyecto de mandato del Grupo asesor informal sobre el sector privado y el marco de diligencia debida para la evaluación de los riesgos y la gestión, que se incluirán como anexos de la Estrategia, se presentarán al Consejo para su examen.

129.     En consonancia con esta Estrategia, hemos puesto en marcha el portal CONNECT de la FAO, que brinda plena transparencia sobre nuestra colaboración con el sector privado en beneficio de nuestros Miembros y de la transformación de los sistemas agroalimentarios.

 

Estimados colegas:

 

130.     La Acción mundial sobre el desarrollo verde de productos agrícolas especiales: “Un país, un producto prioritario” se centra en las prioridades nacionales y regionales de los Miembros y tiene el objetivo de promover las cadenas de valor de un determinado producto especializado en su conjunto.

131.     Desempeñará una función innovadora para la transformación de los sistemas agroalimentarios al crear una imagen de marca asociada a la competitividad nacional.

132.     CON RESPECTO A LOS MARCOS JURÍDICOS:

133.     Los marcos jurídicos sólidos son esenciales para los sistemas agroalimentarios sostenibles y son fundamentales para posibilitar la acción orientada al desarrollo sostenible y una vida mejor para todos.

134.     Se presta asistencia técnica y legislativa a los Miembros mediante programas de cooperación normativa y técnica a fin de garantizar que sus objetivos nacionales en materia de políticas, sus estrategias y sus compromisos internacionales se expresen en términos obligatorios en la ley.

135.     Para subrayar el importante papel de la legislación en el logro de las cuatro mejoras y las metas de los ODS, la FAO está empleando un enfoque proactivo e innovador mediante la puesta en marcha de programas de asistencia técnica y legislativa para los Miembros.

136.     Eso brindó asistencia letrada específica y oportuna con objeto de abordar los principales desafíos relativos a la aplicación, el cumplimiento y la observancia de las leyes, para lograr la transformación hacia unos sistemas agroalimentarios MÁS eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles.

137.     A petición de los Miembros, en 2021 hemos emprendido actividades de difusión con el fin de proporcionarles información sobre toda la gama de servicios y tipos de apoyo disponibles.

138.     La última reunión tuvo lugar en mayo de este año, y se brindará información actualizada a los Miembros en relación con los nuevos avances.

 

Estimados colegas:

 

139.     Debemos aumentar las inversiones y acelerar las medidas en el plano nacional.

140.     La Iniciativa Mano de la mano sigue consolidándose como mecanismo que reúne a diversos actores con el fin de ayudar a las personas menos favorecidas, erradicar la pobreza, acabar con el hambre y la malnutrición y reducir las desigualdades entre países y dentro de cada país.

141.     Se han aceptado 45 Estados Miembros como participantes formales, y varios más se benefician de las metodologías, las plataformas y el apoyo desarrollados en el marco de la Iniciativa.

142.     En la Declaración de Matera del Grupo de los Veinte se incluyó una referencia a la Coalición alimentaria como un mecanismo de coordinación flexible para ejercer liderazgo político en la esfera de la seguridad alimentaria.

143.     La Coalición alimentaria ha realizado importantes avances y ahora está pasando a la aplicación concreta sobre el terreno.

144.     Renuevo mi invitación a todos los Miembros, como parte del Llamamiento del Grupo de los Veinte (G‑20) a la acción para la seguridad alimentaria, a unirse a la Coalición alimentaria y sus proyectos relacionados.

145.     La Declaración de Roma de los líderes del G-20 ofrece un camino muy claro, al situar la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible en el centro de los debates.

146.     Hace hincapié en el enfoque “Una salud”, el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, la adaptación de los sistemas agroalimentarios al cambio climático y las inversiones catalizadoras.

147.     La Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios y el acto previo han generado un importante impulso para avanzar en la transformación de los sistemas agroalimentarios y ahora es el momento de acelerar los trabajos a escala nacional.

148.     La semana pasada, la Vicesecretaria General de las Naciones Unidas, junto con los organismos pertinentes de las Naciones Unidas (la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola [FIDA], el Programa Mundial de Alimentos [PMA], el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente [PNUMA] y la Oficina de Coordinación del Desarrollo), convinieron en que la FAO hospedara el Centro de coordinación de las medidas de seguimiento de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios en la Oficina para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la FAO, bajo mi liderazgo en nombre del sistema de las Naciones Unidas a partir de enero de 2022.

149.     El grupo de supervisión del Centro de coordinación estará integrado por los directores de la FAO, el FIDA, el PMA, el PNUMA y la Oficina de Coordinación del Desarrollo.

150.     Se acordó con la Vicesecretaria General que la presidencia del grupo de supervisión de las Naciones Unidas se ejercería por rotación.

151.     El recién nombrado Director de la Oficina para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (de grado D-2) dirigirá el Centro de coordinación y rendirá cuentas directamente al Director General de la FAO.

152.     Asimismo, se contratará un funcionario de grado D-1 de la Oficina Ejecutiva del Secretario General de las Naciones Unidas, quien propondrá algunos candidatos.

153.     Además, la Vicesecretaria General y los miembros del grupo de supervisión han acordado emplear el diseño actual del Centro de coordinación y han dado luz verde para seguir adelante.

154.     Por último, me había comprometido a llevar nuestro trabajo desde las altas esferas hasta las personas.

155.     Y las cifras del aumento de la visibilidad muestran que hemos predicado con el ejemplo:

156.     El número total de personas que visitaron nuestro sitio web pasó de 16,5 millones en 2019 a 26 millones en 2021.

157.     En lo que va del año, se consultaron 85 millones de páginas en nuestro sitio web.

158.     Los seguidores de las redes sociales de la FAO aumentaron de 4,1 millones en 2019 a 6,3 millones en la actualidad.

159.     Este año se compartieron 80 000 publicaciones multilingües en las redes sociales de la FAO, que llegaron a un total de 9 000 millones de cuentas.

160.     Se mencionó a la FAO 900 000 veces en las redes sociales.

161.     Volvimos a posicionar a la FAO como miembro central de la familia de las Naciones Unidas, que contribuye al éxito de numerosos esfuerzos de las Naciones Unidas,

162.     interactuando con la Asamblea General, contribuyendo a los diálogos del foro político de alto nivel, con nuestra publicación principal El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (SOFI) y el informe sobre la pobreza rural,

163.     proporcionando asesoramiento al Consejo de Seguridad y prestando un importante apoyo técnico, político y logístico a la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios y el acto previo.

164.     La renovación de la FAO también implicó redefinir nuestra posición en el nivel internacional más elevado, garantizando que la alimentación y la agricultura sigan ocupando un lugar destacado en el programa político mundial.

165.     En la actualidad, la función de la FAO como intermediario honesto y proveedor de conocimientos técnicos especializados con base científica es reconocida a nivel mundial

166.     por los líderes mundiales y en los foros internacionales, desde el G-20 hasta el Foro Económico Mundial y en otros ámbitos.

167.     La estrecha colaboración de la FAO con la presidencia italiana del G-20 ha producido resultados históricos y ha situado la agenda de la seguridad alimentaria firmemente en un lugar destacado de las principales negociaciones internacionales y la Declaración de los líderes.

168.     Mediante la creación del Jardín verde del G‑20, la FAO contribuyó al bienestar educativo y ambiental de los jóvenes, las familias y los ciudadanos de Roma.

169.     Al establecer la muy necesaria colaboración mundial con los jóvenes a través del Foro alimentario mundial, dirigido por los jóvenes de la FAO, la Organización ha garantizado que las perspectivas de los jóvenes en general, incluidas las comunidades indígenas, los pequeños agricultores y las personas marginadas, puedan expresarse con firmeza y claridad.

170.     El Día Mundial de la Alimentación de 2021, en cuyo marco se realizaron 450 actividades en hasta 150 países, se difundió en más de 44 idiomas y alcanzó las 600 000 visitas.

171.     La campaña y el vídeo de baile TikTok de nuestros “Héroes de la alimentación” del Día Mundial de la Alimentación para los jóvenes, como medio eficaz para involucrar al público, especialmente los jóvenes, tuvo un alcance impresionante, pues registró casi 2 millones de visualizaciones en seis semanas.

172.     Asimismo, iluminamos el icónico Coliseo con imágenes de los Héroes de la alimentación y proyectamos los colores verde, blanco y rojo (que componen la bandera italiana, el tricolore) en el edificio de nuestra Sede.

173.     Y así como nuestras aspiraciones se elevan en el cielo, ¡también así lo hizo la bandera de la FAO, llevada al espacio exterior por nuestro Embajador de buena voluntad, el astronauta de la Agencia Espacial Europea Thomas Pesquet!

 

Estimados colegas:

 

174.     Tras hacer un balance de mis 28 meses en el cargo, deseo compartir hoy con ustedes algunas de las principales conclusiones relativas al avance de la aplicación del Marco estratégico de la FAO para 2022-2031.

175.     UNO: ¡LA CONECTIVIDAD ES UNA CONDICIÓN PREVIA PARA LA INCLUSIVIDAD!

176.     La pandemia de la COVID‑19 ha dejado claro que ahora, más que nunca, la conectividad es una condición previa para la inclusión social eficaz.

177.     En las zonas rurales, las infraestructuras y las tecnologías digitales pueden aprovecharse para hacer frente a múltiples ineficacias del mercado, facilitar la integración de los pequeños agricultores en los mercados y fomentar resultados sostenibles.

178.     En particular, la brecha digital de género en las zonas rurales causa múltiples desventajas para las mujeres del medio rural.

179.     En mi calidad de Director General de la FAO, he venido trabajando sin descanso durante los últimos 851 días para aprovechar las tecnologías digitales con miras a construir una Organización dinámica y promover la transformación rural sobre el terreno.

180.     DOS: ¡LA AGRICULTURA DEBE SER DIGITAL!

181.     La innovación y la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación son una prioridad para la modernización agrícola.

182.     El “paso al mundo digital” es la solución inteligente para la agricultura y el desarrollo rural en el futuro.

183.     La FAO está comprometida con la transformación de la agricultura digital y el uso de la innovación para acabar con el hambre y mejorar la calidad de vida.

184.     TRES: ¡DEBEMOS REDUCIR LA PÉRDIDA Y EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS!

185.     Las cantidades inaceptablemente grandes de alimentos que se pierden y desperdician en la actualidad podrían alimentar a alrededor de 1 260 millones de personas al año y dejan enormes huellas en el medio ambiente.

186.     La pérdida y el desperdicio de alimentos agotan nuestros escasos recursos y contribuyen a la crisis climática debido a las emisiones de gases de efecto invernadero.

187.     Además, confirman que los sistemas agroalimentarios funcionan de forma deficiente, como lo han experimentado de primera mano millones de personas en todo el mundo durante la crisis de la COVID-19.

188.     Las innovaciones de los modelos operativos, los mecanismos institucionales, las tecnologías y las soluciones digitales pueden contribuir a reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos.

189.     CUATRO: ¡LA PREVENCIÓN DE FUTURAS PANDEMIAS ES UNA RESPONSABILIDAD COLECTIVA Y COHERENTE!

190.     Los cinco principios aprobados por la asociación tripartita “Una Salud” son fundamentales para reforzar la gestión y la inversión sostenible para la preparación y respuesta ante las pandemias:

•          Universalidad

•          Legitimidad

•          Inclusividad

•          Coherencia

•          Rendición de cuentas

191.     CINCO: ¡LOS PEQUEÑOS AGRICULTORES Y LOS AGRICULTORES FAMILIARES, LAS MUJERES, LOS JÓVENES Y LOS PUEBLOS INDÍGENAS DEBEN SITUARSE EN EL CENTRO DE LA TRANSFORMACIÓN DE LOS SISTEMAS AGROALIMENTARIOS!

192.     Muchos de los innovadores, agricultores y participantes del mundo son mujeres y jóvenes.

193.     Las mujeres y los jóvenes son fundamentales para continuar el cambio cultural, en el que la igualdad de género y la inclusividad nos está ayudando a crear un mundo mejor para todos nosotros.

194.     Los pueblos indígenas también son importantes contribuyentes; nunca deberían dejarse atrás, y sus derechos deben reconocerse y protegerse.

195.     Las comunidades locales, los pequeños productores y los agricultores familiares son los custodios de la biodiversidad y contribuyen de manera esencial a mantener un ecosistema saludable.

196.     SEIS: ¡ES URGENTE QUE ADAPTEMOS EL APOYO AGRÍCOLA!

197.     Dado el crecimiento de la agricultura, es el sector más significativo para reducir de forma eficaz la pobreza y el hambre en los países de ingresos bajos a medios.

198.     Es esencial que abordemos colectivamente la necesidad de realizar inversiones adicionales en agricultura, en investigación y desarrollo y en estrategias nacionales de desarrollo, así como iniciativas bilaterales y multilaterales.

199.     Se necesita una movilización significativa de recursos para acabar con el hambre generalizada, pero el costo es manejable y representa el 8 % del tamaño de los mercados alimentarios.

200.     SIETE: ¡LAS COALICIONES Y ASOCIACIONES SON FUNDAMENTALES!

201.     Debemos trabajar juntos con eficacia y eficiencia y de manera coherente.

202.     Debemos pensar juntos, aprender juntos, trabajar juntos y contribuir juntos al mandato de la FAO en favor de un mundo libre del hambre.

203.     Las coaliciones y asociaciones reunirán soluciones transformadoras para hacer frente al complejo conjunto de desafíos de los sistemas agroalimentarios con miras a lograr los ODS.

204.     OCHO: ¡TENEMOS QUE SER INNOVADORES Y EFICACES! 

205.     En un mundo que se ha visto aún más amenazado por la pandemia y las recesiones socioeconómicas sin precedentes, no estamos actuando con la suficiente rapidez, exhaustividad o innovación para cumplir nuestros compromisos.

206.     Debemos producir más con menos: con menos recursos naturales y menos emisiones.

207.     Declaré 2020 el año de la eficiencia

208.     y 2021 el año de la eficacia.

209.     El 2022 será el año de lo EXTRAORDINARIO.

210.     NUEVE: NECESITAMOS UN ENFOQUE INTEGRADO ¡PARA LAS PERSONAS, EL PLANETA Y LA PROSPERIDAD!

211.     En la FAO estamos decididos a seguir colaborando con todos los Miembros, asociados y partes interesadas, mano de la mano, para acabar con la pobreza y el hambre en todas sus formas y dimensiones,

212.     para proteger el planeta de la degradación, mejorar la producción y el consumo y mantener los recursos naturales en el marco de las cuatro mejoras,

213.     para velar por que los seres humanos, las plantas, los animales y todos los microorganismos puedan prosperar y coexistir en armonía con la naturaleza,

214.     ¡para las generaciones presentes y futuras!

215.     Les deseo éxito en este período de sesiones del Consejo.

216.     Gracias.

Send
Print