Director General  QU Dongyu
Declaración del Director General de la FAO QU Dongyu

“Mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales: conflictos y seguridad alimentaria”

Salón del Consejo de Seguridad, Nueva York

Declaración del Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu

19 de mayo de 2022

 

Señor Presidente, distinguidos miembros del Consejo de Seguridad:

1.         La FAO aprecia profundamente la oportunidad de dirigirse al Consejo sobre este importante tema, así como la atención continuada prestada a la cuestión de los conflictos y la seguridad alimentaria.

2.         Hace dos años, informé al Consejo sobre los múltiples riesgos a los que se enfrentaba la seguridad alimentaria mundial al inicio de la pandemia. 

3.         Hoy, nos reunimos de nuevo en favor de las personas, la paz, la prosperidad y el planeta para debatir varias crisis que se solapan: el cambio climático, la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y los conflictos.

4.         A nivel mundial, la prosperidad se está revirtiendo. Hay menos seguridad alimentaria, menos seguridad sanitaria, menos ingresos y mayor desigualdad.

5.         Mi mensaje hoy es más pertinente que antes: la agricultura es una de las claves para lograr una paz y una seguridad duraderas.

Excelentísimos señores:

6.         Durante los últimos cinco años hemos sido testigos de otro repunte de los niveles mundiales de hambre aguda.

7.         Según el Informe mundial sobre las crisis alimentarias, publicado el 4 de mayo de 2021, unos 40 millones más de personas experimentaron inseguridad alimentaria aguda en comparación con 2020, lo que supone un total de 193 millones de personas en 53 países y territorios.

8.         Lo que resulta preocupante es que las previsiones apuntan a un mayor deterioro a lo largo de 2022, en particular en lugares con una inseguridad alimentaria catastrófica.  Existe riesgo de hambruna en el Yemen, Somalia, Sudán del Sur y el Afganistán.

9.         La FAO ha intensificado sus esfuerzos por reforzar los sistemas agroalimentarios, salvar vidas y proteger los medios de vida agrícolas de las personas más vulnerables del mundo.

10.       Gracias a nuestro análisis puntero y nuestra labor normativa, nuestra orientación sobre políticas a nivel mundial y nacional, y nuestra ayuda que salva vidas, la FAO ayuda a las personas, las comunidades y los gobiernos a afrontar la creciente incertidumbre.

11.       Aun así, se deben realizar esfuerzos conjuntos adicionales.

12.       Los conflictos continúan siendo el mayor factor individual que impulsa el hambre.

13.       Entre 2018 y 2021, el número de personas en situación de crisis en países donde el conflicto era el principal factor impulsor de la inseguridad alimentaria aguda se incrementó un alarmante 88 %, es decir, algo más de 139 millones de personas.

14.       Cuando el mundo empezaba a recuperarse de la COVID-19, surgió otro conflicto con repercusiones de largo alcance.

15.       La guerra en Ucrania despertó preocupaciones de alcanzar precios históricos de los alimentos y de la energía, así como acerca de las repercusiones a nivel mundial.

16.       La guerra ha perturbado las exportaciones y la logística y ha afectado gravemente a la disponibilidad de alimentos.  Ucrania y la Federación de Rusia exportan, en conjunto, el 30 % de los cereales y el 67 % del aceite de girasol a nivel mundial.

17.       El incremento de los precios de la energía y los fertilizantes está poniendo en riesgo la próxima cosecha mundial. Según nuestras hipótesis más recientes, esto podría aumentar la subalimentación crónica en 18,8 millones de personas adicionales para 2023.

18.       Somos vecinos en este pequeño planeta. Lo que le ocurre a uno de nosotros nos afecta a todos.

19.       La FAO se ha mostrado plenamente de acuerdo, y seguirá haciéndolo, con el llamamiento del Secretario General a finalizar la guerra, restaurar la paz y salvar vidas.

20.       Debemos fortalecer el nexo acción humanitaria-desarrollo-paz.

21.       Debemos analizar las causas profundas de la inseguridad alimentaria aguda, en particular los conflictos y el cambio climático, y aplicar estas enseñanzas a nuestras acciones.

22.       La FAO realiza esta tarea a través del análisis de Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) de la Organización, el liderazgo conjunto de la Red mundial contra las crisis alimentarias, y el liderazgo conjunto del módulo mundial de seguridad alimentaria.

Excelentísimos señores:

23.       Debemos evitar la aceleración de las tendencias de la inseguridad alimentaria aguda en los próximos meses y años.

24.       Se debe ampliar la producción de alimentos a nivel nacional. También es necesario proporcionar efectivo e insumos esenciales para la producción de cereales y hortalizas, y proteger el ganado con tratamientos, vacunas, piensos y agua.

25.       Las cadenas de suministro agroalimentario y las cadenas de valor deben fortalecerse con la participación de los sectores público y privado en apoyo de los pequeños agricultores y los hogares.

26.       Esto es lo que la FAO ha estado realizando en Ucrania, el Afganistán y otros países.  

27.       En 2021, la FAO llegó a más de 30 millones de personas en todo el mundo con programas de creación de resiliencia y asistencia agrícola de urgencia. Por ejemplo:

o          En el Afganistán, la Organización llegó a tres millones de personas, en particular mediante paquetes de cultivo de trigo. Estos cuestan solo 160 dólares de los EE.UU. y satisfacen las necesidades de cereales básicos de una familia de siete personas durante un año entero. En los mercados locales, el costo de esta misma cantidad de alimentos es seis veces mayor. Nuestro apoyo ayudó a los ganaderos a incrementar la producción de leche, equivalente a un nivel que permitiría a todos los niños afganos tomar un vaso de leche al día durante al menos cinco meses.

o          En Etiopía, a pesar de las dificultades de acceso, las semillas y el material de plantación proporcionado por asociados de la FAO y el Grupo de Agricultura permitió a los agricultores locales producir 900 000 toneladas de alimentos, es decir, cinco veces más que la ayuda humanitaria y los suministros de alimentos comerciales que entraron en la región.

28.       A pesar de esta importancia esencial de la agricultura para la disponibilidad de alimentos y el acceso a estos en contextos de crisis, solo el 8 % de la financiación total destinada al sector de la seguridad alimentaria humanitaria se destina a la agricultura.

Excelentísimos señores:

29.       Debemos proteger a las personas, los sistemas agroalimentarios y las economías frente a futuras perturbaciones.

30.       Para evitar las repercusiones de los conflictos en la inseguridad alimentaria, debemos incrementar la productividad sostenible, reforzar las capacidades para proporcionar servicios y productos básicos pertinentes, y facilitar el acceso a instrumentos financieros y servicios digitales innovadores.

31.       Los Miembros necesitan con urgencia transformar sus sistemas agroalimentarios a fin de que sean más eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles, con miras a lograr una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor, sin dejar a nadie atrás. 

Excelentísimos señores:

32.       En nombre de la FAO, espero sinceramente que:

33.       Sigan proporcionando la ayuda necesaria para combatir la inseguridad alimentaria a nivel mundial. 

34.       Asignen nuevos recursos para respaldar la producción agrícola en contextos complicados.

35.       Y sigan reconociendo y apoyando la función de la agricultura en la seguridad alimentaria y la paz, así como las contribuciones de organizaciones internacionales como la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), entre otras. 

36.       Basándome en mi conocimiento y experiencia profesionales, podemos alimentar al mundo de manera suficiente y sostenible con las herramientas existentes si todos desempeñamos nuestra función.

37.       Se pueden establecer políticas que incrementen la productividad y también protejan los recursos naturales.

38.       Se puede invertir más en innovación y nuevas tecnologías, especialmente en materia de gestión de los recursos hídricos, sistemas de riego e insumos agrícolas de alta calidad, así como en sistemas de información sobre mercados más transparentes.

39.       Los sistemas agroalimentarios proporcionan alimentos, piensos, fibras y biocombustibles.  Asimismo, respaldan el futuro de las personas en este pequeño planeta.

40.       El 19 de mayo de 1943, nuestros predecesores asistieron a la primera Conferencia sobre la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas en Hot Spring (Virginia [Estados Unidos de América]). Nuestros fundadores fueron conscientes de que la FAO debía desempeñar un papel fundamental en la búsqueda de la paz. Escribieron, y cito: “La FAO nace de la necesidad de paz, así como de la necesidad de liberarse de la privación. Ambas cosas son interdependientes. La paz es esencial para que puedan hacerse progresos a fin de liberarse de la privación”. Desde entonces han cambiado muchas cosas, pero una es constante. El mundo necesita alimentos suficientes, alimentos de buena calidad y alimentos más adecuados, para todas las personas. La inversión en nuestros sistemas agroalimentarios es más pertinente que nunca.

41.       Trabajemos conjuntamente de manera eficaz y coherente.

42.       Gracias.

Send
Print