Director General  QU Dongyu
Declaración del Director General de la FAO QU Dongyu

ACTO ESPECIAL DEL FORO POLÍTICO DE ALTO NIVEL SOBRE EL DESARROLLO SOSTENIBLE EN NUEVA YORK

Presentación del informe sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (SOFI) 2022.

“Adaptación de las políticas alimentarias y agrícolas para hacer las dietas saludables más asequibles”

Discurso

del

Sr. QU Dongyu, Director General de la FAO

Traducción del discurso pronunciado en inglés

6 de julio de 2022

 

Excelencias,

señoras y señores,

1.         En nombre de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y junto con nuestros organismos asociados, me complace presentarles la edición de 2022 del informe sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo.

2.         El año pasado, cuando presentamos este informe, la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) había ampliamente puesto de manifiesto la fragilidad de nuestros sistemas agroalimentarios

3.         y los desafíos para acabar con el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición.

4.         Hicimos un llamamiento para construir un futuro mejor y encaminarnos hacia el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (ODS 2).

5.         Un año después, es evidente que no hemos aprovechado la oportunidad.

6.         Teníamos la esperanza de que hoy el mundo hubiera salido de la crisis de la COVID-19, pero la pandemia aún sigue a nuestro alrededor,

7.         y se ve agravada por la guerra en Ucrania y otros diez conflictos y crisis humanitarias importantes en todo el mundo.

Estimadas y estimados colegas:

8.         El hambre en el mundo volvió a aumentar en 2022, lo que refleja desigualdades crecientes entre los países y dentro de los mismos.

9.         En 2021, padecían hambre 828 millones de personas.

10.       Ello supone un aumento de 46 millones respecto de 2020,

11.       y 150 millones más desde 2019, antes de la pandemia de la COVID 19.

12.       La inseguridad alimentaria también aumentó en 2021, lo que confirma que más personas no tenían acceso a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes.

13.       Alrededor de 2 300 millones de personas en el mundo padecían inseguridad alimentaria moderada o grave en 2021, a saber, 350 millones de personas más en comparación con 2019.

14.       Y fue la primera vez que participé en la presentación del informe en 2019, junto con Amina Mohammed. No esperábamos que esa cifra aumentara aún más.

15.       La inflación de los precios de los alimentos debido a las repercusiones económicas de la pandemia conlleva que 112 millones de personas más no se puedan permitir una dieta saludable, lo que asciende a un total de 3 100 millones de personas en todo el mundo.

16.       Si proyectamos estas cifras a 2030, podemos ver claramente que estamos lejos de cumplir con el ODS 2.

17.       ¡Esta debe ser nuestra llamada de atención! ¡Nuestra llamada de emergencia!

Estimadas y estimados colegas:

18.       No solo debemos preocuparnos por los recientes reveses en el avance hacia el logro del ODS 2, sino también por el contexto actual y futuro.

19.       La guerra en curso en Ucrania, junto con otros conflictos prolongados en todo el mundo, está interrumpiendo aún más las cadenas de suministro y provocando un aumento de los precios de los alimentos, los cereales, los fertilizantes y la energía, lo que provoca escasez y una elevada inflación de los precios de los alimentos.

20.       El próximo viernes se publicará el índice mensual de precios de los alimentos de la FAO, y la situación sigue siendo muy desafiante y desalentadora.

21.       Además, fenómenos climáticos extremos más frecuentes y graves están perturbando las cadenas de suministro, especialmente en los países de ingresos bajos.

22.       Somos plenamente conscientes de que seguirán produciéndose adversidades.

23.       Por ello debemos tomar medidas más audaces para crear resiliencia.

24.       Quiero expresar mi agradecimiento al presidente del Consejo Económico y Social, que brindó a la FAO, junto con otros organismos, la oportunidad de trabajar conjuntamente para incrementar la resiliencia y construir economías.

25.       Para ello, debemos transformar urgentemente nuestros sistemas agroalimentarios para hacerlos más eficientes, más inclusivos, más resilientes y más sostenibles.

26.       Las perspectivas de crecimiento económico mundial para 2022 se han revisado considerablemente a la baja,

27.       lo que significa que se dispone de recursos financieros más limitados para invertir en los sistemas agroalimentarios.

28.       Recuerdo que el año pasado, bajo la presidencia de Pakistán, hubo un llamamiento para aumentar las inversiones en agricultura.

29.       Debemos seguir trabajando para incrementar las inversiones en estos ámbitos. Tenemos que adoptar medidas audaces.

30.       Pero el informe SOFI muestra que los gobiernos pueden lograr más con los mismos recursos públicos.

31.       Los países menos desarrollados tienen que trabajar más porque cuentan con menos recursos; deben usar sus limitados recursos sabiamente.

32.       En el plano mundial, el apoyo gubernamental al sector agroalimentario asciende a casi 630 000 millones de USD al año, lo que ha contribuido a la seguridad alimentaria.

33.       Sin embargo, una gran parte de este apoyo distorsiona los precios de mercado, lo que conduce a una asignación ineficiente de los recursos, perjudica el medio ambiente y no beneficia a los actores de los sistemas agroalimentarios de manera equitativa.

34.       Este apoyo también ha ido avanzando de manera desigual en la producción de cereales, mientras que las legumbres, semillas, frutas, verduras y otros alimentos de alto valor nutritivo reciben menos apoyo.

35.       Instamos a los gobiernos a reemplazar las medidas políticas que sean insuficientes, ineficientes, insostenibles y no equitativas, con medidas que incentiven la producción y el consumo de alimentos nutritivos y que hagan que las dietas saludables sean más asequibles.

36.       Los gobiernos deben emprender esta transformación y el sistema multilateral debe apoyarla.

37.       Reconocemos que los países de ingresos bajos, donde la agricultura resulta esencial para la economía, el empleo y los medios de vida rurales, disponen de escasos recursos públicos para la adaptación.

38.       La FAO trabajará con dichos países a fin de explorar oportunidades para intensificar la prestación de servicios públicos que apoyen a todos los actores de los sistemas agroalimentarios, incluso a través de la investigación y el desarrollo agrícolas y la mejora de las infraestructuras.

39.       Y a través de la Iniciativa Mano a mano de la FAO, estamos brindando apoyo a 53 países, de manera integral.

40.       Con una mayor financiación internacional para el desarrollo, invertir en estos servicios públicos ayudará a los países de ingresos bajos a subsanar las deficiencias de productividad y a aumentar la producción de alimentos nutritivos y los ingresos de la población.

41.       Para lograr una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor, sin dejar a nadie atrás. 

Estimadas y estimados colegas:

42.       Para lograr la coherencia de las políticas, necesitamos colaborar con más asociados en los planos mundial y nacional.

43.       Debemos involucrar a todas las partes interesadas y tener conocimiento de los aspectos de economía política y los marcos institucionales necesarios para permitir las reformas.

44.       Nuestras organizaciones están firmemente comprometidas a continuar trabajando con los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil, el ámbito académico y todos los actores clave, incluidos los organismos de las Naciones Unidas,

45.       y mediante la Iniciativa Mano de la mano.

46.       Maximizar los recursos disponibles para garantizar el acceso a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes para todos,

47.       y erradicar todas las formas de malnutrición.

48.       Gracias.

Send
Print