La combinación de una grave sequía, las repercusiones económicas relacionadas con la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y los desplazamientos generalizados ha azotado a las comunidades rurales del Afganistán.

La sequía amenaza los medios de vida de siete millones de agricultores en el Afganistán

28/08/2021

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha solicitado que se aumente la asistencia humanitaria por cuanto el Afganistán sigue estando seriamente afectado por una sequía cada vez más grave que amenaza los medios de vida de más de siete millones de personas que dependen de la producción de cultivos o la ganadería.

Muchas de estas personas ya se encuentran entre los 14 millones de afganos (uno de cada tres) que padecen inseguridad alimentaria grave y necesitan asistencia humanitaria urgente.

“No podemos olvidarnos de los agricultores y los propietarios de ganado en la crisis humanitaria actual”, dijo el Sr. QU Dongyu, Director General de la FAO. “En este momento es fundamental prestar apoyo agrícola urgente para contrarrestar los efectos de la sequía y el empeoramiento de la situación en vastas zonas rurales del Afganistán en las próximas semanas y meses.”

La combinación de una grave sequía, las repercusiones económicas relacionadas con la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y los desplazamientos generalizados ha azotado a las comunidades rurales del Afganistán, en particular a los agricultores y pastores, que constituyen el eje central de la economía del país. La producción de alimentos y los medios de vida agrícolas están soportando una enorme presión.