El pastoreo, la forma de cría de ganado probada a lo largo del tiempo, hoy sigue dando empleo a más de 200 millones de personas en 100 países. © FAO/Carl de Souza

Siete razones por las que el pastoreo favorece un futuro mejor

12/11/2021

Esta práctica probada a lo largo del tiempo trabaja con la naturaleza y ofrece numerosos beneficios

El pastoreo, una forma tradicional y extensiva de criar ganado, da empleo a más de 200 millones de personas en 100 países. Los pastores guían y dan de comer a sus animales a través de diversos territorios como praderas, sabanas o tundras.

Al valerse de distintas especies de razas locales que se adaptan a entornos variables, el pastoreo es fundamental para reducir la pobreza y ofrecer seguridad alimentaria en estas zonas. Al trabajar con la naturaleza, defiende la productividad, la sostenibilidad y el bienestar de los animales.

He aquí siete razones por las que el pastoreo desempeña una función fundamental para un futuro mejor:

1.  Diversifica la producción de alimentos

En un mundo en el que la disponibilidad de recursos naturales y los patrones climáticos son cada vez más variables, satisfacer la demanda de leche y carne a través de distintos métodos, como el pastoreo, hace que el riesgo de ineficiencias de producción quede repartido. El pastoreo ofrece proteínas y nutrientes de calidad asequibles para satisfacer la demanda local y puede ayudar a reducir la dependencia de un país de las importaciones. Además, como los pastores viajan con su ganado y trabajan con la naturaleza con conocimiento de causa para acceder al agua y al forraje, los insumos de producción son bajos en relación con lo que se produce.