De una pequeña semilla a un tronco imponente


Sembrar árboles ayuda a empoderar a las mujeres en Kenia

Njoro es una zona agrícola cercana al Valle del Rift, en Kenya. Aquí vive Charity Kathambi Chepkwony, productora agrícola y forestal y también la primera mujer elegida para el parlamento de Kenya por el distrito electoral de Njoro, en el condado de Nakuru. También trabaja con la FAO para alentar a otros en su comunidad, en particular a las mujeres, a plantar árboles y desarrollar nuevos medios de vida.

31/05/2018

Las mujeres son la columna vertebral de las economías rurales, en especial en África, pero es muy poco frecuente verlas participar en la toma de decisiones.

Una mujer que desafía esa tendencia es Charity Kathambi Chepkwony. Una productora agrícola y forestal y también la primera mujer elegida para el parlamento de Kenia por el distrito electoral de Njoro, en el condado de Nakuru, a unos 170 km al noroeste de la capital, Nairobi.

“Tuve que enfrentarme a competidores masculinos. Me decían que las mujeres no deberían tener el derecho de estar en estos puestos de liderazgo, pero continué esforzándome y defendiendo mis ideas”, dice Charity. “Sufrí muchas intimidaciones, pero no permití que me desanimaran. Al predicar la paz y convertirme en la voz de la comunidad, se dieron cuenta de que una mujer podía llevar la iniciativa”.

Njoro es una zona agrícola cercana al Valle del Rift, y la circunscripción cubre en parte el bosque de Mau, una gran extensión forestal montañosa que es la mayor fuente de agua de Kenia y proporciona madera, alimentos y empleos a muchos miembros de la comunidad local. También sufrido por la tala ilegal y la degradación.

“Tuve que enfrentarme a competidores masculinos. Me decían que las mujeres no deberían tener el derecho de estar en estos puestos de liderazgo, pero continué esforzándome y defendiendo mis ideas”. Izqda: Charity en su papel de vicesecretaria de la Asociación de Parlamentarias de Kenya ©Rebecca Nduku Dcha: Charity planta árboles en la circunscripción de Njoro.©Victor Korir

Superar los mil millones

Charity lidera una organización comunitaria, Beyond One Billion (Superar los mil millones) que aborda los problemas del cambio climático y la degradación ambiental en el bosque y, de forma más general, en su comunidad. La mayoría de sus miembros son mujeres y trabaja en estrecha colaboración con el Mecanismo para los Bosques y Fincas (FFF, por las siglas en inglés de Forest and Farm Facility ), que es una asociación entre la FAO, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el Instituto Internacional para el Medio Ambiente y Desarrollo (IIED) y AgriCord. El FFF está alojado en el seno de la FAO.

Juntas, estas organizaciones ayudan a los productores -en especial a las mujeres-, a desarrollar empresas forestales y agrícolas a través de todas las etapas de producción, desde plántulas y viveros hasta la plantación de árboles, producción sostenible de carbón, madera y otros productos forestales y agrícolas.

“A través de Beyond One Billion, pudimos comenzar con viveros de árboles y árboles frutales. Gracias a eso, y a la capacitación respaldada por el FFF, muchas familias tienen mejores medios de vida vendiendo los alimentos obtenidos de los árboles”, explica Charity.

“Las organizaciones de agricultores como Beyond One Billion ofrecen un gran potencial en términos de desarrollo de la capacidad de las campesinas, la participación en la toma de decisiones, la protección de los derechos y el acceso a los recursos”, señala Jeffrey Campbell el responsable de la FAO para el FFF.

El Mecanismo para los Bosques y Fincas (FFF), que alberga la FAO, ayuda a los productores -en especial a las mujeres-, a desarrollar empresas forestales y agrícolas a través de todas las etapas de producción, desde plántulas y viveros hasta la siembra de árboles y la producción sostenible de carbón, madera y otros productos forestales y agrícolas.©FAO/Daniel Hayduk

Trabajando con la FAO

El Mecanismo para los Bosques y Fincas comenzó a trabajar con 12 pequeñas organizaciones forestales y de productores agrícolas en Kenia en 2014. Al principio, el nivel de organización y participación de los productores en las diferentes cadenas de valor era bajo y no había acceso a proveedores de servicios de desarrollo técnico o comercial.

Durante tres años, la FAO junto con WeEffect, el Servicio Forestal de Kenia y la Asociación de pequeños productores forestales y agrícolas de Kenia, apoyó a las organizaciones para llegar a más productores y multiplicar por ocho su número de miembros, beneficiando indirectamente a unas 20 000 personas.

“El FFF ha hecho un gran trabajo con nosotros. Se ha ocupado de toda la creación de capacidad en la comercialización colectiva de plántulas de árboles. Antes, no éramos conscientes de muchas cosas. Ahora podemos recolectar semillas de manera profesional y sabemos cómo comercializar. También somos más conscientes de cómo conservar los bosques”, dice Charity.

La comunidad también ha sido muy activa y han agradecido el trabajo de Charity. Las mujeres locales se están involucrando ahora, más que nunca, en actividades forestales y agrícolas.

“Cuando las mujeres hacen cosas, están comprometidas y se apasionan por alcanzar sus metas finales. Deberían de estar empoderadas y tener derecho para tomar decisiones”, añade.

Charity traerá este mensaje a un evento en Bruselas el 6 de junio, Silvicultura y agricultura: un negocio de mujeres, organizado por el Mecanismo para los Bosques y Fincas de la FAO y AgriCord. El evento forma parte de los Días Europeos del Desarrollo (EDD) organizados por la Comisión Europea.

“Los Días europeos del Desarrollo serán una ocasión importante para recordarnos que las mujeres deben incluirse en la toma de decisiones y que los gobiernos y los donantes deben apoyarlas e invertir en ellas”, sostiene Charity.

El mensaje final de Charity para las mujeres de todas las edades y nacionalidades es que se debe participar en la conservación de los bosques y plantar y cuidar árboles que crecerán para las generaciones futuras.


Más información

2. Zero hunger, 5. Gender equality, 15. Life on land