Árboles urbanos: algo más que una bonita presencia


La FAO y Arbor Day Foundation reconocen las “Ciudades arboladas del mundo”

Los árboles son fundamentales para mantener sanas las ciudades del mundo; la colocación estratégica de árboles en las ciudades puede ayudar a enfriar el aire entre 2 y 8 ºC. ©FAO/Elena Leoni

29/10/2021

Los espacios verdes no existen solo para embellecer las zonas urbanas. Los árboles son los pulmones, el hígado y el corazón palpitante de las ciudades del mundo; son fundamentales para crear ciudades saludables, habitables y sostenibles en todo el mundo.

Los árboles son una forma importante de mitigar el cambio climático y mejorar la calidad del aire, haciendo que las ciudades sean lugares más saludables para vivir. También son fundamentales para zonas con climas cálidos. De hecho, la colocación estratégica de árboles en las ciudades puede ayudar a enfriar el aire entre 2 y 8 ºC, haciendo que el pegajoso calor urbano sea un poco más soportable. Los árboles grandes también constituyen un medio excelente para absorber gases contaminantes y filtrar partículas finas como el polvo, la suciedad o el humo del aire al atraparlas en las hojas y la corteza.

Además, no solo son beneficiosos para el medio ambiente, sino que también tienen efectos positivos para nosotros los humanos. Las investigaciones demuestran que vivir cerca de espacios verdes y tener acceso a ellos puede mejorar la salud física y mental al disminuir la presión arterial alta y el estrés, por ejemplo.

Por todas estas razones, es vital que la planificación urbana moderna se tome en serio los árboles. En consecuencia, la FAO y Arbor Day Foundation pusieron en marcha el programa de Ciudades arboladas del mundo, una iniciativa de colaboración para alentar a ciudades y pueblos de todo el mundo a invertir en bosques y árboles urbanos, a mantenerlos adecuadamente y a gestionarlos de forma sostenible. El 2019 fue el primer año de implementación de esta iniciativa mundial y 68 ciudades de 17 países fueron reconocidas por su compromiso con la silvicultura urbana. Desde entonces, el programa casi se ha duplicado y ahora incluye 120 ciudades de 23 países.

A continuación figuran algunas de las iniciativas innovadoras que sirven de inspiración puestas en marcha por cuatro ciudades arboladas.

Birmingham (Reino Unido)

En las últimas dos décadas, Birmingham ha pasado de ser una ciudad industrial a ser baluarte del urbanismo ecológico moderno. En 2019 se convirtió en una ciudad arbolada.

El plan “Route to Zero” (Ruta hacia el cero) del gobierno local pretende que la ciudad tenga cero emisiones netas de carbono para 2030. Se ha centrado en la creación de corredores e infraestructuras verdes dentro de Birmingham. Un ejemplo de ello es el valle del Cole, un parque, una ruta ciclista y un espacio natural junto al río, que fomenta los desplazamientos a pie y en bicicleta de los residentes.

Además, dicho plan incluía un proyecto para cartografiar la cubierta arbórea de la ciudad, esencial para reducir las temperaturas estivales. Se constató que mientras algunas zonas tenían una cubierta de dosel del 40 %, otras tenían tan solo un 10 %. El Ayuntamiento se está centrando ahora en la plantación de árboles y en la creación de espacios verdes en todos los distritos de la ciudad para conseguir que la mayor parte posible de la ciudad alcance al menos un 25 % de dosel arbóreo, que es el mínimo necesario para obtener los beneficios de la reducción de la temperatura.

La cubierta de copas de los árboles mantiene baja la temperatura de la ciudad, y los corredores verdes y los carriles para bicicletas fomentan el transporte sostenible. Izquierda/arriba: ©FAO/Fabio Lopoes Derecha/abajo: ©FAO/Klienne Eco

Campo Grande (Brasil)

La ciudad de Campo Grande, situada en la zona centro-occidental del Brasil, se convirtió en ciudad arbolada en 2019.

En los últimos años, en el marco del Programa de silvicultura urbana de la ciudad se han plantado árboles para proteger los cursos de agua y mejorar la cubierta arbórea de las aceras y zonas peatonales.

Dicho Programa emplea la forestación para reducir la contaminación atmosférica, acústica y visual de la ciudad con el fin de promover una mejor calidad de vida para sus habitantes y ayudar a mantener la biodiversidad local. De hecho, Campo Grande es conocida por la diversidad de su fauna y flora silvestres, e incluso se le ha concedido el título de Capital Nacional del Turismo Ornitológico. Es una puerta de entrada al Pantanal, una pradera inundada estacionalmente y con numerosos bosques, que alberga una gran variedad de aves, como la cigüeña jabirú y el guacamayo jacinto, y de mamíferos, como la nutria gigante y el jaguar.

Kampala (Uganda)

Kampala se convirtió en ciudad arbolada en 2021 por su compromiso de plantar árboles, potenciar los espacios verdes y crear un entorno urbano más sostenible.

El Ayuntamiento de Kampala cuenta ahora con una “Sección de paisaje”, dedicada a gestionar la planificación del arbolado urbano a través de un equipo de arquitectos paisajistas, aparejadores y ecologistas. En los últimos años se han abierto dos nuevos parques, el parque infantil Chwa II y el parque Nakawa en el distrito comercial de la ciudad. En total, se han plantado 8 000 árboles en el marco de la campaña titulada“Kampala Goes Green” (Kampala se vuelve verde) en pro de una ciudad más ecológica, que alienta a los residentes a donar o plantar un árbol en toda la ciudad.

Esta ciudad también organizó una carrera de relevos de 330 kilómetros bajo el lema “Running Out of Trees” (Nos quedamos sin árboles a la carrera) para concienciar sobre la plantación de árboles y evitar su tala ilegal. La ruta comenzó en Kampala y terminó en la ciudad de Gulu, y se plantaron árboles en cada punto de relevo.

Los árboles no solo son hermosos, sino que también tienen efectos positivos para los seres humanos. ¡Tener acceso a espacios verdes puede mejorar la salud física y mental! ©FAO/Klienne Eco

Hyderabad (India)

Hyderabad fue proclamada ciudad arbolada en 2020 gracias al esfuerzo realizado por el gobierno local para aumentar la cubierta vegetal en todo el estado de Telengana. Desde 2015, dicho estado ha plantado 2 200 millones de plantones y está en vías de cumplir su objetivo de plantar 2 300 millones para finales de 2021. Se están creando 109 parques forestales urbanos en total, de los cuales 53 ya se han completado.

El gobierno local también lleva a cabo programas destinados a hacer que las aldeas y los pueblos de los alrededores de Hyderabad estén igualmente limpios y verdes, proporcionando a los hogares árboles jóvenes para que los planten y gestionen.

La FAO y Arbor Day Foundation están conectando ciudades de todo el mundo en una red dedicada a reforzar los enfoques de mayor éxito en la gestión de los árboles y los bosques urbanos. ¿Por qué no da a conocer a su ayuntamiento el programa de Ciudades arboladas?


Para más información

3. Good health and well-being, 11. Sustainable cities, 13. Climate action