La acuicultura es una actividad milenaria que ha evolucionado lentamente, a menudo sobre la base de conocimientos tradicionales, y cuyos adelantos se han logrado gracias a la curiosidad, las necesidades, las experiencias positivas y los errores de los piscicultores o a través de la cooperación. En consecuencia, se ha ido expandiendo durante siglos, integrada con su ambiente natural, social, económico y cultural. Los principales adelantos de la acuicultura se han basado en los avances científicos logrados en los siglos XX y XXI. El resultado ha sido un crecimiento sin precedentes, y la acuicultura ahora suministra más de la mitad del pescado para consumo humano del mundo (fuente).

Sin embargo, también se han registrado efectos ambientales no deseados a nivel local, regional y mundial. Estos efectos perjudiciales incluyen conflictos sociales entre los usuarios de la tierra y de los recursos acuáticos (especialmente, el agua) y la destrucción de importantes servicios ecosistémicos. Además, las iniciativas acuícolas recientes han sido motivo de preocupación y debates sociales, especialmente en relación con aspectos como la selección deficiente de emplazamientos, la destrucción de hábitats (por ejemplo, manglares), el uso de productos químicos y medicamentos veterinarios perjudiciales, el efecto de las fugas en las poblaciones de peces naturales, la producción ineficiente o insostenible de harina de pescado y aceite de pescado y efectos sociales y culturales para los trabajadores y las comunidades acuícolas.

Con el fin de proporcionar información de fácil acceso y al día, la División de Pesca y Acuicultura de la FAO ha creado páginas web específicamente sobre acuicultura en las que el usuario puede consultar documentos internacionales, regionales y nacionales, pertinentes a este tema.

Para consultar otros aspectos sobre cómo la acuicultura se encuadra en el programa de trabajo más amplio de la FAO, véase:

Definición de acuicultura

Acuicultura: El cultivo de organismos acuáticos, es decir, de peces, moluscos, crustáceos y plantas acuáticas. El cultivo supone alguna forma de intervención en el proceso de cría para aumentar la producción como, por ejemplo, el almacenamiento periódico, la alimentación, la protección frente a los depredadores, etc. El cultivo también conlleva la propiedad individual o empresarial de la población que se cultiva y la planificación, el desarrollo y la utilización de sistemas, emplazamientos, instalaciones y prácticas de la acuicultura, así como la producción y el transporte.
Para consultar más términos relacionados con la acuicultura, véase:

Algunos datos sobre la acuicultura

Fragmentos extraídos de (ningún enlace disponible) :

En 2018, la producción mundial de pescado de la acuicultura alcanzó 82,1 millones de toneladas, 32,4 millones de toneladas de algas acuáticas y 26 000 toneladas de conchas marinas ornamentales y perlas ornamentales, lo que eleva el total a un máximo histórico de 114,5 millones de toneladas. En 2018, la cría de animales acuáticos estuvo dominada por los peces de aleta (54,3 millones de toneladas,139 700 millones de USD), procedentes de la acuicultura continental (47 millones de toneladas, 104 300 millones de USD), así como en la acuicultura marina y costera (7,3 millones de toneladas, 35 400 millones de USD).Después de los peces de aleta se ubicaron los moluscos (17,7 millones de toneladas, 34 600 millones de USD) (principalmente bivalvos), crustáceos (9,4 millones de toneladas, 69 300 millones de USD), invertebrados marinos (435 400 toneladas, 2 000 millones de USD),tortugas acuáticas (370 000 toneladas, 3 500 millones de USD) y ranas (131 300 toneladas, 997 millones de USD).

La contribución de la acuicultura mundial a la producción pesquera mundial alcanzó el 46,0 % en 2018, frente al 25,7 % en 2000, y el 29,7 % en el resto del mundo, excepto China, en comparación con el 12,7 % en 2000. A nivel regional, la acuicultura representó el 17,9 % de la producción pesquera total de África, el 17,0 % de Europa, el 15,7 % de las Américas y el 12,7 % de Oceanía. La proporción de la acuicultura en la producción pesquera de Asia (excepto China) alcanzó el 42,0 % en 2018, frente al 19,3 % en 2000.

La acuicultura continental produjo la mayor parte del pescado cultivado (51,3 millones de toneladas, o el 62,5 % del total mundial), principalmente en agua dulce, en comparación con el 57,7 % en 2000. La proporción de la producción de peces de aleta disminuyó gradualmente, del 97,2 % en 2000 al 91,5 % (47 millones de toneladas) en 2018, mientras que la producción de otros grupos de especies aumentó, en particular mediante la cría de crustáceos de agua dulce en Asia, incluida la cría de camarones, ástacos y cangrejos.

En 2018, los moluscos con concha (17,3 millones de toneladas) representaron el 56,3 % de la producción de la acuicultura marina y costera. Los peces de aleta (7,3 millones de toneladas) y los crustáceos (5,7 millones de toneladas) representaron conjuntamente el 42,5 %, mientras que el resto de la producción estaba compuesta por otros animales acuáticos.

La acuicultura con alimentación (57 millones de toneladas) ha superado a la acuicultura sin alimentación; esta última representó el 30,5 % de la producción acuícola total en 2018, en comparación con el 43,9 % en 2000, aunque su producción anual siguió aumentando en valores absolutos hasta alcanzar los 25 millones de toneladas en 2018. De estas, 8 millones de toneladas fueron peces de aleta de aguas continentales alimentados por filtrado (principalmente carpas plateadas y carpas cabezonas) y 17 millones de toneladas de invertebrados acuáticos, principalmente moluscos bivalvos marinos.

Los bivalvos marinos y las algas se describen en ocasiones como especies extractivas; se pueden beneficiar del entorno eliminando materiales de desecho, incluidos los desechos de las especies cultivadas, reduciendo así la carga de nutrientes en el agua. En el desarrollo de la acuicultura se alienta el cultivo de especies extractivas con especies alimentadas en el mismo lugar de cultivo marino.

Asia está a la delantera de la cría de peces, ya que ha producido el 89 % del total mundial en función del volumen en los últimos 20 años. En el mismo período, las proporciones de África y las Américas han aumentado, mientras que las de Europa y Oceanía han disminuido ligeramente. Fuera de China, varios de los principales países productores (Bangladesh, Chile, Egipto, India, Indonesia, Noruega y Viet Nam) han consolidado en distinto grado su participación en la producción acuícola mundial en los dos últimos decenios. China ha producido más alimentos acuáticos cultivados que el resto del mundo en su conjunto desde 1991. Sin embargo, debido a las políticas gubernamentales introducidas desde 2016, la cría de peces en China creció solo un 2,2 % y un 1,6 % en 2017 y 2018, respectivamente. La participación de China en la producción acuícola mundial disminuyó del 59,9 % en 1995 al 57,9 % en 2018 y se espera que siga disminuyendo en los próximos años.

Las elevadas tasas de crecimiento anual de la producción mundial de animales acuáticos, del 10,8 % y el 9,5 %, registradas en las décadas de 1980 y 1990, respectivamente, han ido disminuyendo gradualmente en el tercer milenio. La tasa media de crecimiento anual fue del 5,8 % en el período 2001-2010 y del 4,5 % en el período 2011-18. A pesar del lento crecimiento a nivel mundial, en el período 2009-2018 se siguió observando una elevada tasa de crecimiento en varios países, entre ellos los principales productores, como Indonesia (12,4 %), Bangladesh (9,1 %), Egipto (8,4 %) y el Ecuador (12 %).

Se estima que, en 2018, 59,51 millones de personas trabajaban (ya sea a tiempo completo o parcial o en forma ocasional) en el sector primario de la pesca de captura (39,0 millones de personas) y la acuicultura (20,5 millones de personas), lo que supone un ligero aumento con respecto a 2016. Las mujeres representaban el 14 % del total, con una participación del 19 % en la acuicultura y del 12 % en la pesca de captura. De todos aquellos que se dedican a la producción primaria, la mayoría se encuentra en los países en desarrollo, y la mayoría son pescadores artesanales en pequeña escala y trabajadores de la acuicultura. El mayor número de trabajadores se encuentra en Asia (85 %), seguido de África (9 %), las Américas (4 %) y Europa y Oceanía (1 % cada uno). Si se incluyen los datos de las operaciones postcaptura, se estima que uno de cada dos trabajadores del sector es una mujer.

Subcomité de Acuicultura del Comité de Pesca

Creado por el Comité de Pesca (COFI) en su 24.º período de sesiones (2001), el Subcomité de Acuicultura proporciona un foro para consultas y debates sobre la acuicultura y asesora al COFI sobre asuntos técnicos y de política relacionados con la acuicultura y sobre los trabajos que ha de realizar la Organización en el sector de la acuicultura.

Revisiones regionales de la acuicultura

Prosiguiendo con los esfuerzos mundiales para lograr la sostenibilidad de la acuicultura a través de la difusión de información actualizada sobre el estado y las tendencias del sector, la FAO elabora revisiones regionales de la acuicultura. El objetivo de estas revisiones es ofrecer una perspectiva amplia y fiable, que abarca los últimos cinco años, del estado y las tendencias de la acuicultura en las principales regiones del mundo y a escala mundial, haciendo hincapié en cuestiones destacadas y experiencias positivas, así como poniendo de relieve las tendencias futuras y considerando las hipótesis probables. Estas revisiones pueden ser de interés y uso pertinente para los gobiernos nacionales, las organizaciones regionales, los responsables de las políticas, los acuicultores, los inversionistas, las organizaciones de la sociedad civil, las instituciones de investigación y capacitación y el público en general.

Productos de información y hojas de datos

Áreas temáticas

Información estadística

Indicadores de resultados en el sector acuícola

Indicadores de resultados en el sector acuícola son una colección de instrumentos fáciles de utilizar para recopilar y generar información cuantitativa sobre el desempeño del sector acuícola en el plano nacional, regional y mundial, así como para proporcionar un acceso fácil a la misma. Entre los productos de información y conocimientos elaborados en el marco de los indicadores de resultados en el sector acuícola se cuentan los instrumentos de análisis de datos y los documentos técnicos y notas de orientación conexos.

Código de Conducta para la Pesca Responsable

La pesca, incluida la acuicultura, constituye una fuente vital de alimentos, empleo, recreación, comercio y bienestar económico para las poblaciones de todo el mundo, tanto para las generaciones presentes como para las futuras y, por lo tanto, debería llevarse a cabo de forma responsable. En el presente Código se establecen principios y normas internacionales de comportamiento para la aplicación de prácticas responsables con miras a asegurar la conservación, la gestión y el desarrollo eficaces de los recursos acuáticos vivos, con el debido respeto del ecosistema y de la biodiversidad. El Código reconoce la importancia nutricional, económica, social, ambiental y cultural de la pesca y los intereses de todos aquellos que se relacionan con el sector pesquero. El Código toma en cuenta las características biológicas de los recursos y su medio ambiente y los intereses de los consumidores y otros usuarios. Se insta a los Estados y a todos los involucrados en la actividad pesquera para que apliquen el Código de manera efectiva.

Orientaciones técnicas para la pesca responsable de la FAO: Desarrollo de la acuicultura

Las directrices técnicas de la FAO sobre pesca y acuicultura se elaboran a petición de los Estados Miembros de la Organización durante los períodos de sesiones del Comité de Pesca (COFI) y se formulan con objeto de reforzar y detallar los contenidos del Código de Conducta para la Pesca Responsable de la FAO. Hereafter a list of all the Technical Guidelines and supplements within the Aquaculture Development article.

Véase también

 
Powered by FIGIS