El desafío de la producción sostenible

En 1997 la pesca llegó a un máximo histórico mundial, con una producción conjunta de pesca y acuicultura de 122 millones de toneladas de pescado. Esto se debió ante todo al incremento de la producción acuícola, sustancial entre 1994 y 1997, mientras que la pesca propiamente dicha apenas se aumentó. Actualmente, casi una tercera parte de los alimentos de origen acuático son de cría.

Madagascar: barcos camaroneros en espera de que se inicie de nuevo la actividad, tras una temporada de veda para proteger a los alevines
FAO/17417/H. Wagner


El salto de la disponibilidad per cápita de pescado para consumo humano, de 14.3 kilogramos en 1994 a 15.7 kilogramos en 1997, se debió casi por completo al incremento de la producción en la China continental. Si se excluye la cifra correspondiente a este país, el suministro medio de pescado de 1997 es de 13.3 kilogramos, cifra próxima a la de principios de los años 90, aunque un poco inferior a la de los años 80.

Las abundantes prácticas insostenibles de pesca han hecho reducirse la base de recursos pesqueros, lo que se traduce en una disminución de su aportación a la seguridad alimentaria. La FAO calcula que 11 de las 15 principales zonas pesqueras y el 69 por ciento de las principales especies de peces del mundo están disminuyendo, y requieren una ordenación urgente. La pesca de bacalao del Atlántico, por ejemplo, se desplomó un 69 por ciento entre 1968 y 1992. Las existencias de atún común del Atlántico Occidental disminuyeron más de 80 por ciento entre 1970 y 1993.

En general, el estado de explotación de las principales reservas de peces (en pesquerías de las que se cuenta con información) ha seguido más o menos igual desde principios de los años 90. Estudios recientes confirman que, de las principales reservas de peces de las que hay información, alrededor del 44 por ciento se explota plenamente y está proporcionando, por tanto, una producción que ha llegado muy cerca de su límite máximo, sin espacio para desarrollarse. Cerca del 16 por ciento se pesca en exceso y, por lo tanto, no puede aumentar esta actividad. Es más, cada vez es más probable que disminuya la pesca si no se pone remedio para reducir o eliminar su explotación excesiva.

Conforme se pescan en exceso las reservas y merma el producto, los pescadores recurren a especies de menor valor. Los pescadores del Atlántico Medio que en los años 60 pescaban atún común, un decenio después estaban sacando pez espada, y a mediados de los años 80 habían cambiado a la pesca del atún de aleta amarilla.

El reto consiste ahora en lograr que siga aumentando la pesca para satisfacer las necesidades cada vez mayores de proteínas de una población mundial que no deja de crecer, a la vez que se permita recuperarse a las poblaciones de peces explotados en exceso y se evite que otras especies se incorporen en la lista de éstos. Se trata de un gran desafío.

La acuicultura es el sector de producción alimentaria que está creciendo más aceleradamente en el último decenio, y tiene muchas posibilidades de seguir expandiéndose. Se ha demostrado que la acuicultura y la pesca continental ha sido y seguirá siendo importante para la nutrición humana y para mitigar la pobreza de muchas zonas rurales, mediante los sistemas agrícolas integrados que incorporan la acuicultura con los cultivos y utilizan masas de agua pequeñas y medianas. La acuicultura además afronta el problema del desarrollo sostenible. Para reducir las repercusiones de la acuicultura en el medio ambiente y evitar los efectos de otras actividades, debidos a una gestión deficiente, hace falta empeñarse en mejorar el aprovechamiento de los recursos y lograr una ordenación ambiental apropiada. Con todo, es probable que las prácticas extensivas y semiintensivas sigan siendo por un tiempo las más importantes.

 

En esta sección
Código de conducta para la pesca responsable
Fomento de la acuicultura sostenible
Ordenación integral de las zonas costeras

 

Boletines de prensa
La pesca continental se ve amenazada por la degradación de medio ambiente
Respaldo de los gobiernos a los nuevos compromisos internacionales para reducir la pesca excesiva