Se descarta cerca de una cuarta parte del total de la pesca marina

Descartar significa dejar de lado o desechar. Pero no se descarta basura. Se descartan cosas que pudieran servir. Todos los años se descartan unos 20 millones de toneladas de pescado, alrededor de una cuarta parte de la pesca marina total.

 Haga click en los gráficos para agrandarlos

Haga click aquí para descargar en formato pdf


Haga click aquí para descargar en formato pdf


El descarte se da sobre todo en la gran pesca comercial. La pesca artesanal y en pequeña escala desembarcan la mayor parte, si no es que el total de su pesca. En algunos casos también desembarcan los descartes de los barcos pesqueros industriales.

El descarte obedece a que durante la pesca, a menudo se obtienen otras especies distintas de las previstas. Esta pesca incidental a menudo se descarta en el mar, a menos que valga la pena conservarla o esté específicamente prohibido tirarla en el mar.

Cuando la captura incidental consiste en una pequeña proporción de ejemplares maduros de reservas saludables, el daño producido es relativamente poco, pero cuando se trata de ejemplares jóvenes de especies comerciales, el daño puede ser muy grande. Pescar numerosos juveniles equivale a reducir la cantidad futura de especímenes maduros. Esto repercutirá directamente en la pesca que captura los ejemplares incidentales, o en otras actividades pesqueras si los especímenes jóvenes pertenecen a las especies previstas.

Desde hace mucho tiempo se ha considerado un desperdicio el descarte de la captura incidental de la pesca comercial, y está sujeto a la acción internacional y nacional. Aparte de la pérdida de una cantidad enorme de alimentos de valor potencial, la captura incidental de delfines en las redes de cerco de playa para pescar atún, de tortugas en las redes de arrastre de vara para camarones, y de mamíferos marinos, aves, tortugas y peces en las redes de deriva y enmalle para calamares en alta mar, han producido una gran preocupación pública. Desafortunadamente, la captura incidental es una consecuencia inevitable de una industria que depende de la pesca de especies que viven con otras criaturas en un medio opaco, y que por ello pocas veces se pueden observar y tratar directamente.

Si bien la captura incidental obedece sobre todo a que el equipo y las prácticas de pesca no se dirigen selectivamente a las especies y tamaños buscados, la razón del descarte de parte de la pesca suele ser de origen económico. Si en la pesca no reglamentada el costo de llevar el pescado al mercado es mayor que su valor comercial, ahí están todos los incentivos para tirar el descarte en el mar. De manera similar, las embarcaciones con limitada capacidad de almacenamiento descartan las especies de poco valor en favor de las de mayor valor, práctica conocida como "clasificación de calidades".

En la pesca organizada, establecer tamaños mínimos de los desembarques para reducir la captura de especímenes jóvenes ha producido el descarte de pescado de tamaño menor que el permitido. De manera parecida, los controles de la producción, como la fijación de cuotas de captura, pueden alentar diversas acciones: descartar pescado para respetar dichas cuotas, clasificar por calidades, y el dumping de precios del total o parte de la captura cuando los precios del mercado caen, con el propósito de salvar la cuota para cuando mejoren los precios.

 

En esta sección
Cómo reducir los descartes
Acuicultura