Fomento de la acuicultura sostenible

La acuicultura actualmente desempeña una importante función, que seguirá teniendo, en el aumento de la producción mundial de pescado y la satisfacción del incremento de la demanda de productos pesqueros. Una reciente reunión del Comité de Pesca (COFI) de la FAO hizo hincapié en la función cada vez más importante y complementaria de la acuicultura y la pesca continental en la producción de pescado para consumo humano y para mitigar la pobreza de muchas zonas rurales.

Integrantes de una cooperativa de mujeres pescan truchas criadas por ellas en el Lago Titicaca, en Perú
FAO/17429/A. Odoul


La acuicultura comparte con todas las demás actividades productoras de alimentos los problemas del desarrollo sostenible. Casi todos los acuicultores, como los agricultores, constantemente buscan formas y medios para mejorar sus prácticas de producción, hacerlas más eficaces y rentables. Ha aumentado mucho la conciencia de los posibles problemas ecológicos. Se están realizando esfuerzos para mejorar la capacidad humana, el aprovechamiento de recursos y la gestión ambiental en la acuicultura. El COFI insistió en mejorar la pesca continental a través de sistemas agrícolas que incorporen la acuicultura y la agricultura, y mediante la utilización integral de masas de agua pequeñas y medianas.

La acuicultura integral ofrece una variedad de beneficios a los agricultores, además de la producción de pescado para consumo propio o para venderlo. En Asia, por ejemplo, los productores de arroz utilizan ciertas especies de peces para combatir plagas de este cereal, como el caracol dorado. En el cultivo de arroz, la acuicultura incrementa mucho las cosechas y proporciona pescado. Gracias al Programa Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA), de la FAO, en Zambia unos campesinos han introducido pequeños estanques en sus huertos caseros para obtener riego y criar peces. El limo del fondo de esos estanques también es un fertilizante orgánico con abundantes minerales. En la acuicultura extensiva tradicional, los peces se pueden criar en aguas libres, como en los lagos, estuarios o bahías de las costas, donde se alimentan de los elementos nutritivos disponibles, o bien en estanques, donde es posible alimentarlos con residuos agrícolas. En China, tradicionalmente se crían juntas más de cinco especies de carpas para aprovechar al máximo los alimentos y los estanques.

El fomento de la acuicultura sostenible exige crear y mantener "ambientes favorables", en particular los dirigidos a asegurar el desarrollo y fortalecimiento constantes de las capacidades de los recursos humanos. El Código de conducta para la pesca responsable, de la FAO, contiene principios y disposiciones que apoyan el desarrollo de la acuicultura sostenible. El Código reconoce las necesidades especiales de los países en desarrollo, y su artículo 5 se ocupa específicamente de estas necesidades, sobre todo en los ámbitos de la asistencia financiera y técnica, la transferencia de tecnología, la capacitación y la cooperación científica.

 

Otra página en Web sobre el mismo tema
El desarrollo de la acuicultura sostenible y el Código de conducta para la pesca responsable (inglés)

En esta sección
El Código de conducta para la pesca responsable
El desafío de la producción sostenible
La ordenación integral de las zonas costeras

Más casos
La piscicultura en los arrozales vietnamitas combate el caracol de la manzana amarilla
Campesinos zambianos crían peces en sus huertas