Alemania contribuye con 50 millones de euros para fortalecer la resiliencia en el este de la República Democrática del Congo

180 000 personas de las provincias de Kivu se beneficiarán al ampliar el Gobierno alemán su apoyo a las comunidades debilitadas por los conflictos y las crisis agrícolas y climáticas

Comunicado de prensa conjunto FAO-UNICEF-PMA

4 de marzo de 2020, Kinshasa -
El Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ), a través del Banco Alemán de Desarrollo KfW, ha aportado 50 millones de euros (54 millones de dólares EEUU) a un programa de fomento de la resiliencia en el este de la República Democrática del Congo (RDC) que implementarán la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El programa, de cuatro años de duración (2020-2023), tiene por objeto prestar socorro a más de 180 000 personas que viven en las zonas rurales -la mayoría de ellos pequeños agricultores- en el territorio de Walikale, en Kivu Norte, y en los territorios de Mwenga y Walungu, en Kivu Sur. Los campesinos recibirán ayuda para reforzar su producción agrícola y la gestión post-cosecha, diversificar sus actividades generadoras de ingresos y mejorar la nutrición y los servicios sociales básicos. Esto, a su vez, contribuirá a la paz y la estabilidad de la región.

La RDC es uno de los países más fértiles del planeta y tiene un gran potencial agrícola, con cerca de 80 millones de hectáreas de tierras cultivables, la segunda mayor superficie del mundo tras Brasil. También alberga alrededor de la mitad de los recursos hídricos del continente. Sin embargo, su potencial sigue estando en gran medida sin explotar y sigue siendo uno de los países más pobres del mundo.

En Kivu Norte y Kivu Sur, el tejido socioeconómico ha quedado destruido por décadas de conflictos, desplazamientos y crisis agrícolas y climáticas recurrentes. Los caudillos locales se aprovechan a menudo de la vulnerabilidad y el bajo nivel de instrucción de los adolescentes para enrolarlos en grupos armados.

"Reforzar la resiliencia es fundamental para fortalecer la agricultura atenta con la nutrición, la cohesión social y el acceso a los servicios sociales básicos de las poblaciones vulnerables. Sin seguridad alimentaria no puede haber paz. El enfoque integrado del proyecto FAO-UNICEF-PMA ayudará a impulsar la seguridad alimentaria y la nutrición de las comunidades vulnerables", explicó Aristide Ongone Obame, Representante de la FAO en la RDC.

"Este programa conjunto nos ofrece la oportunidad de romper este círculo vicioso creando resiliencia y haciendo que los hogares, comunidades y sistemas nacionales estén mejor equipados para prevenir y afrontar crisis similares en el futuro, de una forma que apoye el desarrollo económico y social, se preserve la integridad y se proteja a los niños", dijo Edouard Beigbeder, Representante de UNICEF en la RDC.

"El PMA, que ha hecho del aumento de la resiliencia de las comunidades un elemento central de sus operaciones, cree que un enfoque conjunto con la FAO y el UNICEF puede proporcionar a los beneficiarios una asistencia más completa y mayor capacitación técnica". Este programa ayudará a mitigar los efectos devastadores de los conflictos y las crisis agrícolas y climáticas, y a que las comunidades a construir un futuro mejor para sí mismas", dijo por su parte Claude Jibidar, representante del PMA en la RDC.

El Gobierno alemán ha estado apoyando las actividades de refuerzo de la resiliencia en la región de Kivu desde 2017, aportando 35 millones de euros a través de un programa conjunto FAO/PMA que concluirá en 2020. El nuevo programa aprovechará los logros del anterior, que ha llegado a más de 400 000 personas.

El PMA, en su calidad de mayor organismo humanitario que lucha contra el hambre en el mundo, aporta al proyecto su amplia experiencia en el apoyo a la agregación de productos y a la manipulación y el almacenamiento post-cosecha, la comercialización y la nutrición. La FAO ayuda a proteger y restablecer los medios de vida basados en la agricultura de la población, apoyando a las organizaciones comunitarias de agricultores en la producción y el procesado de alimentos, la protección de las semillas y la cohesión social. Por su parte, UNICEF contribuye con su experiencia en la lucha contra la malnutrición aguda grave y en los programas de agua, saneamiento e higiene, así como en la promoción de la educación para la consolidación de la paz a todos los niveles, con especial atención a las mujeres y los niños.

El programa se lanza el 4 de marzo en Goma y el 6 de marzo en Bukavu en presencia de los gobernadores de Kivu Norte y Kivu Sur, representantes del PMA, la FAO y UNICEF, de los gobiernos provinciales y también altos funcionarios del Gobierno alemán y de otras organizaciones de cooperación internacional.

#                           #                            #

La FAO
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) es un organismo especializado de las Naciones Unidas que encabeza los esfuerzos internacionales para erradicar el hambre. Su objetivo es lograr la seguridad alimentaria para todos y asegurar que las personas tengan acceso regular a suficientes alimentos de calidad para llevar una vida activa y saludable. Con más de 194 Estados miembros, la FAO trabaja en más de 130 países de todo el mundo

UNICEF
UNICEF trabaja en algunos de los lugares más hostiles del planeta, con el objetivo de llegar a los niños más desfavorecidos del mundo. En más de 190 países y territorios, trabajamos en beneficio de todos los niños, en todas partes, para construir un mundo mejor para todos.

El PMA
El PMA es el mayor organismo humanitario que combate el hambre en todo el mundo, salvando vidas en situaciones de emergencia, creando prosperidad y apoyando un futuro sostenible para personas que se recuperan de conflictos, desastres y del impacto del cambio climático. Siga al PMA En Twitter: @wfp_media @wfp_africa

Photo: ©FAO/Barbara Gravelli
Agricultores apoyados por la FAO trabajan en sus campos en la región de Kivu.