Los miembros del CSA aprueban las nuevas Directrices voluntarias sobre los sistemas alimentarios y la nutrición

Las Directrices brindarán apoyo a los países en sus esfuerzos por erradicar todas las formas de hambre y malnutrición

11 de febrero de 2021, Roma - Los miembros del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) aprobaron las primeras Directrices voluntarias sobre los sistemas alimentarios y la nutrición destinadas a brindar apoyo a los países, entre otros, en sus esfuerzos por erradicar todas las formas de hambre y malnutrición utilizando para ello un enfoque integral basado en los sistemas alimentarios. La aprobación tuvo lugar durante el 47.º período de sesiones del CSA (8-11 de febrero de 2021).

Las Directrices voluntarias constituyen una herramienta sin igual que aborda la malnutrición en los distintos sistemas agroalimentarios de manera coherente y holística. Incluyen una amplia gama de recomendaciones destinadas a reducir la fragmentación de las políticas entre los sectores pertinentes haciendo especial hincapié en los sectores de la alimentación, la agricultura y la nutrición, al tiempo que abordan la sostenibilidad económica, social y ambiental, que en todos los casos repercuten en los sistemas alimentarios y deben tratarse en todos los niveles.

La lucha contra la malnutrición en todas sus formas, como desnutrición, carencias de micronutrientes, sobrepeso y obesidad, es uno de los retos a escala mundial más acuciantes que enfrentan los países hoy en día.

Según las estimaciones más recientes de la FAO, el hambre va en aumento, con cerca de 690 millones de personas que padecen subalimentación crónica y hasta 130 millones más que están viéndose empujadas al hambre a causa de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Dos mil millones de personas sufren carencias de micronutrientes, y sigue aumentando el número de adultos que tienen sobrepeso o son obesos, lo que los expone a un alto riesgo de padecer enfermedades no transmisibles, que son la causa principal de muerte en el mundo. Más de 3 000 millones de personas no pueden permitirse una dieta saludable.

Las Directrices, que son resultado de un proceso de negociación inclusivo quinquenal llevado a cabo por múltiples partes interesadas, están fundadas en las aportaciones científicas del Grupo de alto nivel de expertos del CSA y de un equipo de trabajo técnico integrado por miembros del Grupo asesor del CSA. Tienen como objetivo brindar apoyo en la elaboración de políticas, leyes, programas y planes de inversión nacionales coordinados y multisectoriales dirigidos a facilitar el logro de dietas inocuas, saludables y nutritivas a través de sistemas alimentarios sostenibles y a poner en práctica el Marco de acción de la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN2) de conformidad con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

"Hoy es un día histórico para el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial y para toda la familia de las Naciones Unidas", declaró el Sr. Thanawat Tiensin, Presidente del CSA y Representante Permanente de Tailandia ante los organismos de las Naciones Unidas con sede en Roma, al referirse a la aprobación de las Directrices voluntarias, añadiendo que el próximo paso sería aún más importante y difícil: su adopción y aplicación a nivel regional, nacional y local.

Al presentar el borrador final de las Directrices voluntarias, el Sr. Hans Hoogeveen, Embajador de los Países Bajos y Presidente del Grupo de trabajo de composición abierta sobre sistemas alimentarios y nutrición del CSA que las negoció, señaló que el documento constituía un instrumento concreto en manos de gobiernos, organismos de las Naciones Unidas, la sociedad civil, el sector privado, instituciones financieras y otros actores que podía facilitar orientación sobre políticas e intervenciones en los planos local y nacional para hacer frente a la malnutrición en todas sus formas desde una perspectiva holística de los sistemas alimentarios.

El Sr. Máximo Torero, Economista Jefe de la FAO, dijo: "La FAO aprecia la oportunidad de las Directrices voluntarias para apoyar la celebración del Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición aumentando la visibilidad, coordinación y eficacia de las políticas y medidas en los distintos sistemas alimentarios para mejorar la nutrición que reconocen la interconexión entre un mejor medio ambiente, una mejor producción y una vida mejor".

Enfoque basado en los sistemas alimentarios

Los sistemas alimentarios determinan los hábitos dietéticos y el estado nutricional de las personas. Constituyen una red compleja de actividades que abarcan la producción, la elaboración, la manipulación, la preparación, el almacenamiento, la distribución, la comercialización, el acceso, la adquisición, el consumo y la pérdida y el desperdicio de alimentos, así como los productos de estas actividades, incluidos los resultados sociales, económicos y ambientales.

Las recomendaciones contenidas en las Directrices voluntarias se centran en promover una gobernanza transparente y responsable, cadenas de suministro sostenibles, acceso en condiciones de igualdad y equidad a dietas saludables por medio de sistemas alimentarios sostenibles, la inocuidad alimentaria en los distintos sistemas alimentarios sostenibles, conocimientos, la educación e información en materia de nutrición, la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, y el fomento de la resiliencia de los sistemas alimentarios en un contexto humanitario.

Los miembros del CSA también han intercambiado hoy puntos de vista y han presentado ideas y propuestas sobre cómo promover la difusión, el uso y la aplicación de las Directrices voluntarias en todos los niveles. Las Directrices voluntarias serán además una importante contribución para la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios, que está previsto que tenga lugar en septiembre de este año. Son el único instrumento de política negociado a nivel multilateral sobre la problemática de los sistemas alimentarios y la nutrición.

También se prevé que esta semana el Comité comience a trabajar en la elaboración de las nuevas Directrices voluntarias sobre la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer en el contexto de la seguridad alimentaria y la nutrición.

El CSA, albergado y parcialmente financiado por la FAO, es la principal plataforma internacional e intergubernamental inclusiva para la colaboración de todas las partes interesadas con miras a garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición para todos.

Photo: ©FAO/Fredrik Lerneryd / FAO
Las Directrices voluntarias constituyen una herramienta sin igual que aborda la malnutrición en los distintos sistemas agroalimentarios de manera coherente y holística.