La FAO y el OIEA celebran el éxito mundial del fitomejoramiento

El Centro Conjunto presta asistencia a expertos de todo el mundo en el uso de técnicas nucleares en la agricultura

21 de septiembre de 2021, Viena/Roma. Garantizar la seguridad alimentaria en medio de los efectos del cambio climático es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la comunidad mundial. Los expertos de muchos países están recurriendo a las técnicas nucleares para introducir la diversidad genética con el fin de desarrollar nuevas y mejores variedades de cultivos, con el fin de mejorar su adaptación a un clima cambiante.

Con ocasión de la 65.ª reunión de la Conferencia General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la FAO y el OIEA han reconocido las contribuciones al fitomejoramiento por mutación de 28 investigadores y equipos de investigación de instituciones de 20 países, otorgándoles premios por sus destacados logros. Los premios fueron presentados por el Director General del OIEA, Sr. Rafael Mariano Grossi y, virtualmente, por el Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu, en una ceremonia en Viena. Este reconocimiento incluye 11 premios a los logros más destacados, 10 premios a mujeres en el fitomejoramiento por mutación y siete premios a jóvenes científicos por los esfuerzos significativos en la última década en el desarrollo de nuevas variedades mutantes utilizando la irradiación.

Los dos Directores Generales hablaron del compromiso de la FAO y el OIEA, a través del Centro Conjunto FAO/OIEA de Técnicas Nucleares en la Alimentación y la Agricultura, de apoyar a los investigadores de todo el mundo en la obtención de mutaciones.

"Las repercusiones positivas de los cultivares mejorados en la seguridad alimentaria y la nutrición en los planos local, nacional y regional están garantizando una producción agrícola más estable en condiciones de estrés debido a la crisis climática. Además de sostener los medios de vida de los agricultores y lograr alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible", dijo el Sr. QU, añadiendo que "con el apoyo técnico proporcionado por el Centro Conjunto, los fitomejoradores de muchos países han conseguido una mejora sustancial a través del mejoramiento por mutación en una amplia gama de cultivos".

A través de la cooperación entre el OIEA y la FAO, se presta asistencia a expertos de todo el mundo en el uso de técnicas nucleares en la agricultura, incluido el apoyo con la irradiación de semillas u otro material vegetal con el fin de desarrollar variedades de plantas con características tales como la tolerancia a la sequía o un mayor rendimiento. Este proceso, denominado fitomejoramiento por mutación, utiliza los propios recursos genéticos naturales de la planta para imitar el proceso espontáneo de mutación en la evolución de las plantas. Aumenta el ritmo del cambio genético y permite a los fitomejoradores seleccionar las más deseables entre muchas líneas mutantes.

Al entregar los premios, el Sr. Grossi aseguró "lo que nos gusta honrar es la altitud de miras del ser humano y el espíritu que pone la ciencia al servicio de la solución a los grandes desafíos. Eso es lo que hace la FAO en Roma y nosotros aquí en el OIEA".

Recientemente, investigadores de todo el mundo han dado pasos significativos en el desarrollo y puesta en circulación de nuevas variedades mejoradas de cultivos. Al mismo tiempo, el desarrollo y la aplicación de tecnología en el uso de nuevas fuentes de irradiación, como los haces de iones y la irradiación espacial, también están ganando importancia. Los galardonados con los actuales premios han demostrado en muchas ocasiones el impacto socioeconómico resultante de su trabajo, incluyendo el aumento de los ingresos de los agricultores y la seguridad alimentaria.

Los expertos de la región de Asia y el Pacífico pueden ahora compartir las mejores prácticas a través de la Red de fitomejoramiento por mutación para Asia y el Pacífico, creada recientemente por el Centro Conjunto FAO/OIEA, que ofrece apoyo técnico en función de las necesidades de cada país. El Centro Conjunto sigue explorando y desarrollando nuevas tecnologías innovadoras para acelerar el ritmo de mejora de los cultivos, incluyendo el uso de nuevas fuentes de irradiación, tecnologías genómicas, macrodatos e inteligencia artificial, junto con tecnologías específicas de mejoramiento rápido, que es una parte fundamental de la agricultura climáticamente inteligente.

Reconocimiento de la excelencia

La tecnología avanzada -de forma específica en el uso de haces de iones en el mejoramiento por mutación- se ve reconocida en el premio a los logros de las mujeres en fitomejoramiento por mutación concedido a Tomoko Abe, de Japón.

El Sr. Prince Matova, premiado como joven científico, responsable de Investigación y Agronomía y mejorador de maíz y legumbres del Instituto de mejoramiento de cultivos del Ministerio de Agricultura de Zimbabwe, ha colaborado con investigadores de ese país para evaluar el potencial del uso de rayos gamma para mejorar los cultivos. Presentó la primera variedad de caupí de Zimbabwe desarrollada con una técnica nuclear, que puede cultivarse en regiones con muy poca pluviosidad anual.

Más información sobre los premiados.

Técnicas nucleares para Una Salud

El Director General de la FAO intervino también en la apertura del Foro científico de la Conferencia General del OIEA, "La ciencia nuclear para la salud" y destacó, en este sentido, la importancia de la colaboración intersectorial para Una Salud y el potencial de la ciencia nuclear para ayudarnos a alcanzar los ODS, dados los efectos de la pandemia, así como para prevenir futuras pandemias.

"Tenemos que prepararnos mejor para futuros brotes de enfermedades. Necesitamos fortalecer la capacidad técnica, ampliar las asociaciones e involucrar a todos los actores clave", dijo el Sr. QU.

Destacó las iniciativas conjuntas de la FAO y la OIEA, incluyendo las Medidas integradas contra las enfermedades zoonóticas (ZODIAC), que proporciona a los veterinarios y a los funcionarios de la sanidad pública información crítica; el Laboratorio conjunto de Producción y Sanidad Animal, que aprovecha la investigación y proporciona formación y servicios, y la red VETLAB, la cual fue fundamental para la exitosa erradicación mundial de la peste bovina y aportó un valioso apoyo técnico durante brotes como la gripe aviar, el Zika y ahora la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Concluyó asegurando: "Juntos podemos transformar los sistemas agroalimentarios para hacerlos MÁS eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles, y conseguir una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor, sin dejar a nadie atrás".

Photo: ©FAO/IAEA / FAO
La FAO y el OIEA han reconocido las contribuciones al fitomejoramiento por mutación de 28 investigadores y equipos de investigación de instituciones de 20 países.