Comunicado conjunto sobre la hambruna en Sudán del Sur

Es necesaria ayuda urgente para salvar vidas en la región de Greater Unity

Los líderes de las tres agencias de la ONU han realizado el siguiente llamamiento conjunto para permitir que la ayuda llegue a la gente que sufre inanición en las zonas afectadas por la hambruna en Sudán del Sur:
 
Jose José Graziano Da Silva
Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura 
 
Ertharin Cousin
Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos
 
Anthony Lake
Director Ejecutivo de UNICEF
 
21 de febrero de 2017, Roma - El último análisis de seguridad alimentaria en Sudán del Sur ha llevado a declarar una situación de hambruna en los condados de Leer y Mayendit, en la región de Greater Unity. Existen otros dos condados que se enfrentan también al riesgo de hambruna. Las vidas de unas 100 0000 personas se encuentran amenazadas.
 
A pesar de una considerable respuesta humanitaria en Sudán del Sur por parte de la FAO, UNICEF, el PMA y sus asociados, la inseguridad alimentaria se ha deteriorado a niveles sin precedentes en estas zonas debido a la prolongada violencia, la inseguridad, el desplazamiento de población y una falta de protección que ha impedido un acceso humanitario adecuado y la distribución de ayuda.
 
Nos unimos en un llamamiento a todas las partes implicadas para que faciliten un acceso inmediato y seguro a los operadores humanitarios y respeten su espacio, ya que sólo puede evitarse una hambruna más amplia si se incrementa urgentemente la ayuda y ésta llega a los más necesitados.
 
Las intervenciones humanitarias masivas y oportunas evitaron las hambrunas en los últimos tres años, mitigando los peores efectos de la crisis. Sin embargo, la prestación de ayuda humanitaria se ha vuelto cada vez más difícil en las zonas citadas.
 
Casi 5 millones de sursudaneses se enfrentan hoy en día a una grave inseguridad alimentaria y no sólo no pueden satisfacer sus necesidades básicas, sino que también deben vender activos vitales para comprar alimentos. Se espera que la situación continúe deteriorándose durante la temporada de escasez, que comienza en julio de 2017.
 
La gente está muriéndose de hambre. Debemos actuar ahora. 

Photo: ©FAO/REUTERS/Siegfried Modola
Mujeres en Rubkuai, un pueblo en el estado de Greater Unity, el 16 de febrero de 2017.