Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

La FAO quiere que los agricultores familiares puedan actuar como inversores privados

Se necesitan asociaciones innovadoras para la Agenda para el Desarrollo Sostenible

24 de septiembre de 2018, Nueva York - La implementación exitosa de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible requerirá asociaciones de base amplia con el sector privado, que incluye a los cientos de millones de agricultores familiares que producen gran parte de los alimentos del planeta y suelen operar con escasos incentivos comerciales, afirmó el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

“Aprovechar el potencial de las inversiones del sector privado en la agricultura es una de las formas más eficaces que existen hoy en día para reducir el hambre y la pobreza y salvaguardar el medio ambiente”, señaló en una reunión de alto nivel celebrada el domingo para lanzar la estrategia del Secretario General de las Naciones Unidas para financiar la Agenda 2030.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) “deben ser asequibles a nivel mundial” y, ya que requerirán billones de dólares de inversión financiera, representan fundamentalmente un “gran esfuerzo de creación de alianzas”, afirmó Graziano da Silva.

Recordó igualmente que los avances para lograr el Hambre Cero -el ODS 2- han sufrido retrocesos en los últimos años, reflejando nuevos desafíos que ponen de relieve la necesidad de abordar la agenda completa de los ODS de manera integral, lo que requerirá que todos los participantes “revisen en profundidad y adapten nuestra propia herramienta de cooperación para el desarrollo”.

En el evento también intervinieron el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, y la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, así como diversos líderes gubernamentales de todo el mundo, los directores de grandes fundaciones filantrópicas y algunos de los gestores de activos más importantes del mundo.

Los gobiernos internacionales acordaron en 2015 unas directrices para la financiación de los ODS con la Agenda de Acción de Addis Abeba, que abarcaba temas como la tecnología y el comercio, el desarrollo de la capacidad, la Cooperación Sur-Sur y la necesidad de aprovechar mejor los recursos internos para programas nacionales que aborden necesidades humanas básicas como la protección social y las infraestructuras de energía, transporte, agua y saneamiento.

Ayudar a los pequeños agricultores

Más del 90 por ciento de las más de 570 millones de explotaciones agrícolas en el mundo están gestionadas por familias, desarrollando en su mayoría actividades en pequeña escala que -especialmente en las zonas de secano- se enfrentan a riesgos elevados y ofrecen rentabilidades bajas, reduciendo su atractivo para la inversión privada.

Por ello Graziano da Silva pidió una “estrategia para atraer inversiones privadas” en estas explotaciones agrícolas y las cadenas de valor alimentarias relacionadas, junto a medidas que puedan reducir el riesgo y aumentar la rentabilidad de estas iniciativas.

El Centro de Inversiones es la división principal de la FAO encargada de la inversión agrícola, y ha movilizado más de 120 000 millones de dólares EEUU en proyectos para los países miembros a lo largo de los años. En 2017 participó en 55 proyectos en 35 países.

“La realidad es que la financiación para la labor de la FAO continúa siendo muy limitada”, afirmó Graziano da Silva, señalando que, si bien la organización ha cumplido o superado su objetivo para la movilización de recursos voluntarios en los últimos años, “nuestra base de recursos sigue estando muy concentrada en unos pocos donantes”.

La FAO está explorando nuevos modelos de negocio para aumentar y diversificar sus alianzas, centrándose en la Cooperación Sur-Sur y la Cooperación Triangular, la movilización de recursos internos y las modalidades de financiación híbrida y público-privada.

Un ejemplo mencionado por su Director General es la ampliación por parte de la FAO de las asociaciones centradas en los productores, como el Programa mundial para una ganadería sostenible, que cuenta en la actualidad con más de un centenar de socios institucionales en todo el mundo. Otra ejemplo es Alianzas para la Acción, una nueva asociación con el Centro de Comercio Internacional.

Photo: ©FAO/Vyacheslav Oseledko
Pastoreo en Kirguistán