Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

La Cooperación Sur-Sur y la Cooperación Triangular: un “factor de cambio” para los más vulnerables del mundo, según el Director General de la FAO

Trabajar tanto a nivel institucional como a nivel de base

12 de diciembre de 2019, Madrid - Las alianzas innovadoras, la inversión y el intercambio técnico a través de la Cooperación Sur-Sur y la Cooperación Triangular son fundamentales para que los países, en especial en el hemisferio sur, aborden el cambio climático y alcancen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Este fue el mensaje del Director General de la FAO, QU Dongyu, en su intervención en el Foro de Alto Nivel sobre Cooperación Sur-Sur de la 25ª Sesión de la Conferencia de las Partes (COP25), celebrada en Madrid el miércoles.

"El cambio climático está amenazando la producción agrícola, sobre todo en el caso de la población vulnerable de las regiones vulnerables, que están más expuestas, son menos resilientes y tienen menos mecanismos para hacer frente a la situación", advirtió Qu.

Añadió que la Cooperación Sur-Sur y Triangular puede ser "un factor de cambio", ya que ofrece "modelos innovadores para promover el cambio y la reforma".

Papel pionero de la FAO

La Cooperación Sur-Sur (CSS) y la Cooperación Triangular (CT), en la que participan terceros países y otros socios, rompe la tradicional dicotomía entre donantes y receptores y ha demostrado su eficacia en la creación de empleo, la construcción de infraestructuras y la promoción del comercio.

A través de este tipo de cooperación, la FAO ha facilitado el intercambio de experiencias y conocimientos técnicos, enviando a más de 2 000 expertos y técnicos a más de 80 países de África, Asia, América Latina, África del Norte y otros lugares en los últimos 20 años.

Qu aseguró que la Cooperación Sur-Sur opera tanto a nivel institucional como a nivel de base, y ha ayudado a convertir las necesidades de desarrollo en interesantes oportunidades de mercado para la inversión del sector privado.

"Tenemos soluciones, pero para lograr un mayor impacto debemos ampliar y acelerar el proceso", dijo el Director General, añadiendo que "el tiempo apremia".

La FAO ha desempeñado un papel pionero en la promoción de la CSS y la CT, y en los dos últimos decenios se han invertido más de 370 millones de dólares EEUU en proyectos y actividades en estos ámbitos.

La introducción exitosa de nuevas tecnologías a través de la CSS en muchos países ha contribuido a aumentar la seguridad alimentaria, sobre todo a través de la mejora de la productividad agrícola, la diversificación de los cultivos alimentarios, la producción ganadera y piscícola en pequeña escala, y los ingresos rurales.

Hasta la fecha, los principales proveedores de CSS de la FAO son China y Brasil, así como México, Marruecos y Venezuela. Por otro lado, Nigeria, Uganda, Senegal, Sri Lanka y Mongolia son algunos de los países que se han beneficiado de las iniciativas de la CSS para mejorar la seguridad alimentaria, los medios de subsistencia y los ingresos de los pequeños productores familiares. La FAO se ha fijado el ambicioso objetivo de crear hasta 200 asociaciones con instituciones académicas y de investigación para fomentar los intercambios técnicos y la creación de capacidad.

Este año se celebra el 10º aniversario del Programa de Cooperación Sur-Sur FAO-China, que ha beneficiado directamente a más de 70 000 personas en 12 países en desarrollo de África subsahariana y Asia. Desde que la FAO y China establecieron el Programa de CSS en 2009, expertos chinos han compartido sus conocimientos y tecnologías con campesinos locales de África y Asia para aumentar la productividad y sostenibilidad de la agricultura en ámbitos como la producción de cereales, cría de animales, horticultura, pesca y acuicultura, y la ordenación y conservación del agua y el suelo.

Photo: ©FAO/Eduardo Dieguez San Bernardo
El Director General de la FAO, QU Dongyu, en el Foro de Alto Nivel sobre Cooperación Sur-Sur de la COP25.