Questo articolo non è disponibile in italiano.

Cliccare qui per chiudere il messaggio.

La primera evaluación en Haití después del terremoto constata un repunte del hambre en las zonas afectadas

Restaurar los daños en la agricultura es la única vía para la recuperación y la mejora de la seguridad alimentaria - FAO

09 de septiembre, Roma. Ante los nuevos datos procedentes de Haití que indicaban que el terremoto del mes pasado había provocado daños en la agricultura e incrementado el hambre, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha solicitado hoy de manera urgente más inversiones para ayudar a la población rural del país a restablecer la horticultura doméstica esencial y la agricultura en pequeña escala y evitar un empeoramiento de la crisis alimentaria.

El llamamiento surgió como respuesta al análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) publicado recientemente, en el que se indicaba que unas 980 000 personas de los cuatro departamentos del país insular que resultaron más afectados por el terremoto de 7,2 grados de magnitud, a saber, las zonas de Grand'Anse, Nippes, Sur y Sudeste, se encontraban actualmente en una situación de inseguridad alimentaria aguda. Como país más pobre del hemisferio occidental, Haití viene mostrándose vulnerable desde hace tiempo en diversos frentes. Pero entre los factores más recientes responsables de esta situación figuran la destrucción durante el terremoto de mercados, caminos rurales, instalaciones de almacenamiento y elaboración, lecherías y sistemas de riego, así como otros daños provocados por la tormenta tropical Grace, que azotó el país días después del seísmo.

"Además de una sucesión de desastres y crisis, este último doble golpe ha destruido la capacidad de la población de producir alimentos para sus familias y comunidades y de acceder a estos", señaló el Representante de la FAO en Haití, el Sr. José Luis Fernández. "A punto de comenzar en octubre la temporada de siembra de invierno, no podemos esperar para invertir en el restablecimiento de la producción agrícola. Debe hacerse de inmediato, pero nos vemos dificultados por los bajos niveles de financiación para llevar adelante esta labor decisiva", añadió.

Ya antes del terremoto del 14 de agosto, la pobreza, el conflicto civil y la inestabilidad política y económica, junto con los desastres naturales recurrentes y los efectos de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), habían sumido a Haití en una de las mayores crisis alimentarias del mundo, donde 4,4 millones de personas en el país se enfrentaban a crisis o niveles peores de inseguridad alimentaria aguda, según la escala de la CIF (también conocida como inseguridad alimentaria aguda alta).

Dirigirse a quienes más lo necesitan

El 60 % de la población rural de Haití depende de la agricultura como medio de vida. Para la mayoría de familias con escasos recursos y vulnerables, la producción doméstica de alimentos es fundamental para su bienestar nutricional.

La FAO solicita 20 millones de USD para proporcionar nuevo apoyo a fin de proteger y restaurar los medios de vida de 32 000 hogares rurales muy vulnerables, esto es, 160 000 personas, afectados por el terremoto y la tormenta tropical Grace, que azotó el país pocos días después de que cesaran los temblores. Los fondos también se necesitan para rehabilitar la infraestructura agrícola comunitaria. El apoyo que se prevé ofrecer comprende:

  • Cultivos y transferencias monetarias: 15000 familias vulnerables, esto es, 75000personas, recibirán semillas de hortalizas y legumbres y aperos agrícolas, así como apoyo técnico. Recibirán asimismo una transferencia monetaria por el equivalente a200USD, estoes, 100USD al mes, para cubrir sus necesidades urgentes mientras esperan a que sus cultivos crezcan.
  • Ganado menor y pesca: 10000hogares vulnerables que se han visto afectados, estoes, 50000personas, recibirán aves de corral y cabras, así como forraje de emergencia y ayuda para crear bancos de forraje. Se ofrecerán servicios de equipos de asistencia veterinaria y kits veterinarios móviles para25000animales domésticos afectados por el terremoto. Equipos de pesca y apoyo técnico ayudarán a restablecer la pesquería marítima y la cría de peces.
  • Rehabilitación de infraestructura agrícola: 7000 hogares, estoes, 35000personas, se beneficiarán de la rehabilitación de la infraestructura agrícola y las instalaciones de elaboración dañadas por los desprendimientos de tierras y el terremoto. Esto ayudará a proteger sus activos y reconstituir la capacidad de producción de alimentos, al tiempo que se garantiza el acceso a productos locales. Entre las infraestructuras que se van a rehabilitar figuran canales de riego e instalaciones para la elaboración de fruta, yuca, maíz y cacahuetes, leche y pescado.

Nota para los editores: La CIF es una iniciativa mundial de múltiples asociados, integrada por 15 organismos de las Naciones Unidas, organizaciones regionales y organizaciones no gubernamentales internacionales, que facilita la mejora de la toma de decisiones, ofreciendo un análisis de la inseguridad alimentaria y la malnutrición basado en el consenso.

Photo: ©FAO/Luca Tommasini
La FAO solicita 20 millones de USD para proporcionar nuevo apoyo a fin de proteger y restaurar los medios de vida de 32 000 hogares rurales muy vulnerables.