Directora de la OPS da la bienvenida a normas sobre etiquetado, promoción y publicidad de los alimentos procesados para frenar la obesidad
02.09.2014

La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la doctora Carissa F. Etienne, mostró su apoyo por las nuevas regulaciones sobre etiquetado, la promoción y la publicidad de alimentos que se han estado desarrollando e implementando en varios países de América Latina, para hacer frente a la epidemia de obesidad. 

Durante la Conferencia Internacional sobre Etiquetado de Alimentos, Políticas Fiscales en Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad, en Ecuador, la directora recalcó que estos esfuerzos deben incentivarse en toda la región.  

Etienne elogió la ley de Ecuador sobre la Seguridad y Soberanía Alimentaria, que se actualizó en 2012, como un ejemplo de la clase de esfuerzos que se necesitan para revertir esta tendencia. Las disposiciones de la ley protegen los derechos de los pequeños agricultores para producir alimentos saludables, garantizan a los consumidores el derecho a decidir lo que quieren consumir, y estimulan el desarrollo de un comercio internacional justo. Esfuerzos como estos, dirigidos a incrementar el acceso a alimentos saludables y asequibles, "caen en el marco de las estrategias que la OPS y la OMS promueven para detener esta pandemia", subrayó Etienne.

El tema de las políticas sobre etiquetado, promoción y publicidad de alimentos ha venido generando gran interés público en los últimos meses a lo largo de la región, y con ello el debate acerca de su potencial como medidas independientes o como parte de una miríada de estrategias que transformen el medio ambiente y al mismo tiempo promuevan conductas saludables a nivel individual, familiar y comunal.     

Para conocer más sobre esta noticia, puede acceder:

Comentarios

Regístrese para dejar un comentario
jaime rivas mora 11-11-14 13:00
Es grato ver como muchos paises han tomado en serio la necesidad de legislar en favor de la población sobra el derechoa aser informados , protegidos y escuchados sen cuanto a la oferta de alimentos, pero no puedo ver con cierta preocupación como gobiernos han accedido a presiones de la industria alimentaria, haciendo de los plazos de implementación una herramienta que les permita mantener por periodos innecesriamente largos a la población consumiendo a ciegas. La voluntad política llega solo hasta que se toca el bolsillo y se olvidan de las necesidades de la población.