La resiliencia
Un técnico de semillas de la FAO trabaja con las comunidades rurales, muchas de los cuales han perdido sus activos productivos y fuentes de ingresos debido a la crisis. Aldea de Samba, en la cercanías de Mbaiki, República Centroafricana

República Centroafricana: la actividad agrícola y la población, afectadas por la inseguridad

29/10/2014

Los saqueos y la inseguridad en la República Centroafricana (RCA) han causado estragos en la agricultura, la ganadería y la pesca y están erosionando la capacidad de la población en todo el país para contar con alimentos suficientes, según los resultados de una nueva evaluación de los organismos de alimentación y agricultura de la ONU. 

El informe, realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), ha detectado una importante disminución en la producción agrícola debido a la situación de crisis en el país africano, que ha provocado desplazamientos masivos de la población y llevado a cientos de miles de personas a huir a través de sus fronteras. 

La producción de los principales cereales básicos y de yuca en 2014 (en equivalente de cereales) se estima en alrededor de 763 000 toneladas, según el informe de la Misión de evaluación de cultivos y seguridad alimentaria (MECSA). Se trata de un 11 por ciento más en relación a la mala cosecha de 2013, pero todavía un 58 por ciento inferior a la media 2008-2012 de antes de la crisis. También se señala que el sector agrícola del país se contrajo en un 46 por ciento en 2013. 

El impacto negativo sobre la producción de alimentos se vio atenuado por la ayuda de la FAO a alrededor de 111 750 familias con el suministro de semillas y aperos antes de la siembra para apoyar la producción agrícola, acompañado de la entrega de raciones de protección de semillas por el PMA, para evitar el riesgo de consumo del material de siembra. 

"Si bien estos esfuerzos impidieron que la situación alimentaria y agrícola se volviese aún más desesperada, necesitamos apoyo adicional para impulsar la producción de alimentos y el sector agrícola, que es el principal medio de supervivencia para muchas personas y la columna vertebral de la economía de la República Centroafricana" aseguró el Representante de la FAO en el país africano, Jean-Alexandre Scaglia. 

En comparación con los niveles anteriores a la crisis, la cabaña ganadera habría descendido hasta en un 77 por ciento, debido a las frecuentes incursiones y el robo de ganado, mientras que el suministro de pescado se redujo en cerca del 40 por ciento, a causa de la inseguridad en las zonas pesqueras en los ríos del país y la pérdida de los aparejos de pesca. 

Las reservas de alimentos en las zonas rurales son ahora de alrededor de un 40-50 por ciento más bajas que los niveles medios, tras los ataques recurrentes. Las familias que han perdido la mayor parte de sus activos productivos e ingresos debido a la crisis se ven obligadas a encontrar otras formas de adquirir alimentos suficientes para sus familias. Por otra parte, las interrupciones al comercio causadas por las carreteras inseguras han dado lugar a una grave escasez de alimentos de primera necesidad, con alzas de precios en muchas áreas. 

Debido a que las fuentes de ingresos han desaparecido, las familias se han pasado a otras actividades para sobrevivir, como la recolección y venta de leña y carbón vegetal. La evaluación FAO/PMA detectó que muchas familias se saltan comidas y reducen las raciones. 

"El PMA está especialmente preocupado por la situación de las personas desplazadas internamente (PDI) y las comunidades aisladas. Los estudios sobre el terreno muestran que alrededor de la mitad de estas familias tiene niveles críticamente bajos de consumo de alimentos y corren un riesgo elevado de malnutrición y, por tanto, dependen en gran medida de la ayuda alimentaria", advirtió el economista jefe del PMA, Arif Husain. 

En Bangui, la capital del país, la inflación alcanzó el 12 por ciento en agosto de 2014, frente el 3,5 por ciento en enero, erosionando el poder adquisitivo de las familias. Los precios de los alimentos básicos aumentaron un 30-70 por ciento entre marzo y agosto de 2014. Entre una cuarta parte y un tercio de la población en la República Centroafricana estaban ya en situación de inseguridad alimentaria antes de la crisis, luchando por acceder a una alimentación adecuada de forma regular.

La evaluación de la FAO/PMA contó con el apoyo de las instituciones locales y varias ONG nacionales e internacionales del grupo de seguridad alimentaria. 

El PMA es el mayor organismo humanitario que combate el hambre en el mundo, distribuyendo ayuda alimentaria en situaciones de emergencia y trabajando con las comunidades para mejorar la nutrición y aumentar la resiliencia. En 2013, el PMA prestó ayuda a más de 80 millones de personas en 75 países. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) lidera los esfuerzos internacionales para erradicar el hambre. La FAO ayuda a los países en desarrollo y en transición a modernizar y mejorar su agricultura, silvicultura y pesca y a garantizar una buena nutrición para todos. La FAO presta especial atención a las zonas rurales en desarrollo, donde vive el 70 por ciento de las personas pobres y hambrientas del mundo.

Compartir esta página