Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

16 de Octubre de 2021

Día Mundial de la Alimentación

Lina

"Cultivo más de lo que podemos comer, de esta manera ya no necesito comprar verduras caras y en vez de eso las vendo en el mercado".
15/10/2021

Sudán del Sur 

Lina es una madre soltera con cinco hijos que vive en Yuba, la capital de Sudán del Sur, en la tumultuosa zona de Gudele Block 9. Como residente del área urbana peor afectada por años de conflictos e inestabilidad, Lina se ha mantenido resiliente. Recientemente, la pandemia de COVID-19 se añadió a los desafíos de Lina... 

La demanda de grava y arena de las canteras cercanas, que sirve como fuente de ingresos principal para muchos, disminuyó de forma considerable. 

"Estaba perdida. Solía extraer y vender piedras para comprar alimentos y medicinas, y pagar las matrículas escolares". 

A medida que las restricciones de movimiento y el cierre parcial de las fronteras interrumpieron los sistemas alimentarios mundiales y locales, el precio de los alimentos importados se disparó en Sudán al mismo tiempo; una caída significativa en la oferta limitó la disponibilidad de muchos alimentos. 

“Solía haber siempre verdura en nuestra mesa, pero el año pasado apenas cociné para mis hijos”. 

Afortunadamente las cosas cambiaron para mejor cuando la FAO amplió su asistencia a más de 35 000 personas vulnerables, que viven en áreas urbanas de Sudán del Sur. Se iniciaron actividades piloto en Yuba, Wau, Nimule y Aweil, con el objetivo de mitigar la devastación causada por la enfermedad por coronavirus (COVID-19). 

Gracias a un proyecto financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Lina recibió un surtido de semillas de hortalizas de crecimiento rápido, una manguera de doble salida y una regadera como paquete inicial para construir su huerto. 

Entrevistada mientras regaba sus berenjenas, Lina explica cómo la FAO también aportó capacitación práctica a los agricultores sobre la construcción y gestión de los huertos familiares, incluidos los métodos verticales o en contenedores. Con poca experiencia en la agricultura, la heroína de la alimentación Lina se unió a otros agricultores en una parcela de demostración para aprender cómo cultivar verduras a partir de semillas de tomate, amaranto y berenjena, ¡además de cómo ganarse la vida con ellas! 

Estas técnicas permitieron a los habitantes vulnerables de las ciudades cultivar hortalizas nutritivas y de maduración rápida en espacios limitados, y convertir sus patios traseros en un nuevo medio de vida para sus familias.