Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

16 de Octubre de 2021

Día Mundial de la Alimentación

Marta Segovia

“Muchas veces los agricultores familiares trabajan solos, pero si las instituciones, los extensionistas y los agricultores trabajan juntos, se pueden lograr muchos beneficios para la comunidad”.
13/07/2021

Argentina 

Marta Segovia, una agricultora familiar y líder de su comunidad, está empoderando a sus compañeros para fomentar el crecimiento, la autonomía y el bienestar. A través de la participación en ferias locales, Marta ha ampliado su acceso a los mercados, ha diversificado sus cultivos e incrementado la productividad, contribuyendo activamente a la seguridad alimentaria de su comunidad. 

Si bien las granjas familiares producen más del 80% de los alimentos del mundo, a menudo son las que corren mayor riesgo de sufrir choques climáticos y conmociones económicas. La diversificación de cultivos y las prácticas agrícolas sostenibles pueden mejorar los medios de vida y hacer que los sistemas alimentarios sean más resilientes. 

Marta y Fermín, su pareja permanente, afectados por la crisis económica profunda tomaron la iniciativa de unirse a una feria local donde colaboraron con otros productores para aumentar sus conocimientos, sus capacidades y su potencial de mercado. 

“A lo largo de los años, mientras diversificaba mi producción, aprendí con y de mis colegas y extensionistas locales. Hoy tengo más de 15 variedades de alimentos saludables, incluidos vegetales”. 

Marta ha comenzado a practicar la asociación de cultivos en su granja cultivando por ejemplo maíz, maní y zapallos en conjunto. La asociación de cultivos reduce la dependencia de un cultivo mientras mejora la fertilidad del suelo, ayudando a combatir plagas, enfermedades y crecimiento de malezas, entre otros beneficios. Marta está compartiendo sus conocimientos y habilidades con otros productores, contribuyendo a la autonomía y crecimiento del grupo. 

“La interacción con otras partes interesadas es muy importante y nos ha permitido mejorar nuestra producción juntos. Pero para llegar allí tuvimos que crecer, aprender a cuidar de nuestro espacio, hacer valer nuestros conocimientos y sentirnos empoderados para resolver tensiones con las instituciones”

La experiencia de Marta subraya cómo la participación en organizaciones de agricultores e iniciativas locales crea conocimiento, genera capital social y construye sistemas alimentarios más resilientes. 

“Nos ayudó a valorar nuestro trabajo, a ganar reconocimiento institucional y la confianza de los consumidores”. 

El enfoque colaborativo de esta heroína de la alimentación con sus compañeros productores contribuye a la soberanía alimentaria en su comunidad al producir productos saludables a través de procesos libres de productos químicos y el uso de tecnologías que protegen la agrobiodiversidad e incrementan los ingresos de los agricultores familiares.