Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

16 de octubre de 2022

Día Mundial de la Alimentación

Mazeda Begum

"Después de asistir a la capacitación, sé cómo utilizar fertilizantes y cultivar verduras orgánicas para mi familia".
16/08/2022

Bangladesh

Cuando la COVID-19 golpeó por primera vez el asentamiento informal de Mazeda Begum, situado en Dacca, la capital en expansión de Bangladesh, ella y su esposo estaban llegando a fin de mes con un pequeño puesto de té y una mezcla de oficios informales. Aunque iniciar el puesto de té había mejorado sus condiciones de vida, sus ingresos apenas alcanzaban para comprar alimentos básicos para la familia todavía, y mucho menos para garantizar una dieta nutritiva para sus cinco hijos.

Como muchas personas que viven de la economía informal, Mazeda y su familia no tenían un colchón financiero cuando las restricciones del confinamiento los obligaron a cerrar su puesto, y era difícil encontrar otros trabajos. Además de eso, su esposo había caído gravemente enfermo, dejando a Mazeda como único sostén de su familia de siete miembros.

En lugar de desesperarse, Mazeda, que creció en un pueblo antes de emigrar a Dacca, aprovechó sus raíces rurales. Desde que era una niña en Chanpur, le encantaba la agricultura, y había llegado el momento de poner esa pasión en uso dentro de un entorno nuevo. En todo Dacca, surgieron huertos urbanos durante la pandemia, con vecinos que utilizaban patios traseros, terrenos baldíos y riberas para construir pequeños oasis de alimentos en medio de la densa ciudad de 22 millones de personas.

Mazeda hizo lo mismo y desde entonces ha establecido un floreciente huerto orgánico que produce alimentos saludables para su familia y proporciona productos asequibles para su comunidad.

“Es un gran privilegio ser agricultora”, dice, y añade que la capacitación que recibió de la FAO le enseñó nuevas técnicas para mejorar su producción. “No tenía conocimientos sobre lucha contra las plagas orgánica o cómo preparar fertilizantes orgánicos. [Pero] ahora sé cómo utilizarlos y cultivar verduras orgánicas para mi familia”.

Sus verduras frescas y libres de pesticidas tienen una gran demanda en su barrio y gana alrededor de 1 500 BDT (takas) mensuales con eso, que utiliza para enviar a uno de sus hijos a la escuela, una oportunidad que nunca tuvo antes. Además, está ahorrando dinero al no comprar verduras, y lo está reservando para comprar una casa en el futuro.

Su éxito ha alentado a otros a probar suerte en la agricultura también. Pero está sobre todo orgullosa del ejemplo que le está dando a su familia.

El proyecto de socorro de la COVID de la FAO para hogares urbanos de bajos ingresos en Bangladesh fue financiado por la Embajada de Suecia en Bangladesh.