Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

16 de Octubre de 2021

Día Mundial de la Alimentación

¿Qué pueden hacer los agricultores?

Los hombres y las mujeres de la agricultura, la pesca y la silvicultura constituyen nuestras principales fuentes de alimentos nutritivos. Como guardianes de los recursos naturales del planeta, sus decisiones se encuentran en la raíz de la transformación de los sistemas agroalimentarios. Las tecnologías innovadoras y la capacitación, la financiación, los incentivos y la protección social pueden ayudar a los agricultores a suministrar dietas saludables y sostenibles a nivel local y mundial. A continuación, se muestran algunas medidas que los agricultores pueden tomar en consideración con el apoyo adecuado.

La diversidad hace que los sistemas agroalimentarios y los medios de vida de las personas sean más resilientes y capaces de acomodarse a las crisis, como el cambio climático. Los agricultores pueden desarrollar la resiliencia aprendiendo sobre nutrición, biodiversidad y técnicas agrícolas distintas. Entabla diálogos y participa, si es posible, en los servicios de extensión agrícola o en las escuelas de campo para agricultores. Sigue atento las oportunidades e incentivos gubernamentales que sostienen una producción distinta de alimentos nutritivos como frutas, verduras, legumbres y nueces, que probablemente ofrezcan más cosechas y seguridad.

Trata de ser respetuoso con el medio ambiente y utiliza los recursos naturales de manera más eficiente y adopta prácticas agrícolas sostenibles que respeten la biodiversidad. Estas prácticas pueden proporcionar una mejor protección contra el cambio climático. Algunos ejemplos son: rotación de cultivos, aumento de la diversidad de cultivos, uso de cultivos de protección, sistemas de labranza cero y de labranza reducida, gestión integrada de plagas, sistema agrícola-ganadero-forestal integrado, prácticas agroforestales sostenibles y agricultura de precisión. Ser sostenible no siempre es fácil al principio. Busca incentivos del gobierno que puedan ayudarte a abrir camino.

Visita la cartera de servicios digitales de la FAO para obtener datos, información, mapas y estadísticas útiles. Esta plataforma basada en la nube tiene más de 80 000 agricultores registrados que reciben información y servicios. La Comunidad de Expertos en Ciberagricultura ofrece desarrollo de las capacidades y recopila las mejores prácticas de la agricultura digital.

La alimentación sana proviene de un suelo sano. Nuestros suelos generan la mayor parte de los alimentos que comemos. Esto significa que el suelo es uno de los principales pilares de la seguridad alimentaria. Haz de la salud del suelo una prioridad consultando las Directrices voluntarias para la gestión sostenible de los suelos de la FAO. Mejora la gestión del agua para mantener la biodiversidad y el equilibrio de nutrientes, reducir la erosión y promover el almacenamiento y fijación de carbono. Restaura pastos degradados plantando forrajes o gramíneas autóctonos, o introduce árboles para evitar la erosión del suelo.

Los agricultores pueden aumentar sus ingresos y reducir los precios al consumo haciendo frente a las pérdidas poscosecha. Los ejemplos incluyen, cosechar en el momento adecuado, mejorar el almacenamiento, aprender sobre las mejores prácticas y tecnologías apropiadas. Los pronósticos y análisis, combinados con tecnologías para desarrollar la resiliencia al clima y la resistencia a las plagas, contribuyen de manera considerable. Ayudan a los agricultores a producir exactamente lo que se necesita. Esto no solo reduce la pérdida de alimentos, sino que también evita el desperdicio del agua y de la energía que se utilizan para producir los excedentes alimentarios.

El cambio climático amenaza a los más vulnerables. Sin las herramientas adecuadas para adaptarse al calentamiento mundial, las personas que padecen inseguridad alimentaria corren el riesgo de pasar hambre. Los agricultores pueden fortalecer los sistemas agroalimentarios desde sus raíces apoyando la agricultura climáticamente inteligente. Esto promueve el uso sostenible de los recursos naturales como el suelo y el agua. Al considerar las variedades de semillas que son más resistentes a la sequía y a las enfermedades, o el ganado que se adapta a temperaturas más cálidas, los agricultores también pueden desarrollar su resiliencia. Los pescadores pueden crear estanques y jaulas para peces a prueba de tormentas, y los técnicos forestales pueden plantar árboles que sean resistentes al calor y a la sequía.