Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

16 de Octubre de 2021

Día Mundial de la Alimentación

¿Qué puede hacer el sector privado?

Las empresas privadas deben ser socialmente responsables y apoyar los objetivos de sanidad pública. Desde seguir las legislaciones, prioridades y directrices alimentarias nacionales hasta transformar las operaciones y los enfoques. Las empresas privadas pueden ayudar a producir o promover alimentos nutritivos e inocuos a un precio asequible para todos, contribuyendo a las dietas saludables y sostenibles. A continuación se muestra una lista de medidas que pueden adoptar diferentes sectores.

El abastecimiento sostenible significa que las empresas son conscientes de su impacto en los recursos naturales del planeta. Deben adoptar la transparencia en cada paso del proceso siendo líderes medioambientales socialmente responsables. Los fabricantes de alimentos pueden colaborar con los agricultores para reducir el impacto medioambiental de los sistemas alimentarios. Deben favorecer los productos o ingredientes alimentarios que se produzcan de forma sostenible utilizando métodos innovadores y climáticamente inteligentes.

Los restaurantes y los puntos de venta en línea de alimentos deben destacar los alimentos nutritivos y producidos de manera sostenible en los menús. Los fabricantes de alimentos y la industria de la restauración también pueden mejorar la inocuidad y la calidad de los alimentos a lo largo de la cadena de suministro alimentario. Deben considerar el impacto de los insumos químicos utilizados para garantizar una alta productividad o prevenir enfermedades en la salud humana y medioambiental a cada paso.

La malnutrición no es simplemente la falta de alimentos, es la falta de alimentos nutritivos y diversos que pueden provocar hambre, obesidad, deficiencias de vitaminas y minerales y otros. La industria de la restauración y los fabricantes de alimentos deben limitar los niveles de grasas saturadas, ácidos grasos trans, azúcares agregados y sal en los productos alimenticios. Esto significa reformular los productos, cuando sea necesario, y garantizar que haya una variedad de alimentos nutritivos disponibles a un precio asequible para beneficiar a todo el mundo.

Las empresas alimentarias deben ser transparentes y hacer que la información sobre los productos y la nutrición sea clara para los clientes. ¿Cómo? Proporcionando programas de etiquetado frontal del paquete, promoviendo opciones de alimentos saludables y comercializando productos de manera honesta. Las campañas de sensibilización de los medios de comunicación en televisión, radio, vallas publicitarias, revistas y medios digitales deben centrarse en alimentos nutritivos y producidos de forma sostenible, destacando los beneficios de las dietas saludables para todos.

Las empresas necesitan utilizar envases que aumenten la inocuidad alimentaria y una mayor duración en almacén, mientras respetan el medio ambiente. El envasado de alimentos no debe ser excesivo y debe producirse con materiales biodegradables o reciclables. Los científicos incluso están descubriendo formas de utilizar alimentos como el maíz para producir envases resistentes. El embalaje responsable ayuda a limitar la enorme cantidad de residuos que se añaden a los vertederos en todo el mundo a diario.

Los sectores hotelero, de la restauración y de la hostelería tienen un papel importante que desempeñar en la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos. Pueden cambiar la forma en la que gestionan los alimentos desde el abastecimiento hasta la producción, las sobras y los desechos. Donar excedentes alimentarios saludables y nutritivos a organizaciones benéficas y bancos de alimentos, por ejemplo, es una situación en la que todos ganan. Otras opciones sostenibles incluyen el uso de sobras o desperdicios alimentarios no comestibles para la alimentación animal o convertir los desperdicios de alimentos en energía.

Las mujeres y los jóvenes suelen estar mal pagados y excluidos de la toma de decisiones, pero son actores mundiales clave en la agricultura y la seguridad alimentaria. Los sistemas agroalimentarios necesitan proteger a las mujeres, los jóvenes y otras comunidades económicamente marginadas y proporcionar medios de vida seguros. Esto requiere un mejor acceso a la financiación, la información, la capacitación y la protección social. Las empresas pueden ayudar a cerrar la brecha digital compartiendo tecnologías innovadoras con todo tipo de pequeños agricultores. El conocimiento puede mejorar la cadena de suministro alimentario aumentando la resiliencia, reduciendo la pérdida de alimentos y nutrientes, y el desperdicio de alimentos.

 

Trabaja con la FAO y otras empresas internacionales para construir un futuro en el que todos tengan acceso a una dieta saludable y sostenible. Apoya los esfuerzos de los gobiernos para implementar las Directrices voluntarias sobre los sistemas alimentarios y la nutrición ofrecidas por el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA). Esta es la plataforma internacional más inclusiva para la acción coordinada auspiciada y cofinanciada por la FAO. Permite a las partes interesadas trabajar juntas para garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición para todos.