Situación Alimentaria Mundial

Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales

La nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales ofrece una perspectiva actualizada del mercado mundial de cereales. La nota de este mes se complementa con una evaluación detallada de la producción de cereales y de las condiciones de la oferta y la demanda por países y regiones incluida en la publicación trimestral Perspectivas de cosechas y situación alimentaria. En Perspectivas alimentarias se publican bianualmente análisis más detallados de los mercados mundiales de cereales así como de otros productos alimentarios importantes.

Fechas mensuales de publicación en 2022: 3 de febrero, 4 de marzo, 8 de abril, 6 de mayo, 3 de junio, 8 de julio, 2 de septiembre, 7 de octubre, 4 de noviembre, 2 de diciembre.

Se prevé un aumento de las reservas mundiales de cereales, pero una disminución del comercio respecto del récord de 2020/21

Fecha de publicación: 06/05/2022

Con casi todos los cultivos cosechados, el pronóstico de la FAO acerca de la producción mundial de cereales en 2021 este mes se ha mantenido sin variaciones en 2 799 millones de toneladas, lo que supone un aumento del 0,8 % respecto de la producción en 2020. La producción mundial de cereales secundarios en 2021, cifrada en 1 502 millones de toneladas, ha registrado un incremento anual de 18,9 millones de toneladas, debido casi por completo a una producción de maíz más abundante que compensó con creces una disminución considerable de la producción mundial de cebada. La producción mundial de trigo se cifra en 777 millones de toneladas, prácticamente a la par de la producción de 2020. En cuanto al arroz, en consonancia con las condiciones meteorológicas en general propicias que prevalecieron a lo largo de la campaña, los rendimientos algo más elevados que se notificaron llevaron a que aumentaran las expectativas sobre la producción en Bangladesh, Côte d'Ivoire y Filipinas, mientras que, en el caso de Malí, una ligera revisión al alza de la producción siguió a las indicaciones oficiales de que la superficie cultivada con arroz había registrado una contracción menos pronunciada de lo que se había notificado anteriormente. En conjunto, estas variaciones determinaron que el pronóstico de la FAO acerca de la producción mundial de arroz se incrementara por un pequeño margen de 0,4 millones de toneladas y alcanzara los 520,8 millones de toneladas (arroz elaborado), lo que representa un aumento del 0,7 % respecto de la cosecha de 2020 y un nuevo récord.

El pronóstico relativo a la utilización mundial de cereales en 2021/22, cifrada en 2 785 millones de toneladas, se ha revisado ligeramente a la baja respecto del mes anterior, pero aún señala una expansión del 0,9 % respecto de 2020/21. Se prevé que la utilización mundial de trigo aumentará un 0,7 % en 2021/22, impulsada principalmente por el mayor consumo como alimento previsto en África y Asia, pese a la revisión a la baja de 5,2 millones de toneladas de este mes, sobre todo a raíz de las estimaciones de una reducción de su uso como pienso en la India. El pronóstico de la FAO sobre la utilización total de cereales secundarios prácticamente no ha registrado variaciones este mes y apunta a un aumento del 2,0 % en 2021/22 respecto del año anterior, debido en gran parte al aumento previsto para el uso del maíz como pienso, especialmente en el Brasil, el Canadá y China, así como para producir etanol en los Estados Unidos de América. Se estima que parte de ese aumento se verá compensando por la utilización de cebada, que disminuirá en 2021/22, sobre todo en el Canadá, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y la Unión Europea, a raíz de una reducción de las cosechas, así como en Arabia Saudita, como consecuencia de una disminución de las importaciones en comparación con la campaña anterior. El pronóstico sigue indicando que la utilización de arroz crecerá un 1,8 % en 2021/22, con lo que alcanzará un nuevo máximo de 520,7 millones de toneladas. Se calcula que este aumento estará sustentado por una expansión anual del 1,6 % prevista de la ingesta de alimentos, que ascenderá a 424,6 millones de toneladas, así como por un incremento del 11,9 % de su utilización como pienso, que alcanzará los 22,3 millones de toneladas.

El pronóstico de la FAO sobre las reservas mundiales de cereales al cierre de las campañas que finalizan en 2022 se sitúa en 856 millones de toneladas, lo que representa un aumento de 5,2 millones de toneladas desde el pronóstico anterior y apunta a un incremento del 2,8 % respecto de sus niveles de apertura. Sobre la base de los pronósticos de este mes relativos a las reservas y la utilización, se prevé que la relación entre las reservas mundiales de cereales y su utilización se mantendrá sin variaciones respecto de 2020/21 en un 29,9 %, coeficiente indicativo de un nivel relativamente desahogado de la oferta. Tras la revisión al alza de 8,7 millones de toneladas de este mes, atribuida principalmente a los ajustes introducidos a las existencias de la India sobre la base de estimaciones oficiales, se prevé que las reservas mundiales de trigo aumentarán un 4,2 % por encima de sus niveles de apertura. A pesar de la revisión a la baja de 3,5 millones de toneladas de este mes, también se prevé que las reservas mundiales de cereales secundarios aumentarán por encima de sus niveles de apertura, en un 2,4 %. Sin embargo, la mayor parte de ese incremento se deriva del aumento del 5,5 % previsto para las reservas mundiales de maíz, sustentado por la acumulación de existencias en Ucrania como consecuencia de la suspensión de las exportaciones, mientras que se prevé que las reservas mundiales de cebada se contraerán en un 12,0 %. Tras introducir unos ajustes menores a los pronósticos relativos a los remanentes de algunos países, las reservas mundiales de arroz al cierre de las campañas de comercialización de 2021/22 se cifran ahora en 192,7 millones de toneladas. Este nivel supondría una expansión interanual del 1,2 %, ya que los pronósticos indican que los descensos previstos en China y, en menor medida, Indonesia, la República Islámica del Irán y los Estados Unidos de América se verán compensados con creces por las acumulaciones previstas en otros países, especialmente en Bangladesh, la India y Viet Nam.

De acuerdo con los pronósticos, el comercio mundial de cereales en 2021/22 ascenderá a 473 millones de toneladas, es decir, 3,7 millones de toneladas más de lo pronosticado el mes pasado pero un 1,2 % por debajo del nivel récord de 2020/21. Tras una revisión al alza de 1,2 millones de toneladas desde el mes anterior, el pronóstico relativo al comercio mundial de trigo en 2021/22 (julio/junio) se cifra ahora en 191 millones de toneladas, es decir, un 1,0 % por encima del nivel de 2020/21. Mientras que el bloqueo de los puertos siguió obstaculizando las exportaciones de trigo de Ucrania, la revisión al alza de este mes obedece principalmente a unas exportaciones de la Federación de Rusia mayores que lo previsto, sobre la base de envíos constantes realizados en abril, sobre todo a Egipto, la República Islámica del Irán y Turquía, pese a las dificultades de transporte y financieras para la venta. El pronóstico de la FAO sobre el comercio mundial de cereales secundarios en 2021/22 (julio/junio) también se ha incrementado en 2,4 millones de toneladas, casi exclusivamente debido a las expectativas de aumento del comercio de maíz. La fuerte demanda continua de maíz por parte de China, así como el hecho de que el ritmo de los envíos procedentes de la Argentina en los últimos meses fuera más rápido de lo previsto, explican la mayor parte de la revisión al alza de este mes relativa al comercio mundial de maíz, cifrada en 1,7 millones de toneladas. Además, los esfuerzos de Ucrania por trasladar el maíz por ferrocarril a sus fronteras europeas con fines de exportación, si bien con numerosos problemas logísticos, han dado lugar a una ligera revisión al alza (de 0,5 millones de toneladas) del pronóstico sobre las exportaciones de Ucrania en comparación con el mes pasado. No obstante, el pronóstico sigue indicando que el comercio mundial de cereales secundarios en 2021/22 disminuirá en un 4,1 % respecto de 2020/21, lo cual se atribuye en gran medida a una caída del 5,7 % prevista para el comercio de maíz respecto del nivel récord de 2020/21. El pronóstico de la FAO relativo al comercio internacional de arroz en 2022 (enero-diciembre) sigue apuntando a una expansión del 3,8 % respecto de 2021, gracias a lo que alcanzará un nivel máximo de 53,4 millones de toneladas.

Perspectivas sobre la producción de los cultivos de 2022

Si bien el pronóstico sobre la producción mundial de trigo en 2022 se ha reducido moderadamente respecto del mes anterior, al situarse en 782 millones de toneladas, la FAO sigue previendo que este año la producción mundial de trigo registrará un crecimiento. La reducción intermensual concierne principalmente a los Estados Unidos de América, donde las persistentes condiciones de sequía han deteriorado las perspectivas de rendimiento de los cultivos de trigo de invierno y han limitado las expectativas generales sobre la producción. Sin embargo, gracias a una expansión de la superficie sembrada impulsada por los precios, el pronóstico sigue indicando que la producción total de trigo del país aumentará hasta alcanzar los 50 millones de toneladas en 2022, lo que supone unos 5 millones de toneladas (un 11 %) más que la producción del año anterior. Con la cosecha principal de primavera a punto de sembrarse en el Canadá, se prevé una recuperación considerable de la producción tras la cosecha de 2021, reducida por la sequía. En Europa, el pronóstico relativo a la producción de trigo en Ucrania se mantiene sin variaciones y en un nivel inferior al promedio, como consecuencia de los efectos del conflicto, por los que se estima que la superficie cosechada se reducirá al menos un 20 %. También se prevé que en 2022 disminuirán los rendimientos, debido a las perturbaciones relacionadas con el conflicto a las operaciones agrícolas antes del período de cosecha. Las perspectivas en la Federación de Rusia siguen siendo ampliamente favorables, ya que unas condiciones meteorológicas propicias siguen apuntando a una recuperación de los rendimientos que subyacen al aumento de la producción previsto para 2022. En la Unión Europea, este mes se ha incrementado el pronóstico relativo a la producción de trigo fijándose en 139,5 millones de toneladas, a raíz de que datos oficiales recientes han indicado un ligero aumento interanual de la siembra de trigo en comparación con las expectativas iniciales. No obstante, como consecuencia de la persistente sequedad en las zonas meridionales, se prevé que el descenso de los rendimientos previsto en 2022 compensará los efectos del aumento de la superficie plantada, por lo que la producción se mantendrá sin variaciones respecto del año anterior. En Asia, los pronósticos indican un ligero aumento de la producción en la India y el Pakistán en 2022, mientras que en los países del Cercano Oriente se prevé que la producción de trigo alanzará un nivel promedio gracias a un clima en general favorable. Sin embargo, en África del Norte, se prevé que los efectos de las condiciones de sequía, particularmente graves en Marruecos, darán lugar a un descenso considerable de la producción.

En cuanto a los cereales secundarios, la cosecha de los cultivos de 2022 ha comenzado en el hemisferio sur, y las perspectivas siguen apuntando a una producción superior a la media en los principales países productores. En América del Sur, los datos oficiales confirman las expectativas de que el Brasil recogerá una cosecha récord de maíz en 2022, prevista en 116 millones de toneladas, a raíz de una superficie plantada sin precedentes. Pese a una cierta preocupación persistente por la sequedad en algunas partes del país que ha deprimido las perspectivas de rendimiento, en el principal estado productor, Mato Grosso, prevalecen condiciones de cultivo favorables. En la Argentina, es probable que las condiciones meteorológicas de sequía reduzcan los rendimientos y den lugar a un recorte moderado de la producción, que se ubicará en unos 57 millones de toneladas; con todo, se sigue estimando que la cosecha alcanzará un nivel superior a la media. En África austral, pese a la repercusión que han tenido las inundaciones en las zonas orientales de Sudáfrica, el principal productor y exportador de la región, la producción de maíz en 2022 sigue cifrándose en 15,3 millones de toneladas, un nivel superior a la media. En el resto del África austral, se prevé que la escasez de precipitaciones y los efectos de los ciclones tropicales provocarán una reducción de la producción en 2022, y que las cosechas que recogerán algunos países serán inferiores a la media. En el hemisferio norte, la siembra de los cultivos de maíz de 2022 ha comenzado recientemente. Las primeras encuestas sobre la siembra en los Estados Unidos de América, el mayor productor del mundo, indican que es probable que en 2022 la superficie de maíz disminuya un 4 % ante la preocupación por los elevados costos de los insumos.

Cuadros resumidos

Descargar el fichero completo

 

1/   Los datos sobre producción se refieren al primer año (civil) indicado. Por producción de arroz se entiende producción de arroz elaborado.
2/   Producción más existencias al inicio del ejercicio.
3/   Los datos sobre comercio se refieren a las exportaciones durante la campaña comercial, que va de julio a  junio en el caso del trigo y los cereales secundarios y de enero a diciembre en el caso del arroz (segundo año indicado).
4/   Puede no ser igual a la diferencia entre suministros y utilización debido a las diferencias en las campañas comerciales de los distintos países.
5/   Los cinco mayores exportadores de granos son la Argentina, Australia, el Canadá, la Unión Europea y los Estados Unidos; los mayores exportadores de arroz son la India, el Pakistán, Tailandia, los Estados Unidos y Viet Nam. Por  “desaparición” se entiende la utilización interna más las exportaciones para una campaña dada.