Previous PageTable Of ContentsNext Page


Delimitation of community lands in Mozambique:
a participatory training process

This article summarizes a training process that was implemented to elaborate and test a methodology framework for the delimitation of local community lands in Mozambique. The activity was developed under Project GCP/MOZ/059/NET: Support to the Development and Implementation of a National Land Programme. The project began with FAO cooperating with the Government of Mozambique on the revision of the Land Law. This was completed, as far as the legal aspect is concerned, with the drafting of the Technical Annex to the Regulations of the Law, signed in December 1999.

Mozambique's new Land Law (Law 19/97) ensures land rights when a community identifies areas of land use and management and areas of other natural resources. The Technical Annex lists the stages in the methodology framework to be used to delimit community lands. The conception of this methodology framework for the delimitation of community lands was based on a process that involved technical experts and decision-makers from government and non-governmental institutions and the communities themselves.

Délimitation des terres communautaires au Mozambique: un processus de formation participative

Cet article présente la synthèse d'un processus de formation mis en oeuvre afin d'élaborer et de mettre à l'essai un cadre méthodologique pour la délimitation des terres des communautés locales au Mozambique. Cette activité s'est déroulée dans le cadre du projet GCP/MOZ/059/NET, Soutien au développement et à la mise en œuvre d'un programme national foncier. Le projet a pris naissance dans le cadre de la coopération entre la FAO et le Gouvernement du Mozambique pour la révision de la loi foncière qui a abouti, pour sa dimension juridique, à la préparation de l'Annexe technique aux règlements d'application de la Loi, signée en décembre 1999.

La nouvelle Loi foncière (Loi 19/97) du Mozambique garantit les droits territoriaux là où une communauté identifie les espaces d'utilisation et de gestion des terres et des autres ressources naturelles qui y existent. L'Annexe technique comprend les différentes étapes du cadre méthodologique qui doivent être appliquées pour délimiter les terres communautaires. La conception du cadre méthodologique pour la délimitation des terres communautaires a été le fruit d'un processus auquel ont participé des experts techniques et des décideurs d'institutions gouvernementales et non gouvernementales, ainsi que les communautés elles-mêmes.

Delimitación de tierras de las comunidades en Mozambique:
un proceso de capacitación participativa

S. Madureira

Sevy Madureira es geógrafa-socióloga.
Consultora GCP/MOZ/059/NET

Este artículo presenta la síntesis de un proceso de capacitación implementado para elaborar y probar un marco metodológico para la delimitación de tierras de las comunidades locales en Mozambique. Esta actividad fue desarrollada en el ámbito del Proyecto GCP/MOZ/059/NET - Apoyo al desarrollo e implementación de un Programa nacional de tierras. El proyecto comenzó a través de la cooperación de la FAO con el Gobierno de Mozambique para la revisión de la Ley de Tierras, que fue concluida en lo que se refiere a su aspecto legal con la elaboración del Anexo Técnico a los reglamentos de la Ley, firmado en diciembre de 1999.

La nueva Ley de Tierras (Ley 19/97) asegura los derechos territoriales mediante los cuales una comunidad identifica los espacios de uso y gestión de la tierra y de otros recursos naturales. El Anexo Técnico incluye los pasos del Marco Metodológico que debe ser utilizado para la delimitación de las tierras de las comunidades. Para la concepción de este marco metodológico para la delimitación de tierras de las comunidades se instaló un proceso donde participaron técnicos y dirigentes de instituciones gubernamentales y no gubernamentales y las propias comunidades.

UNA REFLEXIÓN SOBRE EL PROCESO DE CAPACITACIÓN

Partiendo del presupuesto de que la nueva Ley de Tierras trata la cuestión de la delimitación con la participación de las comunidades, la construcción de una metodología para tal fin no podría omitir principios que materializasen una participación efectiva. ¿Qué se entiende por capacitación participativa? Mejor dicho, ¿Podrá existir capacitación sin participación?

Aunque se pueda afirmar que no, en la praxis de procesos cognitivos tradicionales la capacitación tiene como diseño una vía emisora y otra receptora del conocimiento. En el caso del dominio e implementación de tecnologías, la asistencia técnica tradicional es un modelo donde los espacios están bien definidos, por un lado el saber de los técnicos y por el otro la recepción pasiva de los campesinos, y no siempre hay una coherencia con las prioridades efectivamente requeridas.

De igual forma, se verifican los procesos tradicionales de demarcación de tierras, donde el proceso cultural de apropiación del espacio por las comunidades no es considerado, quedando éstas al margen de la decisión de las instituciones responsables por esta actividad y, que en general, aísla a las comunidades de los espacios concedidos a privados.

Asegurar los derechos de las comunidades sobre su territorio es sin duda uno de los avances de la nueva Ley, sin embargo, el distanciamiento de éstas de las oportunidades de desarrollo o también de la perspectiva de una equidad social y económica que las aproxime a una realidad que garantice una reproducción digna y sostenible, requieren una práctica más allá de una delimitación reconocida oficialmente.

Para corroborar una Ley, que abre espacio para la consolidación cultural del concepto de comunidad local y su participación en la delimitación de sus tierras, se diseñó una propuesta amplia en el aspecto que definiese a quién y cómo capacitar y, ampliando los límites del objetivo central, que la delimitación abriese caminos para el desarrollo.

Para tal fin, es necesario el conocimiento de las potencialidades y la valoración de los otros recursos naturales allí existentes y de qué forma éstos son actualmente utilizados y administrados por la población.

Se definió entonces que el marco metodológico a probar partiría de la aplicación de los principios de un diagnóstico rural participativo, teniendo como meta la delimitación de las tierras de las comunidades.

El reconocimiento de las personas que son objeto del diagnóstico, dónde están y cuáles son sus perspectivas de crecimiento en función de la cantidad y diversidad de recursos naturales, permite una nivelación interna. Al final del diagnóstico participativo, no sólo se materializa la seguridad de permanencia y control del territorio a través de la delimitación sino también un nuevo saber y una nueva identidad.

En el método participativo, el proceso de recolección de las informaciones para conocer el perfil histórico de la comunidad, la forma de ocupación del espacio y su organización para uso y gestión de los recursos disponibles suponen la participación de los técnicos como facilitadores. Esta labor va desde la conducción de reuniones iniciales hasta la elaboración de mapas participativos, matrices y diagramas, más allá de la indicación de los límites territoriales por la misma comunidad. Para los técnicos, es una forma diferenciada de relacionarse con la comunidad y de ejercer su función. Se evidenció así un nuevo aprendizaje que requirió un proceso de capacitación específico.

En el momento en que las organizaciones iniciaron su trabajo de sensibilización, se comprendió que esta experiencia piloto era nueva para la comunidad. El método adoptado para implementar la delimitación, el diagnóstico rural participativo supone que la comunidad, en varios de sus segmentos internos, sea el principal actor del proceso. El método participativo, la construcción de matrices y diagramas con las informaciones dadas por la misma comunidad, considerando a los técnicos como facilitadores, es uno de los momentos de aprendizaje. Para las instituciones que participaron de este proceso, se abrió un nuevo horizonte con la práctica de una actividad desarrollada a través de una acción compartida, o sea una coparticipación efectiva.

Pasos para estructurar la propuesta de capacitación y el contenido de los cursos

La diversidad cultural del país indicó la necesidad de un primer recorrido por las provincias con varios objetivos:

Diseño de una propuesta de capacitación

La definición de la estructura programática de los cursos y todos los requisitos necesarios para éstos, con especificidades relativas a enfoques culturales de las tres principales regiones del país se realizó en un segundo momento.

El conocimiento generado en el primer momento, indicó un diseño estructurado en dos etapas. La primera, de nivelación conceptual e iniciación al método del diagnóstico rural participativo1, con el siguiente contenido:

1. El contexto político

El tema de apertura ofrece un panorama de la actual posición del Gobierno con respecto a un Programa nacional de tierras que busca promover el crecimiento económico y la eliminación de la pobreza a través de la inversión privada.

Se retomó el objetivo principal de la política nacional de tierras, aprobada por el Gobierno en 1995, que define: «Asegurar los diversos derechos del pueblo mozambiqueño sobre la tierra y otros recursos naturales, como también promover la nueva inversión y el uso sostenible y equitativo de estos recursos.»

Se discutieron los tipos de «derechos diversos» y su aplicación; la promoción de nueva inversión; el uso sostenible y el uso equitativo.

2. La legislación de tierras

Este asunto que debe ser presentado preferiblemente por un especialista en legislación, atraviesa la estructura del curso. Se examina la Ley de Tierras (Ley 19/97) y los instrumentos para su implementación, destacando los siguientes puntos:

También fueron discutidos los temas centrales del reglamento de la Ley de Tierras que describe detalladamente las tierras de dominio público, el derecho de uso y aprovechamiento, el proceso de petición de un título, sus requisitos y la fiscalización del uso por el Estado. El Anexo Técnico contiene los pasos del proceso de delimitación de tierras ocupadas por las comunidades locales (los nacionales de buena fe), así como la demarcación en el contexto de emisión de nuevos títulos de uso y aprovechamiento para individuos y colectividades.

3. La delimitación como estrategia de desarrollo

Reflexión sobre la necesidad de delimitar una vez que ya existe el derecho. Se busca esclarecer el proceso de delimitar para entender dónde existe el derecho.

Se abordan las perspectivas que pueden surgir cuando una comunidad elige tener un territorio con límites cerrados o límites abiertos.

Se asegura el derecho; la nueva Ley entrega un capital que da a las comunidades la oportunidad de establecer coparticipaciones con inversores. Estas coparticipaciones y el desarrollo son los resultados finales e ideales del proceso y de la delimitación de tierras.

4. La base técnica de la delimitación

Para poder registrar el derecho de una comunidad local en el catastro nacional es necesario:

Para identificar la ocupación habitual se ha de llevar a cabo:

5. Identificar a la comunidad local

Se abordó este tema a través del análisis de la organización social, considerando la gestión de las tierras y la promoción del desarrollo y de las instituciones y territorios de gestión.

Según la Ley de Tierras, la «comunidad local» es el conjunto de familias que explotan y administran sus tierras según las normas y prácticas habituales, utilizando una misma estructura como institución de gestión.

6. Método de trabajo: el diagnóstico rural participativo

Es indispensable hacer un diagnóstico para conocer una realidad. El diagnóstico rural participativo fue elegido por su rapidez en la recolección de información y porque involucra a la población como la principal fuente de informaciones, porque sus miembros son los actores principales del proceso.

Luego se desarrollan, a través de varias técnicas de trabajo en grupo, los principios que orientan el diagnóstico rural participativo, o sea:

Con relación al perfil del equipo, se enfatizó que el equipo técnico debía tener tareas y responsabilidades bien definidas y comprendidas por todos, aunque cada individuo dentro de su especialidad pudiese tratar los temas con los que tenía más afinidad. Un equipo interdisciplinario consigue analizar con más consistencia
una realidad adoptando una visión sistémica.

7. Los pasos del proceso de delimitación

Los aspectos pertinentes a la sensibilización conforman el proceso anterior al diagnóstico y cumplen varios objetivos para llegar a un acercamiento que garantice la participación de la comunidad

La sensibilización debe contribuir a la credibilidad del proceso, a la confianza en el trabajo y a un resultado eficaz del diagnóstico.

Relación de las comunidades donde se realizaron los procesos de delimitación

Región

Provincia

Distrito

Comunidad

Norte

Cabo Delgado

Chiure

01. 25 de Setembro

 

Cabo Delgado

Mecufi

02. Muaria

 

Niassa

Lago

03. Chuanga

 

Niassa

D. Ngaúma

04. Ngaúma

 

Niassa

Majune

05. Muaquia

 

Nampula

Nampula

06. Momola

 

Nampula

Meconta

07. Nipuro

 

Zambézia

Maganja da Costa

08. Nante

 

Zambézia

Gurué

09. Mapuagina

Centro

Tete

Angônia

10. Chide

 

Tete

Macanga

11. Baué

 

Manica

Manica

12. U.P. Penhalonga

 

Manica

Manica

13. Pindanyanga

 

Manica

Manica

14. Gomorematede

 

Manica

Manica

15. Chazuca

 

Manica

Manica

16. 23 de Fevereiro

 

Sofala

Gorongosa

17. Canda

 

Sofala

Buzi

18. Estaquinha

Sur

Inhambane

Vilanculos

19. Pambarra

 

Inhambane

Funhalouro

20. Tome

 

Gaza

Chokwé

21. Lionde Sede

 

Gaza

Xai-Xai

22. Nhacutse

 

Gaza

Macia

23. Chichango Mangol

 

Maputo

Matutuine

24. Mamole

 

Maputo

Magude

25. Mahel

 

Maputo

Manhinça

26. Pateque

 

Maputo

Matutuine

27. Massoane

Identificar a la comunidad y sus tierras; (aplicación del diagnóstico participativo).

El diagnóstico rural participativo es un proceso complejo que involucra una serie de entidades y personas, intereses diferentes, logística, problemas de comunicación, etc., lo que indica la prudencia de una buena preparación para garantizar resultados positivos. Durante la preparación se focalizan los siguientes puntos:

Se inicia luego una serie de ejercicios para la aplicación de la metodología que comprenden:

Para la elaboración de un esbozo y de su memoria descriptiva es necesario completar información, validar la información con vecinos, transferir la información al mapa topográfico y establecer georreferencias.

Tomando la información, se discutió cómo completarla, cómo asegurar la participación de los vecinos para validar la identificación de los límites entre dos comunidades. También se hicieron ejercicios para la elaboración del esbozo y de la memoria descriptiva.

La devolución. Este aspecto fue abordado mediante la discusión sobre la diferencia entre la restitución final y la devolución.

Mientras la restitución final se hizo a la comunidad, la devolución se efectuó con la presencia de representaciones de las comunidades vecinas para su validación. La devolución se hace después de la elaboración del esbozo y de la memoria descriptiva efectuada por el equipo, se rellena un formulario del Anexo Técnico, que debe ser firmado por la comunidad directamente interesada, las comunidades vecinas, el administrador del distrito o su representante, el equipo de trabajo y el técnico de catastro.

Registrar los derechos. Finalmente, se presentó la documentación al Catastro Nacional para registrarla a través de los Servicios Provinciales de Geografía y Catastro (SPGC).

Dos meses más tarde, el SPGC emitió un certificado a la comunidad, probando que el proceso de delimitación fue concluido de manera satisfactoria y reconociendo los derechos de la comunidad sobre el territorio identificado.

Los facilitadores. Participaron como facilitadores de los contenidos los tres consultores internacionales2 que diseñaron la propuesta de capacitación y otros consultores nacionales3 que trabajaron sobre temas específicos como la legislación de tierras, la organización social.

La segunda etapa se desarrolló con la aplicación práctica de la metodología a través de experiencias piloto en las comunidades indicadas por instituciones a nivel de las provincias.

El soporte de esa etapa es la aplicación del diagnóstico rural participativo para llegar a la delimitación a partir de la identificación de los límites por la comunidad y con la participación de la representación de las comunidades vecinas, validar los puntos de contacto entre dos comunidades en zonas donde no hay límites naturales visibles o representados en el mapa topográfico.

Los pasos del diagnóstico rural participativo fueron ampliamente discutidos en dos seminarios nacionales por un grupo técnico nacional que acompañó todo el proceso hasta su inclusión en el Anexo Técnico.

La conclusión de los cursos regionales hizo visible la necesidad de ampliar la experiencia de esta capacitación dentro de las provincias, de modo que la metodología fuese replicada en beneficio de un conjunto mayor de técnicos.

En base a esta demanda fue formulada una propuesta para dos cursos de formación de formadores en la metodología de delimitación de tierras de las comunidades. Los participantes fueron seleccionados entre los técnicos ya capacitados en cursos regionales y en experiencias piloto.

El contenido del curso de formadores tuvo como fundamento el contenido de los cursos anteriores y los instrumentos pedagógicos para los nuevos formadores.

Se diseñaron a continuación dos instrumentos de apoyo, tanto para los técnicos ya capacitados en la metodología como para los formadores.

El primero es un «Manual para delimitación de las tierras de las comunidades» que enseña cómo hacer la delimitación según las fases del Anexo Técnico; comprende además un manual del curso, con toda la estructura pedagógica necesaria para actuar como formador.

El segundo instrumento de apoyo es un video que muestra la aplicación de la práctica de un diagnóstico rural participativo en una de las comunidades y tiene como objetivo ilustrar qué es posible hacer.

Resultados alcanzados. En un período de menos de dos años los resultados alcanzados por el Proyecto fueron tres cursos regionales con experiencias piloto; dos seminarios nacionales para la presentación de las experiencias piloto y dos cursos de formación de capacitadores.

Se llegó a un resultado concreto de 230 técnicos capacitados en la metodología de delimitación de las tierras de las comunidades, 38 técnicos capacitados como formadores de la metodología, 27 comunidades involucradas directamente en el proceso de delimitación, además de la sensibilización de las comunidades vecinas que participaron en la etapa de confrontación de los límites y presentación de los resultados del diagnóstico rural participativo.

Esfuerzos generados. La participación intersectorial ampliada a nivel del gobierno central y provincial4.

Inclusión de la Sociedad Civil5.

Acción compartida entre ONG6 y órganos oficiales.

Cooperación ampliada de organismos internacionales que apoyan la Ley de Tierras.

Qué significó este proceso de capacitación participativa. Se destaca la importancia de haber realizado un trabajo con un esfuerzo conjunto, donde se incorporaron los subsidios del equipo nacional responsable del Proyecto y de los demás técnicos que fueron involucrados en varias etapas. Este esfuerzo fue verificado desde la implementación de los cursos regionales con las respectivas prácticas de delimitación a la participación de un grupo de trabajo formado por miembros del Secretariado Técnico de la Comisión de Tierras que acompañaron y participaron en la elaboración del Anexo Técnico y en los seminarios regionales, y finalmente, a los participantes de los cursos y a la población de las comunidades involucradas, fue en efecto un esfuerzo conjunto.

Aunque la mayoría de las experiencias de delimitación está en proceso de
finalización, existe hoy una capacidad técnica instalada a nivel de todas las provincias, en condiciones de implementar esta actividad a través de una metodología que fue ampliamente probada y convalidada por los actores antes mencionados, en el aparato del Estado, en las ONG y en las comunidades.

CONCLUSIÓN

A pesar de todos los esfuerzos y resultados generados, se considera que éste no es un proceso concluido. Es evidente que, aunque el marco metodológico haya sido probado, validado e incorporado en el Anexo Técnico de la Ley de Tierras, todavía faltan otros elementos que deben ser aprendidos por las comunidades y por el propio equipo del aparato del Estado, principalmente en las Provincias donde está instalado el proceso de delimitación.

Con esta experiencia se llevó a la práctica un proyecto de capacitación participativa construido desde la elaboración del marco metodológico hasta su aplicación por un colectivo, que aquí se ha llamado «proceso ampliado de conocimientos».

BIBLIOGRAFÍA

Tanner, C.; De Wit, P.; Sevy Madureira. Manual de Curso de Delimitação de Terras das Comunidades Locais. Maputo, 2000. (En publicación).


1 El contenido de los cursos que se presentaron en forma resumida fueron desarrollados para la elaboración de dos manuales mencionados en la bibliografía.

2 Christopher Tanner; Paul De Wit; Sevy Madureira.

3 Respectivamente, Conceição Quadros; Orlando Nhancale; Vitorino Come.

4 El apoyo al Proyecto, se dio tanto a nivel central como a nivel provincial a través de DINAGECA-Direção Nacional de Geografia e Cadastro; y MINADER-Ministério da Agricultura e Desenvolvimento Rural, junto a los SPGC-Serviços Provinciais de Geografia e Cadastro; SPER-Serviços Provinciais de Extensão Rural; y DPFFB-Divisão Provincial e Floresta e Fauna Bravia.

5CT-Campanha de Terras.

6Entre las ONG figuran: ORAM; World Vision; FOS; Helvetas.

Previous PageTable Of ContentsNext Page