FAO/SMIAR - Perspectivas Alimentarias No. 3 , Junio 1999 p. 4

Previous PageTable Of ContentsNext Page


PERSPECTIVAS ACTUALES DE LA PRODUCCION Y LAS COSECHAS



SITUACION POR REGIONES



ASIA

En Asia, se pronostica que la cosecha de trigo de 1999 se mantendrá cercana al nivel del año anterior (253 millones de toneladas), y se prevé que el aumento de la producción en algunas partes compensará probablemente la disminución en otras. Se pronostica una cosecha récord de trigo de cerca de 73 millones de toneladas en la India, casi 7 millones de toneladas, o sea un 10 por ciento, más que en 1998. En las principales zonas productoras del norte la producción se benefició de unas temperaturas inferiores a lo normal y de un promedio alto de días de sol durante febrero y marzo, y durante las fases críticas del crecimiento las precipitaciones y el riego fueron suficientes. También se prevé una excelente cosecha de trigo en Bangladesh, por segundo año consecutivo, gracias a unas condiciones favorables que han aumentado los rendimientos. En cambio, las perspectivas para la producción de trigo en China, el mayor productor de la región, son menos favorables debido a la sequía registrada a principios de la campaña que afectó a la cosecha principal de invierno. Se pronostica que la producción para este año descenderá en alrededor de 5 millones de toneladas a 105 millones de toneladas. También se prevé que la producción en el Pakistán disminuirá algo, en alrededor de un 4 por ciento, respecto a los 18,7 millones de toneladas producidos el año pasado. Ello se debe principalmente a una merma de los rendimientos como consecuencia de una disminución del uso de fertilizantes, un tiempo seco prolongado en las zonas de secano y la siembra tardía. Una fuerte sequía, la peor que se haya producido hasta ahora, ha afectado a la cosecha de trigo en algunos países del Cercano Oriente. En la República Islámica del Irán se pronostica oficialmente un descenso de la producción situado entre el 20 y el 25 por ciento. En Jordania, una misión de la FAO y el PMA realizada recientemente observó que la cosecha de trigo de 1998/99, estimada en 7 550 toneladas, alcanza a menos del 13 por ciento del nivel de 1997/98. Análogamente, se prevén cosechas de trigo inferiores a la media en el Iraq y Siria.

PRODUCCIÓN MUNDIAL DE CEREALES - PRONÓSTICO PARA 1999

 
Trigo
Cereales secundarios
Arroz (cáscara)
Total 1/
 
1998
1999
1998
1999
1998
1999
1998
1999
 
(. . . . .. . . . . . millones de toneladas . . .. . . . . . . . )
Asia
254,9
253,0
222,4
216,7
523,6
525,5
1 000,9
995,3
Africa
18,2
16,8
81,0
81,0
15,6
16,1
114,8
113,9
América Central
3,3
3,4
28,7
28,1
2,2
2,4
34,1
33,8
América del Sur
15,7
17,0
63,0
60,0
16,8
20,5
95,5
97,6
América del Norte
93,8
84,6
298,5
287,5
8,5
9,4
400,9
381,5
Europa
187,9
183,0
202,2
208,6
3,2
3,2
393,3
394,7
Oceanía
21,3
21,5
9,1
9,2
1,4
1,4
31,8
32,1
TOTAL MUNDIAL
595,1
579,4
904,8
891,1
571,3
578,5 2/
2 071,2
2 048,9
Países en desarrollo
276,4
272,8
383,7
375,5
546,2
552,5
1 206,3
1 200,8
Países desarrollados
318,6
306,6
521,2
515,6
25,1
26,0
864,9
848,1

En Kazajstán, ha comenzado la siembra de la cosecha principal de trigo de 1999. Las condiciones de la siembra son favorables gracias a los niveles satisfactorios de humedad del suelo acumulados desde el otoño pasado, pero es de suponer que la superficie sembrada se reducirá a alrededor de 12 millones de hectáreas debido a la escasez de dinero y/o al acceso limitado al crédito por parte de los agricultores. Sin embargo, si predomina un tiempo normal durante el período vegetativo, los rendimientos deberían recuperarse respecto a los bajos niveles obtenidos en 1998 y la producción de cereales podría alcanzar los 9 millones de toneladas aproximadamente (1998: 7,2 millones de toneladas), incluidos 7,5 millones de toneladas (1998: 5,5 millones de toneladas) de trigo. En Uzbekistán, la superficie total sembrada se ha mantenido estable pero la tendencia ascendente de los rendimientos de los cereales de las parcelas privadas podría determinar una cosecha algo mayor que la de 4,3 millones de toneladas del año pasado. La producción de trigo se pronostica provisionalmente en 1,8 millones de toneladas. En Turkmenistán la producción de cereales aumentó de forma pronunciada en 1998, y este año se pronostica un incremento sólo marginal a alrededor de 1,3 millones de toneladas, si las condiciones son favorables. En Tayikistán, disminuyó la superficie sembrada con cereales (principalmente trigo), y ahora se pronostica que disminuirá la producción a 420 000 toneladas frente a las 500 000 toneladas aproximadamente del año pasado. En Armenia, se prevé una cosecha de cereales más pequeña ya que la sequía registrada en otoño e invierno redujo la superficie sembrada, causó daños al trigo de invierno y disminuyó los suministros de agua para el riego de los cultivos de primavera. En Kirguistán, se continúa utilizando las tierras para cultivos no cerealeros más rentables, y la producción de cereales podría disminuir a alrededor de 1,5 millones de toneladas. En Azerbaiyán, unas lluvias muy intensas podrían resultar beneficiosas y permitir que la producción de cereales se mantenga al nivel de alrededor de 1 millón de toneladas del año pasado. En Georgia, la producción podría aumentar a 850 000 toneladas (1998: 800 000 toneladas).

Ha comenzado o casi ha terminado en los principales países productores la siembra de los cultivos de cereales secundarios de la temporada principal de 1999. Las perspectivas iniciales se presentan satisfactorias en la India, donde se prevé que al final de mayo comenzarán las lluvias monzónicas normales. En 1998, el país recibió lluvias monzónicas normales por décimo año consecutivo. En China, es posible que las intensas lluvias caídas a finales de abril en las partes meridionales y la sequía y bajas temperaturas registradas en el norte hayan retrasado la siembra del maíz, lo cual podría afectar a los rendimientos.

Se pronostica que la producción de arroz de Asia en 1999 aumentará en alrededor de 2 millones de toneladas respecto a la campaña anterior, situándose en 526 millones de toneladas. A diferencia de 1998, en el que los efectos destructivos del fenómeno meteorológico de El Niño retrasaron las siembras en varios países asiáticos, las perspectivas para la campaña de 1999 son mucho más favorables. La campaña está recién comenzando en los países del hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur y en la zona ecuatorial está bastante avanzada, y los primeros informes indican una recuperación de la producción.

En China (Continental), la siembra de la cosecha temprana de arroz de 1999, la primera y más pequeña de las tres cosechas, se encuentra en una fase avanzada. Las perspectivas son inciertas ya que el tiempo ha sido muy variable en los últimos dos meses. Se señala que hacia finales de marzo las bajas temperaturas causaron la pudrición de los plantones del arroz temprano en algunas partes del país, mientras que unas lluvias torrenciales caídas a finales de abril después de una sequía causaron algunos daños a los cultivos. El pronóstico de la producción total de arroz de China en 1999, situado en torno a los 197 millones de toneladas (1998: 193 millones de toneladas) es muy provisional, ya que la mayor parte de la producción total de arroz del país se obtiene de las campañas intermedia y última. En Viet Nam, ya se está recogiendo la cosecha de arroz de invierno y primavera en el sur, pero recién está comenzando en el norte. Se señala que los rendimientos son inferiores a los del año pasado, debido a que durante una parte del período vegetativo el agua disponible fue inferior a lo normal. En consecuencia, la estimación de la producción total de arroz de 1998/99 ha disminuido algo desde el último informe a 28 millones de toneladas. En algunas partes del Delta de Mekong ha comenzado la plantación de la próxima cosecha de verano y otoño, y se señala que las condiciones del tiempo son favorables. En Filipinas, prácticamente ha terminado la recolección de la cosecha secundaria y la estimación total de la producción arrocera de 1998/99 es ahora de 10,2 millones de toneladas, volumen ligeramente superior al de la campaña anterior pero todavía inferior a la media de los últimos cinco años (alrededor de 10,5 millones de toneladas), debido al tiempo desfavorable registrado durante la temporada. Los agricultores están plantando ahora la cosecha de la temporada principal y se prevé una producción normal de alrededor de 11 millones de toneladas en 1999 si las condiciones agroclimáticas son normales.

En Tailandia, se está recogiendo la cosecha de arroz de la segunda temporada y se prevé una producción de más de 4 millones de toneladas, muy superior a las previsiones anteriores, debido a que los cultivos se beneficiaron de unas precipitaciones de nivel excepcionalmente alto durante marzo y abril. La producción total de 1998 se cifra ahora en 22,6 millones de toneladas, volumen semejante al de la cosecha del año anterior. Han comenzado los preparativos para la cosecha de la temporada principal de 1999, y el Gobierno pronostica una producción de alrededor de 18,9 millones de toneladas de arroz, 3 por ciento más que en 1998. En el Japón, los agricultores han empezado a plantar la cosecha de arroz de 1999 que, según los pronósticos oficiales, abarcará alrededor de 1,8 millones de hectáreas, nivel inalterado respecto al año pasado, no obstante la disminución del precio de sostenimiento del arroz registrado en 1999. En la República de Corea, se prevé que la superficie plantada con arroz en 1999 será semejante a la de la temporada anterior (1,1 millones de hectáreas). En base a unos rendimientos medios, la producción arrocera se pronostica en 6,9 millones de toneladas. En Camboya, han comenzado los preparativos para la cosecha de la temporada húmeda de 1999/2000. Para la campaña de 1998/99, el Gobierno calcula una producción de 3,5 millones de toneladas, frente a los 3,4 millones de toneladas del año anterior, ya que los temores de una crítica escasez de agua y del problema de los insectos registrados durante la campaña afectaron la producción arrocera menos gravemente de lo previsto.

En la India, ha comenzado la recolección de la cosecha Rabi, y los buenos resultados ya obtenidos han impulsado al Gobierno a aumentar el pronóstico de la producción total de arroz de 1998/99 en más de 6 millones de toneladas a alrededor de 130 millones de toneladas. Para la plantación de la cosecha principal Kharif para la campaña de 1999/2000 se espera la llegada del monzón sudoccidental. En Bangladesh, se está terminando de recolectar la cosecha Boro, principalmente de regadío, y la producción se estima en alrededor de 9,3 millones de toneladas, o sea un 15 por ciento más que la cosecha Boro de 1997/98, debido principalmente a un aumento de la superficie plantada. Dicho aumento ha compensado en parte las pérdidas producidas por las inundaciones del verano pasado y ha dado lugar a una revisión al alza (de 1,3 millones de toneladas)de la estimación de la producción arrocera nacional en 1998/99, que se sitúa ahora en 28 millones de toneladas, volumen muy poco inferior al del año anterior. Se está plantando la cosecha Aus, la primera y más pequeña de las tres cosechas de arroz de la campaña de 1999/2000. En muchos otros países del hemisferio norte de la región, entre ellos el Pakistán y Myanmar, se espera la llegada de las lluvias monzónicas para comenzar la temporada arrocera de 1999.

En el hemisferio sur, en Indonesia se está recogiendo la cosecha de arroz de la temporada principal y se prevé que al final de junio comenzará la plantación de la cosecha de la segunda temporada. El pronóstico oficial relativo a la producción arrocera de 1999 es de alrededor de 48,7 millones de toneladas, 200 000 toneladas más que la de la temporada anterior. En Sri Lanka, está casi terminada la recolección de la cosecha de arroz Maha (principal) y ha comenzado la campaña Yala. El Gobierno prevé una producción arrocera de más de 3 millones de toneladas, frente a la cosecha de alrededor de 2,7 millones de toneladas del año pasado.


AFRICA

AFRICA SEPTENTRIONAL: Ha comenzado la recolección de la cosecha de trigo de 1999 de la subregión, y la producción total se pronostica en alrededor de 13 millones de toneladas, alrededor de un 8 por ciento menos que en 1998 pero un volumen cercano a la media de los últimos cinco años. Sin embargo, las condiciones son muy variadas en la subregión. En Marruecos, es de suponer que la producción disminuirá de forma pronunciada este año como consecuencia de la insuficiencia de las precipitaciones y de la disminución de la superficie plantada. Los informes acerca de una reducción de las ventas de semillas de calidad y de fertilizantes sugieren también que los rendimientos serán menores. La producción se pronostica provisionalmente en alrededor de 2,3 millones de toneladas, alrededor de un 50 por ciento menos que el nivel de 1998 y cercana a la escasa producción de 1997 afectada por la sequía. También la producción de Túnez debería descender, en un 6 por ciento, respecto al año anterior. En cambio, se prevé que aumentará en alrededor del 40 por ciento en Argelia y en un 4 por ciento en Egipto.

La producción total de cereales secundarios de 1999 en la subregión se pronostica en alrededor de 11 millones de toneladas, volumen cercano al del año anterior. En Marruecos, lo mismo que en el caso del trigo, la sequía ha perjudicado la cosecha de cebada de invierno que, según los pronósticos, disminuirá en un 40 por ciento respecto a 1998. En cambio, en Argelia se supone que las condiciones favorables aumentarán los rendimientos, y se pronostica que la cebada aumentará en 500 000 toneladas con respecto a 1998, situándose en 1,5 millones de toneladas. Todo parece indicar que en Egipto la producción de maíz será semejante a la de 1998.

En Egipto, el principal productor de arroz de la subregión, ha comenzado la plantación de este producto. Hasta ahora han reinado condiciones atmosféricas normales, pero la superficie definitiva que se plantará durante la campaña de 1999 dependerá sobre todo de la disponibilidad de agua para riego.

AFRICA OCCIDENTAL: En el Africa occidental se recibieron las primeras lluvias a principios de marzo en las partes meridionales de los países costeros del Golfo de Guinea, en los que permitieron la plantación de la primera cosecha de maíz. Las lluvias llegaron a las partes septentrionales a principios de abril, permitiendo la plantación del mijo y sorgo. Las imágenes de satélites indican que las precipitaciones fueron inferiores a lo normal durante el comienzo de la estación de las lluvias en el norte y el centro de la mayoría de los países, que pueden haber tenido que resembrar algunos cultivos y podrían obtener una producción reducida de maíz y de arroz de secano. En Liberia, el sector agrícola está mejorando gracias a los programas de rehabilitación en curso, mientras la tensa situación que impera en Sierra Leona impide la mayoría de las actividades. En los países sahelianos, la estación de las lluvias comenzó en abril en el sur de Malí, Burkina Faso y el Chad, lo que permitió emprender los preparativos de la tierra y las plantaciones de cereales secundarios. Las plantaciones continuarán hacia el norte siguiendo la evolución de las lluvias. La disponibilidad de semillas es en general suficiente gracias a las cosechas sin precedentes obtenidas en 1999 en los principales países productores del Sahel. La campaña del arroz de 1999 comenzó en varios países del Africa occidental, y las condiciones atmosféricas son en general favorables.

AFRICA CENTRAL: La plantación de los cereales secundarios está procediendo satisfactoriamente en el Camerún y la República Centroafricana. Las actividades agrícolas se ven impedidas por los disturbios civiles tanto en la República del Congo como en la República Democrática del Congo, donde se está a punto de recoger otra mala cosecha de temporada B.

AFRICA ORIENTAL: Ha comenzado la recolección de la cosecha de trigo de 1999 en el Sudán. Se calcula que la producción disminuirá de forma pronunciada respecto al año anterior y será muy inferior a la media, situándose en alrededor de 182 000 toneladas. La mengua de la cosecha se atribuye a una fuerte reducción de la superficie plantada y a una disminución de los rendimientos, debido a la siembra tardía y a las elevadas temperaturas registradas durante el período vegetativo. En Etiopía, las perspectivas iniciales son inciertas debido a la irregularidad de las lluvias, pero en Kenya son favorables como consecuencia de las lluvias buenas recibidas hasta ahora.

En varios países de la subregión ha comenzado la plantación de los cereales secundarios de la temporada principal de 1999, y las perspectivas son variadas. En Kenya, unas lluvias abundantes caídas en marzo y abril beneficiaron a los cultivos en desarrollo. En Uganda, los cereales secundarios de la temporada principal de 1999 se han beneficiado de unas precipitaciones recibidas durante la mayor parte de marzo y abril. En Somalia, pese a unas lluvias buenas caídas en marzo, que aportaron algún alivio a las partes meridionales y septentrionales de Somalia, la situación del agua y de los pastizales sigue empeorando en las partes orientales del país. En el Sudán y en Eritrea, la plantación de la cosecha de la temporada principal de 1999 comenzará en junio. En Etiopía, las perspectivas para la cosecha de cereales secundarios de 1999/2000 son inciertas debido a la escasez e irregularidad de las precipitaciones caídas durante la campaña belg. La cosecha de 1998/99, ya recolectada, fue significativamente superior a la media debido a unas condiciones agroclimáticas favorables.

AFRICA AUSTRAL: La recolección de los cereales secundarios de la temporada principal de 1999 está muy avanzada. Aunque las precipitaciones caídas durante el período vegetativo fueron en general satisfactorias, parece que unas inundaciones y rachas secas localizadas han tenido repercusiones mayores de lo previsto en los rendimientos. El último pronóstico de la FAO cifra la producción total de los cereales secundarios de 1999 de la subregión en 14,9 millones de toneladas, volumen cercano a la cosecha menguada del año pasado. Sin embargo, el resultado varía mucho de un país a otro. En Sudáfrica, el mayor productor de la subregión, se pronostica que la producción de cereales secundarios disminuirá en alrededor del 16 por ciento respecto al año anterior, situándose en 6,8 millones de toneladas, de los cuales deberían corresponder al maíz 6,3 millones de toneladas (1988: 7,6 millones de toneladas). En cambio, en Zambia, pese al tiempo irregular reinante en algunas zonas, se calcula que la producción de cereales secundarios supera considerablemente el bajo nivel del año pasado. En Zimbabwe, se calcula una producción de maíz superior al bajo nivel del año pasado pero aún así inferior a la media. Unas lluvias excesivas recibidas durante la campaña provocaron inundaciones que causaron pérdidas de cosechas y redujeron el potencial de rendimiento. En Angola, la producción de cereales secundarios de este año ha disminuido menos de lo previsto, y unas buenas lluvias recibidas durante la campaña compensaron en parte el trastorno del sector agrícola causado por la guerra civil. En Mozambique, a pesar de las grandes inundaciones registradas a comienzos de la campaña se prevé una cosecha buena, superior a la de 1998/99. También en Malawi se estima que la producción de cereales secundarios será superior al nivel del año pasado, gracias a unas lluvias superiores a lo normal y bien distribuidas durante la campaña. En Botswana, se calcula que la producción aumentará respecto a la mala cosecha del año pasado, pero manteniéndose en niveles inferiores a la media debido a unas rachas secas registradas en las partes sudorientales. En febrero también unas rachas secas afectaron a los rendimientos en Lesotho, donde la producción ha aumentado, pero menos de lo previsto. Las últimas informaciones confirman que la producción total de trigo de la subregión en 1998/99, obtenida al final de 1998, disminuyó en una tercera parte respecto al nivel del año anterior, situándose en 1,8 millones de toneladas. Ello se atribuye principalmente a una reducción de la superficie plantada como respuesta a los bajos precios internacionales. Está a punto de comenzar la cosecha de trigo de 1999/2000.

Ha comenzado la recolección de la cosecha de arroz de 1999 en Madagascar, el principal país productor de arroz de la subregión. Se señala que las condiciones agroclimáticas han sido en general buenas. Hubo infestaciones de langostas migratorias Malagasy en diferentes partes del país, pero las medidas adoptadas para combatirlas durante la última parte de 1998 y principios de 1999 lograron reducir su alcance. También ha comenzado la cosecha de arroz en Mozambique. Como las condiciones de crecimiento han sido favorables, es de suponer que la producción estará cercana al nivel récord de 192 000 toneladas del año pasado, o que incluso la superará.


AMERICA CENTRAL Y EL CARIBE

La recolección de la cosecha de trigo de 1999 en México está muy avanzada, con un tiempo en general seco en las principales zonas productoras de regadío del noroeste. La producción se pronostica en alrededor de 3,4 millones de toneladas, volumen ligeramente superior a la del año anterior. El aumento se debe principalmente a una ligera expansión de la superficie plantada y a la mejora de los rendimientos en algunas zonas.

Unas lluvias normales están beneficiando la plantación de las cosechas de cereales secundarios de la primera temporada de 1999/2000, que recién ha comenzado en América Central. Si predominan condiciones atmosféricas favorables, la producción de maíz, el principal cereal secundario, debería recuperarse en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, tras el mal tiempo registrado en los dos años anteriores que afectó gravemente a los cultivos. Pero en Honduras se prevén plantaciones inferiores a la media a causa de los bajos precios al productor. En México, se pronostica provisionalmente que la superficie sembrada con la importante cosecha de maíz de primavera/verano estará en torno a la media si vuelve a llover normalmente. En cambio, se supone que disminuirá con respecto a 1998 la superficie plantada con sorgo, debido a la escasa demanda de la industria forrajera, y al efecto negativo de una racha seca prolongada. En el Caribe, unas lluvias normales están beneficiando el desarrollo de los cereales secundarios recién plantados en la República Dominicana, y se espera la recuperación de la producción de maíz a un nivel medio. En Haití, la recolección del maíz de secano y de los cultivos de frijoles de montaña comenzará a partir de finales de mayo, previéndose producciones de nivel medio. En Cuba, el tiempo excepcionalmente seco que imperó durante la presente campaña ha causado déficit de humedad en la provincia de Camagüey y en las provincias del extremo oriente, así como en las provincias occidentales de La Habana y Pinar del Río.


AMERICA DEL SUR

Están comenzando los preparativos de la tierra en los países meridionales para la plantación de la cosecha de trigo de 1999/2000. En la Argentina, se supone que las siembras aumentarán con respecto al bajo nivel del año pasado, pero probablemente serán inferiores a la media de los últimos cinco años, debido a que las perspectivas de los precios del trigo siguen siendo malas en relación con algunos otros cultivos. En Brasil, donde ya ha comenzado la siembra en algunas partes, las perspectivas son mejores y se prevé un incremento de la superficie plantada con respecto al promedio alcanzado el año pasado, llegando a un nivel superior a la media. Ello se debe principalmente a una serie de medidas adoptadas recientemente por el gobierno, destinadas a mejorar la producción interna y reducir de esa manera la necesidad de importaciones. En el Uruguay y Chile, se esperan plantaciones entre medias y ligeramente superiores a la media, tras los escasos resultados de 1998/99, particularmente en el último país como consecuencia del mal tiempo. En los países andinos, en Bolivia unas lluvias normales han beneficiado la plantación del trigo de invierno que ha empezado en Santa Cruz, el principal departamento productor de la región oriental. Si las condiciones atmosféricas siguen siendo favorables, se prevé una producción superior a la media. En el Perú, en las últimas semanas ha reinado un tiempo en general seco y la producción de trigo recogida durante enero/marzo se calcula en alrededor de 100 000 toneladas, frente a las 525 000 toneladas del mismo período del año pasado. La mayor parte de las operaciones de recolección deberían tener lugar durante el período de mayo a julio y se prevé que este año la producción estará en torno a la media. En el Ecuador, unas lluvias normales recibidas en el altiplano, donde se produce la mayor parte del trigo, han beneficiado los cultivos en desarrollo y se espera una producción media.

La recolección de las cosechas de cereales secundarios de 1999 está muy avanzada en la mayoría de los países australes. En Argentina, se prevé una sensible disminución de la producción respecto al nivel récord de 1998 a causa principalmente de los precios poco atractivos, pero aun así la producción de maíz estará en torno a la media de los últimos cinco años. En Brasil, ha terminado la recolección de la cosecha de maíz de la temporada principal de 1999 y la producción total (ambas cosechas) se calcula provisionalmente en un nivel medio de 32,4 millones de toneladas, lo que representa una recuperación respecto a la escasa cosecha del año pasado. En el Uruguay y el Paraguay se calculan provisionalmente producciones de maíz de nivel medio y superior a la media, respectivamente. En cambio en Chile se estima que la cosecha de maíz de 1999 ha descendido, debido a la sequía, a 635 000 toneladas, en comparación con la cosecha media de 940 000 toneladas obtenida el año pasado. En los países andinos, en Bolivia unas lluvias normales recibidas en las últimas semanas han beneficiado a los cultivos de maíz y cebada de la temporada principal que se están desarrollando y se prevén producciones medias, superiores a la cosecha afectada por la sequía de 1998. En el Perú, ha comenzado la recolección del maíz (blanco y amarillo) y se prevé una producción superior a la media aunque inferior a las producciones obtenidas en los dos últimos años. En el Ecuador, siguen cayendo lluvias intensas en las provincias costeras con los consiguientes efectos perjudiciales en los cultivos. Ha terminado la recolección de la cosecha del maíz blanco (de verano) mientras que la del maíz amarillo (de invierno) está en curso. A pesar de los daños causados por las lluvias, es de suponer que la producción se recuperará significativamente con respecto a las cosechas gravemente menguadas del año pasado. En Colombia y Venezuela, unas lluvias entre normales y superiores a lo normal han beneficiado la plantación de los cultivos de maíz y sorgo. Todo parece indicar una producción de nivel medio.

Las perspectivas para la cosecha de arroz de 1999 en la región latinoamericana son favorables. Las condiciones agroclimáticas son en general buenas y podrían obtenerse producciones de nivel récord en algunos países tras las cosechas gravemente menguadas de 1998 afectadas por el mal tiempo. En Argentina, donde se ha recogido la mayor parte de la cosecha de arroz, el pronóstico de la producción ha aumentado en 200 000 toneladas con respecto al informe anterior, situándose en un nivel récord de 1,5 millones de toneladas. El aumento se atribuye a un incremento de la superficie y de los rendimientos. Análogamente, se pronostica que en el Brasil la producción se recuperará a alrededor de 11,4 millones de toneladas, lo que representaría un salto del 34 por ciento respecto a 1998, debido tanto a la fuerte mejora de los rendimientos como al aumento del 16 por ciento de la superficie a 3,7 millones de hectáreas. La recolección de la cosecha de arroz de 1999 está llegando a su término en el Uruguay, el otro gran productor de la región, y se prevé una cosecha máxima de 1,2 millones de toneladas, 40 por ciento más que en la campaña anterior. En Guyana, ha terminado la recolección de la primera cosecha, y la plantación de la segunda cosecha, que es más grande empezará dentro de poco. Se prevé que la producción total de 1999 alcanzará un nivel récord de 600 000 toneladas, debido al aumento de la superficie sembrada y de los rendimientos. En Bolivia, donde la recolección de la cosecha de arroz de 1999 está muy avanzada, se prevé que la producción será igual a la del año pasado (300 000 toneladas).


AMERICA DEL NORTE

En los Estados Unidos, la producción total de trigo (de invierno y primavera) de 1999 se pronostica oficialmente en 61,1 millones de toneladas, 12 por ciento menos que el año anterior, debido principalmente a una notable reducción de las plantaciones de trigo de invierno y a una disminución de los rendimientos previstos tras los niveles récord alcanzados el año pasado (véanse los cuadros A.10 y A.11). La estimación de la superficie plantada con trigo de invierno se mantiene inalterada en 17,6 millones de hectáreas, alrededor de un 7 por ciento menos que el año anterior y el nivel más bajo desde 1972/73. Sin embargo, las condiciones favorables del tiempo durante el invierno han causado una disminución de las tasas de destrucción invernal, y la reducción de la superficie cultivada debería ser menos significativa. Con respecto a la cosecha del trigo de primavera, las plantaciones han terminado a mediados de mayo y se pronostica que la superficie aumentará en alrededor del 1 por ciento a 7,95 millones de hectáreas. En el Canadá, el informe oficial de marzo sobre las intensiones de siembra (véase el cuadro A.12) indica una reducción marginal de la superficie sembrada con trigo con respecto al año anterior. La siembra comenzó lentamente a principios de mayo debido a un tiempo frío y húmedo, pero si las condiciones atmosféricas mejoran pronto y se realizan las intensiones de siembra, la producción de trigo en 1999 se pronostica en alrededor de 23,5 millones de toneladas.

Con respecto a los cereales secundarios, la plantación del maíz en los Estados Unidos comenzó lentamente a finales de abril debido a un tiempo húmedo. Sin embargo, las condiciones mejoraron en mayo y para mediados de mes se había sembrado alrededor del 75 por ciento, lo que representa un ritmo superior al de la media de los últimos cinco años. Debido a importantes impedimentos provocados por las condiciones atmosféricas en las fases finales de la plantación, la superficie sembrada con maíz debería ser de alrededor de 31,7 millones de hectáreas, un 2,5 por ciento menos que el año anterior, como se indica en el informe de 1999 del USDA acerca de las perspectivas sobre las plantaciones (véase el cuadro A.11). Suponiendo que los rendimientos sean conformes a la tendencia, la producción de maíz de 1999 debería decrecer en alrededor de un 3 por ciento (véase el cuadro A.10). La producción total de cereales secundarios de 1999 en los Estados Unidos se pronostica en torno a los 263 millones de toneladas. En el Canadá, las informaciones iniciales dadas en marzo acerca de las intensiones de siembra (véase el cuadro A.12), indican una disminución de la superficie sembrada con los cereales secundarios principales, ya que se supone que los agricultores cultivarán otros cultivos no cereales. Aunque mucho depende todavía del tiempo que haga en el resto del período de siembra, se pronostica provisionalmente que la producción total de cereales secundarios descenderá en 1999 a alrededor de 25 millones de toneladas, con respecto a los 27 millones de toneladas aproximadamente obtenidos en 1998.

En los Estados Unidos, la plantación de la cosecha de arroz de 1999 está casi terminando y se prevé una producción sin precedentes de alrededor de 9,4 millones de toneladas, 11 por ciento más que en la campaña anterior. El pronóstico se basa en las perspectivas de plantaciones indicadas en marzo por el USDA, que informa que los agricultores probablemente planten alrededor de 1,5 millones de hectáreas de arroz, lo que representa un aumento de más de 100 000 toneladas respecto a la campaña anterior y el segundo nivel más alto que se haya registrado. En junio se realizará una encuesta sobre la superficie efectiva que se ha plantado.


EUROPA

El último pronóstico de la FAO cifra la producción total de cereales de 1999 en la CE en 202,5 millones de toneladas, alrededor de un 4 por ciento menos que el año pasado pero aún así un poco superior a la media de los últimos cinco años. La disminución de la cosecha se debe a una reducción de la superficie debida en parte al mal tiempo y en parte a un incremento del 5 por ciento de los requisitos de detracción obligatoria. Además, se prevé que un tiempo en general menos favorable que el año pasado durante el invierno y en lo que va de la primavera determinará un disminución de los rendimientos medios en la mayor parte de la Comunidad. La producción de trigo se pronostica en 98,6 millones de toneladas, un 4 por ciento menos que en 1998, mientras que también se pronostica que la producción total de cereales secundarios descenderá el alrededor del 4 por ciento a 101,2 millones de toneladas. En la CE, ha comenzado la campaña del arroz de 1999. Las actuales indicaciones apuntan a una superficie de 400 000 hectáreas y a una producción de 2,7 millones de toneladas, valores casi inalterados respecto al año pasado.

En los países de Europa oriental, salvo pocas excepciones, la producción de cereales de 1999 debería también disminuir con respecto al año pasado. En Albania, se pronostica provisionalmente que la producción de cereales en 1999 será semejante a la del año pasado, situándose en un nivel de 600 000 toneladas aproximadamente, de las cuales al trigo corresponderían entre 350 000 toneladas y 400 000 toneladas. En Bulgaria, se pronostica que la producción de trigo de 1999 disminuirá en un 18 por ciento a 2,7 millones de toneladas debido a una reducción de la superficie plantada y de las aplicaciones de fertilizantes. En Croacia, la superficie sembrada con trigo de invierno disminuyó de forma pronunciada y se prevé un descenso de la producción en alrededor del 40 por ciento con respecto a 1998. En respuesta, es posible que aumente algo la superficie sembrada con cereales de primavera, pero es probable que la producción total de cereales en 1999 sea muy inferior a la del año anterior. En la República Checa, se prevé que la superficie total de cereales que se cosecharán en 1999 disminuirá en alrededor del 8 por ciento respecto a 1998. Suponiendo rendimientos normales, se pronostica que la producción total de cereales descenderá en alrededor del 5 por ciento a 6,4 millones de toneladas. En Hungría, se prevé que la producción de trigo de este año descenderá a 3,2 millones de toneladas, alrededor de un 35 por ciento menos que la cosecha de 1998. El incentivo que tuvieron los agricultores para plantar trigo en el otoño pasado se vio debilitado después que experimentaron graves problemas de comercialización de sus cosechas de 1998, pero también el mal tiempo tuvo un gran impacto en la superficie sembrada. Además, se señala que las grandes inundaciones registradas a principios de la primavera han destruido o dañado gravemente varios miles de hectáreas de trigo. La superficie definitiva sembrada en 1999 debería ser alrededor de la mitad de la del año anterior. En la ex República Yugoslava de Macedonia las perspectivas actuales indican pocos cambios en la producción de cereales de 1999. La producción total de cereales se pronostica en alrededor de 600 000 toneladas, de las cuales al trigo corresponderían alrededor de 300 000 toneladas.

En Polonia se prevé una cosecha de cereales menor. Aunque se calcula que la superficie sembrada con cereales de invierno para la cosecha de 1999 se ha mantenido semejante a la del año anterior, los rendimientos deberían ser inferiores ya que muchos agricultores deben hacer frente a problemas financieros que reducirá el uso de insumos. La producción de trigo se pronostica provisionalmente en 8,7 millones de toneladas en comparación con la cosecha abundante de 9,5 millones de toneladas obtenida en 1998. En Rumania, se prevé para 1999 otra cosecha de trigo reducida. En vista de la disminución de la superficie sembrada en agosto pasado, aún cuando los rendimientos mejorarán considerablemente respecto a los niveles de 1998, la producción de trigo se pronostica en sólo 5 millones de toneladas, frente a los 5,2 millones de toneladas del año anterior. Sin embargo, la cosecha del maíz de verano debería recuperarse respecto al bajo nivel del año pasado hasta alcanzar los 10,5 millones de toneladas aproximadamente. En la República Eslovaca, las perspectivas para la producción de cereales de 1999 son inciertas. Se señala que la superficie plantada con trigo de invierno se ha limitado a alrededor de 250 000 hectáreas debido a las malas condiciones del tiempo registradas en el otoño pasado. La superficie objetivo era de 400 000 hectáreas. El aumento de las plantaciones de primavera se planificó para compensar la escasa superficie sembrada con cultivos de invierno, pero el resultado definitivo todavía no se conoce. En Eslovenia, se estima que la superficie sembrada con trigo de invierno será a la del año anterior en alrededor de un 10 por ciento, pero las condiciones atmosféricas han sido óptimas hasta ahora y se esperan buenos rendimientos. Suponiendo condiciones atmosféricas normales durante el resto de la campaña, la producción de trigo debería ser semejante a la cosecha de trigo obtenida el año pasado de 190 000 toneladas. En la República Federal de Yugoslavia, a parte de la grave reducción de la producción de cereales prevista en la provincia de Kosovo para este año a causa de las repercusiones de la actual crisis humanitaria, también se prevé que la producción en todo el resto del país también se verá afectada por la crisis actual. Es probable que la escasez de combustibles y fertilizantes y los temores acerca de la seguridad tengan un efecto negativo en la producción de este año.

Más al este de la región, en Belarús, Moldova, la Federación de Rusia y Ucrania, una primavera temprana y benigna ha posibilitado el comienzo temprano de las plantaciones de cereales de primavera y ha mejorado la situación de los cultivos de invierno. Sin embargo, la difícil situación económica por la que atraviesan todos estos países debería deprimir el potencial del rendimiento. En Belarús, el pronóstico oficial relativo a la cosecha de cereales de 1999 se ha rebajado a alrededor de 6 millones de toneladas (1998: 4,9 millones de toneladas) en vista de los problemas que experimentan los agricultores. La FAO pronostica la producción de trigo en 900 000 toneladas (1998: 800 000 toneladas) y la de cereales secundarios en 4,4 millones de toneladas (1998: 3,7 millones de toneladas). En Moldova, los problemas financieros y las limitadas oportunidades de comercialización debería mantener la producción de 1999 cerca del nivel de 2,7 millones de toneladas del año pasado, incluidos 1,1 millones de toneladas de trigo. En la Federación de Rusia, el pronóstico inicial de la FAO relativos a la producción de cereales y legumbres se mantiene en 65 millones de toneladas. En este nivel, la producción superará en alrededor de 10 millones de toneladas a la producción estimada del año pasado, debido a los buenos incentivos que recibieron los productores tras la mala cosecha del año pasado y al tiempo normal. Sin embargo, la producción pronosticada se mantiene algo inferior a la media de los últimos cinco años debido a una reducción de la superficie sembrada con cereales de invierno (principalmente trigo), a la considerable destrucción invernal (1,7 millones de hectáreas), la pérdida de potencial de rendimiento en algunas zonas (en algunas partes del Cáucaso Norte y el Volga) y las dificultades financieras que se registran en todos los niveles de la cadena de cereales. Se pronostica provisionalmente que la producción de trigo se recuperará algo a 33 millones de toneladas (1998: 30 millones de toneladas), mientras que la de los cereales secundarios podría recuperarse a 30 millones de toneladas (1998: 22,5 millones de toneladas). Estos pronósticos son muy provisionales ya que la siembra de primavera todavía está en curso. En Ucrania, las perspectivas iniciales para los cereales de 1999 son buenas. La situación de los cultivos ya sembrados es buena y la siembra de los cereales de primavera (excepto el maíz) está llegando a su término. El alcance de la destrucción invernal fue menor que la del año pasado (600 000 hectáreas en el sector público, en comparación con las 842 000 hectáreas del año pasado) pero se señalan considerables infestaciones de malezas en los cultivos. Se pronostica provisionalmente que la producción total de cereales y legumbres superará en un 10 por ciento a la cosecha reducida por la sequía del año pasado y que alcanzará los 32 millones de toneladas. Incluidos 18 millones de toneladas de trigo (1998: 17 millones de toneladas) y 13 millones de toneladas de cereales secundarios (1998: 11,5 millones de toneladas).


OCEANIA

En Australia, ha comenzado la plantación de los cultivos de trigo y cereales secundarios de invierno de 1999. Los últimos informes indican todavía un incremento marginal de la zona sembrada este año con trigo. Sin embargo, para mediados de mayo la plantación se encontraba todavía en las fases iniciales en algunas partes y retrasada por la sequía. Se señala que los niveles de humedad del subsuelo son en general suficientes para los cultivos hasta la mitad y la parte final de la campaña. Sin embargo, se necesitan urgentemente unas lluvias buenas que humedezcan la superficie del suelo en todo el país de suerte de que el resto de las plantaciones puedan realizarse antes de que termine el período óptimo para la siembra (mediados de junio) y que favorezca el desarrollo de los cultivos tempranos, de lo contrario el potencial de rendimiento se verá perjudicado. Si se realizan los pronósticos oficiales relativos a la superficie plantada y los rendimientos está en torno a la media, se prevé otra buena cosecha de trigo para 1999 de alrededor de 21,3 millones de toneladas, marginalmente superior a la del año pasado. La cosecha de cebada, que normalmente se planta poco después que la del trigo, debería mantenerse semejante a la del año pasado (5,4 millones de toneladas).

La cosecha de arroz de 1999 está casi terminada y gracias a unas condiciones agroclimáticas favorables durante toda la campaña, se pronostica que la producción alcanzará los 1,35 millones de toneladas, volumen ligeramente superior al de la campaña anterior y muy cercana al nivel récord establecido en 1997.


Previous PageTable Of ContentsNext Page