FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.1, Febrero 2000 - Page 14

Previous PageTable Of ContentsNext Page

OCEANIA

AUSTRALIA (6 de abril)

La plantación de las cosechas principales de trigo y cereales secundarios del 2000 comenzará en mayo. Las condiciones atmosféricas registradas hasta ahora han sido muy favorables, ya que las lluvias generalizadas recibidas en marzo han asegurado una cantidad satisfactoria de humedad del suelo para la emergencia y el crecimiento de los cultivos en la próxima campaña. Sin embargo, los pronósticos oficiales iniciales señalan una disminución de la producción de trigo a alrededor de 22,7 millones de toneladas después de la cosecha récord de 1999, calculada ahora en poco más de 24 millones de toneladas. El pronóstico se basa en unas plantaciones previstas en 11,8 millones de hectáreas, nivel sólo marginalmente inferior al de los 11 950 000 hectáreas del año anterior, y en la suposición de unas condiciones atmosféricas estacionales medias, lo cual da un rendimiento medio de alrededor de 1,9 toneladas por hectárea (2,01 toneladas por hectárea en 1999). Con respecto a la cebada, el principal cereal secundario de invierno, los pronósticos iniciales indican un fuerte incremento de la producción, de 4,3 millones de toneladas en 1999 a 5,3 millones de toneladas, como efecto de unas perspectivas relativamente mejores para los precios en comparación con otros cultivos.

Ha comenzado la recolección de la cosecha menor de cereales secundarios de verano de 1999, principalmente sorgo y maíz. La producción de sorgo se pronostica en alrededor de 1,3 millones de toneladas, frente a 1,7 millones de toneladas en 1999, debido a una disminución de la superficie plantada. Se está recolectando la cosecha de arroz del 2000. Se pronostica oficialmente una contracción de más del 20 por ciento de la producción con respecto a la campaña anterior, a alrededor de 1,1 millones de toneladas. Ello se debe principalmente a una disminución de la superficie plantada, por cuanto las preocupaciones por la disponibilidad de agua para riego determinaron un abandono del cultivo del arroz.


Previous PageTable Of ContentsNext Page