FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.4, Septiembre/Octubre 2000 - Page 8

Previous PageTable Of ContentsNext Page

AFRICA AUSTRAL

ANGOLA* (15 de septiembre)

La escalada de la guerra civil en agosto, particularmente en la provincia oriental de Moxico, ha empeorado una situación humanitaria ya de por sí horrible que reinaba en el país. Las intensas hostilidades continúan acentuando el movimiento de las poblaciones rurales desde la campaña a las capitales provinciales de Moxico, Bie y Uige, así como a los vecinos países de Namibia, Zambia y la República Democrática del Congo. Según los informes de la OCHA de las Naciones Unidas, entre 7 y 8 niños mueren diariamente en la ciudad de Luau, cerca de la frontera con la República Democrática del Congo, debido a la inanición y malnutrición. La población desplazada se calculaba a finales de junio en 2,5 millones de personas, equivalente al 20 por ciento de la población nacional. Debido a la insuficiencia de las promesas de ayuda alimentaria el PMA ha podido prestar asistencia a sólo 1,1 millones de personas de los 1,9 millones de personas que se consideraban necesitadas de asistencia alimentaria de urgencia en las zonas accesibles. Es probable que la distribución de alimentos tenga que reducirse ulteriormente si no se reciben más promesas. Se insta a los donantes a que hagan más contribuciones para impedir que siga empeorando la situación alimentaria de las poblaciones vulnerables que de por sí ya es inestable.

Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA calculó la cosecha de cereales de 2000 en 504 000 toneladas, alrededor de un 6 por ciento menos que el año pasado y la segunda disminución consecutiva de la producción debida a la inseguridad, a la irregularidad de las lluvias recibidas durante la campaña y a la escasez de insumos esenciales. El maíz, principal alimento básico, disminuyó un 8 por ciento, pero aumentaron los cultivos no cerealeros, las raíces en particular.

La necesidad de importación de cereales para 2000/01 (abril/marzo) se calcula en 753 000 toneladas, de las cuales se necesitan 333 000 toneladas como ayuda alimentaria de urgencia.

BOTSWANA (15 de septiembre)

Las últimas estimaciones oficiales indican para el año 2000 una producción de cereales cercana a las 21 000 toneladas, incluidas 11 000 toneladas de sorgo y 9 000 toneladas de maíz. Pese a un incremento del 20 por ciento de la superficie plantada, la producción supera en solamente un 9 por ciento el nivel reducido del año pasado y es inferior a la media de los últimos cinco años. Las intensas precipitaciones caídas entre diciembre y febrero provocaron graves inundaciones en las partes orientales y meridionales causando cuantiosos daños a las viviendas y a la infraestructura y reduciendo gravemente los rendimientos de los cultivos.

Se señala que la situación de los pastizales y del ganado es buena debido a las copiosas precipitaciones recibidas durante la estación de las lluvias.

La necesidad de importación de cereales en la campaña comercial 2000/01 (abril/marzo) se calcula en 250 000 toneladas, incluidas 65 000 toneladas de trigo. Déficit que debería cubrirse con importaciones comerciales.

LESOTHO (15 de septiembre)

Las estimaciones provisionales más recientes señalan para el año 2000 una producción de cereales secundarios de 107 000 toneladas de maíz y 20 000 toneladas de sorgo, un 14 y 40 por ciento menos respectivamente que los niveles del año pasado. Las lluvias tardías e insuficientes caídas al comienzo de la campaña, la prolongada racha seca registrada en enero y las lluvias excesivas caídas posteriormente hasta marzo determinaron una disminución de la superficie plantada y de los rendimientos.

Las perspectivas para la cosecha de trigo de 2000 son inciertas, debido a una disminución de la superficie plantada y al tiempo seco imperante en los últimos meses. Se necesitan con urgencia más lluvias para evitar que disminuyan los rendimientos.

La necesidad de importación de cereales en 2000/01 (abril/marzo) se calcula en 238 000 toneladas, incluidas 55 000 toneladas de trigo. Se prevé que prácticamente todas estas necesidades se cubrirán con importaciones comerciales.

MADAGASCAR (10 de septiembre)

Tres ciclones consecutivos y una tormenta tropical registrada durante el período vegetativo causaron graves daños a los cultivos y a la infraestructura agrícola en las partes centrales y septentrionales de la costa oriental. En la región del sur y en las partes centrales, una sequía redujo gravemente la producción de alimentos. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA calculó la producción de cereales de 2000, principalmente arroz, en 2 330 000 toneladas, volumen inferior en un 15 por ciento al nivel satisfactorio del año anterior. Las necesidades de importación de cereales para la campaña comercial 2000/01 (abril/marzo) han aumentado considerablemente a 518 000 toneladas, de las cuales se prevé que se importarán comercialmente 426 000 toneladas. La ayuda alimentaria de urgencia para las personas afectadas se estimó en 30 000 toneladas, con lo que queda un déficit descubierto de 62 000 toneladas.

La situación del suministro de alimentos se presenta difícil debido a la menguada producción de cereales de este año. En la región meridional estructuralmente deficitaria, donde la producción de alimentos se vio menguada de forma pronunciada por el tiempo seco y la escasez generalizada de batatas, los precios del arroz y de las raíces y tubérculos han aumentado notablemente. Una reciente encuesta sobre la situación del suministro de alimentos en la región señala que 50 de los 90 distritos evaluados experimentarán dificultades alimentarias en la temporada de carestía, y que 240 000 personas de 19 distritos atravesarán graves dificultades alimentarias debidas a la pérdida casi total de la cosecha. Las necesidades de ayuda alimentaria para esta población se calculan en 6 500 toneladas de maíz, el principal alimento básico de la región.

MALAWI (15 de septiembre)

Las estimaciones oficiales definitivas señalan para 2000 una cosecha de maíz de 2 470 000 toneladas, sólo marginalmente inferior a la cosecha récord de 1999 (2 480 000 toneladas). En cambio, la producción de las cosechas secundarias de arroz y de sorgo y mijo disminuyó respecto al nivel del año pasado situándose en 46 000 y 57 000 toneladas respectivamente. Pese a las lluvias tardías e irregulares caídas al comienzo de la campaña y a las posteriores inundaciones y pérdidas de cosechas, las precipitaciones abundantes recibidas durante el período vegetativo permitieron la recuperación de los cultivos y redundaron en un aumento de los rendimientos. Los programas de distribución de insumos agrícolas también contribuyeron a sostener la producción de maíz.

Gracias a otra excelente cosecha de maíz y a una cantidad grande de existencias remanentes, se estima que el país cuenta, por segundo año consecutivo, con excedentes exportables de alrededor de 300 000 toneladas.

Según se prevé, la situación del suministro de alimentos mejorará en general en la campaña comercial 2000/01 (abril/marzo) gracias a la buena cosecha de este año. Los precios de los alimentos son bajos y siguen bajando. Pero se necesita asistencia de ayuda alimentaria para las poblaciones del distrito septentrional de Karonga y en los distritos de Chilkwawa, Nkhotkota y Nsanje, donde la producción mermó de forma pronunciada, primero por la sequía y después por el exceso de lluvias.

MOZAMBIQUE (10 de septiembre)

La producción de alimentos de la segunda temporada se considera buena gracias a una distribución suficiente de semillas, a una abundante humedad del suelo y a unas lluvias entre normales y superiores a lo normal caídas durante el período vegetativo. Debido al rendimiento satisfactorio de la producción de la segunda temporada, así como a las distribuciones de ayuda alimentaria realizadas durante los últimos meses, la situación del suministro de alimentos de un gran número de poblaciones afectadas por las inundaciones de febrero y marzo ha mejorado considerablemente. La distribución gratuita de ayuda alimentaria de urgencia a 650 000 personas afectadas por las inundaciones terminará a mediados de septiembre. Pero quedan todavía muchas familias aisladas debido a los daños causados a las carreteras y a los puentes que impiden el acceso a los mercados. Las evaluaciones de la vulnerabilidad realizadas últimamente señalan que 172 000 personas necesitarán 44 000 toneladas de asistencia alimentaria hasta la próxima cosecha principal que se recogerá en marzo de 2001. La mayor parte de la asistencia provendrá de los proyectos de alimentos por trabajo del PMA. También se distribuirán semillas y aperos a los agricultores afectados por las inundaciones y la sequía para garantizar que la siembra para la temporada principal comience a tiempo, o sea en octubre.

NAMIBIA (15 de septiembre)

Las estimaciones oficiales señalan para el año 2000 una cosecha de cereales secundarios de 136 000 toneladas, incluidas 88 000 toneladas de sorgo y mijo y 49 000 toneladas de maíz. En este nivel, la producción casi duplicará los bajos niveles de los últimos dos años pero aún así es inferior a la producción récord de 1997 (166 000 toneladas). Unas lluvias entre normales y superiores a lo normal caídas desde el comienzo de la temporada causaron inundaciones y pérdidas de cosecha localizadas pero, en su conjunto, se tradujeron en un aumento de la superficie plantada y de los rendimientos.

Los pronósticos provisionales indican una cosecha de trigo de regadío de 2000 de 4 000 toneladas, 6 por ciento menos que el año pasado debido a una disminución de la superficie plantada. Los niveles de agua de los embalses son satisfactorios, y la situación de los pastizales y del ganado se considera entre regular y buena.

El país cuenta con un déficit estructural de cereales. Las necesidades de importación en la campaña comercial 2000/01 (abril/marzo) se estiman considerablemente inferiores a las del año pasado, situándose en 60 000 toneladas de maíz y 50 000 toneladas de trigo, que se cubrirán totalmente con importaciones comerciales y con las existencias que poseen los fabricantes comerciales. Hasta finales de julio, las importaciones de maíz y trigo ascendían a 12 000 y 27 000 toneladas, respectivamente.

SUDAFRICA (15 de septiembre)

Las estimaciones oficiales sobre la producción de maíz para 2000 se han revisado al alza a 10,2 millones de toneladas, 42 por ciento más que la cosecha menguada del año pasado y un volumen superior a la media de los últimos cinco años, debido a un aumento de la superficie plantada y de los rendimientos. Pese a las grandes inundaciones y pérdidas de cosecha producidas en algunas provincias durante el período vegetativo, la zona de maíz no se vio afectada antes, al contrario, se benefició de la abundancia de las precipitaciones. Los excedentes exportables se calculan en alrededor de 2 millones de toneladas y los precios internos han bajado considerablemente respecto al año pasado, probablemente como consecuencia de la disminución de la superficie plantada para la próxima campaña que comenzará en octubre.

El primer pronóstico oficial relativo a la cosecha de trigo de 2000, que se recogerá a partir de octubre, señala una cosecha de 1 790 000 toneladas, un 14 por ciento más que el nivel reducido de 1999 pero aún así inferior a la media. Según las estimaciones, la superficie plantada es superior en un 18 por ciento a la del año pasado debido a que las tierras han sido sustraídas a otros cultivos, pero los rendimientos deberían ser inferiores debido a la irregularidad del tiempo registrado en la principal zona productora de la provincia de Western Cape. En este nivel de producción, las importaciones de trigo en 2001 se prevén en 700 000 toneladas.

SWAZILANDIA (10 de septiembre)

Los pronósticos provisionales oficiales señalan la producción de maíz de 2000 en 72 000 toneladas, lo que representa una disminución de más de una tercera parte respecto al buen nivel del año anterior. El comienzo tardío de la estación de las lluvias determinó una disminución del 10 por ciento de la superficie plantada y perjudicó los rendimientos de los cultivos tempranos. Las lluvias excesivas caídas posteriormente provocaron graves inundaciones en noviembre/diciembre y en febrero/marzo que redujeron aún más los rendimientos.

Como consecuencia de la menguada cosecha de maíz de este año, las necesidades de importación en la campaña comercial 2000/01 (mayo/abril) han aumentado a 40 000 toneladas. Además, el país cuenta con un déficit estructural de trigo y arroz, calculado en 46 000 toneladas. La mayor parte del déficit de alimentos se cubrirá, según se prevé, comercialmente. Las evaluaciones de la vulnerabilidad han identificado a unas 14 000 personas que necesitan ayuda alimentaria de urgencia hasta la próxima cosecha que se recogerá en mayo de 2001.

ZAMBIA (10 de septiembre)

Las estimaciones oficiales más recientes señalan para el año 2000 una cosecha de cereales de 1,5 millones de toneladas, 43 por ciento más que la menguada cosecha del año pasado. La cosecha de maíz se calcula en 1,3 millones de toneladas, frente a las 856 000 toneladas de 1999. A pesar de las grandes inundaciones de principios de marzo y de las pérdidas de cosechas registradas en el valle de Zambezi, las copiosas lluvias recibidas durante el período vegetativo se tradujeron en un aumento de la superficie plantada y de los rendimientos de la cosecha de maíz.

Los pronósticos iniciales indican una cosecha de trigo de 90 000 toneladas en 2000, volumen inalterado respecto al nivel superior a la media del año pasado.

Calculando que la producción será satisfactoria, en los mercados los precios del maíz están bajando. Si se concretizaran los pronósticos, el país debería ser autosuficiente en la campaña comercial 2000/01 (mayo/abril) y, según se prevé, la situación del suministro de alimentos mejorará en general tras dos años de malas cosechas. Con todo, un gran número de personas vulnerables seguirá experimentando dificultades alimentarias.

ZIMBABWE* (15 de septiembre)

Los disturbios civiles surgidos a partir de abril de 2000 continúan perturbando las actividades económicas y agrícolas. Pese a una mejora de las condiciones de crecimiento para la cosecha principal de maíz de este año, la recolección se interrumpió debido a los disturbios, que ya han afectado a 1 600 fincas comerciales. También se señalan robos de cereales. Entre los agricultores comerciales reina un clima de temor, y muchos de ellos han abandonado sus fincas y ganados buscando la seguridad relativa que ofrecen las zonas urbanas.

Los pronósticos oficiales provisionales apuntan a una cosecha de maíz de 2 150 000 toneladas en 2000, lo que representa una producción muy superior tanto a la cosecha menguada de 1999 como a la media de los últimos cinco años. Sin embargo, debido al trastorno de las actividades de la co-secha y del mercadeo en las grandes fincas comerciales, es posible que este pronóstico relativo a la producción del maíz no se concretice, de manera que queda todavía por hacerse una estimación definitiva. Pero si el pronóstico oficial de 2 150 000 toneladas llegara a alcanzarse, el país será au-tosuficiente en maíz en la campaña comercial 2000/01 (abril/marzo). En cambio, en la hipótesis más pesimista de 1,9 millones de toneladas de maíz, se necesitaría importar alrededor de 250 000 toneladas.

Los disturbios civiles también han afectado a la plantación de la cosecha de trigo de 2000, producida totalmente por agricultores comerciales. Se estima que la superficie plantada ha disminuido en una tercera parte con respecto al nivel del año pasado. El pronóstico inicial de la FAO señala una cosecha de 210 000 toneladas, lo que representa una disminución de más de una tercera parte respecto a la cosecha abundante del año pasado. Una cosecha menguada de trigo significa que deberán aumentar las importaciones, previstas en 105 000 toneladas, en un momento en que el país enfrenta una grave escasez de divisas.

La escasez de combustible y electricidad y el suministro insuficiente de materia prima están perturbando gravemente las actividades industriales. Ultimamente, el importante sector de extracción de oro suspendió algunas operaciones. Por consiguiente, debería haber una gran disminución en la producción de alimentos de manera que será necesario importar grandes cantidades. La escasa capacidad actual de importación de Zimbabwe limitará gravemente sus posibilidades de colmar el déficit comercialmente. El acceso a los alimentos por parte de los pobres ya es limitado por el rápido incremento de los precios de los alimentos. A principios de agosto el precio del pan aumentó un 10 por ciento. Es probable que una nueva devaluación de la moneda nacional empeore la situación. Preocupa particularmente la situación alimentaria de los trabajadores agrícolas desplazados o que han perdido sus empleos debido a las invasiones a las fincas, y no poseen tierras para producir cultivos alimentarios. Se calcula que alrededor de un 20 por ciento de la población trabaja en las fincas comerciales.


Previous PageTable Of ContentsNext Page