FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.4, Septiembre/Octubre 2000 - Page 9

Previous PageTable Of ContentsNext Page

ASIA

AFGANISTAN* (18 de septiembre)

Las graves dificultades para el suministro de alimentos debidas a la sequía se han agudizado por la reciente escalada del conflicto, particularmente en las partes septentrionales del país. Siguen llegando personas desplazadas a la ciudad de Herat procedentes de las zonas afectadas por la sequía de la Provincia de Ghor, a un ritmo de 30 a 50 familias por día, totalizando a principios de septiembre alrededor de 1 500 familias. También han provocado desplazamientos en gran escala los conflictos desatados en las zonas afectadas por la sequía en el norte de Takhar.

Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA que vi-sitó el país a principios de este año observó que la producción total de cereales en 2000, es-timada en 1 820 000 toneladas, es inferior en alrededor de un 44 por ciento a la de 1999 y de un 53 por ciento comparada con 1998. Las necesidades de importación de cereales en 2000/01 (julio/junio), estimadas en un nivel récord de 2,3 millones de toneladas, duplican con creces el volumen de 1999 (1,1 millones de toneladas). Como se calculan unas impor-taciones comerciales de cereales de alrededor de 1 millón de toneladas, alrededor de un 31 por ciento más que la estimación correspondiente al año pasado, se pronostica un enorme déficit de alrededor de 1,3 millones de toneladas. La ayuda alimentaria de urgencia del PMA, en cartera y prometidas, asciende a 225 000 toneladas, quedando un déficit descubierto de más de 1 millón de toneladas.

ARABIA SAUDITA (18 de septiembre)

La producción de trigo en 2000 se estima en 1,5 millones de toneladas, casi como el año pasado, pero cerca de un 10 por ciento menos que la media de los últimos cinco años. Las importaciones de cebada en 2000/01 (julio/junio) se pronostican actualmente en 4,7 millones de toneladas.

ARMENIA* (11 de septiembre)

La persistencia de la sequía desde el mes de junio, junto con unas temperaturas elevadas y unos vientos cálidos y secos han causado cuantiosos daños a los cultivos. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA que visitó el país en agosto observó que las perspectivas para las cosechas habían empeorado de forma considerable. En el valle de Ararat, los cultivos que pudieron recibir agua de riego se han desarrollado satisfactoriamente, pero en otras partes se han visto gravemente afectados por la sequía lo mismo que los pastizales, particularmente en el nordeste y en todas las zonas montañosas. Según los primeros indicios, la producción total de cereales de 2000 estará en torno a las 216 000 toneladas, tres cuartas partes de lo normal, mientras que la de papas, un alimento básico importante en las zonas rurales de montaña, podría disminuir aún más.

También se han visto gravemente afectadas las cosechas de cereales forrajeros y los pastizales naturales destinados al ganado, de manera que será necesario recurrir a una buena cantidad de reservas. Los ingresos procedentes de los productos de venta o trueque de ganado representan un porcentaje importante de los presupuestos de las familias rurales y un elemento decisivo en el caso de que las familias tengan que recurrir al mercado para cubrir una parte de sus necesidades. Los agricultores afectados por la sequía sufren tanto por la disminución de la producción agrícola destinada al autoconsumo y a la comercialización como por la baja de los precios de los productos pecuarios.

Todavía hay alimentos en el mercado. El precio del trigo en los mercados urbanos, abastecidos principalmente con importaciones, no ha cambiado significativamente pero en los rurales los precios del trigo, los forrajes y las papas están aumentando y se prevén que aumentarán más todavía hacia finales del año cuando comiencen a escasear para las familias rurales los suministros de la cosecha de este año. En cambio, los precios de la carne están bajando. Para las familias rurales que no reciben periódicamente remesas del extranjero es probable que escaseen los alimentos. También en las zonas urbanas es probable que las familias pobres pasen dificultad. A pesar de la estabilidad financiera y el crecimiento económico, una gran parte de la población sigue efectivamente desempleada o subempleada y en condiciones de pobreza.

A causa de la sequía, las necesidades de importación de cereales, incluida la ayuda alimentaria, aumentarán en 2000/01 de forma pronunciada, debido en parte a la disminución de la producción de cereales. Además, aunque la recolección de papas continuará hasta fines de año, todo parece indicar que la cosecha será muy mala. Para que el país pueda reservar papas para semillas de la cosecha de este año, tendrá que sustituir con trigo importado una parte de las papas destinadas al consumo humano.

Según las estimaciones, la necesidad interna de cereales en 2000/01 ascenderá a 731 000 toneladas, incluidas 481 000 toneladas destinadas al consumo humano. Ello representa un nivel de 192 kg. por persona, más de lo habitual teniendo en cuenta la disminución de las existencias de papas y de la mayoría de los otros alimentos producidos en el país. Las importaciones de cereales en 2000/01 se calculan en 515 000 toneladas, incluidas 458 000 toneladas de trigo. En 1999/2000, las importaciones comerciales de cereales totalizaron unas 404 000 toneladas, y las del corriente año se estiman en 369 000 toneladas, debido al aumento de la deuda y a graves problemas presupuestarios. Las necesidades de ayuda alimentaria se calculan en 146 000 toneladas e incluyen 109 000 toneladas de trigo destinado al consumo humano y 37 000 toneladas de cebada para mantener vivas durante el invierno las 60 000 cabezas de ganado que se encuentran en la zona más afectada y llevadas a pastorear en primavera en condiciones pasables para la producción de leche. Frente a la necesidad de ayuda alimentaria, se han prometido hasta ahora 70 000 toneladas, quedando una necesidad descubierta de 76 000 toneladas.

La distribución de los ingresos es muy desigual y las condiciones de vida de muchos hogares son inestables. El poder adquisitivo sigue siendo bajo y a veces insuficiente para sufragar los costos de la cesta mínima de consumo. En total, la asistencia alimentaria del PMA abarcará unas 170 000 personas vulnerables, entre ellas unos 110 000 refugiados y personas vulnerables que reciben ayuda alimentaria de socorro, mientras que otras 60 000 recibirán ayuda a través de las actividades de alimentos por trabajo basadas en la comunidad, que sirven para sostener el desarrollo económico y social. El programa está previsto para tres años y se revisará anualmente. La operación prolongada de socorro y recuperación (OPSR 6120.01) expira el 30 de junio de 2001, y se está examinando una operación de urgencia para ayudar a las víctimas de una sequía que ha asolado la región afectando principalmente a la población rural.

AZERBAIYAN (11 de septiembre)

En las perspectivas para la cosecha de los cultivos alimentarios de 2000 han influido la ola de calor y la sequía del verano de este año. Según informes oficiales, han resultado afectados los cultivos de primavera, principalmente el algodón, las hortalizas, las frutas y las papas, particularmente en las zonas montañosas. En qué medida la sequía haya afectado a los rendimientos del trigo de invierno, cosechado en julio, es una incógnita. Las precipitaciones inferiores a lo normal unidas a un alto grado de evaporación redujeron los niveles de agua de los ríos Kura y Araz que se utilizan para riego. En total, se prevé que la producción de las cosechas mermará de un 15 a 25 por ciento. La sequía ha afectado también a los pastizales y forrajes para el invierno.

Como las perspectivas para la producción de papas son desfavorables, es probable que la necesidad de importación de cereales supere en 2000/01 las 600 000 toneladas previstas anteriormente. Si se concretizaran las proyecciones de la FAO relativas a la producción de cereales y legumbres de 2000 (1 millón de toneladas), las importaciones de cereales en la campaña comercial 2000/01 se estiman provisionalmente en alrededor de 800 000 toneladas, frente a las 772 000 toneladas importadas en 1999/2000. La mayor parte se cubrirá comercialmente, aunque los grupos vulnerables, entre ellos las personas desplazadas en el interior del país, siguen necesitando asistencia alimentaria selectiva. El PMA continúa prestando ayuda a 485 000 beneficiarios a través de una operación prolongada de socorro y recuperación de tres años que comenzó en julio de 1999. El total de los productos alimenticios comprometidos para toda la duración del proyecto asciende a 47 880 toneladas de ayuda alimentaria. El programa actual presta ayuda a las PDI mediante asistencia complementaria, ayuda de socorro a los grupos socialmente vulnerables, reasentamiento de refugiados y repatriados, y recuperación a través de programas de ayuda de alimentos por trabajo y alimentos para capacitación.

BANGLADESH (24 de septiembre)

En los últimos días, 35 000 hectáreas de arroz y de otros cultivos resultaron perjudicadas por las inundaciones en diversos distritos del noroeste. El nivel de las aguas subió tanto que tuvieron que ser evacuadas alrededor de 300 000 personas, muchas de ellas procedentes del distrito de Chuadanga, el más afectado.

En la primera década de septiembre, debido a las inundaciones en la isla de Sandwip, situada a 100 km. del continente, quedaron sin vivienda 60 000 personas y hubo algunas víctimas. Las inun-daciones fueron causadas por unas mareas excepcionalmente altas en la Bahía de Bengal. Según los informes, existen problemas relacionados con el agua potable y los suministros de alimentos.

La cosecha principal, ya sembrada, es la del arroz Aman/monzónica, que normalmente se planta en junio/julio y se recoge en octubre. Aunque antes esta cosecha era la más grande de las tres cosechas de arroz con que cuenta el país, en los últimos años la cosecha Boro de regadío (plantada en enero y cosechada en abril/mayo) ha cobrado mayor importancia siendo actualmente de tamaño semejante. La recolección de la cosecha más pequeña (Aus) terminó en julio/agosto, con una producción de 1 750 000 toneladas. Según los pronósticos actuales, la producción arrocera de 2000/01 estará en torno a los 22,5 millones de toneladas, siempre y cuando la cosecha Boro del próximo año resulte favorable. De la cantidad indicada, alrededor del 45 por ciento provendrá de la cosecha Aman, otro 45 por ciento de la cosecha Boro, y un 10 por ciento del arroz Aus. La combinación de factores tales como el aumento de la superficie plantada, las condiciones favorables del tiempo y unos suministros suficientes de insumos, dio lugar a una excelente producción de arroz en 1999/2000 de 22,6 millones de toneladas, alrededor de 3 millones de toneladas más que el año anterior y un 23 por ciento más que la media de los últimos cinco años (1995-1999).

En cambio, la producción de trigo en 2000 fue inferior al objetivo, lo que se atribuye, en parte, a los retrasos de la recolección de la cosecha de arroz de 1999 y al exceso de humedad del suelo residual durante el período de siembra. Por lo tanto, la superficie plantada quedó limitada a alrededor de 730 000 hectáreas, cuando el objetivo era de 870 000 hectáreas. Sin embargo, las condiciones climáticas favorables registradas durante el período vegetativo contribuyeron a obtener unos rendimientos relativamente mejores que permitieron una producción de alrededor de 1,7 millones de toneladas, alrededor de un 9 por ciento más que la media quinquenal de 1995 a 1999. En 1999 el país produjo una cosecha récord de trigo de 1,9 millones de toneladas.

La situación alimentaria sigue siendo en general satisfactoria ya que el Gobierno cuenta con suficientes reservas de cereales alimentarios. Al final de agosto de 2000 había un total de 1 290 000 toneladas de cereales en existencias, incluidas unas 690 000 toneladas de arroz y 600 000 toneladas de trigo del Sistema Público de Distribución de Cereales Alimentarios.

CAMBOYA (26 de septiembre)

Continúan las preocupaciones humanitarias y las relativas al suministro de alimentos por las inundaciones que han alcanzado los niveles más altos en 70 años. Aunque en algunas partes las aguas han comenzado a retirarse, ya han muerto más de 135 personas y existe la posibilidad de que se produzcan más víctimas. Además de las víctimas humanas, han muer-to también alrededor de 5 000 cabezas de ganado. Diecisiete de las 23 provincias del país quedaron inundadas y más de 270 000 hectáreas de arroz sufrieron daños o resultaron des-truidas. Sólo los daños económicos causados a los cultivos se estiman oficialmente en al-rededor de 10 millones de dólares EE.UU.. En algunas zonas escasean gravemente los ali-mentos y sus precios están subiendo, y hay también una escasez crónica de agua potable. El Gobierno ha declarado el estado de emergencia en algunas provincias y ha pedido asis-tencia humanitaria internacional para 600 000 personas de las más afectadas. El país nor-malmente está expuesto a las inundaciones durante la estación de las lluvias, entre agosto y septiembre, aunque este año las inundaciones comenzaron a principios de julio y se han ex-tendido más de lo normal. En las últimas grandes inundaciones de 1996 murieron 169 per-sonas. La Federación Internacional de la Cruz Roja ha lanzado un llamamiento por 1,6 millo-nes de dólares EE.UU. para prestar asistencia a las víctimas de las inundaciones en el país.

Los principales efectos de las inundaciones se manifestarán en el retraso de los preparativos de la tierra actualmente en curso y del trasplante y plantación del arroz de la temporada principal húmeda. Aunque el objetivo para 2000/01 es de 4,2 millones de toneladas, esta cifra ahora resulta incierta en vista de las inundaciones. A diferencia de los cuantiosos daños causados por las inundaciones en el delta del río, en otras partes, como la provincia de Kampong Spoe, la sequía destruyó los viveros de arroz perjudicando ulteriormente las perspectivas generales. La producción arrocera total de 1999/2000 alcanzó un nivel récord estimado en 4 millones de toneladas, alrededor de 500 000 toneladas, equivalentes al 14 por ciento, más que el año pasado. Alrededor del 83 por ciento de la producción de arroz proviene de la cosecha de la temporada húmeda, y el resto de la producción aluvional y de la temporada seca. El arroz también representa alrededor del 84 por ciento de la producción anual de cultivos alimentarios y se planta en alrededor del 90 por ciento de la superficie cultivada, principalmente en la Cuenca y el Delta de Mekong Central y en la llanura de Tonle Sap.

COREA, REPUBLICA DE (14 de septiembre)

Unas lluvias ligeras y moderadas recibidas en las zonas agrícolas afectaron algo al maíz y a la recolección temprana del arroz, y se señala además que las temperaturas alcanzaron un nivel medio de 1 a 2 grados centígrados más de lo normal. La cosecha principal de arroz comenzará en octubre. El objetivo del Gobierno para la producción arrocera en 2000 se ha fijado en 7 millones de toneladas, volumen situado en torno a la media aunque inferior en un 3 por ciento a la producción del año pasado. Las perspectivas de una recuperación y un crecimiento económicos, después de la crisis financiera ocurrida en Asia, continuarán mejorando en vista de un aumento de la demanda de cereales destinados al consumo humano y los piensos. Casi todo el trigo y el maíz se importa, mientras que el país produce un promedio de alrededor de 5 millones de toneladas de arroz (elaborado) por año, durante la temporada principal que se extiende desde alrededor de mayo hasta octubre. El año pasado, a pesar de las grandes inundaciones la cosecha de arroz estuvo en torno de los 5,2 millones de toneladas, recogidas en una superficie de aproximadamente 1 060 000 hectáreas. El nivel de producción se situó en torno a las 146 000 toneladas, o sea casi un 3 por ciento más que la de 1998. En general, están disminuyendo en el país el número de las fincas productivas y la superficie sembrada con arroz ya que se están dedicando más tierras a la infraestructura y a la urbanización. Cualquier expansión que se produzca en el futuro provendrá principalmente de tierras marginales y bonificadas, incluidas aquéllas expuestas a inundaciones.

COREA, REPUBLICA POPULAR DEMOCRATICA DE* (26 de septiembre)

En la segunda década de septiembre unas lluvias ligeras y moderadas recibidas en las zonas agrícolas afectaron algo al maíz y a la recolección temprana del arroz. Anteriormente, el 31 de agosto, unas lluvias continuas e intensas caídas durante 27 horas en medio de fuertes tormentas afectaron gravemente las partes nordorientales del país, particularmente las provincias de Hamgyong norte y sur, provocando 42 víctimas y cuantiosos daños a la infraestructura, las comunicaciones y los cultivos. La parte nordoriental del país sigue siendo la más vulnerable a las dificultades alimentarias ya que es principalmente industrial y menos agrícola que la cesta de pan ubicada en el sudoeste del país. Según los últimos indicios, la mayor parte de los daños se produjeron en la infraestructura y no en los cultivos.

Las perspectivas para la producción interna de alimentos de este año se vieron también gravemente afectadas por la merma de las precipitaciones y por la sequía registrada en la primera parte de la campaña agrícola. Aunque el nivel de las precipitaciones fue más alto al comienzo del año, el de los meses siguientes descendió notablemente por debajo de la media. Esto influyó negativamente en los niveles de humedad del suelo para los cultivos dobles de cebada y trigo, determinando una merma en los rendimientos. Además, la disminución de las precipitaciones de este año unida a las precipitaciones inferiores a lo normal recibidas en 1999, especialmente durante la principal estación de las lluvias que va de junio a agosto, redujo también la disponibilidad de agua para la reposición de los embalses de riego, esenciales para los cultivos, particularmente en las fases iniciales de crecimiento antes de que comience la principal estación de las lluvias.

Una misión conjunta de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA visitará el país en octubre para evaluar la producción de la cosecha de este año y las perspectivas alimentarias para la campaña comercial de 2000/01 que va de noviembre a octubre.

CHINA (26 de septiembre)

En la primera semana de septiembre el tifón María causó la muerte de 29 personas y daños calculados en 100 millones de dólares EE.UU. en las provincias de Guangdong y Hunan, y dañó o destruyó unas 40 000 hectáreas de cultivos. Estas dos provincias son importantes productoras de arroz, y juntas producen normalmente alrededor del 21 por ciento de la producción arrocera nacional. En la segunda década de septiembre la situación atmosférica fue en general favorable en la mayor parte del país, con un tiempo caluroso y seco que contribuyó a la maduración y recolección de los cultivos de verano y a la plantación de los cultivos tempranos de invierno. La recolección del arroz temprano, la primera de las tres cosechas que se producen, ha terminado con una producción estimada en 37,5 millones de toneladas de arroz cáscara, alrededor de un 8 por ciento menos que el año pasado y el nivel más bajo desde los años ochenta. Además, los informes oficiales indican que la cosecha intermedia de arroz, afectada en algunas partes por la sequía, registrará también una disminución con respecto al año pasado, mientras que el arroz tardío ha quedado afectado por la actividad del tifón y las tormentas, particularmente en las provincias de Fujian, Zhejiang y Guangdong. Por lo tanto, la producción total de arroz cáscara en 2000/01 se pronostica actualmente en alrededor de 186 millones de toneladas, unos 12 millones de toneladas menos que en 1999/2000. Los daños de las inundaciones se acumulan a la grave sequía que había afectado anteriormente a la producción de cereales de verano, particularmente en las importantes zonas productoras del norte. La estimación correspondiente a la producción de trigo de 2000 se ha revisado nuevamente a la baja a 101 millones de toneladas, comparada con los 103 millones de toneladas previstos anteriormente y los 111 millones de toneladas previstos en junio. En este nivel, la producción sería inferior en alrededor de un 10 por ciento a la media de los últimos cinco años e inferior en casi 13 millones de toneladas, o sea un 11 por ciento, a la de 1999. Además, debido a unas condiciones secas adversas y a una cierta disminución de la superficie sembrada, la producción de maíz debería descender a su nivel más bajo en seis años a alrededor de 103 millones de toneladas, volumen inferior a la media en alrededor de un 15 por ciento e inferior en 20 millones de toneladas a la producción del año pasado. Es probable que la merma de la producción se traduzca en un aumento de los precios del mercado interno, en un crecimiento de la demanda de importaciones y en una disminución de las exportaciones. Según los informes oficiales, la sequía de este año ha sido la peor en 20 años, habiendo causado daños a alrededor de 31 millones de hectáreas sembradas con cultivos de verano y otoño.

La producción total de cereales de este año, incluidos los tubérculos y las raíces, se pronostica ahora en 402 millones de toneladas, 7 450 000 toneladas menos que el pronóstico anterior y alrededor de 51 millones de toneladas menos que el año pasado. Además de las perturbaciones atmosféricas, la merma de la producción de cereales de este año se atribuye en parte a la disminución de los precios de compra anunciadas por el Gobierno para reducir la gran cantidad de inventarios, aunque hay indicios de que el Gobierno revisará esa medida.

CHIPRE (18 de septiembre)

La producción total de trigo y cebada de 2000 se estima en 101 000 toneladas, alrededor de un 20 por ciento menos que la cosecha satisfactoria del año pasado pero semejante a la media quinquenal. Las importaciones de trigo en 1999/2000 (mayo/abril) se pronostican en 95 000 toneladas, y las importaciones agregadas de cebada y maíz en alrededor de 540 000 toneladas, volumen semejante al del año pasado.

FILIPINAS (25 de septiembre)

En la primera década de septiembre, unos fuertes chaparrones monzónicos provocaron inundaciones en el litoral occidental y meridional de la isla principal de Luzon. En otras partes, predominó un tiempo seco que redujo los niveles de humedad para el desarrollo del arroz de la temporada principal, cuya recolección comenzará en octubre. Al final de agosto, el Ministerio de Agricultura predijo que las rachas secas y la sequía registradas en el presente trimestre podían perjudicar el desarrollo y la producción del arroz y el maíz de la temporada principal, particularmente en las principales regiones arroceras del centro de Luzon y el oeste de Visayas, y en las regiones maiceras del Valle Cagayan y de la isla de Mindanao. El Departamento de suelos y aguas prevé también que el país podrá verse afectado el próximo año por una sequía relacionada con El Niño. El Gobierno está incrementando los recursos para rehabilitar los sistemas de riego que permitan mitigar los efectos de una posible sequía. La estimación oficial de la producción arrocera en el año civil 2000 se cifra en 12,3 millones de toneladas, de los cuales 6,8 millones de toneladas provendrán, previsiblemente, de la producción de julio a diciembre.

GEORGIA* (18 de septiembre)

La misión conjunta de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA que visitó el país en agosto, observó que Georgia se encuentra ante una grave crisis alimentaria. La producción agrícola ha menguado catastróficamente en el 2000 como consecuencia de una grave sequía, que ha afectado tanto a las zonas de secano como a las de regadío. Las más afectadas han sido las seis regiones de Kakheti, Mtskheta Mtianeti, Kvemo Kartli, Shida Kartli, Samtskhe-Javakheti e Imereti. En la parte oriental de Georgia se ha perdido una gran parte de las cosechas de cereales. Aunque más al oeste y al norte la producción ha mejorado, se constataron reducciones de los rendimientos de un 50 por ciento o más en esas zonas, y una calidad muy deficiente de los cereales producidos. En las zonas de regadío, el riego fue en general insuficiente, lo que redujo los rendimientos a la mitad. La sequía ha afectado a todos los cultivos, no solamente a los cereales. El rendimiento de las papas, un importante alimento básico de las zonas montañosas, es también deficiente particularmente en las zonas de secano. Además, el escarabajo de la papa causó daños a la cosecha en el sur y el sudoeste. La producción de girasol ha resultado particularmente castigada, así como también las cosechas de frutas, hortalizas y uvas. La producción de pastizales y forrajes se ha visto afectada, por lo que será necesario reducir el número de los animales, particularmente en el este.

La misión estima provisionalmente la producción total de cereales en el año 2000 en 326 000 toneladas, incluidas 83 000 toneladas de trigo (1999: 226 000 toneladas). La producción de maíz y cebada se estima provisionalmente en alrededor de 225 000 y 15 000 toneladas, respectivamente, en espera de la terminación de la cosecha. Según los pronósticos, la producción total de cereales en 2000 podría alcanzar sólo el 42 por ciento de la producción total de cereales estimada para 1999 y el 49 por ciento de la media de los últimos cinco años.

Con una necesidad mínima de consumo nacional de cereales (incluidos los destinados al consumo humano, las semillas para piensos, y las pérdidas) calculada en 1 070 000 toneladas, la necesidad de importación de cereales de Georgia en 2000/01 se estima en 748 000 toneladas (620 000 toneladas de trigo, 88 000 toneladas de maíz, 35 000 toneladas de cebada y 5 000 toneladas de arroz). Es difícil calcular con precisión las importaciones comerciales debido a las importaciones extraoficiales y al volumen del comercio transitorio, pero se estiman en 437 000 toneladas, mientras que la ayuda alimentaria prometida asciende a 88 000 toneladas. Ello deja un déficit descubierto de 223 000 toneladas (112 000 toneladas de trigo; 80 000 toneladas de maíz; 30 000 toneladas de cebada; 1 000 toneladas de arroz) que tendrá que cubrirse aumentando la ayuda alimentaria.

La misión estableció también que la producción de semillas de cereales no se había perdido del todo ya que quedaban unas 4 000 toneladas de las 30 000 toneladas que necesita el país. Para que se recupere la producción y disminuya la necesidad de ayuda alimentaria el año próximo será de fundamental importancia que se entreguen a los agricultores semillas de trigo de invierno.

Hace falta ayuda alimentaria de urgencia para las víctimas más afectadas por la sequía, que se calculan en 696 000 personas, y el PMA ha hecho un llamamiento pidiendo unas 66 000 toneladas para un período de ocho meses (de noviembre a junio), hasta la próxima cosecha principal.

INDIA (25 de septiembre)

Tras la grave sequía que afectó al principio de año a algunos estados occidentales y meridionales, se produjeron unas inundaciones de grandes proporciones durante la temporada monzónica que han devastado muchas partes del país, causando varios centenares de víctimas, el desplazamiento de miles de personas y la destrucción de cultivos. Como consecuencia de los trastornos sufridos por la agricultura, el mercadeo y las comunicaciones, en algunos estados la situación del suministro de alimentos es extremadamente difícil. Las últimas inundaciones ocurrieron en el estado más poblado del país, Uttar Pradesh, en el que unas lluvias intensas caídas durante varias semanas causaron inundaciones que desplazaron a miles de personas. Aunque los niveles del agua de los ríos grandes y de sus afluentes han comenzado a descender, se estima que unas 40 000 personas han quedado sin vivienda, y que las inundaciones han provocado 306 víctimas y dañado o destruido cerca de 200 000 hectáreas de cultivos. A mediados de septiembre, se produjeron nuevas inundaciones en algunas partes de Bengal Oeste que ya se habían visto afectadas al comienzo de la temporada monzónica. Según los informes, los distritos más afectados son los de Birbhum, Burdwan, Murshidabad y Malda, y los ríos grandes y sus afluentes se encuentran muy por encima de los niveles de peligro. Algunos embalses y presas de contención superan también los niveles de peligro, y han tenido que descargar grandes volúmenes de agua. Alrededor de 600 000 personas han sido evacuadas y trasladadas a lugares más seguros, y según los informes más recientes, ha habido unas 500 víctimas. En otras partes, como en el estado meridional de Andhra Pradesh, miles de personas han tenido que ser evacuadas al final de agosto debido al alza de los niveles de los ríos causada por unas precipitaciones torrenciales, las más intensas en decenios. Se estima que murieron 142 personas por las inundaciones, mientras que las pérdidas en materia de propiedades y cultivos se cifran en 168 millones de dólares EE.UU.. Las inundaciones monzónicas del comienzo de la temporada provocaron también varios cientos de víctimas y destruyeron cultivos en el estado septentrional de Himachal Pradesh y los estados nordorientales de Bihar, Bengal Oeste y Assam. Este último ha sido el más afectado, con unas 3 000 aldeas sumergidas y unos 2,5 millones de personas sin vivienda. Excepción hecha de Himachal Pradesh, los restantes estados afectados por las inundaciones son importantes productores de arroz, que representan alrededor del 52 por ciento de la producción total del arroz kharif o de la temporada monzónica. Debido a los daños causados por las inundaciones y por las precipitaciones irregulares recibidas en algunas partes, las perspectivas generales para el arroz siguen siendo inciertas. Aunque en los principales estados que producen excedentes (Punjab, Haryana y la mayor parte de Uttar Pradesh) las perspectivas siguen siendo favorables, en Bihar, Madhya Pradesh, Bengal Oeste y Orissa, en los que la cosecha de arroz es principalmente de secano, las precipitaciones han sido irregulares. Además, las inundaciones han atenuado las perspectivas de una cosecha monzónica abundante en Andhra Pradesh. En consecuencia, es posible que la producción total de arroz de 2000/01 resulte inferior a los 90 millones de toneladas pronosticados anteriormente. En 1999/2000, la producción de arroz elaborado alcanzó un nivel sin precedente de 88 250 000 toneladas, de los cuales 75,6 millones de toneladas (86 por ciento) de la cosecha monzónica kharif (principal) y 12,6 millones de toneladas de la cosecha rabi.

Al final de agosto, el Gobierno anunció, para la campaña comercial de 2000/01 (octubre/septiembre), un precio de sostenimiento mínimo fijado en 5 100 rupias (equivalentes a 112 dólares EE.UU.) por tonelada de arroz para las variedades comunes, y 5 400 rupias (equivalentes a 118,7 dólares EE.UU.) por tonelada para las variedades de la categoría A.

En vista de la gran cantidad de existencias de trigo con que cuenta el país después de la producción máxima obtenida este año (74,2 millones de toneladas), el Gobierno ha permitido exportar hasta dos millones de toneladas durante 2000/01. Los precios de exportación, teniendo en cuenta el transporte y la manipulación, no son competitivos con los precios internacionales vigentes, y es probable que haya poca demanda.

El 1 de julio, la Corporación de Alimentos de la India tenía alrededor de 28 millones de toneladas de existencias de trigo, casi el doble del mínimo de las existencias reguladoras necesarias (14,3 millones de toneladas).

INDONESIA* (26 de septiembre)

Un tiempo seco y con mucho sol imperante en la primera década de septiembre en Java, la principal isla productora, benefició el desarrollo del arroz de la segunda temporada, que se planta en julio y agosto y se recoge entre octubre y diciembre. En coincidencia con el monzón nordoriental, la cosecha principal de arroz se plantará en noviembre para recolectarse entre abril y junio del próximo año.

La estimación de la producción arrocera para el año civil 2000 se ha revisado al alza, desde alrededor de 49 millones de toneladas calculados en junio a 51 millones de toneladas, frente a los 49,1 millones de toneladas del año pasado. El aumento de la producción se atribuye a una estación húmeda larga y a una escasa incidencia de plagas y enfermedades. En este nivel, la producción estaría en torno a la media del período quinquenal comprendido entre 1995 y 1999. La superficie cultivada fue de alrededor de 11,5 millones de hectáreas. Debido al aumento de la producción interna, puede que tenga que revisarse algo la estimación de las importaciones de 2000. Desde finales de 1998 el Gobierno ha permitido importar arroz, con un derecho de importación fijado actualmente en 430 rupias por kg.

La estimación de la producción arrocera para el año civil 2000 se ha revisado al alza, desde alrededor de 49 millones de toneladas calculados en junio a 51 millones de toneladas, frente a los 49,1 millones de toneladas del año pasado. El aumento de la producción se atribuye a una estación húmeda larga y a una escasa incidencia de plagas y enfermedades. En este nivel, la producción estaría en torno a la media del período quinquenal comprendido entre 1995 y 1999. La superficie cultivada fue de alrededor de 11,5 millones de hectáreas. Debido al aumento de la producción interna, puede que tenga que revisarse algo la estimación de las importaciones de 2000. Desde finales de 1998 el Gobierno ha permitido importar arroz, con un derecho de importación fijado actualmente en 430 rupias por kg.

Pese a una situación en general satisfactoria, sigue habiendo preocupación por la seguridad alimentaria en algunas partes del país, principalmente Timor Occidental, donde el asesinato en los últimos días de miembros del personal humanitario de las Naciones Unidas creó una situación tensa entre los refugiados, particularmente en las zonas en las que se había producido el secuestro.

IRAN, REPUBLICA ISLAMICA DE (26 de septiembre)

En diversos sectores siguen sintiéndose las consecuencias desastrosas de la grave sequía de este año que está secando embalses e instalaciones hidroeléctricas importantes. Se estima que las precipitaciones de este año estuvieron en torno a los 140 mm, nivel muy inferior a la media (260 mm.). La sequía, la peor desde 1964, ha afectado a unos 37 millones de personas, equivalentes a más del 50 por ciento de la población. Las condiciones de vida de la población afectada están empeorando rápidamente, ya que hay una gran escasez de agua para el ganado y los cultivos. La estimación de la producción de trigo de 2000 se ha revisado significativamente a la baja respecto a los 9 millones de toneladas pronosticados en junio. Ahora se calcula que la producción de este año estará en torno a los 8 millones de toneladas, alrededor de 700 000 toneladas menos que la cosecha ya menguada del año pasado y casi 2 millones de toneladas menos que la media quinquenal. El año pasado, la producción de trigo había descendido también más de 3 millones de toneladas, o sea alrededor del 25 por ciento, con respecto a 1998. Además, la falta de precipitaciones y de agua para riego tendrá también graves repercusiones en las perspectivas para una recuperación de la cosecha del próximo año. La plantación del trigo se suele llevar a cabo en septiembre y octubre, y la recolección en abril y mayo del año siguiente. La cebada de secano, absolutamente necesaria para los piensos, también se planta a partir de septiembre para recolectarse en marzo.

En el sector pecuario, todo parece indicar que la situación empeorará casi seguramente a principios de 2001, ya que la ganadería de cría no se recuperará aunque llueva suficientemente. Hasta ahora, han muerto de inanición y por enfermedades unos 800 000 animales. La tremenda presión que se ejerce sobre el agua y otros recursos en las zonas rurales está teniendo graves repercusiones en los grupos vulnerables, que cuentan con limitadas fuentes alternativas de ingresos y han sufrido graves pérdidas el año pasado. Muchos ganaderos han tenido que vender su ganado y emigrar a las ciudades.

En 1999/2000, el país fue uno de los mayores importadores mundiales de trigo, habiendo importado casi 7 millones de toneladas, volumen semejante al de las importaciones sin precedente de 1996/97, que fue también un año de sequía. Como la producción de trigo ha vuelto a descender, es probable que la cuantía de las importaciones siga siendo elevada.

Al final de agosto, las Naciones Unidas lanzaron un llamamiento pidiendo fondos para comprar miles de tanques de agua móviles y fijos para la población rural y los animales, un millón de toneladas de piensos de cebada de emergencia para el ganado y 23 toneladas de piensos con contenido de vitaminas y minerales.

IRAQ* (18 de septiembre)

Dos años consecutivos de sequía y de insuficiente disponibilidad de insumos agrícolas esenciales han afectado gravemente a la agricultura iraquí. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA observó que en las zonas más afectadas del centro y el sur no sólo se había reducido la superficie plantada sino que alrededor de un 75 por ciento de la cultivada con trigo y cebada había sufrido daños importantes y se utilizaba para pastoreo. Los rendimientos descendieron a niveles bajos sin precedente. En las prefecturas septentrionales, se siguieron recibiendo precipitaciones insuficientes e irregulares durante una gran parte de la campaña agrícola 1999/2000, totalizando en algunas partes sólo un tercio de las precipitaciones normales. En consecuencia, la producción total de cereales en 2000, estimada en unas 794 000 toneladas, es inferior en alrededor del 47 y 64 por ciento, respectivamente, a la mala cosecha de 1999 y a la media de los últimos cinco años.

La sequía redujo también drásticamente los recursos hídricos en los ríos, embalses, lagos y canales, algunos de los cuales prácticamente se han secado. Los problemas principales que afectan al desarrollo normal del sector pecuario son la escasez de piensos importados, el exceso de pastoreo, y la insuficiencia de servicios veterinarios. También ha decrecido drásticamente la producción pesquera. En cambio, se han hecho progresos positivos y notables desde 1998 en la rehabilitación del sector avícola, que se ha beneficiado de unas aportaciones sustanciales del Gobierno de fondos generados en virtud del acuerdo "petróleo por alimentos". Se supone que este año crecerá significativamente la producción de pollos y huevos en comparación con el año pasado y con 1998.

Las importaciones de cereales realizadas desde 1997/98 en el marco del acuerdo "petróleo por alimentos" han redundado en una mejora significativa de la situación del suministro de alimentos. Se estima, sin embargo, que en 2000/01 el consumo humano de cereales por habitante disminuirá respecto del nivel de 1997/98. Por lo demás, se siguen señalando problemas de retrasos en el flujo de las importaciones de alimentos, que han dado lugar a que en reiterados casos la cuantía de los productos recibidos en el marco del ME fuera escasa. Tiene que haber una garantía de que se efectuará con carácter de urgencia y en el tiempo oportuno la entrega de las importaciones contratadas en el marco del ME, tanto las de productos alimenticios como de insumos agrícolas, por ejemplo las semillas necesarias para la siguiente campaña. Que, de perderse, destruirá la posibilidad de que se recupere la producción.

ISRAEL (18 de septiembre)

Debido a una grave sequía que afectó a algunos países del Cercano Oriente, la producción de la cosecha de trigo de 2000 recolectada recientemente se calcula en 50 000 toneladas, más del doble de la escasísima cosecha del año pasado (20 000 toneladas), pero cerca de un 60 por ciento menos que la media de los últimos cinco años. Las importaciones de cereales en 2000/01 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 2,9 millones de toneladas.

JAPON (14 de septiembre)

En la segunda década de septiembre, unas lluvias torrenciales que siguieron al tifón Saomai azotaron las partes centrales del país, anegando miles de viviendas. Tuvieron que ser evacuadas unas 200 000 personas, y se preveían nuevas actividades de tifones e intensas precipitaciones. Las lluvias generalizadas impidieron también algo la maduración del arroz, cuya cosecha principal comenzará el próximo mes hasta noviembre. El Gobierno ha anunciado una reducción del 2,7 por ciento del precio de sostenimiento del arroz a 252 yen por kg, pero ningún cambio en la tierra prevista para la diversificación de cultivos. Desde 1995, la superficie ha disminuido alrededor de un 16 por ciento, como parte del programa nacional de ajuste de las tierras sembradas con arroz. En consecuencia, la producción interna de arroz (elaborado) ha pasado de los 11 millones de toneladas aproximadamente obtenidos en 1994 a una media de alrededor de 9 millones de toneladas en los últimos cinco años.

JORDANIA (18 de septiembre)

Una sequía prolongada ha diezmado los cultivos de trigo y cebada de 2000, después de la grave sequía de 1999 que había afectado seriamente a los cereales y cultivos hortícolas, dando lugar a una disminución del 88 por ciento de la producción total de trigo y cebada a sólo 15 000 toneladas. La cosecha de trigo de 2000 se pronostica en 20 000 toneladas, lo que representa una ligera recuperación respecto al año pasado, pero sólo una tercera parte de la media quinquenal. Análogamente, la cosecha de cebada, estimada en 8 000 toneladas, sería alrededor de un 80 por ciento inferior a la media. También se vio gravemente afectado el sector pecuario, sobre todo el sector ovino.

KAZAJSTAN (27 de septiembre)

La recolección está en plena ejecución, con resultados que confirman la merma de la producción en 2000. La superficie cultivada con cereales y legumbres es de 12,3 millones de hectáreas. Al final de septiembre, el rendimiento medio obtenido en los 11,2 millones de hectáreas cosechados se acercaba a 1 tonelada (peso bruto) por hectárea, comparado con un rendimiento medio de 1,3 toneladas por hectárea obtenido el año pasado. En el norte de Kazajstán, unas condiciones secas que se prolongaron desde mediados de junio hasta el final de julio perjudicaron los rendimientos de los cultivos. La escasez y los altos precios del combustible están complicando la recolección y aumentando las pérdidas. Las langostas no han causado daños a la cosecha de este año debido a una primavera relativamente fría que se lo impidió.

Partiendo de un rendimiento medio de alrededor 0,9 toneladas por hectárea y de una superficie total de alrededor de 12 millones de hectáreas, la FAO cifra provisionalmente la cosecha de cereales de 2000 en 10,6 millones de hectáreas, comparada con la cosecha abundante de 14,3 millones de toneladas del año pasado. Según las estimaciones, la producción de trigo descenderá de 11,2 millones de toneladas en 1999 a 8,5 millones de toneladas, y la de cereales secundarios se cifra en cerca de 2 millones de toneladas (1999: 2,8 millones de toneladas).

En 1999/2000, el país exportó cerca de 7 millones de toneladas de cereales, incluidos 6 millones de toneladas de trigo, principalmente a otros países de la CEI. Las exportaciones de la actual campaña comercial deberían ser menos. También debería disminuir la demanda de importaciones de Rusia. Tayikistán ya ha contratado alrededor de 350 000 toneladas.

KIRGUISTAN (12 de septiembre)

Las imágenes de satélite indican que el país ha sufrido menos por la sequía que los países vecinos. Hay, sin embargo, indicios de que en los dos "oblast" meridionales, Djalalabad y Osh, la intensidad de las actividades agrícolas es menor que el año pasado. Puede que la importante cosecha de trigo, que se recolectó en julio, no haya quedado afectada, pero los rendimientos de los cultivos de primavera (maíz, hortalizas, papas, etc.) podrían ser inferiores a los del año pasado, principalmente en esos "oblast" tan densamente poblados, en los que se producen menos excedentes agrícolas que en las zonas septentrionales.

En vista de las condiciones de crecimiento algo menos favorables, la FAO no prevé un incremento de la producción de cereales este año, y pronostica provisionalmente que la producción se mantendrá en 1 630 000 toneladas, volumen algo inferior al objetivo (1,7 millones de toneladas). Como efecto de la disminución de la superficie sembrada con trigo (a diferencia de la de cereales secundarios que aumentó), la producción de trigo se estima provisionalmente en 1 050 000 toneladas (1999: 1,1 millones de toneladas).

Previsiblemente, la situación del suministro de alimentos seguirá siendo en general satisfactoria, pero una gran parte de la población vive en condiciones muy pobres. El país es autosuficiente en trigo y ha exportado cantidades considerables (posiblemente hasta 170 000 toneladas por año) a los vecinos países de Uzbekistán y Tayikistán.

LAOS* (14 de septiembre)

En septiembre, el tifón Wukong (que también afectó considerablemente a los países vecinos) causó grandes inundaciones que perjudicaron gravemente 49 000 hectáreas de arroz, principalmente en seis provincias del centro y el sur. Además, algunos miles de familias perdieron sus viviendas y propiedades, mientras que muchas tuvieron que ser evacuadas. Aunque las estimaciones anteriores pronosticaban la producción de este año en alrededor de 2,2 millones de toneladas, esa estimación es ahora incierta en vista de los daños sufridos. Una evaluación provisional del PMA indica que hará falta algo de ayuda alimentaria, aunque actualmente el programa continuará prestando asistencia a las zonas afectadas a través de programas de alimentos por trabajo para rehabilitar los campos y la infraestructura de riego, a la vez que seguirá proporcionándose ayuda alimentaria para proyectos a los grupos vulnerables seleccionados cuidadosamente en muchas de las zonas anegadas. Además, al final de septiembre, la Federación Internacional de la Cruz Roja y las Sociedades de la Media Luna Roja formularon un llamamiento, por 512 000 dólares EE.UU., para ayudar a las víctimas de las inundaciones.

LIBANO (18 de septiembre)

La producción de las cosechas de cereales de 2000 se estima en 67 000 toneladas, casi como el año pasado. Las importaciones de trigo en 2000/01 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 510 000 toneladas.

MALASIA (25 de septiembre)

El país produce un promedio de alrededor de 2 millones de toneladas de arroz por año, de los cuales el 60 por ciento proviene de la cosecha principal y el 40 por ciento de la cosecha fuera de estación. La producción de este año se pronostica en 2,1 millones de toneladas, alrededor del 60 por ciento de la cosecha principal y el 40 por ciento de la cosecha fuera de estación. Normalmente, el país importa una tercera parte del arroz que necesita para el consumo interno, mientras que en el caso del trigo y la cebada importa todo. En vista de la recuperación económica que registra el país después del receso provocado por la crisis asiática, se prevé un aumento de las importaciones tanto de trigo como de maíz para satisfacer la creciente demanda.

El Gobierno anunció últimamente diversas estrategias destinadas a lograr una producción de alimentos sostenible que reduzca la dependencia de las importaciones. Entre las estrategias anunciadas figuran las siguientes: mejorar la eficacia y la productividad, señalar zonas para la producción de alimentos, fortalecer los sistemas de comercialización y las industrias de elaboración de alimentos, desarrollar la infraestructura y los recursos humanos. Las esferas prioritarias se referirán a la producción de arroz, frutas y hortalizas y a la piscicultura y avicultura.

Según las proyecciones, en 2000 las importaciones de trigo aumentarán algo a alrededor de 1,3 millones de toneladas, como consecuencia del aumento de la demanda debido al crecimiento económico y a unas proyecciones favorables para la exportación de alimentos elaborados, tales como fideos y galletas.

MONGOLIA* (25 de septiembre)

Es posible que la sequía imperante durante los meses críticos del verano, cuando se produce el trigo, el principal alimento básico del país, perjudique la producción de cereales y forrajes. El trigo se planta normalmente en mayo o junio y se recoge en octubre. Es probable, a su vez, que con ello se exacerben los problemas ya graves que están enfrentando los pastores a raíz de las rigurosas condiciones invernales de principios del año que provocaron la muerte de varios miles de cabezas de ganado y un acusado empeoramiento de los medios de vida y la seguridad alimentaria de un gran número de familias nómadas. Debido a la falta de forrajes y piensos, muchos animales se encuentran ya en un estado de salud deficiente, más expuestos a los brotes de enfermedades. Según informes de las Naciones Unidas, la sequía ha dejado el 50 por ciento del país en condiciones áridas, otro 20 por ciento con grave escasez de agua y más de 450 000 personas expuestas a una escasez de alimentos a corto plazo. Además, muchos de los distritos afectados lo habían estado ya también el año pasado debido a unas condiciones invernales rigurosas. La situación podría empeorar más todavía ya que según los pronósticos del servicio nacional de meteorología continuarán las condiciones desfavorables del tiempo, con precipitaciones inferiores a la media.

El efecto de las catástrofes naturales en el ganado es de fundamental importancia. El sector juega un papel extremadamente importante en la economía ya que es la fuente principal de los ingresos familiares y una fuente importante de divisas. Las cuantiosas pérdidas sufridas en el sector ganadero y la consiguiente disminución de los suministros de carne han redundado en un fuerte aumento de los precios (hasta un 40 por ciento). Lo que, a su vez, repercutió en la inflación y el costo de vida, agravando más todavía la seguridad alimentaria de la población pobre y de los grupos vulnerables. Además de la carne, escasea también la leche, especialmente en las zonas rurales, lo que contribuye a limitar más todavía una fuente importante de proteínas y nutrientes en la alimentación. También ha sido muy difícil para las familias nómadas encontrar otras fuentes de ingresos, ya que la mayoría posee escasos conocimientos y formación para realizar otro tipo de trabajo. Ello no obstante, muchos han migrado a las ciudades y centros urbanos, agravando los problemas ya existentes de desempleo y vulnerabilidad a la escasez de alimentos.

La actual escasez de alimentos se acumula a varios años en los que los niveles nutricionales habían ido descendiendo debido a los cambios importantes ocurridos en la situación económica de grandes sectores de la población a raíz de la reorientación de la economía, que dejó de ser de planificación centralizada para ser una economía de mercado. Esto ha dejado a muchos grupos, en particular a los que antes dependían del empleo estatal y del bienestar social, expuestos a incertidumbres económicas debidas a las limitadas posibilidades de encontrar otras fuentes de ingresos. En diversos informes de mediados de los años noventa se indicaba que entre los más afectados por la pobreza y la inseguridad alimentaria figuraban los desempleados, los ancianos, las familias encabezadas por mujeres, los niños, los jubilados y los pequeños pastores.

Para contrarrestar las necesidades nacionales de forrajes y piensos, en julio el Ministerio de Alimentación y Agricultura tomó medidas destinadas a aumentar la producción de heno y forrajes en las zonas no afectadas para distribuir entre la población rural necesitada, y a proporcionar préstamos a las autoridades provinciales para comprar heno y forraje, reparar los pozos e instalar pozos manuales. También se adoptaron disposiciones orientadas a la reubicación de las familias, con sus rebaños, de cuatro provincias afectadas por la sequía, y a la acumulación de existencias para el invierno. Además, desde marzo de este año la Cruz Roja de Mongolia ha distribuido una ración semestral de harina de trigo y arroz a 35 000 personas de las seis provincias más afectadas.

MYANMAR (25 de septiembre)

La recolección de la cosecha principal de arroz (monzónica) comenzará en septiembre hasta octubre y noviembre. El arroz de la temporada principal representa normalmente alrededor de un 85 por ciento de la producción total, y el 15 por ciento restante procede la segunda cosecha (de la estación seca), que se planta en octubre y noviembre y se recoge en abril y mayo del año siguiente. Según informes oficiales, la producción arrocera de 1999/2000 alcanzó un nivel sin precedente de 19,8 millones de toneladas, mientras que el objetivo para 2000/01 gira en torno a los 21 millones de toneladas.

NEPAL (25 de septiembre)

Unas intensas lluvias monzónicas, que provocaron inundaciones y desprendimientos de tierra, provocaron algunas víctimas y el desplazamiento de varios miles de personas en las zonas mas afectadas de las partes centrales del país. También sufrieron daños los cultivos, principalmente el arroz, y la infraestructura y los sistemas de comunicación, cuyas pérdidas representan un costo económico estimado actualmente en alrededor de 6 millones de dólares EE.UU.. Había también preocupación por la situación del suministro de alimentos en las partes más alejadas del país, particularmente el distrito de Rukum, en el que los suministros estaban disminuyendo y seguía siendo difícil el acceso. El pronóstico actual señala que la producción arrocera de este año estará en torno a los 4 millones de toneladas, volumen superior a la media.

PAKISTAN (25 de septiembre)

Se prevé que las lluvias monzónicas comenzarán a cesar a partir de ahora, pero en algunas partes volvieron a caer lluvias fuertes que crearon condiciones húmedas desfavorables, particularmente para el algodón. Los informes actuales indican que, debido a la disminución de la superficie y al descenso de los rendimientos, la cosecha de arroz que comenzará en octubre estará en torno a los 4,7 millones de toneladas, alrededor de 400 000 toneladas menos que la producción del año pasado, aunque un 5 por ciento aproximadamente más que la media. En los últimos cinco años, el promedio de la producción arrocera ha sido del orden de los 4,5 millones de toneladas. De la composición total, el 52 por ciento será Basmati, 40 por ciento IRRI y 8 por ciento otras variedades. Los rendimientos de este año se vieron afectados, además, por la falta de agua suficiente al comienzo de la campaña agrícola en algunas partes, particularmente en la región de Sindh, a causa de la sequía de comienzos del año.

A pesar de la grave sequía de este año, especialmente en Baluchistán y el Sindh, la producción de trigo alcanzó un nivel excelente de 22 millones de toneladas, alrededor de 2 millones de toneladas más que el objetivo y 4 millones de toneladas más que en 1999. El aumento de la producción se atribuyó principalmente a la producción superior al objetivo obtenida en la principal provincia productora de Punjab, en la que aumentaron la superficie y los rendimientos debido al alza de los precios de sostenimiento y a una mayor utilización de fertilizantes y otros insumos. La producción media de trigo en los cinco años comprendidos entre 1995 y 1999 estuvo en torno a los 17,5 millones de toneladas, lo que se compara con unas necesidades alimentarias estimadas en alrededor de 18,5 millones de toneladas.

En vista del aumento de la producción de trigo de este año, se señala que el Gobierno está examinando la posibilidad de bajar los precios de exportación del trigo para fomentar las exportaciones al vecino país de Afganistán.

SIRIA (18 de septiembre)

La producción de la cosecha de trigo de 2000 recolectada últimamente alcanzó un nivel medio de 3,6 millones de toneladas, superior en alrededor de un 33 por ciento a la cosecha muy inferior a la media del año pasado. También la cosecha de cebada se ha recuperado a un nivel medio.

En 1999, la peor sequía en decenios redujo la producción de cebada a alrededor de 380 000 toneladas, un 72 por ciento menos que la media de los últimos cinco años, mientras que la de trigo, situada en 2 740 000 toneladas, fue alrededor de un 28 por ciento inferior a la media. La sequía provocó también un aumento significativo de las tasas de mortalidad ovina que afectó gravemente a los ingresos de las familias.

SRI LANKA (25 de septiembre)

Está a punto de terminarse la recolección de la segunda cosecha Yala, de regadío, plantada en abril, mientras que en algunas partes han comenzado los preparativos de la tierra para la cosecha principal Maha. La cosecha de la estación seca representa alrededor del 33 por ciento de la producción total de arroz en el país, correspondiendo la mayor parte a la cosecha Maha plantada en octubre/noviembre en coincidencia con la principal estación de las lluvias (monzón nordoccidental). La producción arrocera ha arrojado un promedio de alrededor de 2,5 millones de toneladas en los cinco años que van de 1995 a 1999. Además de arroz, principal alimento básico del país, se importan anualmente unas 850 000-900 000 toneladas de trigo para satisfacer la demanda de pan y otros productos basados en el trigo.

TAILANDIA (25 de septiembre)

Las aguas de las inundaciones de algunas partes del norte y el nordeste empezaron a retirarse en los últimos días al dejar de llover, pero provocaron algunas víctimas, el desplazamiento de miles de personas y cuantiosos daños a las propiedades. Según estimaciones oficiales, resultaron afectados unos 836 de alrededor de 2000 subdistritos del país, mientras que los daños económicos se estimaron en alrededor de 30 millones de dólares EE.UU.. Se dañaron o destruyeron alrededor de 645 000 hectáreas de cultivos en más de 24 provincias. Es posible, sin embargo, que los daños causados al arroz en las zonas bajas se vean compensados por los efectos beneficiosos que aportaron las lluvias en las tierras altas.

En vista de los últimos acontecimientos, las perspectivas globales para el arroz de 2000/01 siguen siendo inciertas. Según las últimas proyecciones oficiales realizadas antes de las inundaciones, la cosecha principal de arroz se pronosticaba en torno a los 19 040 000 toneladas. Además, la segunda cosecha de arroz, plantada entre enero y marzo y cosechada en mayo/junio, produce normalmente alrededor de 4,3 millones de toneladas. El país es el mayor exportador mundial de arroz, con un objetivo de exportación estimado en alrededor de 6 millones de toneladas en el año 2000.

TAYIKISTAN* (13 de septiembre)

Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA que visitó el país en julio observó que una grave sequía había menguado la cosecha de cereales de 2000 reduciéndola a 236 000 toneladas, 47 por ciento menos que en 1999. También se ha visto afectada la producción de todos los otros cultivos, tales como las papas, las hortalizas y el algodón. La misión observó que la cosecha de trigo de secano tanto de invierno como de primavera, que se recoge normalmente durante los meses de junio y julio, se había perdido casi totalmente en la mayoría de los lugares como consecuencia de la sequía. La sequía ha afectado también a la producción de cebada y está limitando gravemente las perspectivas para los otros cultivos secundarios (arroz, maíz). También ha quedado afectado el trigo de regadío, debido al descenso de los niveles de agua de los ríos y los canales. Problema que se vio agravado por las malas condiciones de los sistemas de riego debidas a la falta de mantenimiento. Otro factor limitante ha sido la falta de semillas de calidad. Las repercusiones de la sequía de este año han sido particularmente graves, ya que se produjo cuando las actividades agrícolas habían disminuido a causa de la intensificación de los problemas relacionados con la disponibilidad de semillas y el estado obsoleto de los servicios de riego.

A causa de la sequía, la necesidad de importación de cereales en la campaña comercial 2000/01 (julio/junio) se estima en 794 000 toneladas, incluidas 787 000 toneladas de trigo. Teniendo en cuenta las importaciones comerciales previstas en 403 000 toneladas y la ayuda alimentaria prometida (74 000 toneladas), las necesidades de ayuda alimentaria no cubiertas ascienden a 317 000 toneladas. Un déficit de esta magnitud para un país tan empobrecido como éste podría acarrear consecuencias desastrosas para la población si no interviene la comunidad internacional. Además, el país necesita urgentemente ser ayudado con semillas para la plantación que comenzará en octubre.

Dado que un 85 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza, la fuerte disminución de la producción de cereales de este año presenta perspectivas poco prometedoras para una proporción muy grande de los pobladores. Muchos se encuentran ya en condiciones calamitosas, y la situación empeorará para un número cada vez mayor en los meses venideros a medida que se vayan agotando los cereales que han logrado recoger o que recogerán, al igual que otros medios de subsistencia con que puedan contar. En esta categoría entran unos 3 millones de personas, de los cuales alrededor de 2 millones se encuentran en una situación desesperada. Por consiguiente, dado que se han reducido en parte o del todo las posibilidades de que ellos mismos produzcan alimentos y prácticamente no disponen de medios para conseguirlos en los mercados (insuficientes oportunidades de empleo y de otras fuentes de ingresos), estas personas no pueden satisfacer sus necesidades nutricionales mínimas y básicas durante 2000/01, a menos que la comunidad internacional les preste asistencia.

Aún cuando mejoraran las precipitaciones y nevadas el año que viene, la próxima cosecha de trigo no estará pronta hasta junio-julio de 2001. Pero si volviera a llover poco, la asistencia de urgencia a Tayikistán - sólo para salvar vidas humanas - supondría operaciones mucho mayores. Se impone una vigilancia atenta de la evolución de las condiciones críticas del suministro de alimentos, de la producción de cereales y del acceso a los alimentos por parte de las personas necesitadas, con miras a realizar los ajustes necesarios a los programas actuales de asistencia y formular otros nuevos que sean apropiados.

El PMA ha formulado un llamamiento pidiendo 126 000 toneladas de ayuda alimentaria por un valor de 62 millones de dólares EE.UU. con el fin de ejecutar una operación de urgencia destinada a la asistencia de más de 1 millón de personas expuestas a una situación de hambruna en los próximos nueve meses. De no recibir asistencia, alrededor de 1,2 millones de personas se encontrarán en una situación desesperada ya que no tienen prácticamente ninguna oportunidad de empleo ni otras fuentes de ingresos para comprar alimentos en el mercado.

TIMOR ORIENTAL (26 de septiembre)

La actividad agrícola principal consiste actualmente en la recolección del maíz fuera de estación y en la plantación del arroz fuera de estación. Los preparativos para la producción de la temporada principal comenzarán en octubre, mientras que la siembra se realizará en los meses de noviembre a enero. El año pasado, pese a las graves perturbaciones sufridas por la agricultura, la comercialización y la economía a causa de los disturbios civiles, la producción de las cosechas principales de maíz y arroz resultaron menos afectadas de lo que se había previsto en los meses que siguieron a la crisis. Aunque la plantación del maíz se hizo tardíamente en comparación con la fecha óptima para la siembra, el retraso no afectó gravemente a los rendimientos debido también a que las precipitaciones fueron favorables durante la campaña agrícola 1999/2000. La FAO calculó la producción de maíz y arroz para la actual campaña comercial 2000/01 (abril/marzo) en alrededor de 94 600 y 30 500 toneladas (arroz elaborado), respectivamente. Teniendo en cuenta las existencias y las promesas de ayuda alimentaria en cartera, el déficit total (neto) en relación con las necesidades de utilización se estimó en 14 100 toneladas, de las cuales una parte debería colmarse con importaciones comerciales y privadas y el resto mediante otras promesas de ayuda alimentaria.

La asistencia alimentaria continúa siendo proporcionada por el PMA que en lo que va de esta campaña comercial ha distribuido un total de 9 000 millones de toneladas de diversos productos (arroz, maíz, legumbres, aceite vegetal, sal, pescado en conserva, etc.) a los beneficiarios a través de diferentes programas, tales como alimentación de grupos vulnerables, alimentos por trabajo, alimentos para la capacitación y alimentación escolar.

TURKMENISTAN (13 de septiembre)

La cosecha de cereales de invierno de 2000 alcanzó los 1,7 millones de toneladas, volumen supe-rior al objetivo (1 645 000 toneladas) y unas 280 000 toneladas más que en 1999. El aumento se debe principalmente a los adelantos realizados en materia de reforma agraria, por la cual la ma-yoría de los agricultores arriendan las tierras que cultivan. En el intento de aumentar la producción de cereales, principalmente trigo, se señala que la superficie sembrada con cultivos de invierno au-mentó casi 100 000 hectáreas, a 680 000 hectáreas, aprovechando algunas tierras vírgenes para la producción. Se señala además que se han asignado cuantiosos recursos a los agricultores para que aumenten la producción de arroz cuyo objetivo para los próximos tres años se cifra en 200 000 toneladas anuales. Se informa que se han sembrado 70 000 hectáreas de arroz y adjudicado cerca de 10 millones de dólares EE.UU. para comprar semillas de calidad destinadas a aumentar los ren-dimientos. El aumento de la superficie sembrada se ve sostenido por la importación de maquinaria agrícola. Sin embargo, la falta de agua de riego a causa de la sequía que ha afectado el centro de Asia podría redundar en rendimientos decepcionantes. Se señala que la cosecha de algodón de 2000 será de 1,3 millones de toneladas, volumen semejante al del año pasado.

TURQUIA (18 de septiembre)

La producción de la cosecha de trigo de 2000 se estima en 19 millones de toneladas, alrededor de un 5 por ciento más que la cosecha reducida por la sequía del año pasado, pero en torno a la media. También se pronostica que la producción de maíz aumentará cerca de un 8 por ciento con respecto al nivel medio, situándose en 2,2 millones de toneladas. Las importaciones de trigo en la actual campaña comercial 2000/01 (julio/junio) deberían estar en torno a los 1,3 millones de toneladas, como el año pasado. Las de maíz se prevén en 950 000 toneladas, unas 200 000 toneladas más que el año anterior.

UZBEKISTAN (18 de septiembre)

Todo parece indicar que la cosecha de cereales de 2000 es menor que la del año pasado. La dis-minución de las precipitaciones recibidas durante el invierno y las condiciones secas imperantes en el norte se han traducido en una disminución del agua de riego y en pérdidas de las cosechas de secano. Según informes oficiales, en las grandes fincas se han obtenido alrededor de 3,1 millones de toneladas de trigo y cebada, volumen inferior al (ambicioso) objetivo de 4,3 millones de tonela-das. Además, los pequeños propietarios todavía tienen que plantar el trigo, cuya producción se pre-vé en 600 000 toneladas. Todavía no se ha informado sobre la producción de este sector, pero la FAO la calcula provisionalmente en 500 000 toneladas. Esto llevaría la producción total de trigo y cebada a 3,6 millones de toneladas, frente a los 3,7 millones de toneladas del año pasado, pese al aumento de 50 000 hectáreas en la superficie de regadío sembrada con trigo. También es probable que se vea afectada la producción de cereales de primavera (maíz y arroz) de tal manera que la producción total de cereales podría no superar los 4,1 millones de toneladas, frente a los 4,3 millo-nes de toneladas en 1999. La disponibilidad de insumos que aumentan los rendimientos y de agua de riego - Uzbekistán comparte con los países vecinos las aguas de los ríos que desembocan en el mar Aral - sigue siendo un problema importante, a la vez que la falta de tierra y las reformas del mercado limitan también los esfuerzos que realiza el país para aumentar los rendimiento de los ce-reales. La sequía ha afectado particularmente a las zonas septentrionales de Karakalpakstan. Se informa que la mayor parte de los cultivos y del arroz, principalmente de secano, ha sufrido daños. Una gran parte del país es árida o semiárida y la sequía ha perjudicado a los pastizales. Con res-pecto al algodón, el principal cultivo comercial, las perspectivas indican también una producción menor que la del año pasado.

Se prevé que la necesidad de importación de cereales en 2000/01 superará las 600 000 toneladas importadas en 1999/2000.

VIET NAM (25 de septiembre)

Las peores inundaciones en 40 años ocurridas en el Delta Mekong han provocado 43 víctimas y un desplazamiento en gran escala de la población, a la vez que quedaron destruidas muchas vivien-das y en muchas zonas escasean gravemente los alimentos. Además, se han dañado o destruido unas 100 000 hectáreas de arroz, cuyo costo económico se cifra hasta ahora en 26 millones de dó-lares EE.UU.. Por el momento, los niveles de las aguas de las inundaciones en el sistema del río Mekong superan el nivel de alarma III, que significa inundaciones muy peligrosas, semejantes a los niveles alcanzados durante las inundaciones excepcionalmente desastrosas de 1961, 1966, 1978 y 1996. El centro de alerta del PNUD pronostica que en los próximos 3 a 5 días los niveles de las aguas de los ríos Tien y Hau podrían alcanzar los niveles máximos de alrededor de 5 metros.

Las zonas más afectadas son Long An, Dong Thap y An Giang, en la frontera con Caboya. Las víctimas estimadas hasta ahora en esas zonas son 25, y han tenido que ser evacuadas hasta 400 000 personas.

En la primera década de septiembre, unas tormentas tropicales habían causado daños a los cultivos en las partes centrales, mientras que en las zonas del litoral del delta del Río Colorado unas lluvias intensas retrasaron la recolección del arroz del "décimo mes". En las partes septentrionales del país, el arroz del décimo mes se planta normalmente en junio y julio y se recoge a partir de mediados de septiembre, mientras que en el sur el período vegetativo es más largo y la recolección comienza a partir de finales de octubre. No obstante todos los daños que puedan haber causado las inundaciones, los pronósticos actuales indican una producción arrocera del décimo mes de alrededor de 8,3 millones de toneladas, volumen ligeramente inferior al del año pasado. La producción de arroz en 1999/2000 fue de 31,7 millones de toneladas, de los cuales casi la mitad provino de la cosecha principal de invierno/primavera plantada de enero a marzo, y que se recoge entre abril y julio según los lugares.

Para complementar los esfuerzos de socorro desplegado por el Gobierno, la Federación Internacional de la Cruz Roja ha lanzado un llamamiento por un 1,5 millones de dólares EE.UU. para prestar asistencia a las 125 000 personas más afectadas en el Delta de Mekong.

Debido a una disminución del comercio de arroz en el mercado mundial, este año los ingresos de exportación de ese producto han sido menores de lo previsto. Ultimamente el Gobierno revisó a la baja su objetivo de exportación de arroz para el año 2000 a 3,8-3,9 millones de toneladas, respecto a los 4 millones de toneladas establecidos anteriormente. En los primeros ocho meses de este año se exportaron 2,4 millones de toneladas de arroz, lo que significa una disminución del 37 por ciento respecto al mismo período del año pasado.

YEMEN (18 de septiembre)

La producción de sorgo en 2000 se pronostica en un volumen inferior a la media de 380 000 tone-ladas. En cambio, la de trigo debería recuperarse a alrededor de 156 000 toneladas, un 4 por cien-to más que la media. Una reproducción en pequeña escala de langostas del desierto podría exten-derse a las zonas de la parte oriental del desierto en las que ha llovido últimamente. Es probable también que aparezcan saltones a principios de octubre formando pequeños grupos o bandas

Las importaciones de cereales en 2000, principalmente trigo, se calculan en alrededor de 2,6 millones de toneladas.


Previous PageTable Of ContentsNext Page