FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.2, abril 2001 - Page 9

AnteriorInicioSiguiente

ASIA

AFGANISTAN* (27 de marzo)

Las perspectivas para los cereales de invierno de 2001, que se recogerán en mayo/junio, siguen siendo malas debido principalmente a las condiciones atmosféricas y la persistente inseguridad que dieron lugar a pérdidas de rendimientos y a grandes desplazamientos de la población.

La sequía de 2000 devastó los cultivos y el ganado en todo el país. La producción total de cereales se estima en 1 820 000 toneladas (con el arroz en forma de arroz cáscara), alrededor de 44 por ciento y 53 por ciento menos que en 1999 y 1998, respectivamente. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA visitará el país a partir de finales de abril para evaluar la situación general del suministro de alimentos y estimar las necesidades de importación de cereales en 2001/02 (julio/junio), incluida la ayuda alimentaria.

La situación alimentaria es difícil para un gran número de personas desplazadas. En 2000, el PMA distribuyó alrededor de 161 000 toneladas de alimentos a 3,3 millones de personas muy afectadas, frente a las 82 631 toneladas distribuidas el año anterior. En febrero de 2001 la FAO y el PMA aprobaron conjuntamente una operación de urgencia destinada a prestar asistencia alimentaria a 3,8 millones de personas afectadas por la sequía, por un valor de 76,6 millones de dólares EE.UU., durante un año (abril 2001/marzo 2002).

ARABIA SAUDITA (27 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de trigo de 2001, que se recogerá en abril y mayo, son favorables gracias a unas buenas lluvias recibidas al comienzo de la campaña. La producción de trigo en 2000 se estima en 1,5 millones de toneladas, semejante a la del año anterior, pero alrededor de un 9 por ciento menos que la media.

En enero y febrero no se señaló la presencia de langostas del desierto, pero las buenas lluvias caídas al final de enero deberían haber creado condiciones aptas para la reproducción.

La importación de cereales en 2000/01 (julio/junio) se pronostica actualmente en alrededor de 6,8 millones de toneladas, volumen ligeramente inferior al del año pasado.

ARMENIA* (9 de abril)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de 2001 han mejorado gracias a unas buenas lluvias recibidas en marzo, que contribuyeron a reponer la humedad del suelo y las reservas de riego. Sin embargo, en los meses venideros las lluvias constituirán un factor decisivo para obtener una buena cosecha. La persistencia de la sequía en 2000 redujo la producción de cereales en un 25 por ciento a 225 000 toneladas y ha dado lugar a una escasez de semillas. En consecuencia, la superficie sembrada con cultivos de invierno (principalmente trigo) que se cosecharán en 2001 ha descendido 30 por ciento a 70 000 hectáreas. Se espera aumentar las superficies sembradas con cereales de primavera a 115 000 hectáreas. Las nevadas caídas durante el invierno de este año han sido muy inferiores a lo normal pero ahora comenzó a llover. Las imágenes del satélite indican un desarrollo de los cultivos mejor que el año pasado en algunas zonas limitadas (algunas partes de Kotaik, Vaiots Dzor y sur de Siunik). Las perspectivas para el suministro de alimentos en 2001 dependerán decisivamente del aumento de las superficies sembradas con cereales de primavera, de menor rendimiento, y de la movilización de papas en semillas para que los agricultores puedan plantar este cultivo básico. También se vieron afectados por la sequía los piensos y los pastizales. La producción total de carne y huevos ha aumentado cerca de una quinta parte en 2000, mientras que la producción lechera disminuyó marginalmente.

La necesidad de importación de cereales en 2000/01 (julio/junio) se estima en 515 000 toneladas, incluidas 458 000 toneladas de trigo, y 44 000 toneladas de cereales forrajeros destinados a las raciones de supervivencia del ganado, fuente importante de proteínas y de ingresos para las familias rurales. La necesidad de importación es muy superior a la media e incluye 146 000 toneladas de ayuda alimentaria. Las importaciones de cereales efectuadas en los ocho primeros meses de la campaña comercial ascienden a alrededor de 239 000 toneladas de cereales, incluidas 78 000 toneladas de ayuda alimentaria.

El 68 por ciento de la población se encuentra en una situación de indigencia, pobreza o cercana a la línea de pobreza. Estas conclusiones se basan en los datos de una encuesta y en el estudio sistemático de las familias realizado con el patrocinio del Banco Mundial. La encuesta indica que el 55 por ciento de la población vive en una situación de pobreza o de indigencia. Por familias pobres se entiende aquéllas cuyo nivel de consumo per cápita es inferior a la línea de pobreza (una cesta mínima de alimentos y bienes de consumo), y por familias indigentes aquéllas cuyo nivel de consumo per cápita está por debajo de la línea alimentaria (una cesta mínima de bienes alimentarios), habiéndose fijado las dos líneas en 11 735 dracmas (21,5 dólares EE.UU.) y 7 194 dracmas, respectivamente. Alrededor del 32,14 por ciento de la población vive en situación de pobreza y el 22,91 por ciento en situación de indigencia; las cifras correspondientes a las familias son del 30,53 por ciento y 19,14 por ciento, respectivamente. Además, algunas familias son consideradas potencialmente pobres, ya que sus ingresos están en el orden de los 12 000-12 500 dracmas, cifra que excede con poco margen la línea de pobreza. En consecuencia, hasta un 68 por ciento de la población podría necesitar alguna forma de protección social relacionada con la pobreza. La encuesta reveló también que el nivel real de desempleo es de 27,3 por ciento, muy superior a la estimación oficial (10,0-11,5 por ciento). El sueldo mensual medio es de 20 157 dracmas, o sea menos del doble de la línea de pobreza, y alrededor del 17 por ciento de la mano de obra gana demasiado poco para asegurar un ingreso superior a la línea alimentaria. Sin embargo, los salarios no constituyen la fuente principal de los ingresos monetarios: abarcan sólo el 24,6 por ciento de los ingresos, mientras que las ventas de la producción agropecuaria representan el 32,1 por ciento, los ingresos derivados del empleo autónomo el 10,6 por ciento, y las pensiones estatales el 9,3 por ciento. Un 19,3 por ciento de los ingresos proceden de las transferencias provenientes de parientes, incluido un 12,8 por ciento proveniente de parientes que viven en el extranjero (este rubro es, por sí solo, más significativo que las pensiones estatales). Sólo el 0,1 por ciento de los ingresos guarda relación con propiedades (es decir alquileres, intereses, dividendos, etc.), lo que habla a las claras del efecto limitado de la privatización en las modalidades de los ingresos. Hay un alto grado de desigualdad en los ingresos. El nivel de los ingresos del 20 por ciento más rico de la población es 32,2 veces superior al del 20 por ciento más pobre. La encuesta confirmó también que al menos 620 000 armenios (y posiblemente hasta 1 millón), sobre una población oficial de 3,8 millones de habitantes, viven actualmente en el extranjero buscando otras fuentes de ingresos. La mayoría de los que viven en el extranjero están en edad productiva, y dos terceras partes son hombres.

El debilitamiento causado por los problemas políticos, económicos y sociales del decenio pasado se ha traducido en un desempleo y subempleo generalizados y en una situación de inseguridad alimentaria. Alrededor del 15 por ciento de los niños campesinos sufre de malnutrición crónica incluso en circunstancias normales. El PMA prevé suministrar asistencia alimentaria de urgencia selectiva a 297 000 agricultores de subsistencia y a otras familias vulnerables con 22 480 toneladas de trigo enriquecido con hierro, aceite vegetal y legumbres, durante el período comprendido entre el 1 de noviembre de 2000 y el 1 de julio de 2001. La operación de urgencia (OU) propuesta se integrará plenamente con la Operación prolongada de socorro y rehabilitación (OPSR), que durará también hasta junio de 2001 y se destinará a otros 170 000 beneficiarios. El tonelaje total de la OU prevista y de la OPSR en curso asciende a más de 28 000 toneladas hasta mediados de 2001.

AZERBAIYAN (21 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de 2001 son algo inciertas, ya que las precipitaciones invernales han oscilado entre 30 y 80 por ciento de lo normal en todo el país, y también son inferiores a lo normal en las zonas de captación de los países vecinos. Tras la sequía estival del año pasado, escasean las reservas de agua para riego y el resultado definitivo de la cosecha de este año dependerá decisivamente de las lluvias que se reciban en los meses venideros y del deshielo. Las obras de emergencia realizadas en el invierno de este año (profundización de los canales de riego, etc.) podrían contribuir a mantener los niveles de producción de los cultivos rentables. Las imágenes del satélite indican un desarrollo mayor de los cultivos, y mejor por ahora que en la fase correspondiente del año pasado.

La superficie sembrada con cultivos de invierno ha aumentado ulteriormente a 650 000 hectáreas, incluidas 523 000 hectáreas sembradas con trigo y 122 000 hectáreas cultivadas con cebada de invierno. La primera etapa de la privatización de la tierra prácticamente ha terminado. Las superficies sembradas con cereales de invierno en los dos últimos años han aumentado de forma pronunciada ya que los agricultores están pasando al cultivo de cereales de invierno que maduran en junio, antes del período del calor estival en el que las necesidades de agua alcanzan el nivel máximo. El cambio se debe también a las dificultades para comercializar los cultivos comerciales, como la uva y el algodón.

La estimación oficial definitiva de la cosecha de cereales de 2000 es de 1,5 millones de toneladas, incluidos 1 148 000 toneladas de trigo, 209 000 toneladas de cebada, y 104 000 toneladas de maíz. La producción arrocera, en expansión, aumentó de forma pronunciada a 22 000 toneladas y la de legumbres fue de 13 000 toneladas. En general, la cosecha de cereales de invierno de 2000 no sufrió los daños causados por la sequía, pero el rendimiento de los cultivos de primavera (papas, hortalizas, algodón, forrajes y árboles frutales) resultaron afectados.

Gracias a una cosecha muy superior a la media, la necesidad de importaciones de cereales debería disminuir algo. Sin embargo, es probable que aumenten las de piensos, ya que los suministros de forrajes escasean y los agricultores internos deben hacer frente a la competencia de las importaciones. La mayor parte de las necesidades de importación de cereales se cubrirá comercialmente, aunque los grupos vulnerables, entre ellas las personas desplazadas en el interior del país, siguen necesitando asistencia alimentaria selectiva. El PMA continúa prestando apoyo a 485 000 beneficiarios a través de una Operación prolongada de socorro y recuperación de tres años que comenzó en julio de 1999. El total de los productos alimenticios comprometidos para la vida del proyecto asciende a 47 880 toneladas de ayuda alimentaria.

BANGLADESH (21 de marzo)

El trigo Rabi (de invierno) y el arroz Boro de regadío son los principales cultivos sembrados actualmente. El trigo se planta en noviembre/diciembre y se recoge a partir de finales de marzo, mientras que la cosecha Boro se planta desde noviembre hasta enero y se recoge a partir de abril. La cosecha de trigo de este año se pronostica en 2 millones de toneladas, frente al volumen de 1 840 000 toneladas del año pasado. En 1999 el país obtuvo una cosecha de trigo sin precedentes de alrededor de 2 millones de toneladas, y en los últimos cinco años alcanzó un promedio de alrededor de 1 680 000 toneladas.

El arroz es la cosecha de cereales más importante, que representa el 73 por ciento de la superficie total cultivada. Se prevé que la producción del arroz Boro alcanzará el nivel récord de los años anteriores, estimado en 11 millones de toneladas. Si este pronóstico se concretizara, la producción de arroz elaborado en 2000/01 estará en torno a los 24 millones de toneladas, lo que representa un volumen sin precedentes. El arroz Boro representa aproximadamente el 45 por ciento de la producción total anual de arroz, el monzónico (Aman) otro 45 por ciento, mientras que un 10 por ciento aproximadamente proviene de la tercera cosecha Aus.

Tras las devastadoras inundaciones monzónicas de 1998, la situación del suministro de alimentos ha mejorado considerablemente, debido principalmente a varias cosechas de cereales consecutivas de nivel récord. Al final de febrero, había en total 1 060 000 toneladas de cereales en reserva, incluidas alrededor de 733 000 toneladas de arroz y 322 000 toneladas de trigo en el sistema público de distribución de cereales alimentarios.

CAMBOYA (21 de marzo)

Durante la estación húmeda de 2000, el país se vio afectado por unas de las peores inundaciones registradas últimamente, que provocó una destrucción en gran escala de cultivos, principalmente arroz, infraestructuras, propiedades y líneas de comunicación. Resultaron afectados alrededor de 3 millones de personas, medio millón abandonó sus hogares y casi 400 personas murieron.

En una evaluación de la situación del suministro de alimentos realizada por una misión FAO/PMA se observó que las inundaciones habían reducido la producción arrocera de la estación húmeda en alrededor de 400 000 hectáreas. No obstante las pérdidas debidas a las inundaciones, y debido a que las precipitaciones fueron en general superiores a la media, la campaña fue en general favorable y los rendimientos fueron superiores a los de 1999, que fue un año excelente. Se ha terminado de recoger el arroz de la estación húmeda y de aluvión. Las estimaciones más recientes del Ministerio de Agricultura indican una producción arrocera de la estación húmeda de 2000 de 3,2 millones de toneladas, alrededor de 100 000 toneladas menos que las estimaciones oficiales de la producción de la estación húmeda de 1999. La producción de la estación seca se pronostica en 800 000 toneladas, con lo que la producción total para 2000/01 se cifraría en torno a los 4 millones de toneladas.

Pese a una situación satisfactoria de la oferta y la demanda del arroz desde un punto de vista nacional, las inundaciones del año pasado hicieron que un gran número de personas, que normalmente se encuentra en el límite entre la subsistencia y la inseguridad alimentaria, resultara más vulnerable a la escasez de alimentos. En general, en el país hay tres grandes categorías de personas aquejadas de "inseguridad alimentaria". El grupo mayor actualmente son las personas aquejadas de inseguridad alimentaria crónica, aproximadamente 2 millones. El segundo grupo está formado por los "grupos vulnerables" (inválidos, víctimas de enfermedades, huérfanos, etc.), que representan otras 500 000-600 000 personas. El tercer grupo es el de las personas afectadas de "inseguridad alimentaria transitoria", debido a incendios, inundaciones, sequías, etc., que normalmente representan alrededor de 50 000 personas. Este año, sin embargo, debido a unas inundaciones excepcionales, el número de las personas clasificadas como afectadas de inseguridad alimentaria transitoria se estima en 3 millones. De las cuales, el análisis de la vulnerabilidad indica que alrededor de 500 000 pertenecerían al grupo de las personas más afectadas de inseguridad alimentaria. Dada la magnitud del problema, este grupo podría llegar a ser un grupo de personas afectadas de inseguridad alimentaria crónica si tuvieran que recurrir a estrategias extremas de subsistencia, como la venta de sus tierras, el endeudamiento a intereses altos, etc., para colmar el déficit de alimentos familiar derivado de los daños causados por las inundaciones. Sin embargo, si se le proporciona asistencia alimentaria selectiva, casi todo este grupo podría recuperarse para la próxima cosecha. Para satisfacer las necesidades alimentarias del medio millón de personas que se encuentran en mayor riesgo, la misión aboga por extender la asistencia alimentaria durante otros cuatro meses. Una parte de la asistencia necesaria (un mes y medio) se cubrirá a través de la actual Operación de Urgencia (OU 6296.00), mientras que para el resto se necesitarán otras 16 000 toneladas.

COREA, REPUBLICA DE (23 de marzo)

Siguen mejorando las perspectivas de recuperación y crecimiento económicos después de la crisis financiera registrada en Asia, indicándose un aumento de la demanda de cereales destinados tanto al consumo humano como a la preparación de piensos. Casi todo el trigo y el maíz son importados, mientras que el país produce por término medio alrededor de 5 millones de toneladas de arroz (elaborado) por año, durante la temporada principal que va de alrededor de mayo hasta octubre. En general, están disminuyendo en el país el número de las explotaciones productivas y la superficie sembrada con arroz ya que se destina más tierra a la construcción de infraestructuras y a la urbanización. Cualquier expansión que se produjera en el futuro vendría principalmente de las tierras marginales y bonificadas, incluidas aquéllas expuestas a inundaciones.

COREA, REPUBLICA POPULAR DEMOCRATICA DE* (23 de marzo)

Preocupa nuevamente la situación del suministro de alimentos en el país tras los efectos generalizados del invierno más frío que se haya registrado en decenios. Se señala que a mediados de enero las temperaturas habían descendido a los niveles más bajos de los últimos cincuenta años. El tiempo frío continuó hasta casi la última década de febrero, después de la cual las temperaturas aumentaron y se pudieron comenzar los preparativos para los cultivos dobles. Este año la temporada comenzó antes, a diferencia del año 2000 en el que debido a las temperaturas frías no se pudieron comenzar las operaciones agrícolas hasta mediados de marzo. Debido a las temperaturas muy frías de este año, es probable que disminuya la incidencia de las plagas. Sin embargo, la situación sigue siendo incierta debido a la irregularidad de las condiciones climáticas que imperan en general en la región asiática.

Para la mayoría de la población la situación del suministro de alimentos sigue siendo extremadamente difícil, debido especialmente a los años de grave escasez de alimentos que ya han tenido que pasar. Se señala que en enero ha cesado el suministro de cereales de los recursos internos, y actualmente se reciben sólo por conducto de la asistencia alimentaria bilateral.

En noviembre del año pasado, una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA evaluó la disponibilidad interna de granos, en equivalente de cereales, para la campaña comercial de 2000/01 en 2 920 000 toneladas, frente a una demanda de granos para el consumo humano y otras necesidades de utilización de 4 790 000 toneladas. Por lo tanto, la necesidad de importación de cereales se estimó en 1 870 000 toneladas, de las cuales se prevé que las importaciones comerciales cubrirán 200 000 toneladas, mientras que otras 810 000 toneladas de las importaciones necesarias se han prometido como asistencia alimentaria por conducto del PMA y otras 500 000 toneladas a través de importaciones bilaterales en condiciones de favor. Habida cuenta de todas estas importaciones previstas, la necesidad de importaciones no cubierta se estima en 360 000 toneladas, que tendrán que colmarse mediante asistencia alimentaria adicional para que el país pueda satisfacer las necesidades alimentarias mínimas hasta finales de octubre de 2001.

CHINA (21 de marzo)

Durante la primera quincena de marzo, unas temperaturas superiores en 2-3 grados centígrados a lo normal favorecieron el desarrollo del trigo de invierno en las partes orientales, mientras que unos chaparrones recibidos en la cuenca del río Yangtze aumentaron los suministros de humedad para los cultivos de invierno. Aunque en las partes meridionales del país se recibieron lluvias estacionales ligeras, en general las precipitaciones han sido inferiores a lo normal.

Las nevadas invernales caídas en enero y febrero beneficiaron los niveles de humedad del suelo, favoreciendo la cosecha de trigo de invierno en las principales zonas productoras. La producción de trigo de invierno en 2001 se pronostica en torno a los 92,5 millones de toneladas, volumen superior en más de 1 millón de toneladas al pronóstico anterior. La producción total de trigo de invierno y primavera de este año se prevé actualmente en alrededor de 100,5 millones de toneladas, alrededor de 500 000 toneladas menos que la cosecha menguada del año pasado. El trigo de invierno representa la mayor parte del trigo que produce el país anualmente. Debido a la baja de los precios de sostenimiento de los alimentos básicos, la superficie sembrada con trigo disminuyó ulteriormente respecto a la campaña de 2000/01 ya que los agricultores continuaron cambiando a otros cultivos más rentables. La superficie plantada se estima en alrededor de 23 millones de hectáreas, 1 170 000 hectáreas, o sea casi 5 por ciento, menos que en 1999.

CHIPRE (27 de marzo)

Las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada de 2001, que se recogerán a partir de mayo y junio, parecieran ser superiores a la media. La superficie total sembrada fue de alrededor de 61 000 hectáreas, semejante a la del año anterior. La producción de cereales en 2000, principalmente cebada, se estima en 101 000 toneladas, alrededor de 1 por ciento menos que la media de los últimos cinco años.

Las importaciones de trigo de 2000/01 (mayo/abril) se pronostican en 95 000 toneladas, mientras que las importaciones totales de cebada y maíz se pronostican en alrededor de 540 000 toneladas, volumen inalterado respecto al año pasado.

FILIPINAS (26 de marzo)

La plantación de la cosecha de maíz y arroz de la temporada principal, que se recogerá a partir de agosto/septiembre y septiembre/octubre, respectivamente, comenzará a partir de abril y continuará en mayo. Sin embargo, en las dos primeras décadas de marzo, unas lluvias intensas recibidas en las partes orientales, centrales y meridionales del país trastornaron los trabajos de campo.

La producción arrocera para el año civil 2000 se cifró en un nivel récord de 12 450 000 toneladas, 4 por ciento más que la cosecha del año anterior, mientras que la de maíz fue de 4,5 millones de toneladas, alrededor del 2 por ciento menos que en 1999. El aumento del agua disponible en las zonas productoras tradicionales de maíz indujo a los agricultores a pasar del maíz al arroz, lo cual representó una reducción de la producción total de maíz. El objetivo para el actual año civil es de 13 millones de toneladas, que el país está tratando de alcanzar a través de actividades intensivas de extensión agrícola, la utilización de variedades de arroz modernas y certificadas, y el riego.

A pesar de los considerables aumentos registrados en la producción arrocera interna, el país todavía no produce cantidades suficientes para satisfacer la demanda. Durante el primer semestre de este año, la Autoridad Nacional para la Alimentación importará 450 000 toneladas de arroz para reponer las existencias y asegurar una reserva nacional de 90 días durante el período de escasez de julio a septiembre. En marzo se esperan recibir 200 000 toneladas de las importaciones previstas y el resto en junio.

GEORGIA* (9 de abril)

Las perspectivas para la cosecha de 2001 han mejorado gracias a unas buenas lluvias recibidas en marzo que contribuyeron a reponer la humedad del suelo y las reservas de riego. Sin embargo, como las precipitaciones recibidas durante los meses invernales han sido nuevamente muy inferiores a la media, en los meses venideros las precipitaciones constituirán un factor determinante en la cosecha de este año. Hay indicios de que la superficie sembrada con trigo de invierno puede no haber descendido tanto como se había indicado al principio. Sin embargo, muchas plantaciones se retrasaron y muchos agricultores utilizaron cualquier tipo de semillas que pudieron adquirir. Se espera movilizar semillas suficientes para incrementar la superficie sembrada en primavera con papas y maíz, para contrarrestar cualquier posible mengua de la producción de trigo. Las imágenes de satélite, tanto de la parte superior como de la parte inferior del país, indican que el desarrollo de los cultivos es hasta ahora satisfactorio en las zonas cultivadas en la mitad meridional del país y mejor en algunas partes de Khakheti, una importante zona productora de trigo.

La producción total de cereales de 2000 es menos de 400 000 toneladas, cerca de la mitad de la obtenida en 1999 y un 40 por ciento menos de la media debido a la sequía y al estado rudimentario del sistema de riego. También ha disminuido la producción de papas, de otros cultivos alimentarios básicos y de forrajes, con perjuicio, en este último caso, de la producción pecuaria.

Con una necesidad nacional mínima de consumo de cereales (incluidos alimentos, semillas para forrajes, pérdidas) estimada en 1,1 millones de toneladas, la necesidad de importación de cereales de Georgia en 2000/01 se estima en 748 000 toneladas (620 000 toneladas de trigo, 88 000 toneladas de maíz, 35 000 toneladas de cebada y 5 000 toneladas de arroz). Las importaciones de cereales registradas entre julio y diciembre de 2000 han ascendido a 104 000 toneladas, pero en forma extraoficial ingresan volúmenes considerables. Frente a una necesidad de ayuda alimentaria estimada en 311 000 toneladas, las promesas confirmadas hasta ahora ascienden a 85 400 toneladas. Las entregas de trigo en forma de ayuda alimentaria están resultando difíciles para el mercado ya que en la CEI se obtienen suministros más baratos.

El PMA formuló un llamamiento el año pasado solicitando casi 66 000 toneladas para satisfacer las necesidades básicas de 696 000 de entre las víctimas más vulnerables afectadas por la sequía durante un período de ocho meses (noviembre-junio) hasta la próxima cosecha principal. La respuesta a este llamamiento ha sido lenta y limitada; las primeras entregas de productos han llegado en enero a Georgia. Las distribuciones comenzaron recién en febrero y para finales de marzo 270 000 beneficiarios habían recibido una ración para dos meses. Sobre la base de las promesas confirmadas y las cantidades recibidas y previstas hasta la fecha, el PMA prevé completar la primera rueda de distribución a alrededor de otros 270 000 beneficiarios a principios de abril y comenzar una segunda para alrededor de 540 000 beneficiarios a mediados de abril. Al final de marzo, las promesas cubrían sólo el 35 por ciento de la cuantía total solicitada (23 000 toneladas, frente a un total de 66 000 toneladas) y habían llegado al país sólo 6 650 toneladas.

INDIA (21 de marzo)

Debido a la sequía imperante en algunos de los principales estados productores de trigo del país, la cosecha de trigo, que se recogerá en las próximas semanas, debería ser considerablemente menor, en alrededor de 5 a 7 millones de toneladas, que la cosecha récord de 75,5 millones de toneladas del año pasado. Se señala que la superficie sembrada con trigo ha disminuido en alrededor de 3 millones de hectáreas, respecto a los 27,4 millones de hectáreas de 2000, principalmente en los estados de secano como Madhya Pradesh, Gujarat, Rajasthan y algunas partes de Maharashtra. Sin embargo, en los principales estados productores de excedentes de trigo como Punjab, Haryana y Uttar Pradesh, la cosecha es en general satisfactoria, aunque es improbable que alcance el nivel récord del año pasado. Aunque la campaña ha estado en general exenta de plagas y enfermedades, el consumo de fertilizantes ha disminuido marginalmente debido a la sequía y, en consecuencia, es probable que la producción total de cereales Rabi de este año descienda a alrededor de 95-96 millones de toneladas, frente a 104 millones de toneladas en 1999/2000. El objetivo de producción total de cereales alimentarios para la campaña comercial 2000/01 es de 212 millones de toneladas.

Un terremoto, el peor en cincuenta años, había arrasado anteriormente el estado occidental de Gujarat, agravando los problemas de alimentos y agua que ya existían debido a una segunda sequía consecutiva. Las capas freáticas profundas habían descendido apreciablemente, a la vez que muchas personas habían empezado a emigrar. El país ha sufrido una serie de desastres naturales este año, incluidas sequías y graves inundaciones en algunos de los estados durante la última campaña monzónica, con un saldo de numerosas víctimas y miles de personas sin vivienda.

Según las proyecciones, al final de la actual campaña comercial las existencias de trigo serán más de 20 millones de toneladas, alrededor de 40 por ciento más que el año pasado y cinco veces más que el nivel deseado. Ello se atribuye a los aumentos del precio de sostenimiento en las explotaciones (que dio lugar a un aumento de las compras), al incremento de los precios del trigo y el arroz vendidos a través del Sistema Público de Distribución (lo que dio como resultado un nivel bajo de ventas) y a la debilidad de los precios mundiales (que limitaron las oportunidades de exportación). También han aumentado significativamente las existencias de arroz del Gobierno debido a las buenas cosechas obtenidas en los últimos años y al aumento de las compras.

INDONESIA* (21 de marzo)

Unas lluvias estacionales recibidas en marzo mejoraron ulteriormente la humedad del suelo para el arroz de la temporada principal en la principal provincia productora de Java, pero provocaron inundaciones localizadas en algunas partes. La cosecha principal de arroz se planta entre noviembre y enero y se recoge a partir de abril.

La producción arrocera para el año civil 2000 estuvo en torno a los 51 millones de toneladas, alrededor de un 2 por ciento más que el año pasado y aproximadamente un 4 por ciento más que la media quinquenal. El aumento de la producción se atribuye a una estación húmeda prolongada y a la escasa incidencia de plagas y enfermedades. La superficie cultivada estuvo en torno al nivel medio de 11,5 millones de hectáreas.

La situación alimentaria continúa estabilizándose en general en el país, tras la crisis económica de 1997/1998, agravada por una campaña agrícola mala debida a El Niño. De resultas de una buena producción y de sus cuantiosas existencias internas, Indonesia, el principal importador mundial de arroz, ha anunciado que en 2001 no importará arroz. Pero persiste la preocupación por la situación alimentaria y humanitaria en algunas partes del país afectadas por violentos disturbios civiles.

IRAN, REPUBLICA ISLAMICA DE (21 de marzo)

Durante las dos primeras décadas de marzo se recibieron lluvias ligeras en las principales zonas productoras de trigo de invierno situadas en las partes occidentales y nordorientales del país. Normalmente, el trigo se planta en septiembre/octubre y se recoge en abril/mayo. La cebada de secano, esencial para los piensos, también se planta a partir de septiembre y se recoge en marzo.

En 2000, el efecto de dos años consecutivos de sequía afectó gravemente a la producción agropecuaria. La sequía fue la peor desde 1964 y afectó a unos 37 millones de personas, o sea más del 50 por ciento de la población. Por consiguiente, se estima que la producción de trigo de 2000 ha descendido a alrededor de 8 millones de toneladas, aproximadamente 700 000 toneladas menos que la cosecha ya menguada por la sequía en 1999 y casi 2 millones de toneladas menos que la media quinquenal.

IRAQ* (27 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de 2000 que se recogerá en mayo/junio siguen siendo inciertas. Los efectos de dos años consecutivos de una grave sequía y la insuficiente disponibilidad de insumos agrícolas esenciales están limitando la producción.

En mayo de 2000, una misión FAO/PMA/OMS de evaluación de los suministros alimentarios y de la situación nutricional observó que en la mayoría de las zonas afectadas del centro y el sur no sólo había disminuido la superficie plantada sino también que el 75 por ciento de la superficie cultivada con trigo y cebada había sufrido grandes daños y se estaba utilizando principalmente para pastoreo. Los rendimientos de los cereales descendieron a los niveles más bajos registrados hasta ahora. Como consecuencia, la producción total de cereales en 2000, estimada en alrededor de 796 000 toneladas, es inferior en alrededor del 47 por ciento a la de 1999 e inferior en un 64 por ciento a la media de los últimos cinco años.

En diciembre de 2000, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la novena fase del programa "Petróleo por Alimentos" de la RCS 986, que va de enero a junio, para comprar alimentos, medicamentos y suministros de salud, y efectuar reparaciones de urgencia en la infraestructura. En marzo de 2000, la asignación de repuestos petroleros se había duplicado de 300 millones de dólares EE.UU. a 600 millones de dólares EE.UU., para contribuir a la reposición de equipos obsoletos. Las importaciones de cereales en el marco del acuerdo "petróleo por alimentos" han dado lugar a mejoras significativas en la situación del suministro de alimentos. Sin embargo, continúan señalándose grandes retrasos en el flujo de las importaciones de alimentos. Además, pese a los considerables aumentos registrados en la ración alimentaria desde la aplicación de la RCS 986, las tasas de malnutrición infantil no parece que hayan mejorado significativamente en el sur y centro del país, y los problemas nutricionales siguen siendo graves y generalizados. Las raciones alimentarias actuales no proporcionan una alimentación adecuada nutricionalmente y variada ya que las hortalizas, las frutas, y los productos pecuarios son deficientes en micronutrientes.

ISRAEL (27 de marzo)

Las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada de 2001, que se recogerán a partir de abril y mayo, son favorables, gracias a unas lluvias benéficas recibidas durante el período vegetativo. En años normales la producción interna de trigo cubre menos de una quinta parte de la necesidad total, y el resto se importa comercialmente.

La producción de la cosecha de trigo en 2000 se estimó en 80 000 toneladas, más del doble de la cosecha afectada por la sequía del año anterior, pero inferior a la media. Las importaciones de cereales en 2000/01 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 2,9 millones de toneladas.

JAPON (21 de marzo)

Desde 1995, la superficie sembrada con arroz, ha disminuido en alrededor del 16 por ciento, como parte del programa nacional de ajuste. En consecuencia, la producción interna de arroz (elaborado) ha pasado de alrededor de 11 millones de toneladas en 1994 a una media de alrededor de 9 millones de toneladas en los últimos cinco años.

JORDANIA (27 de marzo)

Las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada de 2001, que se recogerán en mayo y junio, siguen siendo inciertas debido a los efectos de dos años consecutivos de graves sequías y a las precipitaciones irregulares recibidas durante la campaña actual. En 2000, la producción total de trigo y cebada, estimada en 42 000 toneladas, fue más del doble de la producción del año anterior, pero todavía inferior en alrededor del 54 por ciento al nivel medio. También se vio gravemente afectado el sector pecuario, particularmente los pastores de rebaños en pequeña escala.

Sin embargo, a pesar de los graves efectos de la sequía en los cultivos de secano y el ganado, la producción de hortalizas en el valle del Jordán, región de regadío, ha aumentado considerablemente. En consecuencia, los precios de las hortalizas descendieron bruscamente, afectando a los ingresos de los agricultores. La falta de instalaciones suficientes para la elaboración y de mercados de exportación constituyen limitaciones importantes.

Una misión de la FAO que visitó el país en septiembre de 2000 identificó las necesidades prioritarias de asistencia para mitigar los efectos de la sequía en la producción agrícola. En consecuencia, el 21 de diciembre de 2000 se lanzó un llamamiento por 13,5 millones de dólares EE.UU. destinados a proporcionar semillas y otros insumos para la campaña agrícola de 2001, ayudar a la distribución de piensos y servicios sanitarios, y sostener las reservas forestales y de pastizales.

KAZAJSTAN (22 de marzo)

La mayor parte de los cereales se siembra en mayo, correspondiendo a los cultivos de invierno sólo 0,5 millones de hectáreas. El objetivo de plantación de primavera es de 11,7 millones de hectáreas de cereales, con una producción prevista en 11,6 millones de toneladas.

La estimación oficial de la cosecha de 2000 es de 11,6 millones de toneladas de cereales y legumbres, en peso limpio, incluidos 9,1 millones de toneladas de trigo. Un volumen inferior al de la excelente cosecha del año anterior (14 millones de toneladas) pero que permite todavía al país satisfacer las necesidades internas y exportar entre 4 y 5 millones de toneladas de cereales. En los primeros seis meses de la campaña comercial de 2000/01 las exportaciones de cereales han totalizado los 2,3 millones de toneladas.

En 1999/2000, el país exportó cerca de 7 millones de toneladas de cereales, incluidos 6 millones de toneladas de trigo, principalmente a otros países de la CEI.

KIRGUISTAN, REPUBLICA DE (22 de febrero)

El objetivo de producción de cereales y legumbres de 2001 es de 1,7 millones de toneladas. La situación de los cultivos de las tierras bajas del valle de SyrDarya (Osh, Djalabad) es mejor que en el período correspondiente del año pasado, pero las imágenes de satélite indican que una gran parte del país está todavía cubierta de nieve o que los cultivos todavía no han salido de la fase de latencia. Un invierno frío con fuertes nevadas está contribuyendo a reponer los suministros de agua para riego. La cosecha de cereales y legumbres de 2000 se estima ahora oficialmente en 1 570 000 toneladas, incluidos 1 040 000 toneladas de trigo. Esta cifra es algo menor a la de la cosecha del año anterior (1 630 000 toneladas) e inferior al objetivo, debido a las pérdidas de cosecha provocadas por el tiempo seco y las nevadas tempranas.

La situación del suministro de alimentos sigue siendo en general satisfactoria, y el país exporta cereales a los vecinos países de Tayikistán y Afganistán. Sin embargo, una parte importante de la población vive en la pobreza, y el acceso a alimentos suficientes es un problema para un gran número de familias pobres. El país también importa trigo, debido en parte a la demanda de trigo de calidad para complementar la Reserva estatal de seguridad (mediante entregas de ayuda alimentaria), y al estado rudimentario de las comunicaciones internas.

LAOS* (23 de marzo)

Las inundaciones de septiembre de 2000, que también afectaron a los vecinos países de Camboya y Viet Nam, devastaron los cultivos monzónicos de arroz en las partes centrales y meridionales de la RPD Lao. Las provincias más afectadas son las productoras principales de arroz del país, a saber Bolikhamsay, Khammuan y Savannakhet. Además, la producción arrocera sufrió graves daños en Attapeau y Champassak, provincias relativamente más expuestas a la inseguridad alimentaria. En vista de los daños causados por las inundaciones y de las preocupaciones por la posibilidad de que escaseen los alimentos, el Gobierno pidió una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA, que visitó el país del 10 al 24 de febrero. Los objetivos principales de la misión eran evaluar la situación general del suministro de arroz y las posibles necesidades de ayuda alimentaria para la campaña comercial de 2001 enero/diciembre. Las conclusiones de la misión se basan sobre conversaciones entabladas con el Gobierno y los organismos de las Naciones Unidas y en las visitas de campo realizadas a las provincias arroceras, entre ellas Bolikhamsay, Khammuan, Savannakhet y Attapeau. En vista de la creciente importancia comercial de la municipalidad de Vientiane y de la provincia de Vientiane, la misión visitó también esas zonas para evaluar los efectos que pudieran tener en los mercados.

La misión observó que en consonancia con el fuerte hincapié hecho por el Gobierno en el desarrollo agrícola en los últimos años, la producción arrocera ha acusado un notable crecimiento debido a una utilización cada vez mayor de variedades de alto rendimiento y a un aumento de la superficie sembrada con cultivos de regadío de la estación seca. Además, a pesar de las inundaciones registradas durante la última estación húmeda, las precipitaciones fueron en general satisfactorias, con efectos en la producción en general favorables. Aunque ligeramente inferiores a las de 1999, en la mayoría de las principales provincias productoras de arroz fueron normales. Además, en comparación con las pérdidas causadas por las inundaciones en otros países, especialmente Camboya y Viet Nam, y con las inundaciones devastadoras de la RPD Lao en 1991 y 1996, el alcance de los daños causado a la agricultura en 2000 fueron menores. Partiendo de los datos oficiales sobre la producción de la estación húmeda de 2000 y de un pronóstico provisional relativo a la estación seca de 2001, la misión prevé para la actual campaña comercial una producción de arroz elaborado de alrededor de 1 280 000 toneladas. Además, hay en torno a 22 000 toneladas de arroz de programas bilaterales y de urgencia prometidas o entregadas en concepto de ayuda alimentaria para 2001. La disponibilidad total de arroz ascenderá a aproximadamente a 1 300 000 toneladas, que cubrirían totalmente las necesidades de utilización estimadas.

Sin embargo, la misión toma nota de que la superficie sembrada con cultivos de la estación seca podría no ser toda la prevista debido a que los daños causados por las inundaciones a las bombas y estructuras de riego y los costos elevados de las bombas y otros insumos podrían desalentar a los productores. Como el alcance de la producción de la estación seca podría tener una gran incidencia en la disponibilidad total y, posiblemente, en las necesidades de arroz, se recomienda realizar otra evaluación durante el período de la recolección de la estación seca para verificar la situación general de los suministros de alimentos.

Aunque según las previsiones actuales la RPD Lao tendrá una situación arrocera en general satisfactoria en 2001, es improbable que los sectores más pobres de la población se beneficien de ella ya que el nivel de integración y desarrollo de los mercados sigue siendo bajo debido a problemas enormes de transporte y acceso, a la insuficiente información sobre los mercados y al hecho de que la producción arrocera sigue siendo principalmente de subsistencia y los ingresos agrícolas son bajos. Es más, todos estos factores, unidos al carácter precario de los sistemas agrícolas y a la falta de suficientes estrategias de subsistencia, incidirán en el hecho de que las familias que viven en zonas en las que se perdió toda la cosecha de arroz a causa de las inundaciones del año pasado se vean expuestas en 2001 a una grave escasez de alimentos. Por lo tanto, necesitarán una asistencia exterior para colmar el déficit en lo que va de ahora a la próxima cosecha. Para evaluar sus necesidades, la misión utilizó el análisis de la vulnerabilidad que está realizando actualmente el PMA en colaboración con el Gobierno y otros asociados. Partiendo de este análisis, se estima que son aproximadamente 450 000 personas las más afectadas por las inundaciones del año pasado, de las cuales unas 390 000 no tendrán posibilidad de cultivar durante la estación seca. Teniendo en cuenta los datos básicos de las aldeas, se estima que hay 170 000 personas afectadas de inseguridad alimentaria transitoria debida a las inundaciones. Por término medio, estas personas tendrán un déficit de alimentos durante seis meses, y el 52 por ciento de ellas por más de ocho meses. Para satisfacer las necesidades alimentarias de estos grupos vulnerables, la misión propone un total de 15 000 toneladas de arroz, de las cuales ya se han entregado 8 680 en el marco de las OU6300 y 6311. Hasta mediados de febrero, se habían entregado casi 3 000 toneladas de arroz glutinoso a 111 000 beneficiarios de 266 aldeas.

LIBANO (27 de marzo)

En junio/julio, las perspectivas para la cosecha de invierno de 2001 siguen siendo favorables. La producción total de las cosechas de trigo y cebada en 2000 se estima en 62 000 toneladas, casi como el año anterior.

Las importaciones de trigo en 2000/01 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 510 000 toneladas, volumen semejante al del año pasado.

MALASIA (23 de marzo)

La producción arrocera anual es de alrededor de 2 millones de toneladas, de los cuales un 60 por ciento corresponde a la cosecha principal y el 40 por ciento a la cosecha fuera de estación. Normalmente, el país importa una tercera parte de las necesidades de consumo interno de arroz, mientras que casi todo el trigo y el maíz es importado. Para intensificar la producción, el Gobierno ha anunciado diversas estrategias destinadas a posibilitar una producción de alimentos sostenible y reducir la dependencia de las importaciones. Entre las estrategias gubernamentales figuran la mejora de la eficiencia y la productividad, mediante la designación de zonas de producción alimentaria, el fortalecimiento de los sistemas de mercadeo y de las industrias elaboradoras de alimentos, y el desarrollo de infraestructuras y recursos humanos. Los sectores prioritarios serán los del arroz, las frutas, las hortalizas, la pesca y la avicultura.

MONGOLIA* (23 de marzo)

Tras el invierno del año pasado, el peor en decenios, que socavó gravemente la seguridad alimentaria de un gran número de personas, especialmente pastores nómadas, el país enfrenta nuevamente este año un invierno devastador que agudizará los problemas del suministro de alimentos. Una gruesa capa de nieve continúa dificultando el transporte y las comunicaciones, a la vez que en 20 provincias se encuentran varadas unas 114 000 familias nómadas. Las condiciones atmosféricas ya han causado la muerte de unos 850 000 animales, única fuente de subsistencia y de ingresos de una tercera parte de la población. Se prevé que al final del invierno las pérdidas alcanzarán a 1 millón de cabezas de ganado. Debido a las condiciones del tiempo, hay también considerables problemas para transportar alimentos y suministros médicos a las zonas de poblaciones particularmente vulnerables a la escasez de alimentos. El invierno frío se suma a la sequía imperante durante el verano que había ya reducido los forrajes para los animales, y se supone que las condiciones irán empeorando a medida que avance el invierno.

Los efectos que otro invierno frío y la reducción de los suministros de forrajes tendrán en el ganado serán de inmensa importancia. El sector constituye una parte extremadamente significativa de la economía en cuanto fuente principal de los ingresos familiares e importante fuente de divisas. Las grandes pérdidas de ganado y la consiguiente reducción de los suministros de carne se han traducido en un aumento considerable de los precios del ganado (hasta 40 por ciento). Lo cual a su vez ha tenido repercusiones en la inflación y el costo de vida, agravando ulteriormente la seguridad alimentaria de los grupos pobres y vulnerables. Además de la carne, escasea también la leche, especialmente en las zonas rurales, lo que restringe aún más una fuente importante de proteínas y nutrientes en la alimentación. Ha sido muy difícil para las familias de pastores nómadas encontrar otras fuentes de ingresos, ya que la mayoría tiene poca instrucción y está poco capacitada para otro tipo de empleo. Ello no obstante, muchos han emigrado a ciudades y centros urbanos, lo cual ha complicado los problemas ya existentes de desempleo y de vulnerabilidad a la escasez de alimentos.

La actual escasez de alimentos se produce después de varios años en los que los niveles nutricionales han ido descendiendo en el país debido a los importantes cambios económicos experimentados por grandes sectores de la población a raíz de la reorientación de la economía, de economía planificada a economía de mercado. En concreto, muchos grupos que dependían formalmente del estado en cuanto a empleo y bienestar social han quedado expuestos a las incertidumbres económicas debido a que las oportunidades de otras fuentes de ingresos son limitadas. En diversos informes de mediados de los años noventa se indicaba que entre las personas más afectadas por la pobreza y la inseguridad alimentaria se contaban los desempleados, los ancianos, las familias encabezadas por mujeres, los niños, los pensionados y pequeños pastores. En estudios realizados últimamente por Save de Children Fund y ADRA se señalan altos niveles de malnutrición crónica en algunas zonas nómadas, en las que muchas familias viven en extrema pobreza, casi sin recursos.

Al final de enero las Naciones Unidas y el Gobierno formularon un llamamiento para pedir asistencia internacional en favor de las poblaciones vulnerables de las provincias más afectadas. Otro objetivo era aumentar la capacidad de coordinación y de gestión de desastres de la Comisión estatal para casos de emergencia y de otros asociados nacionales con el fin de mejorar su preparación y capacidad de respuesta en un futuro. El llamamiento abarca un período de cuatro meses, desde el 1 de febrero al 31 de mayo de 2001, y es por 7 millones de dólares EE.UU. en efectivo y 4,7 millones de dólares EE.UU. en especie, destinados a prestar asistencia a beneficiarios en 73 distritos afectados.

MYANMAR (26 de marzo)

La recolección de la segunda cosecha de arroz de la estación seca comenzará a partir de abril y continuará en mayo. La de la estación seca representa alrededor del 15 por ciento de la producción total, y la mayor parte corresponde a la cosecha principal monzónica. La producción arrocera obtenida en la campaña comercial de 2000/01 se estima en alrededor de 20 millones de toneladas.

NEPAL (26 de marzo)

La principal cosecha sembrada actualmente es la del trigo de invierno, cuya recolección comenzará a partir del próximo mes. La producción media de trigo en los últimos cinco años ha estado en torno a 1 millón de toneladas. El Gobierno está analizando formas de ayudar a los agricultores afectados por el descenso de los precios agrícolas mediante la introducción de precios de sostenimiento fijos. El año pasado, el precio del arroz descendió de forma pronunciada debido a las importaciones. También ha aumentado el costo de producción al haberse eliminado diversas subvenciones a los insumos, como los fertilizantes y el riego.

PAKISTAN (26 de marzo)

La principal cosecha sembrada actualmente es la del trigo de invierno que se planta en octubre y noviembre y se recoge en abril y mayo. Debido a una grave sequía y a la reducción de los suministros de riego, se pronostica que la producción de este año disminuirá con respecto a la producción de alrededor de 21 millones de toneladas del año pasado a 17,5 millones de toneladas. La disminución se atribuye a una reducción tanto de la superficie como de los rendimientos. Se señala que la escasez de suministros de riego es la peor desde que se terminó de construir la extensa red de riego en los años setenta. Las razones principales de la escasez han sido dos monzones débiles consecutivos y los deshielos insuficientes debidos a unas nevadas inferiores a lo normal y a temperaturas más frías de lo normal. Además de los problemas de producción que afectan a las zonas de regadío, también es mala la situación de la cosecha de secano, que representa menos del 10 por ciento de la producción total, particularmente en la provincia meridional de Sindh, donde la escasez de agua es más grave y la recolección empezará dentro de poco.

Después de varios años consecutivos de escasas precipitaciones, crecen las preocupaciones por la escasez de alimentos y agua en Baluchistán, en el noroeste, y Sindh en el sur. Los informes señalan que la situación de los grupos vulnerables se está volviendo crítica. Se insta a los productores de arroz que opten por cultivos que necesitan menos agua.

SIRIA (27 de marzo)

Pese al retraso de las lluvias, las perspectivas para la cosecha de cereales de 2001 que se recogerá en abril y mayo han mejorado algo gracias a unas buenas lluvias recibidas a medida que fue avanzando la campaña.

En 1999 y 2000, una grave sequía ha diezmado los cultivos de cereales y determinado un aumento significativo de las tasas de mortalidad ovina, afectando gravemente a los ingresos familiares. Los informes más recientes cifran la producción de trigo de 2000 en 2,7 millones de toneladas, alrededor de 4 por ciento más que la cosecha muy inferior a la media del año anterior, pero 25 por ciento menos que la media. La producción de cebada, casi toda de secano, se estima en 130 000 toneladas, alrededor de 88 por ciento menos que la media de los últimos cinco años.

SRI LANKA (26 de marzo)

La principal cosecha sembrada actualmente es la del arroz Maha, que se planta entre octubre y diciembre y se cosecha a partir de marzo. Los cultivos se siembran durante la principal estación de las lluvias del país que es la del monzón nordoriental. Esta cosecha representa dos terceras partes de la producción anual, y el resto corresponde a la cosecha de la estación seca (Yala). En los últimos cinco años comprendidos entre 1995 y 1999, la producción arrocera ha alcanzado un promedio de alrededor de 2,5 millones de toneladas. Además de arroz, principal alimento básico del país, se importan anualmente alrededor de 850 000-900 000 toneladas de trigo para satisfacer la demanda de pan y otros productos basados en el trigo.

TAILANDIA (26 de marzo)

Unas intensas precipitaciones caídas en las dos primeras décadas de marzo en las partes meridionales y nordoccidentales del país atenuaron el ritmo de los trabajos de campo para la cosecha de arroz de la segunda temporada. En enero/febrero se terminó de recoger la cosecha principal de arroz de la estación húmeda. La producción arrocera de 2000/01 se pronostica en alrededor de 24 millones de toneladas, siempre y cuando las condiciones atmosféricas sigan siendo satisfactorias.

Las exportaciones de arroz disminuyeron ligeramente, pasando del nivel récord de 6 680 000 toneladas en 1999 a 6 540 000 toneladas el año pasado. Se prevé que este año seguirán disminuyendo debido al debilitamiento de la demanda.

TAYIKISTAN* (22 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de cereales de 2001 siguen siendo motivo de preocupación a causa de la escasez de semillas determinada por la cosecha menguada a causa de la sequía del año pasado, el estado deficiente del sistema de riego/ordenación de aguas y el drenaje insuficiente que está causando salinización. Las imágenes del satélite indican que los cultivos han superado la fase de dormición sólo en las zonas meridionales (Khatlon), donde, sin embargo, el desarrollo de los cultivos tempranos es inferior al del período correspondiente del año pasado. Una grave sequía ha reducido la cosecha de cereales de 2000 a 236 000 toneladas, 47 por ciento menos que la de 1999. También se ha visto afectada la producción de todos los otros cultivos, incluidas las papas, las hortalizas y el algodón.

A causa de la grave sequía del año pasado, casi la mitad de los 6,2 millones de habitantes del país son vulnerables a la escasez de alimentos, y la respuesta de los donantes a las solicitudes de ayuda alimentaria ha sido lenta. La necesidad de importación de cereales en la campaña comercial de 2000/01 (julio/junio) se estima en 792 000 toneladas. Habida cuenta de las importaciones comerciales previstas en alrededor de 403 000 toneladas y de la ayuda alimentaria prometida de 138 500 toneladas, queda una necesidad de ayuda alimentaria no cubierta de 250 500 toneladas. De no contar con la ayuda de la comunidad internacional, un déficit de esta magnitud podría tener graves consecuencias para la población de este país tan empobrecido. Muchas familias se encuentran ya en condiciones terribles, y será difícil que puedan hacer frente al período de escasez. Alrededor de 3 millones de personas pertenecen a esta categoría, de los cuales unos 2 millones atraviesan una situación muy difícil. La situación cada vez más crítica del suministro, producción y acceso a los alimentos debe ser vigilada atentamente con miras a efectuar los ajustes necesarios a los programas de asistencia en curso o formular otros más apropiados.

El PMA ha lanzado un llamamiento de 126 000 toneladas de ayuda alimentaria por un valor de 62 millones de dólares EE.UU. para ejecutar una operación de urgencia destinada a prestar asistencia a más de 1 millón de personas que se encuentran en grave necesidad de asistencia alimentaria. Las primeras distribuciones en gran escala comenzaron en diciembre de 2000 y se prevé que continuarán hasta junio de 2001. Sin una ayuda adecuada, alrededor de 1,2 millones de personas se encontrarán ante una situación muy difícil, prácticamente sin oportunidades de empleo ni otras fuentes de ingresos para comprar alimentos en el mercado.

TIMOR ORIENTAL (21 de marzo)

Dentro de poco se comenzarán a recoger las cosechas principales de arroz y maíz, plantadas en noviembre y diciembre. Pese al trastorno del sector agrícola debido a los disturbios civiles de 1999, la recuperación de la agricultura continúa, registrándose mejoras en el acceso y el mercadeo. La FAO estimó la producción de arroz y maíz del año pasado en alrededor de 30 500 toneladas (elaborado) y 94 000 toneladas, respectivamente.

TURKMENISTAN (22 de marzo)

La cosecha de invierno de 2001 se encuentra en su mayor parte en fase de latencia salvo en las zonas meridionales de Mary. Se prevé que la superficie sembrada con cereales de invierno aumentará a 775 000 hectáreas, 100 000 hectáreas más que el año pasado. El objetivo de producción de cereales de invierno se ha elevado a 2 millones de toneladas, tras el logro del objetivo de 2000 fijado en 1,7 millones de toneladas y la estimación de la producción total de cereales (incluidos el maíz y el arroz) en 1,8 millones de toneladas. Sin embargo, la mayoría de las fuentes privadas consideran no realística esta estimación. Por un lado, la privatización de la tierra y la producción privada en régimen de arrendamiento han servido de incentivo para aumentar al máximo los rendimientos. La mayor parte de los cereales se produce en invierno y han podido evitar la parte peor de la sequía, aunque resultaron afectados el arroz y el algodón, que son cultivos de primavera. La producción de algodón descendió un 20 por ciento. Por otra parte, el hecho de que el trigo, el arroz y el algodón sean cultivos sujetos a los pedidos de comercialización del estado, y para los cuales se pueden obtener insumos, podría también influir en que las superficies sembradas sean sobrestimadas y los insumos se desvíen a otros cultivos alimentarios. Fuentes extraoficiales indican que los rendimientos efectivos del trigo se sitúan entre 1,5 y 2,0 toneladas por hectárea y no en 2,5-2,6 toneladas por hectárea como se informa oficialmente desde 1999. La salinización debida al exceso de riego de suelos desérticos frágiles y a la falta de avenamiento constituye un problema cada vez más acuciante.

En los últimos años las importaciones de trigo han descendido de forma pronunciada. Aunque es difícil obtener datos sobre el comercio, existen informes sobre flujos extraoficiales de harina de trigo.

TURQUIA (27 de marzo)

Pese a unas lluvias favorables recibidas últimamente, las perspectivas para las cosechas de invierno de 2001, que se recogerán a partir de junio, son inciertas debido al tiempo caluroso y seco imperante en las principales zonas productoras. La producción de trigo de 2000 se estima en 19 millones de toneladas, alrededor de 5 por ciento más que la cosecha menguada del año anterior pero en torno a la media.

En junio de 2000 el Gobierno ha reducido significativamente los precios de sostenimiento de los cereales con objeto de disminuir las presiones inflacionarias y las entregas del gobierno. Por ejemplo, los precios de sostenimiento para el trigo rojo duro de Anatolia, que es el que se produce más comúnmente, se han reducido en comparación con 1999 en alrededor de 14 por ciento a 166 dólares EE.UU. por tonelada.

En 2000, la Junta Estatal de Granos de Turquía (TMO) compró a los agricultores alrededor de 4,5 millones de toneladas de cereales.

UZBEKISTAN (22 de marzo)

En esta fase inicial de la campaña, el desarrollo de los cultivos es menor que en el período correspondiente del año pasado en las mayorías de las zonas salvo en el oblast de Kashkent. Sin embargo, ello podría deberse al tiempo, que ha sido más frío, y a las plantaciones más tardías. Los primeros informes indican que la superficie sembrada con cereales de invierno ha aumentado ligeramente, pese a las plantaciones tardías y reducidas de las zonas septentrionales afectadas por una grave escasez de agua en el verano y otoño de 2000. El resultado definitivo dependerá decisivamente de las precipitaciones que se reciban en los meses venideros y de si las nevadas y los deshielos glaciares en los países vecinos serán suficientes para reponer las reservas de riego afectadas por la sequía del año pasado.

La cosecha de cereales y legumbres de 2000 se estima oficialmente en 3,9 millones de toneladas, inferior al objetivo (5,8 millones de toneladas) e inferior en alrededor del 10 por ciento a la del año anterior. La merma de la producción se atribuye a la escasez de agua para riego debida a un invierno benigno y una ordenación deficiente de los recursos hídricos, que tuvieron efectos catastróficos en la agricultura de las regiones bajas de AmuDarya, la región autónoma de Karakalpakstan y Korizem, pero particularmente la primera. La producción de algodón, importante cultivo de exportación con el cual se financian las importaciones de trigo y maquinaria, ha descendido a 3 millones de toneladas, frente a los 3,6 millones de toneladas del año pasado. También ha descendido de forma pronunciada la cosecha de arroz (de regadío) de 421 000 toneladas en 1999 a 155 000.

Las importaciones de productos alimenticios han disminuido en los últimos años debido en parte a un fuerte aumento de la producción de cereales (principalmente trigo), y en parte, con el fin de aumentar al máximo los fondos disponibles para la creación de industrias que sustituyen a las importaciones. No obstante, la necesidad de importación de trigo en 2000/01 se estima en más de 800 000 toneladas. La mayor parte de las importaciones de cereales se movilizará comercialmente, pero el Gobierno ha pedido (y recibido) 38 200 toneladas de trigo duro para la producción de pastas. Tendrán que transportarse volúmenes de cereales más grandes de lo normal a las poblaciones afectadas por la sequía. Es posible que las limitaciones presupuestarias reduzcan la capacidad del Gobierno de hacer provisión suficiente para las poblaciones afectadas, pero el Gobierno central no ha pedido ninguna asistencia alimentaria de urgencia. Una evaluación rápida de la situación nutricional realizada en noviembre y diciembre en Karakalpakstan indicó niveles bajos de malnutrición grave, pero MSF llegó a la conclusión de que hay pruebas de un retraso del crecimiento generalizado en los niños menores de cinco años.

VIET NAM (26 de marzo)

La recolección del arroz de invierno y primavera ya ha comenzado en el sur, y dentro de poco comenzará en el norte. Por lo general, en el norte la cosecha se planta entre enero y marzo y se recoge en junio y julio, mientras que en el sur la plantación y la recolección se realizan alrededor de un mes antes. En vista del debilitamiento de los precios del arroz, la superficie cultivada ha disminuido. Por consiguiente, para estimular la producción y reponer las existencias, el Gobierno aplicó últimamente un precio mínimo para la compra del arroz, fijado en 1 300 dong (1 dólar = 14 536 D) por kilo. Entre otras medidas aplicadas para estimular la producción figura la postergación hasta finales de junio de los impuestos agrícolas del primer semestre a los productores de arroz.

Debido a una desaceleración del comercio del arroz en el mercado mundial, en 2000 los ingresos de exportación del arroz fueron inferiores a lo previsto. Frente a un objetivo revisado de 3,8 millones de toneladas, se exportaron alrededor de 3,7 millones de toneladas. El objetivo de exportación de arroz de 2001 se ha fijado en 4 millones de toneladas.

YEMEN (27 de marzo)

Se señala que las precipitaciones y temperaturas para las cosechas principales de sorgo y mijo que se recogerán hacia finales del año son normales. La producción total de cereales en 2000 se estima en 721 000 toneladas, semejante a la media de los últimos cinco años.

Por lo que se refiere a las langostas del desierto, la situación se presenta calma pero es probable que las recientes lluvias invernales recibidas en las llanuras costeras del Mar Rojo hayan creado condiciones favorables para su reproducción.

Las importaciones de cereales en 2000, principalmente trigo, se estiman en alrededor de 2,6 millones de toneladas.


AnteriorInicioSiguiente