FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.2, abril 2001 - Page 4

AnteriorInicioSiguiente

AFRICA DEL NORTE

ARGELIA (27 de marzo)

Pese al retraso de la plantación de los cereales de invierno en algunas zonas a causa de las insuficientes precipitaciones recibidas al comienzo del período vegetativo, las condiciones mejoraron al final de 2000 y en enero de 2001, gracias a unas lluvias abundantes y generalizadas caídas en las zonas productoras. En febrero y marzo se recibieron pocas precipitaciones, excepto en la parte nordoccidental del país. Las perspectivas para las cosechas de 2001, que se recogerán a partir de mayo son inciertas. Para que la producción de cereales se recupere del nivel muy inferior a la media de 2000 (alrededor de 1,1 millones de toneladas), será decisivo que en los próximos dos meses las condiciones sean favorables.

EGIPTO (27 de marzo)

Las condiciones de crecimiento para las cosechas de trigo y cebada, principalmente de regadío, que se plantaron en octubre y noviembre y se recogerán en abril y mayo, son satisfactorias. Unas buenas precipitaciones recibidas en febrero crearon también las condiciones necesarias para cultivar más tierras con trigo y cebada en el Bajo Egipto. Además, la superficie plantada con trigo y cebada se estima en alrededor de 1,1 millones de hectáreas, poco más que el nivel de 2000. Han comenzado los preparativos para la plantación de la cosecha de arroz de 2001. La producción arrocera de 2000 se estima en alrededor de 6 millones de toneladas, 3 por ciento más que el nivel superior a la media del año anterior.

MARRUECOS (27 de marzo)

Este año, las precipitaciones han sido en general abundantes en la mayoría de las zonas productoras, salvo en la zona saheliana del país. Se informa que la situación de las cosechas de trigo y cebada es buena y que los embalses de agua se han reconstituido, particularmente en las zonas septentrionales, en las que se continuaron recibiendo precipitaciones al final de febrero y principios de marzo. Según los informes, la superficie sembrada con trigo y otros cereales está cercana al nivel medio de los cinco años anteriores. La producción debería ser el doble de la mala cosecha del año pasado, estimada en alrededor de 2 millones de toneladas, siempre y cuando prevalecieran condiciones favorables en los próximos dos meses.

TUNEZ (27 de marzo)

Las condiciones de crecimiento para los cereales de invierno de este año han sido en general favorables en la región septentrional, la principal zona productora del país. Unas lluvias importantes continuaron beneficiando el desarrollo de los cultivos en marzo, y se prevé una cosecha buena. Pero en el centro y el sur, donde los cultivos se han visto perjudicados por una racha seca prolongada, las condiciones han sido menos favorables. Es probable que los bajos niveles de humedad del suelo que se han derivado de ello afecten a los rendimientos en esas zonas. La superficie sembrada en 2000/01 con cereales, principalmente trigo, se estima en 1 240 000 hectáreas, menos que el nivel del año anterior, debido a las escasas precipitaciones recibidas en las principales zonas productoras durante el período de siembra. En general, se prevé una recuperación de la producción respecto a la mala cosecha del año pasado, pero su magnitud dependerá de las condiciones que imperen durante los próximos dos meses.


AnteriorInicioSiguiente