Opening /docrep/005/y7744s/y7744s08.htm
FAO/SMIA - Perspectivas alimentarias No.4, octubre 2002

FAO/SMIA - Perspectivas alimentarias No.4 - octubre 2002 p.8

Paginë anteriorIndicePaginë siguiente


Precios de exportación

La escasez de los suministros de cereales hace aumentar los precios internacionales

Los precios del trigo continuaron subiendo desde el comienzo de la campaña en julio, debido a las crecientes preocupaciones por los suministros de los Estados Unidos, Canadá y Australia, importantes países exportadores. Las reiteradas reducciones de los pronósticos relativos a la cosecha de este año en los Estados Unidos hizo subir el precio de exportación del trigo para molienda de calidad entre mediana y superior. En septiembre, el trigo No. 2 rojo duro de invierno de los Estados Unidos alcanzó un promedio de 189 dólares EE.UU. por tonelada, 62 dólares EE.UU., o sea un 50 por ciento, más por tonelada que en el mismo mes del año pasado. Los valores del trigo blando de los Estados Unidos (No. 2 blando rojo de invierno) también continuaron reaccionando con nerviosidad ante la probable merma de la producción de este año en los Estados Unidos y la oscilación de las existencias, y los precios subieron a 156 dólares EE.UU. por tonelada, un 44 por ciento más que el año anterior. Análogamente, los precios en los mercados de futuros de los Estados Unidos subieron en forma persistente, hasta en un 50 por ciento, durante los últimos tres meses. A principios de septiembre, el trigo para entrega en diciembre aumentó rápidamente en el Chicago Board of Trade (CBOT) a los niveles más altos de los últimos cinco años (el más alto desde mayo de 1997) al prevalecer las compras sobre los temores relacionados con la disminución de los suministros. El fuerte repunte de los precios del trigo para molienda de alta calidad registrado en los últimos meses se debe también a las grandes pérdidas de cosechas sufridas en el Canadá y Australia, donde es probable que la disponibilidad de trigo para exportaciones disminuya apreciablemente en la presente campaña. Una vez que pudieron determinarse los efectos finales de la grave sequía y de la fuerte disminución de los rendimientos en el Canadá, a mediados de septiembre el Canadian Wheat Board.

Precios de exportación de los cereales *

  2002 2001
sept. junio sept.
  ( ..dólares EE.UU./tonelada... )
Estados Unidos      
  Trigo 189 133 127
  Maíz 115 92 90
  Sorgo 120 95 98
Argentina      
  Trigo 153 150 119
  Maíz 108 92 88
Tailandia      
  Arroz blanco 191 210 176
  Arroz quebrado 152 152 151

* Los precios se refieren al promedio del mes. Véase Cuadro A.6 y A.7 del apéndice para las aclaraciones.

decidió retirarse del mercado de exportación. En Australia, la cosecha de trigo asolada por la sequía podría reducir las exportaciones a su volumen más bajo desde 1995/96

El rápido aumento de los precios de trigo en los últimos meses llega en un momento en que los suministros exportables abundan en algunos países exportadores no tradicionales, como consecuencia de otra buena campaña. En particular, el trigo blando para molienda y el trigo forrajero son considerados en la Federación de Rusia, Ucrania y la India como más competitivos que los suministros procedentes de América del Norte y Australia. Los precios de la Federación de Rusia y Ucrania también comenzaron a fortalecerse últimamente, ya que la abolición en la UE de los aranceles de importación del trigo de calidad inferior podría ofrecer un destino importante para las exportaciones de trigo del Mar Negro por segunda campaña consecutiva.

Es probable que los pronósticos relativos a la escasez de suministros de trigo entre los principales países exportadores continúen sosteniendo los precios durante otros meses más. Sin embargo, teniendo en cuenta la fuerte contracción de la demanda mundial de importaciones durante la presente campaña, la abundancia de suministros de trigo sustitutivo y un posible incremento de la superficie plantada el próximo año (atendiendo a los fuertes precios actuales), los precios del trigo podrían empezar a descender en un período más avanzado de la campaña.

El mercado del maíz también siguió pautas semejantes a partir de julio, cuando los precios fueron aumentando casi continuamente como consecuencia de las preocupaciones existentes por la oferta y por el empeoramiento de la situación de los cultivos en los Estados Unidos, el mayor consumidor y exportador mundial de maíz. Aunque los informes anteriores indicaban un aumento de los niveles de producción, el informe de septiembre del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos estimó el pronóstico de la producción de maíz de 2002 en 17 millones de toneladas menos que el nivel ya bajo de 2001. En septiembre, el precio de exportación del maíz de los Estados Unidos (No. 2 amarillo de los Estados Unidos) alcanzó un promedio de 115 dólares EE.UU. por tonelada, 23 dólares EE.UU. más por tonelada desde junio y 25 dólares EE.UU., o sea un 28 por ciento, más por tonelada que en el mes correspondiente del año pasado. La disminución prevista en la producción de maíz de los Estados Unidos constituyó el estímulo principal para los fuertes aumentos de los precios en el mercado de futuros. El maíz para entrega en diciembre de 2002 continuó subiendo en el CBOT, aunque en agosto y septiembre los precios fueron sumamente inestables a causa de las incertidumbres relacionadas con las condiciones climáticas. Para finales de septiembre, el maíz para entrega en diciembre se cotizó en 102 dólares EE.UU. por tonelada, 19 dólares EE.UU. más todavía por tonelada que en el período correspondiente del año pasado. En los meses venideros, la cercanía a la cosecha en algunas importantes regiones productoras podría comenzar a ejercer una presión a la baja sobre los precios.

La fuerte merma de la producción registrada en los Estados Unidos llega en un momento en que la demanda de maíz es relativamente fuerte. Mientras se prevé que otro año de grandes exportaciones de China limitará el alza de los precios del maíz, los suministros exportables de otros orígenes se pronostican en niveles inferiores a los de la campaña anterior, y la escasez general, especialmente en los Estados Unidos, debería de mantener los precios muy por encima de los de la campaña anterior.

Los precios internacionales del arroz de diferentes orígenes y clases han seguido tendencias opuestas en los últimos meses. Movimientos que se han compensado mutuamente en el nuevo índice de la FAO de los precios de exportación del arroz (1998-2000=100), que se mantuvo en 73 puntos desde julio a septiembre. Por ejemplo, las cotizaciones del precio del arroz del Pakistán han descendido en previsión de nuevas llegadas de suministros a su mercado, mientras que, por el contrario, la fuerte demanda del arroz de los Estados Unidos, particularmente para cubrir los compromisos de los programas de ayuda alimentaria, ha determinado un fortalecimiento de sus precios. En Viet Nam, los precios se han mantenido estables para el trigo de alta calidad, pero los del arroz quebrado han aumentado marginalmente.

En Tailandia, el Gobierno ha comenzado a vender a los exportadores el arroz de sus reservas para tener espacio para las nuevas compras efectuadas en el marco de su plan de intervención en el sector arrocero de 2002/03. Se señala que una gran parte de esas ventas consisten en arroz de alta calidad, lo que ha contribuido a los descensos registrados últimamente en las cotizaciones de sus exportaciones. Por ejemplo, los precios del Thai 100% B bajaron, por término medio, en 12 dólares EE.UU. desde julio situándose en 191 dólares EE.UU. en septiembre. Por otra parte, los precios del arroz de contraparte, el de grano largo 2/4 por ciento de los Estados Unidos aumentó en 12 dólares EE.UU. en el mismo período, situándose en 215 dólares EE.UU. por tonelada. Esta fue la primera vez desde abril de este año que las cotizaciones del arroz de los Estados Unidos superaron a las del Thai 100% B. El efecto global de las tendencias opuestas del arroz de alta calidad de diferentes orígenes fue mínimo en el Índice de la FAO de los precios del Indica de alta calidad, que bajó sólo 1 punto desde julio, a 73 puntos.

Análogamente, el índice de la FAO de los precios del Indica de baja calidad ha descendido en 1 punto a 76 puntos entre julio y septiembre, ya que en los grandes países exportadores los precios del arroz quebrado han tendido a converger hacia las cotizaciones de la India (25 por ciento) que, situadas en 138 dólares EE.UU. por tonelada, son muy competitivas. El índice de la FAO de los precios del Japónica han fluctuado en los últimos meses, pero en general ha disminuido en 1 punto desde julio, como reflejo de la baja de 23 dólares EE.UU. por tonelada en los precios del arroz de grano mediano 2/4 por ciento de los Estados Unidos registrada en sep-tiembre. Por último, los precios del Basmati han expe-rimentado una fuerte recuperación, como consta en el índice de la FAO de los precios del arroz aromático, que subió de 78 puntos en julio a 83 puntos en septiembre. El aumento se debió principalmente a los cambios registrados en las especificaciones de la India.

Las perspectivas para los precios a corto plazo son algo variadas. Bajo el punto de vista positivo, las perspectivas para las importaciones mundiales han mejorado, dado que algunos de los principales países importadores han rebajado las perspectivas para la producción de la presente campaña, lo cual podría inducir a aumentar las compras en un momento en que los precios del mercado todavía se consideran atrayentes. Además, la política aplicada en Tailandia de comprarles a los productores, que en los últimos meses se tradujo en un aumento de las cotizaciones de las exportaciones, continuará sosteniendo los precios internos. Desde un punto de vista negativo, los nuevos suministros de los países del hemisferio norte deberían de alcanzar su punto culminante en los próximos meses, lo cual hará bajar los precios, debido especialmente a que los grandes exportadores tienen todavía existencias arroceras abundantes.


Paginë anteriorIndicePaginë siguiente