FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.3, octubre 2004

Página anteriorInicioPágina siguiente

NOTICIAS MAS IMPORTANTES

ÁFRICA:  En el África oriental, la situación alimentaria sigue siendo inestable debido a los efectos de la sequía y de los conflictos armados. Más de 17 millones de personas necesitan actualmente asistencia alimentaria de urgencia. En el África meridional, la producción de cereales de 2004 en Zimbabwe fue muy inferior a los niveles medios, previéndose graves escaseces de alimentos en las zonas rurales y urbanas. En Lesotho, país castigado por la sequía, la producción de cereales de 2004 descendió de forma pronunciada, lo que exigió la distribución de ayuda alimentaria de urgencia para un gran número de personas. En el África occidental, las langostas del desierto siguen constituyendo una grave amenaza para la producción agrícola en todo el Sahel, principalmente en Mauritania, Malí, el Senegal y el Níger. Unas misiones conjuntas FAO/CILSS/PMA se hallan actualmente en la subregión para evaluar los efectos de las langostas en la producción de alimentos.

ASIA/CERCANO ORIENTE: Millones de personas han quedado afectadas por las intensas y dilatadas lluvias monzónicas e inundaciones. Entre los países más afectados figuran Bangladesh, la India, el Nepal, y China. En la RPD de Corea, pese a una recuperación en la producción de alimentos, el país seguirá dependiendo de la ayuda internacional para atender sus necesidades alimentarias mínimas. En el Afganistán, la sequía y las enfermedades de los cultivos han comprometido seriamente las cosechas, determinando un incremento de las necesidades de ayuda alimentaria. La sequía ha afectado también a la producción en Sri Lanka, Mongolia y el Pakistán. En el Iraq, la inseguridad y la reducción del número de los trabajadores en el sector de la ayuda internacional están dificultando la asistencia humanitaria.

AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE: Las devastadoras inundaciones debidas a los huracanes que afectaron a varios países caribeños han causado la pérdida de vidas humanas y graves daños a la infraestructura y a los cultivos. En Haití, la tormenta tropical Jeanne causó la pérdida de alrededor de 3 000 vidas humanas y cuantiosos daños a la infraestructura en las regiones de Artibonite y Noroccidental. En cambio, unas rachas secas prolongadas menguaron la producción de cereales de la temporada principal en Nicaragua, Honduras y Guatemala. En otras partes, las perspectivas son generalmente favorables, aunque la sequía podría determinar mermas en el rendimiento en los principales países productores de trigo de América del Sur.

EUROPA: La producción de cereales se recuperó de forma pronunciada en 2004 tras las malas cosechas menguadas a causa de la sequía del año pasado. Las condiciones atmosféricas son generalmente satisfactorias para la siembra y el arraigo de los cereales de invierno de 2005, aunque algunas precipitaciones adicionales serían beneficiosas en algunas partes meridionales de la región. En la CEI europea, aunque considerablemente superiores a las del año pasado, las cosechas de cereales no alcanzarían el volumen de las buenas cosechas obtenidas en 2001 y 2002.

AMÉRICA DEL NORTE: La siembra de la cosecha de trigo de invierno de 2005 está procediendo según lo previsto en los Estados Unidos y las plantas están brotando bien en condiciones generalmente favorables. La cosecha del maíz se halla muy avanzada, previéndose una producción récord de 295 millones de toneladas. En Canadá, las condiciones predominantemente frías y húmedas imperantes durante el período vegetativo de 2004 redundaron en un crecimiento lento de los cultivos, el retraso de la recolección y la obtención de cosechas de calidad inferior. No obstante, la producción de trigo podría superar a la del año anterior, en el que la sequía afectó a los rendimientos en algunas partes.

OCEANÍA: Según se prevé, la producción de cereales de 2004 descenderá en Australia respecto del volumen excelente del año pasado, pero se mantendría en torno a la media de los últimos cinco años. Las condiciones de humedad del suelo son favorables para la siembra de los cereales secundarios de verano y se pronostica un acusado aumento de la superficie sembrada de sorgo y maíz para la cosecha de 2005.


Página anteriorInicioPágina siguiente