Página precedente Indice Página siguiente


CONSERVACIÓN DEL AGUA

Conservación del agua del suelo y tecnologías para la captura del agua de lluvia en la zona semi-árida del África subsahariana

Introducción

En el África sub-sahariana (SSA), especialmente en la zona sudano-saheliana, el nivel actual de la dependencia sobre la tierra irrigada es muy bajo y la agricultura de secano juega un papel central en el sostenimiento de la vida rural y para satisfacer los requerimientos alimenticios. El desafío en esta región es la optimización de la producción de cultivos por gota de lluvia. Las zonas áridas y semiáridas (SARZ) de SSA (ver Mapa) cubren un 41 por ciento del SSA y están caracterizadas por lluvias escasas, erráticas (300–600 mm por año) y suelos infértiles con tendencia a encostrarse. En esta zona, la mayoría de la tierra está bajo agricultura de secano y solo un dos por ciento es irrigada. La mayoría de la población en la zona semiárida aún enfrenta subnutrición crónica e inseguridad alimentaria debido a la alta variabilidad estacional y anual en el suministro de alimentos, a menudo como resultado de los factores mencionados anteriormente así como de catástrofes causadas por el hombre. En la zona semiárida (especialmente en la zona de sabana rural), la pobreza y la inseguridad alimentaria están entrelazadas y ampliamente difundidas en áreas rurales y tienen un sesgo fuerte con respecto a la dotación de recursos naturales (agua, buenos suelos y vegetación). La degradación de la tierra y el agua, el sobrepastoreo, las prácticas de talado y quemado, han conducido a escasez alimentaria y a degradación ambiental significativas. De acuerdo con muchos expertos, un enfoque adecuado y comprehensivo basado en la conservación del agua y la fertilidad del suelo para un sistema de producción agropecuaria equilibrado y sostenible, es la base para una mejor seguridad alimentaria en la subregión.

Tendido de filas de piedra comunales.

Tecnologías a nivel de campo

La investigación sobre el mejor uso del escurrimiento a través de un sistema de laboreo ha sido referida para rejuvenecer las estructuras de la superficie del suelo. Tecnologías nativas y adaptadas de captura de agua de lluvia (RWH) y de conservación del suelo (SWC) han mostrado ofrecer potencial para reducir el escurrimiento y la pérdida de suelo, la rehabilitación de tierras degradas y la mejora del contenido de la humedad del suelo y los nutrientes. En un intento de evaluar el impacto de estas tecnologías sobre el alivio de la pobreza y el mejoramiento de la subsistencia, un taller sobre Tecnologías de Conservación del Agua para una Agricultura de Secano Sostenible en SSA, organizado por IWMI y FAO, fue conducido en 2003 con el objetivo de documentar estas tecnologías, averiguar su distribución geográfica en el África subsahariana e identificar los niveles/limitantes de las prácticas de adopción.

En la zona semiárida de África Oriental, dos de estas tecnologías, filas de piedras (ver Lámina) y hoyos Zaï/tassa, han sido referidas como las más ampliamente difundidas de la región. Un experimento en finca sobre RWH, con filas de piedras, fue conducido en Kirsi, al noroeste de Burkina Faso. Los resultados del experimento demostraron que a medida que disminuyó el espaciamiento de las filas de piedras, se incrementó el contenido de humedad en el suelo (parte superior y subsuelo) así como también los rendimientos de grano y biomasa.

En Saria (Burkina Faso), los resultados de medidas individuales o combinadas de conservación del agua del suelo (SWC) mostraron que los rendimientos de grano de tratamientos con mantillo+urea eran más altos que solo con urea y el control. Análisis económicos conducidos en tratamientos seleccionados tales como filas de piedras o fajas de pasto con o sin mantillo o urea y combinaciones, mostraron que el tratamiento con filas de piedra+mantillo (SRC) tenía un beneficio económico más alto que los otros tratamientos.

Zonas agroecológicas del África subsahariana (SSA)

Los resultados de la revisión de varias tecnologías SWC documentadas por expertos durante el Taller, mostraron que el 75 por ciento de estas tecnologías han sido verificadas, diseminadas y adoptadas, 10,7 por ciento fueron evaluadas y verificadas y 14,3 por ciento no fueron adoptadas. Respecto a tecnologías RWH documentadas, los resultados mostraron que el 61,9 por ciento han sido verificadas, diseminadas y adoptadas mientras que el 14,3 han sido evaluadas y verificadas.

Los niveles de adopción para las tecnologías SWC y RWH están resumidos en la siguiente Figura, como lo son el mejoramiento del suelo (SI), estado nutricional mejorado (INS), capacidad mejorada de retención de agua (IWHC), incremento del rendimiento (IY), bajos costos del trabajo (LL), derechos sobre la tierra asegurados (SLR), bajos costos del capital (LC), riesgos bajos (LR), baja adquisición de habilidades (LSA) y altos beneficios ecológicos (HEB). Los niveles más altos de adopción para las tecnologías RWH son IWHC>IY>SI & INS. Del mismo modo, los niveles más altos de adopción para las tecnologías SWC son HY>INS & LC>SI.

Conclusiones

Bajo condiciones de lluvias erráticas y aparentemente disminuidas en la zona semiárida del África subsahariana, las principales contribuciones al mejoramiento de la producción de cultivos pueden ser anticipadas a partir de las medidas conservacionistas SWC y RWC mejoradas y aumentadas. Es solamente a través del fomento y el mejoramiento de estas tecnologías en forma sostenible que los riesgos de sequía, fracaso en los cultivos y disminución del número de refugiados ecológicos podrían ser minimizados. La adopción de tecnologías por los agricultores es crucial para incrementar la productividad agropecuaria y, consecuentemente, cumplir con la alimentación y la nutrición que es un gran desafío en África.

Para más información contactar a:
Dr. Boubacar BARRY b.barry@cgiar.org
Dr. Adesola Olaleye   a.adeoti@cgiar.org
Dr.Adetola Adeoti a.adetola@cgiar.org

Niveles de adopción para tecnologías seleccionadas.


Página precedente Inicěo de página Página siguiente