English || Français
     AQUASTAT Principal     Acerca de AQUASTAT     FAO Agua   Estadísticas de la FAO

Productos destacados

Base de Datos Principal
Presas
Mapa mundial de superficies de riego
Uso de agua en riego
El agua y el género
Herramienta de info climática
Instituciones

Entidades geográficas

Países, regiones, cuencas hidrográficas

Temas

Recursos hídricos
Usos del agua
Riego y drenaje
Agua residual
Marco institucional
Otros temas

Tipo de información

Conjuntos de datos
Publicaciones
Tablas resumen
Mapas y datos espaciales
Glosario

Info para los medios

¿Sabía que…?
Visualizaciones e infografías
ODS Meta 6.4
KWIP
UNW resumen
     

Versión 2016

Resumen general - América del Sur, Centroamérica y Caribe


Introducción Geografía, clima y población Economía, agricultura y seguridad alimentaria
Recursos hídricos Uso de agua Riego Tendencia Marco institucional Medio ambiente
Perspectivas Principales fuentes de información Tablas resumen Mapas resumen

Recursos hídricos

Ricursos hídricos renovables

Esta encuesta distingue los recursos hídricos renovables internos (RHRI) y los recursos hídricos renovables totales (RHRT). RHRI es esa proporción de los recursos hídricos de un país generados por la precipitación interna (producida en el país). Para calcular RHRI se considera el promedio a largo plazo del caudal anual de los ríos y la recarga de los acuíferos generados por las precipitaciones endógenas. El recuento doble de los recursos de aguas superficiales y subterráneas se evita restando el solapamiento entre la suma de los recursos de aguas superficiales y subterráneas.

Los RHRT se calculan sumando RHRI y el flujo externo. Esta es una medida de la cantidad teórica máxima de agua disponible para un país, sin consideraciones económicas, técnicas o medioambientales. Los recursos hídricos renovables externos corresponden a la parte que no se genera en el país. Incluye los flujos procedentes de países situados aguas arriba (aguas subterráneas y superficiales) y parte del agua de los lagos y ríos fronterizos. A menudo, los intercambios entre países se complican aún más cuando los ríos cruzan las fronteras varias veces. Parte del flujo de agua entrante puede originarse en el mismo país del que entra en el río, por lo que es necesario calcular un ingreso "neto" evitando la doble contabilidad de los recursos. Para obtener más información sobre la metodología y los términos utilizados en AQUASTAT relacionados con los recursos hídricos consulte la página web de recursos hídricos de AQUASTAT y el glosario de AQUASTAT.

La amplia variedad de climas en la región genera a su vez una diversidad de regímenes hidrológicos. Como resultado, la región muestra una distribución de la precipitación, de los recursos hídricos y de sus condiciones de uso muy desigual. En las áreas húmedas, los aspectos de la gestión o el manejo del agua han estado tradicionalmente orientados al control y la protección contra inundaciones, mientras que en las áreas más áridas, los estudios hidrológicos se han orientado principalmente hacia la evaluación de los recursos hídricos para diferentes usos.

Las características climáticas de la región también generan fuertes diferencias en la hidrología, entre estaciones e interanualmente. Los fenómenos meteorológicos como El Niño o las tormentas tropicales y huracanes se alternan con períodos de sequía prolongados, tanto en las áreas áridas o semiáridas como en zonas húmedas. Así los valores medios anuales o mensuales son generalmente un mal indicador de los recursos hídricos disponibles. De igual modo, las cifras promedio de cada país no reflejan las variaciones en la disponibilidad de agua de sus territorios.

La región presenta abundantes recursos hídricos, recibe el 28 por ciento de la precipitación y posee el 31.6 por ciento de los recursos renovables de agua dulce del mundo, la mayoría de los cuales se concentran en la zona Andina y Brasil de América del Sur. Los recursos hídricos renovables totales de toda la región son 13.6 millones de m³ anuales (Tabla 4 y Mapa 3). Además, la dotación de agua por habitante es cercana a los 28 000 m³/habitante/año como media para la región, lo que constituye una cifra muy superior a la media mundial de 6 000 m³/habitante/año. La Figura 2 muestra la distribución de los recursos hídricos renovables internos por subregiones.


En términos absolutos, la subregión del Caribe presenta la escasez de agua más importante de la región. La menor cantidad de RHRI se presenta en Barbados con 281 m³/habitante/año, seguido por Saint Kitts y Nevis con 444 m³/habitante/año y en tercer lugar en Antigua y Barbuda con 578 m³/habitante/año (Mapa 4).

Tabla 4. Recursos hídricos renovables anuales a largo plazo

             (a) Toda la región; (b) América del Sur; (c) Centroamérica; (d) Caribe

Otras Fuentes de Agua

Las cifras promedio esconden las disparidades territoriales y situaciones de escasez, que suelen coincidir con las áreas más pobladas de la región. Éste es el caso del Valle Central en Chile, la Región del Cuyo y el Sur en Argentina, la Costa peruana y sudecuatoriana, los valles del Cauca y Magdalena en Colombia, el altiplano boliviano, el Gran Chaco, compartido por Bolivia, Argentina y Paraguay, el Nordeste brasileño y la costa pacífica de Centroamérica.

La escasez obliga a los países a buscar alternativas para satisfacer la demanda de agua con fuentes alternativas. En la región las opciones incluyen: i) la sobreexplotación de las aguas subterráneas renovables, ii) agua dulce secundaria, que incluye aguas residuales tratadas y/o el agua de drenaje agrícola que regresa al sistema, y iv) fuentes no convencionales de agua, incluido el uso de agua desalada, uso directo de aguas residuales (tratadas) y/o el uso directo del agua de drenaje agrícola.

Si bien desde la última encuesta, la producción, el tratamiento y uso de las aguas residuales municipales ha avanzado en la región, aún no representan contribuciones importantes. Se requiere seguir avanzando en el registro de datos sobre la materia.

Los datos sobre agua residual municipal están disponibles para ocho países de América del Sur, cinco países Centroamérica, y sólo cinco países de la subregión del Caribe (Tabla 5). En la mayor parte de América del Sur el porcentaje de aguas residuales que presentan un proceso de depuración en plantas de tratamiento es menor al 30 por ciento. Con la excepción de Chile, donde el 69 por ciento de las aguas residuales municipales reciben algún tipo de tratamiento, el resto de los países sudamericanos trata menos de un 30 por ciento sus aguas residuales. Las estadísticas disponibles para Nicaragua indican que cerca de un 37 por ciento de sus aguas reciben tratamiento. Mientras que en Barbados y Cuba cerca de un 27 por ciento.

Tabla 5. Agua residual municipal producida, tratada y usada directamente

             (a) Toda la región; (b) América del Sur; (c) Centroamérica; (d) Caribe

Debido a la baja disponibilidad de fuentes de agua y a su estacionalidad, el uso de plantas desalinizadoras es una opción para el Caribe. Cuba cuenta con cuatro plantas desalinizadores al igual que Antigua y Barbuda, y Barbados una, que abastecen principalmente la demanda residencial.

En general, la cuantificación del uso de aguas residuales y de drenaje en la agricultura es un aspecto complejo de medir y no existen cifras oficiales que den cuenta de ello. En algunos países se hace uso también de las aguas residuales sin tratamiento alguno para riego, con efecto sobre la salud humana y la condición del suelo, pero no se dispone de cifras sobre el volumen anual de utilización. En la Provincia de Mendoza en Argentina se utilizan desde hace muchos años las aguas residuales industriales mezcladas con las aguas de riego, pero sólo desde el 1996 se han establecido normas de calidad mínimas a cumplir. Aunque los países han avanzado en aspectos normativos sobre la calidad del agua, todavía el control de la contaminación, por aguas residuales domésticas e industriales, relaves mineros y la contaminación difusa de la agricultura, sigue siendo un desafío a enfrentar en la región.

Presas

La capacidad total de almacenamiento en embalse en la región es 1 166 352 millones de m³, 94 por ciento de los cuales están en América del Sur.

Tabla 6. Presas

             (a) Toda la región; (b) América del Sur; (c) Centroamérica; (d) Caribe

Existen 27 presas de gran capacidad en América del Sur (por encima de 10 000 millones de m³) que almacenan 789 339 millones de m³, 62 por ciento de ese volumen está en Brasil (Tabla 7). En Centroamérica, se tienen 6 presas con capacidad mayor a 2 000 millones de m³, cuatro de las cuales están en Nicaragua, y que almacenan 37 600 millones de m³. En el Caribe hay 12 embalses, con capacidad superior a 200 millones de m³, que permiten almacenar 4 400 millones de m³.

Tabla 7. Presas grandes

             (a) Toda la región; (b) América del Sur; (c) Centroamérica; (d) Caribe

La mayoría de las presas grandes en América del Sur se usan principalmente para la generación de energía hidroeléctrica y control de inundaciones. En Centroamérica también las grandes presas se destinan a la generación de energía, salvo en Honduras que tiene una presa grande multipropósito. En el Caribe y las presas de menor tamaño de zonas áridas, se tienden a utilizar para varios propósitos, incluido el riego.

Aguas transfronterizas

La mayor red hidrológica de la región se encuentra en América del Sur, que se caracteriza por tener una alta proporción de los recursos hídricos común a varios países. Entre las cuencas compartidas se incluyen: la Costa Caribe; Cuenca del Orinoco, la Costa Atlántica Norte, la Cuenca del Amazonas, la Costa Atlántica Este, la Cuenca de la Plata, la Costa Pacífica de Colombia y Ecuador, y la región de la Puna. Ver los mapas de cuencas hidrológicas de América del Sur y Centroamérica.

La cuenca del Amazonas es la más grande en el mundo, tiene un área total de 6.15 millones de km², distribuido en siete países, que representa un tercio de la superficie de América del Sur. El Tratado de Cooperación Amazónica (TCA) fue firmado en 1978 por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela. El alcance básico del TAC es promover el desarrollo armónico de la Amazonía, con el fin de permitir una distribución equitativa de los beneficios, para mejorar la calidad de vida de su gente y para lograr la plena incorporación de sus territorios amazónicos a las respectivas economías nacionales. Se presenta una descripción más detallada de la cuenca en el perfil de la Cuenca del Amazonas.

En la cuenca de la Región de la Puna, en el Altiplano, se encuentra el Sistema Titicaca-Desaguadero-Poopó-Salar de Coipasa (Sistema TDPS), compuesto por los Lagos Titicaca y Poopó, el río Desaguadero que une los dos anteriores y el Salar de Coipasa. Este Sistema abarca parte del Perú, del Estado Plurinacional de Bolivia y del norte de Chile. El Lago Titicaca tiene una superficie inundada de 8 400 km², con un volumen embalsado de 932 000 millones de m³ para la cota media del lago (3 810 m). El Lago Poopó, ocupa una superficie inundada de 1 700 km² para la cota 3 686 m.

Argentina, el Estado Plurinacional de Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay hacen parte de la Cuenca de La Plata. Un Tratado del año 1969 persigue afianzar la institucionalización del sistema de dicha Cuenca y promover el desarrollo armónico y la integración física de la misma y sus áreas de influencia directa a través de un esfuerzo conjunto.


Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el «User Agreement».

     
   
   
       
arrow Formato para imprimir
     

^ ir arriba ^

   Citar como: FAO. 2016. Sitio web AQUASTAT. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Accedido el [aaaa/mm/dd].
  © FAO, 2016   |   Preguntas o comentarios?    aquastat@fao.org
   Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el User Agreement.