Versión 2016

Resumen general - América del Sur, Centroamérica y Caribe


Introducción Geografía, clima y población Economía, agricultura y seguridad alimentaria
Recursos hídricos Uso de agua Riego Tendencia Marco institucional Medio ambiente
Perspectivas Principales fuentes de información Tablas resumen Mapas resumen

Geografía, clima y población

La superficie de toda la región, es de 18.5 millones de km² y corresponde al 13.8 por ciento de la superficie total mundial (Tabla 1; Tabla 20). Tan sólo Brasil representa el 46 por ciento de la superficie regional.

Tabla 1. Uso de la tierra

             (a) Toda la región; (b) América del Sur; (c) Centroamérica; (d) Caribe

El extenso territorio de América del Sur, Centroamérica y Caribe (ASCC) es muy variado en términos de geografía y clima. La cordillera de los Andes es una característica distintiva en la vertiente del Pacífico del continente americano. Este macizo registra alturas de record mundial, como el Aconcagua de casi 7 000 m.s.n.m. de altura. El altiplano es una de las zonas donde se realiza agricultura a mayor altura en el mundo. Los glaciares tropicales de la zona andina de Perú, Estado Plurinacional de Bolivia y Ecuador abastecen de recursos hídricos para una amplia porción de América del Sur. En Chile se encuentra el desierto más árido del mundo. La Amazonía, que comprende parte de Brasil, Perú, Estado Plurinacional de Bolivia, Ecuador, Colombia, República Bolivariana de Venezuela, Suriname y Guyana, posee una enorme influencia en la climatología e hidrología regional. Centroamérica corresponde a una estrecha franja de territorio influenciada por el flujo entre dos océanos. Por su parte, el Caribe, compuesto por territorios insulares, está sometido al paso de tormentas tropicales.

La región de América del Sur, Centroamérica y Caribe es rica en recursos hídricos, recibe casi el 30 por ciento de la lluvia y en ella se concentra el 31.6 por ciento de los recursos hídricos renovables internos del mundo. Los recursos específicos de agua por persona son de 28 000 m³ por habitante por año, muy superior a la media mundial (6 000 m³ por habitante en 2013). No obstante, esto varía entre subregiones y entre áreas de un mismo país, por lo que los promedios nacionales pueden dar una imagen distorsionada de la realidad (Mapa 1). Debido al crecimiento poblacional y cambios en los patrones de consumo la demanda de agua crecerá en la región, lo que sumado a los impactos del cambio climático en los recursos hídricos, resalta la necesidad de mejorar la gestión del agua.

En el 2013, la población total de toda la región se estimaba en 489 millones de habitantes (Tabla 2, Tabla 20), registrando un crecimiento cercano a 100 millones de habitantes respecto de la encuesta del 2000. América del Sur concentra el 83 por ciento de la población total regional y, sólo Brasil el 41 por ciento de toda la región (Figura 1).


El crecimiento demográfico anual regional en el período 2003-2013 se estima en 1.2 por ciento, mientas que entre 1993-2003 fue de 1.5 por ciento. La población es predominantemente urbana. El porcentaje de población rural en promedio es de un 20 por ciento, siendo más alta su proporción en el Caribe (36 por ciento) y Centroamérica (42 por ciento). Las cifras sobre población rural aparecen detalladas por países en la Tabla 2 agrupadas por subregión. La densidad de población en América del Sur, Centroamérica y el Caribe se estima en 27 habitantes/km², cifra muy inferior a la media mundial de 53 habitantes/km². Las densidades de población más elevadas corresponden al Caribe con 170 habitantes/km2 y en Centroamérica con 86 habitantes/km2 en promedio. Ver el Mapa 2 para más detalle.

Tabla 2. Características de la población

             (a) Toda la región; (b) América del Sur; (c) Centroamérica; (d) Caribe

El acceso a fuentes mejoradas de agua potable varía entre subregiones y entre población urbana y rural (Tabla 3). En 2012, el 95 por ciento de la población de América del Sur tenía acceso a fuentes mejoradas de agua potables (98 y 81 por ciento en áreas urbanas y rurales respectivamente) y en Centroamérica, el 92 por ciento de la población tenía acceso a dichas fuentes mejoradas (98 y 84 por ciento en áreas urbanas y rurales respectivamente). El Caribe, con un 82 por ciento, es la subregión con un menor acceso a fuentes mejoradas (87 y 72 por ciento en áreas urbanas y rurales respectivamente).

Tabla 3. Acceso a fuentes mejoradas de agua potable

             (a) Toda la región; (b) América del Sur; (c) Centroamérica; (d) Caribe

América del Sur

El área total de América del Sur es de 17.7 millones de km², lo que representa un 96 por ciento de toda la región. Y cerca de la mitad de la superficie subregional corresponde a Brasil. Los 12 países de esta amplia subregión se ubican en territorios con características geográficas prominentes. La cordillera montañosa guayanesa divide Suriname y Guyana de la cuenca del río Amazonas en Brasil. La Amazonía es una vasta región que cubre una porción primordial de Brasil, pero también es compartida por otros 7 países de América del Sur. La Cordillera de Los Andes y sus estribaciones configuran la Zona Andina. Y la Pampa sudamericana comprende las planicies del centro de Argentina, Uruguay y el sur de Brasil.

Suriname y Guyana presentan un clima tropical, con dos estaciones secas y dos húmedas en la costa, de diferente duración, y una estación seca y una húmeda en el resto del territorio. La temperatura media anual en la costa varía entre 23° y 32°C. En el interior, lejos del efecto moderador marítimo, las variaciones en la temperatura son mayores, especialmente entre el día y la noche. La precipitación es más alta en el sur, variando de 1 500 mm a 2 400 mm/año, concentrada en su mayor parte en las estaciones húmedas.

Colombia, Ecuador, Perú y República Bolivariana de Venezuela presentan tres regiones bien marcadas: la Costa, los Andes (la Sierra) y la selva amazónica, y que tienen características climáticas diversas. Estado Plurinacional de Bolivia posee la Sierra y parte amazónica. La Costa es cálida y seca en Perú y la mayor parte de Ecuador, debido a la influencia de la Corriente de Humboldt y al efecto barrera de la Cordillera de Los Andes sobre las masas de aire cálido y húmedo provenientes del Amazonas, mientras que la precipitación aumenta hacia el norte a medida que disminuye el efecto de la corriente. En la zona del Chocó, en la costa pacífica de Colombia, se registran precipitaciones mayores de 9 000 mm/año, mientras que en la costa peruana, la precipitación puede alcanzar apenas 25 mm anuales. La Sierra es fría, variando la temperatura con la altitud y, en general seca, mientras que la selva amazónica presenta abundantes precipitaciones y un clima tropical, húmedo y cálido, con temperaturas casi constantes a lo largo del año. En la transición entre la Sierra y la selva amazónica se encuentran los valles andinos, que tienen una gran importancia para la agricultura.

Brasil tiene una gran diversidad climática. La precipitación promedio anual para el período 1961-2007 es de 1 761 mm, que van desde valores de 500 mm en el noreste semiárido a más de 3 000 mm en el norte de la región amazónica. El clima de las cinco regiones geográficas: i) el Norte cubre casi toda la región amazónica y posee la mayor extensión de bosque húmedo caluroso del mundo. Esta región ocupa cerca de la mitad del país y posee un clima caliente y húmedo; ii) el Nordeste corresponde a la zona semiárida, con un promedio anual de precipitaciones entre 750 mm a 250 mm y menos; iii) el Sudeste recibe la mayor parte de las precipitaciones en el verano y los inviernos son más leves; iv) la zona templada del sur, con inviernos fríos y relativamente secos y veranos cálidos y relativamente húmedos. Allí prevalece el clima mesotérmico; y v) en el Centro-Oeste, en la periferia del Amazonas, tiene una precipitación anual relativamente bien distribuida de hasta 2 500 mm.

Más al sur el clima es muy variado, por las diferencias latitudinales y altitudinales entre los países, debidas a la presencia de la Cordillera de los Andes. Las temperaturas son variables pero templadas en la mayor parte de Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay, excepto en el sur de Chile, la Patagonia y la Cordillera de Los Andes (clima frío y hasta ártico) y el norte de Chile (clima desértico).

América del Sur concentra la mayor cantidad de habitantes, con 406 millones de habitantes, que corresponde a un 83 por ciento de la población de toda la región. La densidad poblacional promedio es la más baja de las subregiones (23 habitantes/km²). Brasil es el país más poblado, con 200 millones de habitantes que representan el 49 por ciento de la subregión. Más atrás están Colombia y Argentina, con 48 y 41 millones de habitantes respectivamente. En el otro extremo, Suriname y Guyana poseen una población menor a un millón de habitantes y la menor densidad poblacional (3 y 4 habitantes/km² respectivamente). El país más densamente poblado es Ecuador con 15.7 millones de habitantes y una densidad de 61 habitantes/km² en 2013.

América del Sur es urbana por eminencia, con tan sólo un 16 por ciento de su población en zonas rurales. Además de Guyana, con un 72 por ciento de población rural, otros casos excepcionales son Paraguay, Estado Plurinacional de Bolivia y Ecuador con más del 30 por ciento de población rural. Por su parte, la República Bolivariana de Venezuela, Argentina y Uruguay presentan más de un 93 por ciento por ciento de población urbana.

Centroamérica

Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá conforman la subregión. La superficie total es de 520 000 km², que representa el 2.8 por ciento de la región. Centroamérica es principalmente montañosa, con algunas zonas llanas en las áreas costeras. La cadena volcánica que recorre toda la región de norte a sur sirve de divisoria entre la vertiente pacífica y la atlántica. Dicha cadena reparte el territorio de una forma asimétrica, siendo la llanura costera pacífica muy estrecha y sus ríos de corta longitud. Ambas llanuras se han formado a partir de material aluvial procedente de las cadenas volcánicas.

El clima de Centroamérica es esencialmente tropical, suavizado por su proximidad al mar, por la altitud y por las características locales del relieve. La Costa Atlántica es mucho más húmeda que la Pacífica. La precipitación aumenta de norte a sur y de oeste a este, influenciada en este último caso por el efecto que ejerce la cadena montañosa sobre las corrientes cálidas y húmedas procedentes del Caribe.

La mayor parte de la población se asienta en altitudes superiores a los 1 000 m. La población en la subregión alcanza los 45 millones de habitantes en 2013 (9.2 por ciento de la región). Tiene una alta densidad de población (86 habitantes/km²), sólo superado por el Caribe; en los extremos destacan El Salvador con 301 habitantes/km² y Belice con 14 habitantes/km². La población rural de la subregión constituye el 42 por ciento, con el mayor porcentaje de población activa dedicada a la agricultura (24 por ciento) de la región.

Caribe

El Caribe está compuesto por 13 países, que alcanzan una superficie de 210 000 km², que representan el 1.2 por ciento de la superficie total de la región. Corresponden a un conjunto de islas situadas entre el Mar Caribe y el Océano Atlántico. Cuba es la isla mayor, a la que sigue en superficie la Isla de la Española, compartida por Haití y la República Dominicana. Los pequeños Estados Insulares que conforman el Caribe son catalogados como altamente vulnerables a los desastres, puesto que se ubican en la zona de formación y paso de huracanes, están expuestos a las sequías y aumento del nivel del mar causado por cambio climático.

El Caribe se encuentra en una Zona de Convergencia Intertropical con la influencia de los vientos del norte. Tienen un clima marítimo tropical, con una estación seca y otra húmeda y temperaturas prácticamente constantes a lo largo del año. Incluso en las partes más elevadas, las temperaturas raramente bajan de los 13 °C. Las diferencias en tamaño, forma, topografía, relieve y su disposición con respecto a los vientos del norte determinan la distribución de las precipitaciones. La precipitación media de la subregión es de 1 425 mm. Sin embargo, en las islas con elevaciones existe un importante efecto pantalla en las costas del sur, situadas a sotavento, que se caracterizan por un clima árido. Hacia el sur, la estación seca se hace más manifiesta. Las tormentas tropicales dan lugar ocasionalmente a huracanes, que barren las Antillas Menores hasta Trinidad y Tobago, generalmente después de haber pasado por las Antillas Mayores.

La población del Caribe en 2013 se estimaba en 37.3 millones de habitantes (7.6 por ciento de la población total de la región), con una densidad de población media de 170 habitantes/km². El país con mayor densidad de población es Barbados con 663 habitantes/km², seguido de Santa Lucia con 467 habitantes/km², y en tercer lugar Haití con 372 habitantes/km²; mientras que la menor densidad corresponde a Bahamas con 27 habitantes/km². La población es predominantemente urbana (36 por ciento de población rural), con la excepción de Granada (60 por ciento), Saint Kitts y Nevis (69 por ciento), Saint Lucia (84 por ciento), Antigua y Barbuda (70 por ciento), y Trinidad y Tobago (86 por ciento). En promedio un 22 por ciento de la población activa está dedicada a la agricultura. En este último aspecto, destaca Haití que, con un 44 por ciento de población rural, presenta el mayor porcentaje de población activa dedicada a la agricultura de la subregión (57 por ciento). En otro extremo, Bahamas, Barbados, Trinidad y Tobago, República Dominicana y Cuba poseen menos de un 10 por ciento de su población económicamente activa dedicada a la agricultura.


Su acceso a AQUASTAT y el uso de toda su información o datos están sujetos a los términos y condiciones establecidos en el «User Agreement».