Opening /docrep/004/w7174s/w7174s06.htm
FAO/SMIA: Perspectivas alimentarias no 10/11/12, diciembre 1997 COMERCIO 1/

FAO/SMIA: Perspectivas alimentarias no 10/11/12, diciembre 1997

Previous Page TOC Next Page


COMERCIO 1/


El pronóstico relativo al comercio mundial de cereales en 1997/98 se ha elevado en un millón de toneladas a alrededor de 202 millones de toneladas desde septiembre (Cuadro A.2). En este nivel, las importaciones mundiales de cereales serían superiores en 4 millones de toneladas, o sea el 2 por ciento, al volumen menguado del año anterior. Las revisiones de este mes toman en cuenta un aumento previsto de las importaciones de cereales secundarios y arroz que en total compensaría sobradamente los ajustes a la baja de las importaciones previstas de trigo.

El pronóstico relativo a las importaciones de trigo en 1997/98 (julio/junio) se ha rebajado en un millón de toneladas a 93 millones de toneladas, lo que representaría un nivel cercano a la estimación revisada para 1996/97. Toda la reducción registrada en el pronóstico de este mes se debe a una disminución de las estimaciones correspondientes a algunos países en desarrollo de Asia. Según las previsiones actuales, las importaciones totales de los países en desarrollo se acercarán a los 76 millones de toneladas, volumen superior en más de 3 millones de toneladas al año pasado y ligeramente superior a 1995/96. En cambio, las importaciones totales de los países desarrollados deberían descender a 17 millones de toneladas, o sea 3 millones de toneladas menos que el año pasado.
___________________ 1/ El comercio mundial de trigo y cereales secundarios se basa y expresa en una estimación de las importaciones entregadas hasta el 30 de junio del ejercicio comercial julio/junio. Algunas compras efectuadas al final de la campaña pueden estar incluidas en la campaña siguiente si las entregas se efectúan después del 30 de junio. En general, las exportaciones e importaciones de cereales se calculan en base a una estimación de los envíos y entregas efectuados durante la campaña comercial, por lo que podrían no ser iguales en un determinado ejercicio debido al lapso transcurrido entre los envíos y las entregas.

SITUACION GENERAL DE LAS IMPORTACIONES MUNDIALES DE CEREALES


Trigo Cereales secund. Arroz (elaborado) Total

1995/96 1996/97 1995/96 1996/97 1996 1997 1995/96 1996/97

( . . . . . . . . . . . . . . millones de toneladas . . . . . . . . . . )
Asia 47,3 46,9 55,6 58,2 8,9 9,9 111,8 115,0
Africa 17,8 20,9 8,5 9,3 4,0 4,0 30,3 34,2
América Central 4,7 4,5 8,3 8,4 1,3 1,3 14,3 14,2
América del Sur 10,5 10,8 4,8 6,0 1,6 1,6 16,9 18,3
América del Norte 2,5 2,7 3,4 3,6 0,6 0,6 6,5 6,8
Europa 6,8 4,6 6,4 4,2 0,9 1,0 14,1 9,7
CEI 2,7 2,4 0,3 0,1 0,4 0,4 3,4 2,8
Oceanía 0,5 0,4 0,2 0,2 0,3 0,3 1,0 0,9
TOTAL MUNDIAL 92,8 93,0 87,5 90,0 18,0 19,0 1/ 198,2 202,0
Países en desarrollo 72,7 75,9 54,6 58,9 14,9 15,8 142,3 150,5
Países desarrollados 20,0 17,1 32,9 31,1 3,1 3,2 56,0 51,4
FUENTE: FAO 1/ Muy provisional.

Sin modificaciones respecto al mes pasado, el pronóstico relativo a las importaciones totales de trigo de Africa se mantienen en un volumen sin precedentes de 21 millones de toneladas, 3 millones, o sea el 17 por ciento, más que en la campaña de 1996/97. Es probable que este año aumenten las importaciones de la mayoría de los países del Africa septentrional, debido principalmente a cosechas menguadas por la sequía. En Argelia, país muy castigado por la sequía, es probable que las importaciones superen los 4 millones de toneladas. Según los pronósticos, Egipto importará 7 millones de toneladas, con lo que seguirá siendo por segundo año consecutivo el mayor importador mundial de trigo. En cambio, se pronostica que las importaciones de la mayoría de los demás países de Africa se mantendrán iguales o disminuirán ligeramente con respecto al año pasado.

En Asia, el pronóstico relativo a las importaciones totales de 1997/98 se ha rebajado a 47 millones de toneladas, un millón de toneladas menos que el mes pasado y que el año pasado. Las revisiones a la baja de este mes se refieren principalmente al pronóstico relativo a las importaciones de la India y la República Islámica del Irán. En la India, tras la reciente decisión del Gobierno de interrumpir las importaciones a causa de las compras internas favorables y también de una cosecha abundante, el pronóstico relativo a las importaciones de este año se redujo a 1,2 millones de toneladas, 800 000 toneladas menos que el mes pasado y 500 000 toneladas menos que el año pasado. También se ha rebajado, en 500 000 toneladas a 5,3 millones de toneladas, el pronóstico relativo a las importaciones de trigo de la República Islámica del Irán, aunque todavía sigue siendo el segundo volumen más alto que se haya registrado después del nivel máximo de 6,8 millones de toneladas del año pasado. En cambio, el pronóstico relativo a las importaciones de la República de Corea se ha aumentado ahora a 3,5 millones de toneladas, 300 000 toneladas más que el mes pasado, pero aún así 400 000 toneladas menos que el año pasado. Este aumento en las importaciones respecto al mes pasado tiene en cuenta la gran disponibilidad mundial de trigo de baja calidad de este año que podría, en alguna medida, reemplazar al maíz en los piensos.

Las importaciones de trigo por parte de Europa se prevén en 4,6 millones de toneladas, volumen inalterado respecto al mes pasado, e inferior en más de 2 millones de toneladas al del año anterior. La mayor parte de esta disminución debería producirse en Europa oriental, a causa principalmente del aumento de las cosechas de algunos países, particularmente Bulgaria, Polonia, la Rpública Checa y Rumania. En la CEI, la recuperación de la cosecha de trigo de 1997 debería redundar en una disminución de las importaciones con respecto al año pasado, aunque el pronóstico se ha aumentado ligeramente este mes a 2,4 millones de toneladas.

Las importaciones de América Latina y el Caribe en 1997/98 se pronostican en alrededor de 15,3 millones de toneladas, sin modificaciones respecto al pronóstico anterior y un volumen ligeramente superior al del año pasado. En Brasil, se prevé que las importaciones de este año aumentarán en alrededor de 200 000 toneladas a 5,7 millones de toneladas, principalmente en previsión de una reducción del 12 por ciento de la producción de 1997. En cambio, las importaciones de México podrían disminuir ligeramente, mientras que en la mayoría de los otros países es probable que las compras de este año se mantengan en torno a los niveles de 1996/97.

Por lo que se refiere a las perspectivas para las exportaciones en 1997/98, es probable que disminuyan los envíos de casi todos los principales países exportadores de trigo, salvo los Estados Unidos (Cuadro A.4), debido principalmente a una disminución de la producción interna. Las pers-pectivas para algunos de los exportadores menores, particularmente Hungría y Rumania, son más positivas (Cuadro A.3). En Hungría, el Gobierno ha seguido dando licencias de exportación para la nueva cosecha de 1997 desde el comienzo de la campaña, y a principios de octubre anunció que daría subven-ciones para exportar el excedente de trigo.

El pronóstico relativo a ls importaciones mundiales de cereales secundarios en 1997/98 (julio/junio) se ha elevado en un millón de toneladas respecto al mes pasado, a 90 millones de toneladas. En este nivel, las importaciones mundiales de cereales secundarios serían alrededor de 3 millones de toneladas, o sea el 3 por ciento, más que el año anterior. Las importaciones totales de los países en desarrollo se cifran actualmente en alrededor de 59 millones de toneladas, volumen superior en más de 4 millones de toneladas al de 1996/97 pero igual al de 1995/96. Sin embargo, se pronostica que en 1997/98 las importaciones totales de los países desarrollados descenderán por sexto año consecutivo a 31 millones de toneladas. La mayor parte del aumento previsto en las importaciones mundiales de cereales secundarios en 1997/98 correspondería al aumento del comercio de maíz que, según pronósticos provisionales, alcan-zará los 64 millones de toneladas, 2 millones de tone-ladas, o sea el 4 por ciento, más que el año pasado.

Las importaciones totales de cereales secun-darios de Africa en 1997/98 se cifran actualmente en 9,3 millones de toneladas, 1 millón de toneladas más que las estimadas en 1996/97. El aumento se debe casi totalmente a la mayor demanda de importaciones de varios países del Africa septentrional, a causa de una disminución de las cosechas internas de cebada y maíz. En Asia, las importaciones de cereales secundarios deberían alcanzar los 58 millones de toneladas, 2,6 millones de toneladas más que el año anterior y 1 millón de toneladas más que lo señalado en el informe de septiembre. El aumento del pronóstico de este mes se debe principalmente a los ajustes al alza de las importaciones de cebada de Arabia Saudita y las importaciones de maíz por parte de China que compensan con creces las revisiones a la baja de las importaciones de maíz efectuadas por la República de Corea.

En Europa, las importaciones totales de cereales secundarios en 1997/98 se pronostican actualmente en alrededor de 4 millones de toneladas, volumen inferior en más de 2 millones de toneladas al del año pasado. Aunque el pronóstico relativo a las importaciones de maíz de la CE se ha aumentado este mes en alrededor de 300 000 toneladas, las importaciones totales de cereales secundarios de la CE serían todavía inferiores a las del año pasado, debido a la previsión de una cosecha abundante y a la gran cantidad de disponibilidades internas de trigo de calidad inferior. Además, se pronostica que este año las compras de Bulgaria y Polonia disminuirán de forma pronunciada debido al aumento de su producción. Sin modificaciones respecto al informe anterior, las importaciones de la CEI se pronostican en 200 000 toneladas, volumen ligeramente inferior al del año pasado e insignificante en comparación con años anteriores. Las importaciones de América Latina y el Caribe se cifran actualmente en 14,4 millones de toneladas, 400 000 toneladas menos que el mes pasado y un 1,3 millones de toneladas menos que el año anterior. Aunque el pronóstico de este mes relativo a las importaciones de maíz y sorgo de México es ligeramente inferior, se pronostica que las importaciones de la mayoría de los países de América del Sur serán iguales o superiores a los niveles del año pasado. Se pronostica que las compras de maíz por parte del Brasil se duplicarán con creces debido principalmente a la fuerte demanda de carne de ave, tanto para consumo interno como para exportación.

Con respecto a las exportaciones, es probable que los envíos de cereales secundarios de todos los principales países exportadores, salvo Australia, se mantengan cercanos a los niveles de la campaña anterior o los superen (Cuadro A.4). El aumento más importante debería de producirse en los Estados Unidos, a causa principalmente de la gran cantidad de remanentes de la campaña anterior y también de una producción superior a la media. Por otro lado, es probable que los envíos de Australia disminuyan considerablemente en la campaña de 1997/98 debido a una disminución de la producción interna. Entre los exportadores menores (Cuadro A.3), las ventas de maíz por parte de China han mantenido un ritmo rápido y se ha aumentado correlativamente el pronóstico de las importaciones de cereales secun-darios. Además, en consonancia con las revisiones al alza de este mes correspondientes a las estimaciones sobre la producción de 1997 de la CEI, actualmente se prevé un aumento de sus exportaciones.

El pronóstico de la FAO relativo al comercio mundial de arroz en 1997 ha aumentado en alrededor de 300 000 toneladas con respecto al informe anterior, a 18 millones de toneladas, es decir 1,2 millones de toneladas menos que el volumen comercializado el año anterior y 3 millones de toneladas menos que el nivel récord de 1995. La disminución de la demanda de importaciones de arroz en los mercados internacionales influyó sobre las exportaciones y los envíos de casi todos los principales exportadores de arroz. La disminución se atribuye no sólo a las buenas cosechas obtenidas en los dos últimos años en muchos de los países importadores, que han permitido una reposición de las existencias en algunos de ellos, sino también a las previsiones de otra cosecha favorable en 1997.

Aunque el pronóstico relativo a las importaciones mundiales de arroz en 1997 es sólo marginalmente superior al del último informe, con respecto a las importaciones de algunos países se han hecho revisiones importantes. Los pronósticos de las importaciones de Indonesia y Filipinas han au-mentado en 350 000 toneladas y 250 000 toneladas a 950 000 toneladas y 900 000 toneladas, respec-tivamente, en previsión de una disminución de la producción interna debida a problemas relacionados con la sequía. Mientras las importaciones estimadas para Filipinas han disminuído sólo ligeramente respecto al año pasado, las de Indonesia han descendido en alrededor de 600 000 toneladas. Los pronósticos de las importaciones de Nigeria y el Senegal han aumentado marginalmente, debido a una reposición de las existencias prevista en dichos países. En cambio, las importaciones previstas en China (Continental) se han reducido casi a la mitad desde el último informe, a 350 000 toneladas, debido a una revisión al alza de las estimaciones correspondientes a la producción de 1997. En 1996 China (Continental) importó en total alrededor de 800 000 toneladas. También han disminuido los pronósticos de las importaciones de algunos otros países, como la República Islámica del Irán, el mayor importador mundial de arroz, que se cifran actualmente en 1,2 millones de toneladas, frente a los 1,3 millones de toneladas del año pasado.

Con respecto a las exportaciones, los envíos de Tailandia durante los primeros nueve meses del año se estiman en 3,6 millones de toneladas, 400 000 toneladas menos que en el mismo período de 1996. El país debería exportar 4,8 millones de toneladas en 1997, 500 000 toneladas menos que en 1996. El mayor descenso en las exportaciones se pronostica para la India donde los envíos deberían disminuir en más de la mitad, o sea en alrededor de 1,8 millones de toneladas, a 1,7 millones de toneladas en 1997, debido principalmente a un aumento de la demanda interna atribuido al alza de los precios del trigo. Se prevé que los envíos de los Estados Unidos disminuirán en más de 100 000 toneladas respecto a 1996, a 2,5 millones de toneladas pronosticados para 1997, y el pronóstico de las exportaciones de Myanmar disminuyeron en más de 100 000 toneladas con respecto al informe anterior a sólo 25 000 toneladas, frente a las 265 000 toneladas exportadas el año pasado. La disminución se atribuye a una producción reducida por las inundaciones.

En cambio, el aumento de las exportaciones de varios otros países ha contribuido a compensar en parte la disminución de los envíos de los países mencionados anteriormente. Las exportaciones de Viet Nam han aumentado este año a un ritmo más rápido que el año pasado, debido en parte a los precios competitivos de su arroz de calidad inferior. El pronóstico relativo a las exportaciones de Viet Nam en 1997 ha aumentado en 300 000 toneladas con respecto al informe anterior a 3,5 millones de toneladas, frente a un volumen aproximado de 3,1 millones de toneladas en 1996. Las exportaciones de Viet Nam han pasado de 1 millón de toneladas en 1991 a los 3,5 millones de toneladas previstos en 1997, debido principalmente a un aumento de la producción y a las medidas adoptadas por el Gobierno para promover las exportaciones. También se prevé que el Pakistán exportará un volumen récord de 1,7 millones de toneladas en 1997, lo que representa un ligero aumento respecto al año pasado, ya que unas buenas cosechas obtenidas en los últimos tres años han determinado un incremento de los suministros exportables. La estimación sobre las exportaciones de China (Continental) ha aumentado en 200 000 toneladas con respecto al informe anterior a 650 000 toneladas, debido al ajuste al alza de la estimación de su producción arrocera de 1997 realizado este mes. En 1996 China (Continental) había exportado 265 000 toneladas. Se prevé que el conjunto de las exportaciones de otros países exportadores menores, entre ellos Uruguay, Australia, Argentina, Egipto y Guyana, aumentarán en 1997 en más de 600 000 toneladas.

Con respecto a 1998, se pronostica que el comercio mundial de arroz aumentará a alrededor de 19 millones de toneladas, aproximadamente 1 millón de toneladas más que el volumen estimado para 1997. Este aumento se debe primordialmente a una disminución de la producción de 1997 y de las exis-tencias finales de muchos de los principales países exportadores, al aumento previsto en el consumo mundial, y a las señales que presagian una disminución de la superficie sembrada con arroz en algunos países del hemisferio sur por problemas relacionados con el tiempo. Pero el volumen final del comercio dependerá en gran medida de las cosechas que se obtengan en los principales países exportadores e importadores durante el curso de 1998.

Se prevé que las importaciones de los países asiáticos aumentarán en un 11 por ciento a 9,9 millones de toneladas debido a la previsión de un déficit de producción en 1997 y posiblemente en 1998, debido a problemas relacionados con el tiempo en algunos países atribuidos al fenómeno de El Niño. Filipinas e Indonesia deberían de aumentar sus im-portaciones en 50 000 toneladas y 250 000 toneladas a 950 000 toneladas y 1 millón de toneladas, respec-tivamente. El aumento se atribuye a la necesidad de reponer las existencias que, se supone, disminuirán en 1997. Las importaciones de China (Continental) podrían duplicarse con creces a 800 000 toneladas debido a un aumento previsto de las compras de arroz aromático o fragante de Tailandia. Se prevé un aumento de las importaciones de Japón en consonan-cia con sus compromisos de importación en el marco de la Ronda Uruguay. Las importaciones de la Repú-blica Democrática Popular de Corea podrían duplicar-se en 1998 a 600 000 toneladas debido a un déficit de producción. La República Islámica del Irán debería seguir siendo el mayor importador mundial de arroz con un total de 1,2 millones de toneladas, volumen se-mejante al previsto en 1997. Ello se debe principal-mente a una disminución de la producción y de las existencias finales en 1997 y a un aumento del con-sumo de alimentos, y suponiendo para 1998 una producción tendencial.

Las importaciones de los países sudamerica-nos se pronostica en alrededor de 1,6 millones de to-neladas, volumen semejante al previsto en 1997. El Brasil, principal importador de la región, debería man-tener su alto volumen de importación de 1,1 millones de toneladas. Las importaciones del Perú, sin embar-go, podrían disminuir en 50 000 toneladas a 300 000 toneladas debido a un aumento del 8 por ciento de su producción arrocera en 1997, a un volumen estimado en 1,3 millones de toneladas.

Con respecto a las exportaciones, se prevé que Tailandia será el principal beneficiario de la expansión prevista en el comercio arrocero, y se pronostica que sus exportaciones aumentarán en más del 8 por ciento con respecto a 1997 a 5,2 millones de toneladas, debido principalmente al aumento previsto de su producción de arroz aromático o fragante. También se prevé un aumento de las exportaciones de los Estados Unidos, el Pakistán, Argentina, y el Uruguay, debido a un incremento de la producción de 1997. Se prevé provisionalmente que las exportaciones vietnamitas serán semejantes al volumen récord previsto para 1997 debido a dos años consecutivos de buenas cosechas.


Previous Page TOC Next Page