FAO/SMIA - Cosechas y escaseces alimentarias No.2, Abril 2000 - Page 9

Previous PageTable Of ContentsNext Page

ASIA

AFGANISTAN* (17 de marzo)

Las perspectivas para los cereales de invierno, que se recolectarán en mayo y junio, son desfavorables, debido a la sequía prolongada registrada en una gran parte de las zonas meridionales y centrales del país. La sequía es particularmente grave en las provincias sudoccidentales de Kandahar y Helmand, en las que ha llovido sólo cuatro días en la estación anual de las lluvias, que va desde noviembre de 1999 hasta febrero del 2000. Además, los efectos negativos de los continuos disturbios civiles y la escasez de insumos agrícolas siguen haciéndose sentir en las actividades agrícolas. Según los informes, han muerto numerosas cabezas de ganado en las zonas rurales de las provincias de Kandahar y Zabul por falta de agua y pastizales.

En 1999, la producción total de cereales fue de 3 240 000 toneladas (el arroz, en forma de arroz cáscara), alrededor de un 16 por ciento menos que la abundante producción del año anterior, debido al bajo nivel de las precipitaciones y a un brote de plagas. Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA visitará el país a partir de finales de abril para evaluar la situación general del suministro de alimentos y calcular las necesidad de importación de cereales en el 2000/01, incluida la ayuda alimentaria.

La situación alimentaria es difícil para un gran número de personas desplazadas. Los últimos informes indican que sólo en Kabul hay cerca de 350 000 personas desplazadas que están recibiendo ayuda del PMA, mientras en Kandahar y Zabul son más de 200 000.

ARABIA SAUDITA (27 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de trigo, que se recolectará en abril y mayo, son desfavorables debido a la sequía, a pesar de unas lluvias buenas recibidas al comienzo de la campaña. La producción de trigo de 1999 se estima en 1,5 millones de toneladas, alrededor de un 17 por ciento menos que el año anterior. Las lluvias, entre escasas y moderadas, caídas en enero deberían favorecer la reproducción de las langostas del desierto que probablemente ya se encuentran en pequeño número cerca de Jizán y podrían ir aumentando gradualmente.

La importación de cereales en 1999/2000 (julio/junio) se pronostica actualmente en alrededor de 6,9 millones de toneladas, volumen semejante al del año pasado.

ARMENIA* (3 de abril)

El objetivo de producción de granos (cereales y legumbres) para el 2000 es de 315 000 toneladas, pero hay indicios de que la superficie sembrada con cultivos de invierno se haya reducido ulteriormente como efecto de unos rendimientos poco competitivos y del aumento de los precios del combustible. La producción de cereales y legumbres de 1999 se estima en 301 000 toneladas, alrededor de un 8 por ciento menos que la de 1998 (326 000 toneladas). La producción de trigo disminuyó a 210 000 toneladas, debido principalmente a la competencia de las importaciones y a las precipitaciones inferiores a lo normal caídas en otoño e invierno.

La necesidad de importación de cereales en 1999/2000 se calcula en cerca de 370 000 toneladas, incluidas 350 000 toneladas de trigo. Frente a esta necesidad se han hecho promesas de ayuda alimentaria por 87 000 toneladas. El resto debería importarse comercialmente.

A pesar del aumento del PIB per cápita de los últimos años, el poder adquisitivo de las familias sigue siendo bajo y a veces insuficiente para sufragar el costo de la cesta mínima de consumo. Los niveles de vida, medidos por el aporte proteínico, disminuyeron algo en 1999 debido al decrecimiento de las remesas de fondos de los trabajadores que trabajan en la Federación de Rusia. Como consecuencia, el promedio de los gastos familiares en alimentos alcanzó en 1999 el 67 por ciento, frente al 57 por ciento de 1998. El PMA prestará asistencia alimentaria a un total de 170 000 personas vulnerables, incluidos unos 110 000 refugiados y personas vulnerables que reciben ayuda alimentaria de socorro, mientras que a otras 60 000 se llegará a través de las actividades comunitarias de alimentos por trabajo destinadas a respaldar el desarrollo económico y social. El programa está previsto para tres años y se examinará anualmente.

AZERBAIYAN (3 de abril)

Las perspectivas iniciales para la cosecha de cereales y legumbres del 2000 son satisfactorias. La superficie sembrada con cultivos de invierno (principalmente trigo) aumentó con respecto a la superficie sembrada para la cosecha de 1999. Ello no obstante, está muy por debajo de la media registrada hasta 1997, como efecto de la competencia de las importaciones de trigo, debida a la liberalización del comercio de los cereales y legumbres y a la mayor rentabilidad de la producción pecuaria y de la de papas y hortalizas.

Las perspectivas a corto plazo para la producción, significativamente en auge, de los cereales (principalmente trigo) son malas. La falta de acceso al crédito para las semillas de calidad y los fertilizantes, unida a la inseguridad de los abastecimientos de agua para riego, impide a la mayoría de los agricultores llevar el rendimiento del trigo interno a un nivel que pueda competir con las importaciones de las zonas urbanas y, cada vez más, de las zonas rurales. Además, una infraestructura de mercadeo deficiente y la falta de un entorno favorable a los productores, elaboradores y comerciantes han limitado gravemente las inversiones en el sector agroalimentario y el acceso de los productores internos a los mercados urbanos en expansión.

En 1999, el PIB creció un 7,4 por ciento en moneda local. El volumen de la producción agrícola aumentó un 7 por ciento. La cabaña está aumentando anualmente alrededor de un 9 por ciento (los cerdos, en un 20 por ciento). La producción de carne y de leche creció alrededor del 5 por ciento y la de huevos en un 3 por ciento.

La producción de cereales y legumbres creció en 1999 un 15 por ciento a 1 093 000 toneladas, pero fue inferior en cerca de un 20 por ciento a la producción de 1991. Los rendimientos mejorados a causa de un tiempo mejor y de una gestión más eficaz de los agricultores privados compensaron la fuerte reducción de la superficie sembrada con cereales y legumbres. Las importaciones de cereales de 1999/2000 se estiman en 607 000 toneladas, alrededor de un 10 por ciento menos que el año pasado. La mayor parte se cubrirá comercialmente, aunque los grupos vulnerables, incluidas las personas desplazadas en el interior del país, siguen necesitando asistencia alimentaria selectiva. El PMA continúa ayudando a 485 000 beneficiarios mediante una operación prolongada de socorro y recuperación de tres años que comenzó en julio de 1999. El total de los productos alimenticios comprometidos para la vida del proyecto asciende a 47 880 toneladas de ayuda alimentaria. La ayuda del programa actual consiste en una asistencia complementaria a las PDI, una ayuda de socorro a los grupos socialmente vulnerables, el reasentamiento de los refugiados y repatriados, y la recuperación mediante alimentos por trabajo y alimentos para capacitación.

BANGLADESH (21 de marzo)

Unas lluvias no estacionales recibidas a mediados de febrero favorecieron aún más las perspectivas de la cosecha actual del arroz boro, cuya recolección comenzará a partir de mediados de abril. La cosecha boro es casi totalmente de regadío, ya que normalmente no llueve en el período comprendido entre noviembre, cuando termina el monzón, y marzo. Todo parece indicar que, gracias a la producción favorable que se espera de la cosecha de este año y a la producción de las cosechas Aus y Aman recogidas el año pasado, la producción arrocera de 1999/2000 podría alcanzar un nivel récord.

Las estimaciones actuales indican que la producción de arroz elaborado en 1999/2000 girará en torno a los 20,6 millones de toneladas, volumen semejante al del año anterior y superior en alrededor del 8 por ciento a la media de los últimos cinco años. Como consecuencia del aumento de la producción, y siempre y cuando las condiciones sigan siendo satisfactorias, se pronostica que la producción de trigo en el 2000 será semejante al nivel sin precedente de 1,9 millones de toneladas de 1999. Según los pronósticos, las importaciones de trigo en la próxima campaña comercial del 2000/01 serán semejantes a los 1,6 millones de toneladas importados en 1999/2000.

La situación de los cereales ha mejorado considerablemente después de las grandes inundaciones de 1998. Gracias a la producción interna favorable de arroz y trigo del año pasado y principios de este año, junto a la gran cantidad de existencias debida a las cuantiosas importaciones efectuadas en 1998/99, la situación general de los suministros alimentarios sigue siendo satisfactoria. Es probable que desciendan las importaciones de este año, particularmente de arroz, por cuanto las del Gobierno deberían ser comparativamente pequeñas y, además, se ha aplicado un gravamen del 5 por ciento para desalentar las importaciones privadas de arroz.

CAMBOYA (21 de marzo)

Se señala que la campaña del arroz de la estación seca ha progresado más lentamente que el año anterior, mientras que en las zonas en las que se han plantado cultivos de aluvión ha habido retrasos debidos a la retirada lenta de las aguas en las proximidades de los ríos Mekong y Bassac. El arroz de la estación seca y de aluvión representa proporciones relativamente pequeñas de la producción total del país, ya que la mayor parte de ésta proviene de la estación húmeda que va de septiembre/octubre a diciembre/enero. En total, la producción arrocera de 1999/2000 se calcula oficialmente en 4 millones de toneladas. Un 12 por ciento más que el año anterior.

El arroz representa alrededor del 84 por ciento de la producción anual de cultivos alimentarios y se planta en alrededor del 90 por ciento de la superficie cultivada, principalmente en la cuenca central y el delta de Mekong y en la llanura de Tonle Sap. Pese a una situación del suministro de alimentos en general satisfactoria, un sector considerable de la población sigue siendo vulnerable a la escasez de alimentos. Algunas de estas necesidades se satisfacen, en parte, mediante la operación prolongada de socorro y recuperación del PMA. En el 2000, el PMA prestará asistencia a aproximadamente 1,5 millones de beneficiarios en comunas afectadas por la inseguridad alimentaria, seleccionadas en 24 provincias, proporcionando alimentos básicos durante dos meses por término medio, principalmente a través de actividades de alimentos por trabajo.

COREA, REPUBLICA DE (21 de marzo)

La demanda de cereales para consumo humano y para piensos está aumentando ya que la recuperación económica después de la crisis financiera asiática sigue adelante. Se importa casi todo el trigo y el maíz, mientras que el país produce por término medio alrededor de 5 millones de toneladas de arroz (elaborado) por año, durante la temporada principal que va desde alrededor de mayo hasta octubre. El año pasado, a pesar de las grandes inundaciones la cosecha de trigo estuvo en torno a los 5,2 millones de toneladas, obtenida en una superficie de aproximadamente 1 060 000 hectáreas. El nivel de la producción estuvo en torno a las 146 000 toneladas, o sea casi un 3 por ciento más que la producción de 1998. En general, el número de las explotaciones agrícolas y la superficie sembrada con arroz están disminuyendo en el país ya que se utilizan más tierras para la infraestructura y la urbanización. Toda expansión que se produzca en el futuro vendrá principalmente de las tierras marginales y bonificadas, incluidas las tierras expuestas a inundaciones.

COREA, REPUBLICA POPULAR DEMOCRATICA DE* (21 de marzo)

La principal actividad agrícola gira actualmente en torno al doble cultivo de las cosechas de trigo y cebada de invierno y primavera, que han cobrado importancia en los últimos años en vista de los problemas crónicos del suministro de alimentos y piensos. Estos cultivos se recogerán a finales de mayo y principios de junio, después de lo cual comenzará la plantación de la cosecha principal de maíz o arroz. En vista de las condiciones climáticas adversas y de su topografía, el país se ve limitado a plantar una cosecha principal al año de arroz y maíz, los principales alimentos básicos, a partir de mayo para recogerse en septiembre y octubre. Mucho depende de este período, en el que el país ha sufrido graves contratiempos entre 1995 y 1997 cuando las inundaciones y la sequía menguaron gravemente los suministros internos de alimentos.

Aunque en 1998 y 1999 se registró alguna recuperación y estabilidad de la producción agrícola, las tendencias actuales de la producción indican que la RPD de Corea ha entrado en una era de insumos y productos agrícolas relativamente bajos. Por lo tanto, incluso en el caso de que no se produjeran catástrofes naturales importantes, la producción interna de alimentos sigue estando muy por debajo de las necesidades mínimas debido a una grave falta de inversiones y de insumos agrícolas esenciales. La FAO ha proporcionado insumos agrícolas (fertilizantes) para el programa de cultivos dobles de invierno de 1999/2000 y para el programa actual de cultivos dobles de primavera, lo cual debería contribuir a un aumento de la producción de alimentos durante el período de escasez que va de junio a septiembre del 2000.

En vista de las limitaciones económicas y agrícolas, es probable que persistan los problemas crónicos del suministro de alimentos que, a su vez, afectarán el estado nutricional y sanitario de la población, problemas que se han agravado por la falta de recursos, medicamentos y suministros esenciales. En lo que va de la actual campaña comercial, el PMA ha proporcionado 96 000 toneladas de asistencia alimentaria, y otras 220 000 toneladas llegarán en febrero y marzo. La asistencia se concentra en los niños menores de 16 años que están en guarderías, jardines de infancia, y escuelas primarias y secundarias, así como en las mujeres embarazadas y madres lactantes, los huérfanos, los pacientes internados y los ancianos. El PMA está proporcionando actualmente ayuda alimentaria a alrededor de 5,6 millones de beneficiarios y se propone realizar otras distribuciones durante el período de escasez que va de abril a junio. Sin embargo, tales distribuciones pueden realizarse sólo si se reciben nuevos donativos ya que la cadena de distribución de cereales se agota en abril.

CHINA (21 de marzo)

En China, a pesar de un descenso de alrededor de un 7 por ciento de la superficie plantada con trigo de invierno con respecto al año pasado, un tiempo favorable y las precipitaciones recibidas durante el invierno en las principales zonas productoras del nordeste sugieren un aumento de los rendimientos y una disminución de la producción menor de la que se había pronosticado anteriormente. El trigo de invierno representa alrededor del 85 por ciento de la producción total de trigo del país, y el resto proviene del trigo de primavera plantado en marzo y abril. La producción de este año se pronostica actualmente en alrededor de 111 millones de toneladas, frente a los 114 millones de toneladas de 1998/99. El trigo de invierno representa alrededor del 85 por ciento de la producción total. La disminución de la producción interna y de las existencias comporta un aumento de las importaciones necesarias para satisfacer la demanda.

El objetivo de producción de cereales se ha revisado oficialmente a la baja a 490 millones de toneladas con respecto a la producción de 1999 estimada en 500 millones de toneladas (raíces y tubérculos, inclusive). La revisión a la baja se atribuye oficialmente a la gran cantidad de existencias de cereales en el país y a la disminución de los precios de algunos productos básicos.

CHIPRE (27 de marzo)

Las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada del 2000, que se recogerán a partir de mayo/junio, parecen ser favorables. La superficie total sembrada fue de alrededor de 60 000 hectáreas, semejante a la del año anterior. La producción de cereales en 1999, principalmente cebada, se estima en 106 000 toneladas, alrededor de un 63 por ciento más que la producción mermada del año anterior pero un 6 por ciento menos que la media de los últimos cinco años.

Las importaciones de trigo en 1999/2000 (mayo/abril) se pronostican en 100 000 toneladas, mientras que las importaciones agregadas de cebada y maíz se pronostican en alrededor de 540 000 toneladas.

FILIPINAS (21 de marzo)

Una erupción del volcán Mayon producida a finales de febrero afectó a un radio de alrededor de 12 km. provocando el desplazamiento de varios miles de personas. No se señalan víctimas, pero los daños a la agricultura y a los cultivos se estiman en torno a los 2 650 000 dólares EE.UU., debidos principalmente a las pérdidas de arroz, maíz, hortalizas y frutas. Las pérdidas agrícolas evaluadas hasta ahora no incluyen los daños causados a las plantaciones de coco que también son importantes en la zona. Como consecuencia, es probable que algunas localidades padezcan una grave escasez de alimentos en los meses venideros. En 1993, 77 personas murieron como consecuencia de otra erupción del volcán.

Después de la crisis financiera de Asia, que redujo la demanda, se prevé que el consumo de ce-reales para alimentos y para piensos aumentará este año debido al crecimiento de la economía y a la recuperación del sector agrícola después de la grave sequía de 1997/98 relacionada con El Niño.

La recolección de las cosechas de arroz y maíz de la estación seca, plantadas en octubre y diciembre, comenzará en las próximas dos o tres semanas y continuará hasta mayo. Las proyecciones más recientes indican que la producción de la cosecha de arroz girará en torno a los 5,4 millones de toneladas, alrededor de un 2 por ciento más que la de 1999. En conjunto, el aumento de la superficie plantada y de los rendimientos previstos indica que la producción arrocera podría estar en torno a los 12,1 millones de toneladas en este año civil del 2000, volumen semejante al nivel récord de 11,9 millones de toneladas del año pasado. Sin embargo, esto dependerá de las condiciones atmosféricas y de los resultados de la cosecha principal de arroz que se planta en mayo y junio para recogerse en octubre y noviembre. La producción máxima de 1999 fue superior en alrededor de un 38 por ciento a la de 1998 gravemente afectada por las anomalías meteorológicas relacionadas con El Niño.

La producción de maíz de 1999 fue de 4,6 millones de toneladas, alrededor de un 9 por ciento más que la media de los últimos cinco años y un 20 por ciento más que el año anterior. Debido a unas lluvias intensas que determinaron la disminución de la superficie plantada, la producción de maíz del primer trimestre se prevé en 1,1 millones de toneladas, alrededor de un 14 por ciento menos que en el mismo período de 1999. En vista del déficit, se prevé que se necesitarán más importaciones de maíz para satisfacer la demanda del sector forrajero.

GEORGIA* (23 de marzo)

Hasta ahora las condiciones atmosféricas para la cosecha de cereales y legumbres del 2000 han sido satisfactorias. Sin embargo, la superficie plantada con cultivos de invierno (principalmente trigo, pero también cebada) descendió ulteriormente (a 110 000 hectáreas), debido en parte al fuerte aumento del precio del combustible durante el período de siembra, pero como consecuencia también de la destinación de la tierra a cultivos más rentables (girasol, papas, hortalizas y maíz) y de la competencia de las importaciones de trigo. Un donativo de 20 000 toneladas de gasoil podría ayudar a los agricultores para que aumenten o mantengan la superficie sembrada con cereales y legumbres de primavera. El objetivo de producción de cereales y legumbres en el 2000 es de 0,75-0,8 millones de toneladas.

Pese a una reducción de la superficie sembrada con trigo, la FAO estima la producción de cereales y legumbres de 1999 en 800 000 toneladas, alrededor de un 20 por ciento más que en 1998. Gracias sobre todo a unas lluvias oportunas recibidas durante el período vegetativo, así como a una cierta mejora del acceso de los agricultores a los insumos, y un cuidado mejor de los cultivos por parte de los agricultores privados, los rendimientos fueron marcadamente mejores que en 1998. También ha aumentado de forma pronunciada la producción de papas, hortalizas, semillas de girasol y té, pero la de frutas y cítricos disminuyó ulteriormente por falta de un sistema eficaz de mercadeo/tratamiento.

En los mercados rurales y urbanos no escasean los alimentos, y cualquier déficit de la producción interna se compensa por medio de importaciones. La existencia de flujos considerables de cereales no registrados (particularmente de trigo y harina) y su trasbordo a otros países vecinos dificultan el análisis de la situación de la oferta y la demanda. La utilización interna de cereales en 1999/2000 se calcula en cerca de 1,3 millones de toneladas, incluidas 815 000 toneladas destinadas al consumo humano, 100 000 toneladas para semillas/elaboración/pérdidas, y el resto para piensos. Teniendo en cuenta la producción interna de 791 000 toneladas, las importaciones de cereales se calculan en 555 000 toneladas, alrededor de un 8 por ciento menos que el año pasado, cuando era más fácil y más barato conseguir trigo en los países vecinos. Frente a esta necesidad, se han registrado hasta ahora promesas de ayuda alimentaria por un total de 90 000 toneladas. El resto debería importarse comercialmente.

Los alimentos constituyen una gran parte de los gastos familiares, y un porcentaje considerable de la población sigue siendo pobre. Aunque no existe malnutrición grave reconocida oficialmente, se observa un incremento lento pero evidente de la malnutrición entre los niños, a pesar de alguna distribución selectiva de ayuda alimentaria complementaria. En total, varios cientos de miles de personas siguen necesitando asistencia humanitaria, incluidas las 182 000 que reciben asistencia del Programa Mundial de Alimentos en el marco de la actual operación prolongada de socorro y recuperación. La OPSR es por un período de un año, que termina el 30 de junio del 2000, y supone un compromiso total de 18 190 toneladas de alimentos y un costo total para el PMA de alrededor de 10 millones de dólares EE.UU.. La ayuda del PMA en el marco de la OPSR incluye dos componentes: i) socorro prolongado con distribución gratuita de alimentos a las personas más vulnerables, y ii) recuperación mediante alimentos por trabajo. Se está preparando otra OPSR para un período de dos años a partir de julio.

INDIA (21 de marzo)

La recolección del trigo de invierno Rabi está muy avanzada. Teniendo en cuenta la disminución de alrededor de un 3 por ciento de la superficie plantada este año (de 26,9 millones de hectáreas a 26,2 millones de hectáreas) y la sequía y las lluvias irregulares registradas en algunas partes, se calcula que la producción total del 2000 girará en torno a los 70 millones de toneladas, volumen semejante a la estimación revisada para 1999. Ello no obstante, la producción sigue siendo alrededor de un 5 por ciento superior a la media de los últimos cinco años. El trigo es el componente principal de la producción de invierno y aporta alrededor del 40 por ciento de la producción nacional de cereales alimentarios. La sequía afectó principalmente los cultivos de Gujarat y Rajastán, aunque las cosechas de los principales estados productores de Punjab y Haryana y de los mayores estados productores, Madhya Pradesh y Uttar Pradesh, siguieron siendo satisfactorias y compensarán la disminución registrada en las partes occidentales del país.

En 1999/2000 el país recibió un monzón normal, el duodécimo consecutivo, aunque su distribución fue irregular en algunas partes. En base a los informes más recientes, se prevé una producción total de arroz en 1999/2000 de un nivel récord de 87,5 millones de toneladas, incluidos 75,5 millones de toneladas de la cosecha kharif del año pasado y alrededor de 12 millones de toneladas de la cosecha rabi de regadío, cuya recolección ha comenzado.

Como consecuencia de una producción interna favorable y de la cantidad grande de existencias de cereales, la situación de los suministros de alimentos sigue siendo satisfactoria . En marzo, al final de la actual campaña comercial de 1999/2000, las existencias de trigo del CAI se preveían en torno a los 14 millones de toneladas, nivel muy superior a las necesidades mínimas de existencias reguladoras. Además del trigo, como consecuencia de la gran cantidad de compras de arroz de la cosecha kharif del año pasado, las existencias arroceras siguen estando en niveles cómodos. Teniendo en cuenta la producción de cereales alimentarios de 1999/2000 y los niveles satisfactorios de las existencias, el Gobierno ya ha impuesto un derecho para restringir las importaciones de trigo, que probablemente se mantendrán en un nivel bajo en la próxima campaña comercial, y también está examinando la posibilidad de aplicar un gravamen para restringir las importaciones de arroz.

INDONESIA* (21 de marzo)

Ha comenzado la cosecha principal de arroz de la estación húmeda en las principales zonas productoras de Java y, según los lugares, continuará hasta alrededor de mayo y junio. Las condiciones de sol y tiempo seco registradas durante marzo beneficiaron a los cultivos en fase de maduración y la recolección de la cosecha en Java. En conjunto, la campaña procedió satisfactoriamente con lluvias e insumos suficientes, y las estimaciones actuales indican para el 2000 una producción de alrededor de 50-51 millones de toneladas de arroz, volumen cercano a la media de los últimos cinco años y semejante al de 1999.

La situación actual del arroz en el país es satisfactoria a pesar del derecho del 30 por ciento aplicado a las importaciones en enero de este año. Los últimos informes indican que a pesar de la presión ejercida por los productores para aumentar más todavía los impuestos (40-50 por ciento) para limitar las importaciones y mantener los precios internos, es improbable que el Gobierno lo haga antes de la evaluación de agosto.

Las existencias públicas, situadas en 1,2 millones de toneladas al final de febrero, eran inferiores a los niveles normales, lo cual forma parte de la estrategia del organismo nacional de logística (BULOG) para reducir los costos.

IRAN, REPUBLICA ISLAMICA DE (21 de marzo)

Las precipitaciones caídas durante enero y febrero continuaron siendo inferiores a lo normal en la mayor parte del país y se necesitan lluvias más para asegurar una recuperación suficiente de la producción de cereales de este año. Las precipitaciones inferiores a lo normal llegaron después de la sequía devastadora de 1999 que había reducido gravemente la producción interna de trigo y ce-bada, alimentos básicos muy importantes para el sector pecuario. Por lo tanto, serán decisivas las precipitaciones que se reciban en las fases críticas del desarrollo de los cultivos, tal como la del despunte. La sequía del año pasado redujo las cosechas de trigo y cebada en un 27 y 42 por ciento respectivamente con respecto a las de 1998. Esto determinó que las importaciones de trigo durante la actual campaña comercial de 1999/2000 alcanzara un nivel récord de alrededor de 6,5 millones de toneladas.

En la campaña actual, la superficie sembrada con trigo aumentó alrededor de un 22 por ciento y la de cebada, alrededor de un 25 por ciento. La recolección del trigo comenzará hacia finales de mayo y se prolongará hasta julio. Aunque dependerá mucho del tiempo que se registre en las semanas venideras, los pronósticos actuales cifran la producción de trigo en alrededor de 10,1 millones de toneladas, mientras que la de cebada, que se está recogiendo actualmente, está prevista en 2,8 millones de toneladas.

IRAQ* (27 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de cereales del 2000 que se recogerá en mayo y junio siguen siendo desfavorables. Una extensa sequía ha reducido considerablemente la superficie cultivada y perjudicado las condiciones de crecimiento. Además, una grave escasez de insumos agrícolas esenciales está también limitando la producción.

La producción total de cereales en 1999 se calcula en 1,6 millones de toneladas, cerca de un 40 por ciento menos que la media de los últimos cinco años debido a una grave sequía y a una incidencia generalizada de plagas y hierbas malas. La sequía también ha causado graves daños al ganado, ya debilitado por la fiebre aftosa.

En diciembre de 1999, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la séptima fase del Programa "Petróleo por alimentos" que va de enero a junio, que prevé ingresos de 5,26 mil millones de dólares EE.UU. por el petróleo - cifra que puede revisarse al alza si los ingresos son mayores - para comprar alimentos, medicamentos y suministros médicos, y para realizar reparaciones de urgencia en la infraestructura. En marzo del 2000 la asignación de piezas de repuesto se duplicó, de 300 millones de dólares EE.UU. a 600 millones de dólares EE.UU., para contribuir a la sustitución de equipos anticuados. Pese a alguna mejora obtenida en la situación general del suministro de alimentos tras la ejecución del acuerdo "Petróleo por alimentos", los problemas sanitarios y nutricionales siguen cundiendo en muchas partes y persistirán a menos que se satisfagan las necesidades de rehabilitación económica y desarrollo de todo el país.

ISRAEL (17 de marzo)

Las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada del 2000, que se recogerán a partir de abril y mayo, son favorables gracias a unas lluvias satisfactorias recibidas durante el período vegetativo. En años normales la producción interna de trigo cubre menos de una quinta parte de las necesidades totales, y el resto se importa comercialmente.

La producción de la cosecha de trigo de 1999 se calcula en 152 000 toneladas, alrededor de un 10 por ciento menos que el año anterior, debido a una grave sequía que afectó a varios países del Cercano Oriente. Las importaciones de cereales en 1999/2000 (julio/junio) se pronostica en alrededor de 2,6 millones de toneladas.

JAPON (22 de marzo)

Debido a unos rendimientos mejorados, la producción total de arroz de 1999 aumentó alrededor de un 2,4 por ciento con respecto a los 8 110 000 toneladas (arroz elaborado) de 1998. La superficie total cultivada con arroz en 1999 fue de 1,8 millones de hectáreas, de acuerdo con el programa de ajuste de la producción de arroz establecido por el Gobierno. En los años noventa la superficie sembrada con arroz había ido disminuyendo progresivamente en el marco del programa de ajuste, y en 1999 era inferior en alrededor de un 16 por ciento a la de 1995.

JORDANIA (27 de marzo)

Pese a algunas lluvias beneficiosas recibidas al principio del año, las perspectivas para las cosechas de trigo y cebada del 2000 que se recogerán en mayo y junio son malas debido a una sequía prolongada que retrasó la siembra. En 1999, una grave sequía causó serios daños a los cultivos cerealeros y hortícolas, provocando una reducción del 88 por ciento de la producción total de trigo y cebada a 13 000 toneladas. También se vio afectado el sector ganadero, así como muchas haciendas de ovejas, debido a que los costos aumentaron y los productos disminuyeron en calidad y cantidad.

Las necesidades totales de importación de cereales para la campaña comercial 1999/2000 (julio/junio) se calculan en 1 940 000 toneladas. Alrededor del 80 por ciento debería cubrirse comercialmente, quedando un déficit de 387 000 toneladas que se cubrirá con ayuda alimentaria. En julio de 1999 el PMA aprobó una operación de urgencia, por un valor de alrededor de 4 millones de dólares EE.UU., destinada a prestar asistencia alimentaria a 180 000 personas vulnerables durante un período de 8 meses.

KAZAJSTAN (23 de marzo)

La mayor parte de los cereales se plantará en mayo. Los cereales y legumbres de invierno representan una parte muy pequeña de la producción total. Se espera que la superficie total sembrada se expanda a 12 millones de hectáreas. Como este año las condiciones atmosféricas no serán tan buenas como las del año pasado, es posible que la superficie cultivada no supere los 10,9 millones de hectáreas de 1999. Además, la infestación de langostas, tratadas insuficientemente el año pasado, podría constituir una amenaza para la cosecha de este año.

La cosecha de cereales y legumbres de 1999 se estima oficialmente en 14,3 millones de toneladas, peso limpio, es decir más del doble de la mala cosecha de 1998. El resultado marcadamente superior se debe a unas lluvias recibidas oportunamente durante el período vegetativo y a unas condiciones atmosféricas buenas durante la recolección que permitieron la cosecha de un 96 por ciento de la superficie sembrada.

En 1998/99, el país exportó 2,5 millones de toneladas de cereales y en la actual campaña comercial tiene una disponibilidad exportable de hasta 7-8 millones de toneladas. Pero es probable que la infraestructura y ciertas consideraciones logísticas limiten las exportaciones, estimadas provisionalmente en alrededor de 5,2 millones de toneladas en 1999/2000, destinadas principalmente a otros países de la CEI. Entre julio y diciembre de 1999, se han exportado más de 3 millones de toneladas de cereales, principalmente trigo.

KIRGUISTAN, REPUBLICA DE (23 de marzo)

La superficie sembrada con cereales y legumbres de invierno (principalmente trigo) para la cosecha del verano del 2000 podría mantenerse bastante estable. En total, se han sembrado 291 000 hectáreas con cultivos de invierno, incluidos cereales y legumbres, sólo 2 200 hectáreas menos que el año anterior.

La cosecha de cereales y legumbres de 1999 se cifra oficialmente en 1 621 000 toneladas, alrededor del mismo volumen que el año anterior a pesar de una reducción del 5 por ciento de la superficie sembrada. La producción de trigo se calcula oficialmente en 1,1 millones de toneladas, un 8 por ciento menos que el año pasado, mientras que la de cereales secundarios (maíz) aumentó de forma pronunciada. Las importaciones de cereales en 1999/2000, incluidas las promesas de 107 000 toneladas de ayuda alimentaria, se estiman en cerca de 206 000 toneladas, principalmente trigo. Para facilitar las importaciones se ha eliminado temporalmente el impuesto a las importaciones de trigo. El país exporta también algo de trigo a Uzbekistán (en pago por el gas) y Tayikistán, países vecinos.

LAOS* (21 de marzo)

Un tiempo seco y de sol imperante en la región durante el mes de marzo favoreció el desarrollo del arroz de la segunda temporada. La segunda cosecha de arroz es principalmente de regadío y aporta alrededor del 15 por ciento de la producción media anual de arroz, situada en torno a 1,7 millones de toneladas.

Se sigue necesitando ayuda alimentaria para proyectos con el fin de respaldar las intervenciones destinadas a los grupos vulnerables de las zonas afectadas por la escasa producción de arroz de 1998/99. En base a las estimaciones anteriores de la FAO y el PMA, 251 000 personas necesitaban el año pasado alrededor de 12 000 toneladas de ayuda alimentaria durante un período de 4 meses, por término medio. Durante la campaña comercial anterior se habían prometido y entregado alrededor de 8 000 toneladas.

LIBANO (27 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de invierno del 2000 que se recogerá en junio y julio siguen siendo favorables. La producción agregada de las cosechas de trigo y cebada de 1999 se estima en 62 000 toneladas, casi el mismo volumen que el año anterior.

Las importaciones de trigo en 1999/2000 (julio/junio) se pronostican en alrededor de 510 000 toneladas, volumen ligeramente superior al del año pasado.

MALASIA (21 de marzo)

El país produce por término medio alrededor de 2 millones de toneladas de arroz por año, de los cuales el 60 por ciento proviene de la cosecha principal y el 40 por ciento de los cultivos fuera de estación. Normalmente, el país importa una tercera parte de las necesidades internas de consumo de arroz, pero importa casi todo el trigo y el maíz. Teniendo en cuenta la recuperación económica del país, después de la recesión provocada por la crisis asiática, se prevé un aumento de las importaciones tanto de trigo como de maíz destinadas a satisfacer la creciente demanda.

MONGOLIA* (21 de marzo)

Las peores condiciones atmosféricas invernales en 30 años han provocado la muerte de varios de cientos de miles de cabeza de ganado, poniendo gravemente en peligro el sustento y la seguridad alimentaria de hasta una cuarta parte de la población de 2,7 millones de habitantes, que depende totalmente de la cría de animales. Según los informes oficiales, ya han muerto hasta 1,7 millones de cabezas de ganado y es probable que se pierdan muchas más en las semanas venideras dada la persistencia de las rigurosas condiciones del invierno. Las zonas más afectadas están en las partes centrales, occidentales y nordoccidentales, en las que se encuentran 142 de los 360 distritos del país. Otras zonas que se han visto particularmente castigadas son las de Dundgobi, Ovorkhangai, Uvs, Zavkhanto y Bayankhongor.

El sector ganadero desempeña una función extremadamente importante en la economía mongólica, y constituye la fuente principal de los ingresos de muchas familias y la fuente principal de divisas. Además, teniendo en cuenta las grandes distancias y la falta de acceso a otras fuentes alimentarias, los animales desempeñan también un papel de fundamental importancia en la seguridad alimentaria de los hogares, ya que proveen a las necesidades nutricionales esenciales con carne y leche. Los datos disponibles indican que normalmente los animales aportan alrededor de 92 kg de carne y 130 kg de productos lácteos anualmente per cápita. Por lo tanto las grandes pérdidas sufridas tendrán un efecto directo y grave en la seguridad alimentaria de los hogares de numerosos pastores, especialmente los que viven en zonas remotas inaccesibles. Es probable que los problemas nutricionales se vean agravados por los problemas de acceso a la asistencia médica básica, por cuanto los sistemas de transporte siguen siendo muy limitados por la falta de caballos.

La situación alimentaria de los grupos vulnerables, sobre todo las mujeres y los niños, podría deteriorarse apreciablemente en los próximos meses, particularmente al agotarse las reservas esenciales de alimentos para invierno (carne seca, leche y productos lácteos). Ya hay indicios de que los sectores más vulnerables de la población nómada están emigrando a los pueblos en busca de empleo, lo cual no hará sino agravar en algunas zonas los problemas del suministro de alimentos que en los últimos diez años fueron aumentando debido a los problemas económicos.

Como miles de hectáreas de pastizales quedaron sepultados bajo la nieve, urge la necesidad de proporcionar piensos complementarios a los animales sobrevivientes. Pero es difícil que el Gobierno lo pueda hacer por escassez de recursos, por intervenir menos en el sector de la agricultura, y por la falta de piensos y alimentos para situaciones imprevistas. El problema del suministro de piensos se ve agravado por las limitaciones del transporte y por las repercusiones de una grave sequía registrada en la última campaña agrícola que redujo la calidad de los pastizales y la producción de heno, que normalmente se reserva para piensos durante los meses críticos del invierno. Por consiguiente, ya antes de la crisis actual la salud de numerosos animales era mala.

La actual emergencia alimentaria es la consecuencia de varios años en los que los niveles nutricionales han ido descendiendo debido a cambios importantes registrados en la situa-ción económica de grandes sectores de la población cuando la economía de planificación centralizada pasó a ser una economía de mercado. Esto ha dejado a muchos grupos, que antes dependían del estado para el empleo y el bienestar social, expuestos a incertidumbres económicas debidas a las posibilidades limitadas de otras fuentes de ingresos. Diversos informes de mediados de los años noventa indicaban que entre las personas más afectadas por la pobreza y la inseguridad alimentaria figuraban los desempleados, los ancianos, los hogares encabezados por una mujer, los niños, los jubilados y los pequeños pastores.

El Gobierno de Mongolia ha hecho un llamamiento pidiendo asistencia internacional, en la forma de alimentos, ropa, medicamentos, y forrajes para el ganado sobreviviente. En respuesta, además de los donativos ya enviados para contribuir a las iniciativas de socorro, las Naciones Unidas se están preparando para lanzar un llamamiento a la comunidad internacional.

MYANMAR (21 de marzo)

Unas precipitaciones no estacionales recibidas en la región acrecentaron las reservas de riego para el arroz de la estación seca, cuya recolección comenzará a partir de abril. Normalmente la recolección de la cosecha principal húmeda/monzónica termina en febrero.

La producción total de arroz de 1999/2000 se estima en un volumen medio de 17,5 millones de toneladas, marginalmente inferior a la media e inferior en alrededor de un 2 por ciento a la del año anterior.

NEPAL (21 de marzo)

La recolección del trigo comenzará hacia fines de este mes y se prolongará hasta mayo. En 1999, el país obtuvo una cosecha de trigo ligeramente superior a la media de alrededor de 1,1 millones de toneladas. La cosecha de arroz de 1999, que se recoge en torno a octubre y noviembre, fue de alrededor de 3,6 millones de toneladas, un 4 por ciento más que el nivel medio y superior en un 6 por ciento a la de 1998.

PAKISTAN (21 de marzo)

Teniendo en cuenta el tiempo favorable imperante durante la campaña, la ligera expansión de la superficie plantada como efecto del aumento del 25 por ciento de los precios de sostenimiento, y un suministro mejorado de riego e insumos, se prevé una cosecha de trigo excelente o de nivel récord. De la cosecha que se está recogiendo actualmente se pronostica una producción de 20 millones de toneladas, alrededor de un 11 por ciento más que en 1999 y un 15 por ciento más que la media de los últimos cinco años. En vista del aumento de la producción, se prevé que en el 2000/01 las importaciones disminuirán. La cosecha de arroz (elaborado) pronosticada para este año se estima en alrededor de 5 millones de toneladas, volumen semejante al del año pasado.

SIRIA (27 de marzo)

Al tiempo desfavorable registrado al comienzo de la campaña agrícola 1999/2000, o sea en octubre, siguieron precipitaciones suficientes que proporcionaron abundante humedad para un desarrollo normal de los cultivos. En algunas importantes zonas productoras de cereales del nordeste, los niveles de las precipitaciones caídas durante diciembre y enero casi triplicaron la cantidad recibida durante el mismo período del año pasado. Por lo tanto, las perspectivas para las cosechas del 2000, que se recolectarán a partir de mediados de mayo, son favorables y la producción debería mejorar respecto de la cosecha menguada a causa de la sequía del año pasado.

En 1999, la producción de cebada estuvo en torno a las 380 000 toneladas, alrededor de un 72 por ciento por debajo de la media de los últimos cinco años, mientras que la de trigo, situada en 2 740 000 toneladas, fue inferior en alrededor de un 28 por ciento al nivel medio. La sequía había provocado también un incremento significativo de las tasas de mortalidad de las ovejas que afectó gravemente los ingresos de las familias.

En octubre de 1999, la FAO y el PMA aprobaron conjuntamente una operación de urgencia destinada a prestar asistencia durante seis meses (desde octubre de 1999 hasta marzo del 2000) a 329 000 pastores de las zonas afectadas por la sequía, por un costo total de 5 460 000 dólares EE.UU.

SRI LANKA (21 de marzo)

Ha comenzado la recolección de la cosecha principal de arroz (Maha), que se planta entre octubre y diciembre. Esta cosecha representa aproximadamente dos terceras partes de la producción total de arroz y una tercera parte de la producción Yala de regadío, que se recoge en agosto/septiembre. La producción total de arroz de 1998/99 había sido de 2,7 millones de toneladas, alrededor de un 9 por ciento más que la media de los últimos cinco años y un volumen marginalmente superior al del año anterior.

Además del arroz, el principal alimento básico del país, se importan anualmente alrededor de 850 000-900 000 toneladas de trigo para satisfacer la demanda de pan y otros productos basados en el trigo.

TAILANDIA (21 de marzo)

En la segunda y tercera década de marzo reinó un tiempo seco en la mayor parte del país. La recolección de la cosecha de arroz de la segunda temporada comenzará a partir de mayo y continuará hasta junio. La mayor parte de la producción arrocera (alrededor de un 80 por ciento) viene de la cosecha principal que se recoge desde junio hasta octubre/noviembre. El resultado de la cosecha actual (segunda) se pronostica en 4,3 millones de toneladas de arroz, que, junto con los 18,9 millones de toneladas producidos en la temporada principal llevará la producción total de 1999/2000 a alrededor de 23,3 millones de toneladas . En este nivel, la producción será superior en alrededor de un 2 por ciento a los 22,8 millones de toneladas producidos en 1998/99 y superior en casi un 3 por ciento a la media de los últimos cinco años.

En 1999 se exportaron en total alrededor de 6,7 millones de toneladas de arroz, un 5 por ciento más que en 1998. En el período comprendido entre principios de enero y mediados de marzo, las exportaciones de arroz totalizaron alrededor de 1,4 millones de toneladas, cerca de un 2,6 por ciento más que el año anterior.

TAYIKISTAN* (23 de marzo)

Hay una grave falta de datos elaborados sistemáticamente y a su debido tiempo sobre la producción agrícola. Los informes (parciales) más recientes indican problemas graves en la movilización de insumos para la siembra de la cosecha de invierno del 2000. Se señala que la escasez de semillas, combustible y maquinaria ha frenado el ritmo de las operaciones de siembra, y se considera que la superficie sembrada con cultivos de invierno en las fincas grandes es menor que la del año pasado. Además, está aumentando la cantidad de tierras salinizadas. Desde 1997 va disminuyendo constantemente el rendimiento medio de los cereales debido a las condiciones atmosféricas, al deterioro de los servicios de riego, a las enfermedades y a la falta de fondos para comprar los insumos necesarios en el momento oportuno. Sin embargo, pese a los informes de una mala cosecha de cereales y legumbres de 1999 afectada por las enfermedades, el resultado definitivo se cifra oficialmente en 475 000 toneladas, inferior en sólo un 5 por ciento al de 1998 y superior a la media.

Según informes oficiales, la producción de algodón, el principal cultivo comercial, ha disminuido un 16 por ciento a 316 000 toneladas, volumen muy inferior a la media, aunque es posible que las autoridades locales hayan detraído parte de la cosecha.

Según estimaciones, la necesidad de importación de cereales ha aumentado en 1999/2000 a 458 000 toneladas, de las cuales se han prometido 68 000 como ayuda alimentaria. Las importaciones totales de cereales efectuadas entre julio y diciembre de 1999 totalizaron casi 300 000 toneladas. La situación general del suministro de alimentos sigue siendo problemática, ya que la pobreza es un fenómeno endémico en el país. Alrededor de un millón de personas son pobres e indigentes, y experimentan una situación de inseguridad alimentaria grave o crónica. Las encuestas sobre la nutrición confirman la existencia de un alto grado de malnutrición entre las personas vulnerables y los niños menores de cinco años. Continuarán siendo necesarias la asistencia humanitaria para las poblaciones vulnerables, y una ayuda para promover la agricultura.

TIMOR ORIENTAL (12 de abril)

Una misión de evaluación de cultivos y suministros alimentarios de la FAO y el PMA visitó Timor oriental entre el 30 de marzo y el 7 de abril para evaluar las perspectivas actuales sobre los cultivos y el suministro de alimentos para la campaña comercial del 2000/01 (abril/marzo). En noviembre pasado la FAO y el PMA habían evaluado la situación derivada de la intensa violencia desatada a raíz del referéndum por la independencia del 30 de agosto y el desplazamiento en gran escala que se había derivado. En ese momento, se calculó que habían muerto muchas personas y que casi toda la población se encontraba desplazada en el interior del país o exilada como refugiados en Timor occidental. La infraestructura, los servicios esenciales y las propiedades habían quedado gravemente dañados, lo cual había afectado las actividades comerciales y económicas. Las repercusiones principales de los disturbios civiles en el sector agrícola fueron la pérdida directa de las existencias de alimentos y semillas, la pérdida de los bienes de producción y el desplazamiento de la población agrícola. Todo lo cual había afectado, a su vez, la plantación de las cosechas de la temporada principal en noviembre y diciembre.

La misión de marzo/abril observó que aunque estos factores habían afectado las operaciones agrícolas, especialmente por haber retrasado la siembra, era probable que las consecuencias generales sobre la producción fueran menos pronunciadas de lo que se había previsto de cara a los trastornos que había sufrido el sector. Aunque en la presente campaña el maíz se plantó más tarde, de por sí el retraso no afectará gravemente los rendimientos, especialmente porque las precipitaciones han sido en general favorables debido a La Niña. Además, la siembra del arroz no se retrasó demasiado, ya que el período de siembra va de enero a marzo, dependiendo del régimen de las precipitaciones en un determinado año y localidad. Con todo, la plantación del arroz ha sufrido algunas limitaciones superiores a lo normal debidas a la falta de tracción animal y mecanizada y a los problemas de mano de obra, por cuanto los agricultores tuvieron que terminar de plantar el maíz antes de poder comenzar a plantar el arroz. Pero es improbable que esto afecte a la productividad porque se han recibido lluvias en general favorables y, como todavía sigue lloviendo, la campaña se prolongará. Teniendo en cuenta estos factores, la producción de maíz y arroz debería ser satisfactoria, y seguramente mejor que la producción muy menguada de 1997/98, debida a la sequía relacionada con El Niño.

Pese a una situación del suministro de alimentos en general bastante satisfactoria, los trastornos de la economía, especialmente de los mercados, y la pérdida de los bienes de producción y de las actividades generadoras de ingresos dejarán a un gran número de personas vulnerables a la inseguridad alimentaria en el próximo año. En el que los problemas de los trastornos internos del mercadeo y la destrucción de los caminos y del transporte se verán agravados por la interrupción de las rutas de comercialización, distribución y aprovisionamiento hacia Timor occidental y el resto de Indonesia. Hasta ahora, éstas habían sido esenciales para una amplia gama de funciones económicas, tales como el trabajo asalariado, el suministro de insumos y la comercialización. La pérdida de esta importante interacción afectará particularmente los medios de vida de las poblaciones de ciudades como Suai, Maliana y Ermera, en la región occidental. Además, en el mercadeo del arroz, el cese de BULOG (el ex organismo nacional de logística) ha dejado un vacío en el sector de la compra y venta del arroz, mientras que de las aldeas ha desaparecido un gran número de comerciantes que solían comprar a los agricultores y vender en los mercados locales. De consiguiente, los productores ya están preocupados por los problemas que tendrán que afrontar para comercializar y almacenar los excedentes de arroz y, en particular el maíz, que este año será más susceptible a las pérdidas por almacenamiento. La supresión de la subvención que el BULOG aplicaba al arroz, así como de otras redes de seguridad social tradicionales, también aumentará la vulnerabilidad a la escasez de alimentos. Lo cual se agravará por la notable merma del empleo estructurado, particularmente en el sector público, que en el pasado revestía una considerable importancia. Por lo tanto, continuará haciendo falta la asistencia alimentaria a los sectores más vulnerables de la sociedad hasta que haya mayor estabilidad económica y aumente el poder adquisitivo. Además, todavía se necesita una asistencia internacional significativa para rehabilitar la agricultura y los servicios afines, tales como el mercadeo y la entrega de insumos. Con intervenciones apropiadas, hay considerables posibilidades de aumentar la productividad de la agricultura, que sigue estando muy subdesarrollada. Se está ultimando el informe de la FAO y el PMA sobre la evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos.

TURKMENISTAN (23 de marzo)

Las perspectivas para la cosecha de cereales del 2000 siguen siendo satisfactorias. Los informes señalan que la superficie sembrada con cultivos de invierno ha aumentado de forma pronunciada a 680 000 hectáreas y que se han utilizado en la siembra 190 000 toneladas de semillas de calidad. Se han aprovechado también algunas tierras vírgenes para la producción. El objetivo de producción de cereales y legumbres es de 1,6 millones de toneladas. Además, se asignarán recursos a los agricultores para expandir la producción de arroz a 200 000 toneladas por año en los próximos tres años. Para alcanzar dichos objetivos, el país prevé efectuar en el 2000 otras importaciones considerables de equipo de mejoramiento de tierras, de riego y de recolección.

La cosecha de cereales y legumbres de 1999 se estima oficialmente en un nivel sin precedente de 1,5 millones de toneladas, cerca de 300 000 toneladas más que en 1998. Los informes finales indican que la superficie sembrada con cereales y legumbres se mantuvo estable en 635 000 hectáreas, pero gracias a las importaciones de semillas de alta calidad y a un empleo mayor de fertilizantes aumentaron los rendimientos. Teniendo en cuenta la situación difícil de las divisas y la cosecha abundante de 1999, se prevé que las importaciones de cereales en 1999/2000 seguirán siendo muy bajas. Pese al aumento de la cosecha de cereales y legumbres, se señala que tanto en las zonas urbanas como rurales es común que escaseen la harina y el pan, pero sin que sea algo permanente en ninguna zona.

TURQUIA (27 de marzo)

Las perspectivas generales para las cosechas de invierno del 2000, que se recogerán a partir de junio, son favorables gracias a unas lluvias satisfactorias recibidas últimamente y a la cubierta de nieve que existe en las importantes zonas agrícolas, que neutralizaron los efectos del tiempo seco al principio de la campaña. La producción de trigo de 1999 se estima en 18 millones de toneladas, alrededor de un 14 por ciento menos que el año anterior y alrededor de un 4 por ciento menos que el nivel medio, debido a la sequía.

En mayo deberían anunciarse los precios de sostenimiento de los cereales y legumbres para este año. El Gobierno prevé, como máximo, fijarlos en un 35 por ciento más que los precios mundiales, y no a más del doble, que obligó a obtener fuertes préstamos para financiar los cereales y legumbres comprados a los agricultores. En cambio, se adoptará un sistema directo de sostenimiento de los ingresos para proteger a los agricultores.

Los terremotos de gran magnitud que castigaron el país en agosto y noviembre de 1999 han causado la muerte de 17 000 personas, provocado daños importantes a más de 52 000, y dejado sin vivienda a unas 630 000. Se señala que las zonas más afectadas en Izmit y alrededores son principalmente industriales, pero también producen cereales y legumbres y semillas oleaginosas.

En 1999, la junta estatal de granos de Turquía (TMO) compró a los agricultores un total de 5,5 millones de toneladas de cereales, incluidos 4,2 millones de toneladas de trigo, 820 000 toneladas de cebada y 380 000 toneladas de maíz.

UZBEKISTAN (23 de febrero)

La superficie sembrada con cultivos de invierno (principalmente trigo) en las grandes fincas estatales aumentó un 4 por ciento a 1 360 000 hectáreas, a expensas del algodón. Además, los agricultores tienen que plantar también en sus parcelas familiares, lo que llevaría la superficie total sembrada con trigo hasta 1 470 000 hectáreas. La superficie sembrada con algodón deberá reducirse en 80 000 hectáreas.

La producción de trigo y cebada de 1999 se estima oficialmente en 3,7 millones de toneladas (peso limpio), alrededor de 120 000 toneladas más que en 1998, y la producción total de cereales y legumbres (incluidos el maíz y el arroz) en 4 321 000 toneladas. En 1999/2000 se están reduciendo las importaciones de cereales para mantener una balanza comercial positiva. Se calcula que las importaciones de cereales en 1999/2000 descenderán a alrededor de 335 000 toneladas, incluidas 44 000 toneladas de ayuda alimentaria en trigo.

VIET NAM (21 de marzo)

En las partes centrales y meridionales del país se recibieron lluvias ligeras y dispersas durante la segunda década de marzo, mientras que en el Delta del Río Colorado, en las partes septentrionales, unos fuertes chaparrones provocaron inundaciones localizadas que retrasaron en el norte del país el trasplante del arroz de invierno y primavera. En el sur, el trasplante terminó al final de febrero, aunque este año se retrasó por el drenaje lento de las inundaciones del delta del Río Mekong. La cosecha de invierno y primavera es la mayor de las tres cosechas de arroz que se producen anualmente, y en 1998/99 aportó alrededor del 36 por ciento de la producción total de arroz. La producción arrocera de 1999/2000, que consistió en la cosecha del décimo mes del año pasado y las cosechas de invierno y primavera y de verano y otoño de este año, se calcula en torno a los 32 millones de toneladas, alrededor de un 3 por ciento más que en 1998/99. El resultado definitivo dependerá, sin embargo, de las condiciones atmosféricas y de la producción de las dos últimas cosechas, aunque las estimaciones actuales indican que alrededor de 8,5 millones de toneladas vinierono de la cosecha del décimo mes, 15 millones de toneladas de la cosecha de invierno y primavera, y el resto de la del verano y otoño.

El objetivo de exportación de arroz para el año actual es de 4,3 millones de toneladas, frente a los 4,6 millones de toneladas exportados el año pasado. Sin embargo, en el primer trimestre del año las exportaciones de arroz fueron apreciablemente inferiores al objetivo de 1 millón de toneladas.

YEMEN (27 de marzo)

Las plantaciones de la campaña de invierno continúan con condiciones atmosféricas en general normales. Se señala que la superficie sembrada con cereales que se cosecharán dentro de unos meses es de nivel medio. La producción total de cereales de 1999 se calcula en 635 000 toneladas, alrededor de un 23 por ciento menos que el año anterior, debido a una reducción de la superficie plantada.

Es posible que en algunos lugares de las llanuras costeras del Mar Rojo esté en curso una reproducción en pequeña escala de langostas del desierto.

La necesidad de importación de cereales en el 2000, principalmente trigo, se pronostica en alrededor de 2,7 millones de toneladas, lo que representa un aumento de alrededor del 25 por ciento respecto del año anterior.


Previous PageTable Of ContentsNext Page