FAO/SMIA - Perspectivas Alimentarias No. 1, Febrero 2001 p. 6

Previous PageTable Of ContentsNext Page



Comercio 1/


--------------------

 

El comercio mundial seguirá aumentando en 2000/01, pero menos de lo que se había previsto en noviembre

El pronóstico de la FAO relativo al comercio mundial de cereales en 2000/01 se ha rebajado a 236 millones de toneladas, alrededor de 2 millones de toneladas menos que el informe de noviembre pero, de todas maneras, un nivel alto sin precedentes, superior en 1 millón de toneladas, o sea 0,5 por ciento, al volumen del año anterior. Es probable que las importaciones totales de cereales de los países en desarrollo alcancen en 2000/01 los 168 millones de toneladas, cifra superior a la media pero ligeramente inferior al volumen récord de la campaña anterior. En valor, la factura de las importaciones de cereales de los países en desarrollo en 2000/01 debería ascender en total a 23 mil millones de dólares EE.UU., casi 2 mil millones de dólares EE.UU., o sea 9 por ciento, más que en 1999/2000. Las importaciones totales de los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos (PBIDA) en 2000/01 se pronostican ahora en alrededor de 70 millones de toneladas, volumen marcadamente inferior al del informe anterior e inferior en más de 1 millón de toneladas al nivel estimado del año anterior. La disminución respecto al último informe se debe principalmente a una reducción de los pronósticos relativos a las impor-taciones de trigo de China y a las importaciones de arroz de Indonesia. Según los pronósticos actuales, los gastos totales de las importaciones de cereales de los PBIDA, como grupo, podrían alcanzar los 9,5 mil millones de dólares EE.UU., 8 por ciento más que en 1999/2000, a causa principalmente de los precios relativamente más fuertes de la presente campaña.

El pronóstico del comercio mundial de trigo y harina de trigo (en equivalente en grano) en 2000/01 (julio/junio) se ha rebajado en 1,5 millones de toneladas a 108 millones de toneladas. En este nivel, las importaciones mundiales de trigo serían ligeramente menores que el año anterior. La reducción del pronóstico de este mes se debe a una disminución del pronóstico de las importaciones de China, que compensa con creces el efecto combi-nado del aumento de los pronósticos correspon-dientes a la República Islámica del Irán, la Repú-blica de Corea y la CE. Mientras en algunos países el aumento de la demanda de importaciones de tri-go debería atribuirse a la disminución de la produc-ción, es probable que el comercio total sea inferior al volumen del año anterior a causa principalmente de las cosechas excepcionalmente abundantes obtenidas en unos pocos pero importantes países importadores netos. Para los países en desarrollo como grupo, las importaciones se pronostican en alrededor de 81 millones de toneladas, aproximadamente 1,3 millones de toneladas menos que el volumen sin precedentes del año pasado. Sin embargo, dado el aumento previsto en los precios de exportación, se pronostica que el costo de las importaciones de trigo de los países en desarrollo aumentará un 14 por ciento a alrededor de 12 mil millones de dólares EE.UU.. Para los PBIDA, las importaciones de trigo se cifran en alrededor de 38 millones de toneladas, 2,7 millones de toneladas, o sea 7 por ciento, menos que la campaña anterior. Sin embargo, a causa del aumento previsto de los precios, el pronóstico más reciente estima el valor total de las importaciones de trigo de los PBIDA en 2000/01 en 5,3 mil millones de dólares EE.UU., lo que representa un incremento del 8 por ciento respecto de 1999/2000.

 
 

COMESA - la zona de libre comercio más grande de Africa

Tras casi 16 años de liberalización del mercado y ajustes económicos, en octubre de 2000 el Mercado Común para el Africa Oriental y Meridional (COMESA), formado por 20 países, ultimó el acuerdo sobre el establecimiento de una zona de libre comercio (ZLC). En 1984, los Estados Miembros acordaron darse un plazo de 8 años para ir reduciendo gradualmente a cero los aranceles para llegar en 1992 a una zona de libre comercio. El programa de reducción de aranceles se aplicó, pues, a una determinada lista de productos. Los objetivos del acuerdo no se habían logrado, sin embargo, en el plazo establecido - 1992 -, debido a las preocupaciones sobre posibles pérdidas de ingresos. Posteriormente, el programa de reducción de aranceles se extendió a todos los bienes procedentes de los Estados Miembros y el plazo se postergó a 2000. Pero en 2000 sólo 9 de los 20 Estados Miembros estaban preparados para entrar en la ZLC, y a los miembros restantes se dio plazo hasta octubre de 2001.

El establecimiento de una ZLC es una fase importante en la creación de un Mercado Común. En 2004, debería establecerse una unión aduanera con aranceles externos comunes y libre movilidad de factores, seguida en 2025 de una comunidad económica completa semejante a la de la Unión Europea. Hasta la fecha, el comercio dentro del COMESA representa sólo alrededor del 5-7 por ciento del valor total del comercio de todos los Estados Miembros, siendo las importaciones de productos agropecuarios inferiores al 1 por ciento, incluso con los aranceles medios cercanos ya al nivel cero deseado. Entre 1994 y 1999, el valor acumulativo de las importaciones de cereales, el principal artículo alimentario, registrado entre los miembros fue de sólo 165 millones de dólares EE.UU.. Aunque existe la posibilidad de que sea una iniciativa altamente satisfactoria, dadas la enorme y diversificada base de recursos y una población total de alrededor de 380 millones de habitantes, hay algunos problemas que todavía deben resolverse antes de que se pueda lograr una integración total. Son los siguientes:

  • El gran porcentaje de comercio transfronterizo no registrado
  • Los intensos conflictos civiles y transfronterizos en los que intervienen algunos Estados Miembros
  • La insuficiencia en materia de transporte, infraestructura y sistemas de comunicación
  • Las graves incertidumbres meteorológicas que impiden una planificación eficaz

Para resolver algunos de estos problemas, el COMESA ha ejecutado programas de cooperación en los sectores de la industria, la agricultura, la energía y el transporte, y las comunicaciones. Se está estableciendo un programa regional de seguridad alimentaria para garantizar suministros alimentarios suficientes. En 1997, los Jefes de Estado del COMESA propugnaron el apoyo del sector alimentario mediante la ejecución inmediata de un plan de riego para la región. La Organización respalda también el establecimiento de normas agrícolas y reglamentaciones fitosanitarias comunes con objeto de estimular el comercio de cultivos alimentarios.

Pese a estos problemas, algunos países ya están percibiendo los beneficios derivados del comercio realizado dentro del COMESA. En los dos primeros trimestres de 1999 el comercio de Egipto dentro del COMESA aumentó alrededor de una tercera parte, de 78 millones de dólares EE.UU. en 1998 a 107 millones de dólares EE.UU.. Otros de los beneficiarios principales son Kenya y Zimbabwe, que juntos representan más de la mitad del comercio del COMESA.

Por consiguiente, si se aplican políticas correctas, incluida la armonización de los obstáculos no arancelarios y técnicos al comercio entre los Estados Miembros del COMESA, la realización de los objetivos de esta iniciativa podría contribuir a crear oportunidades para el comercio, la seguridad alimentaria y la estabilidad dentro de la región.

____________________

    1/ Los Estados Miembros del COMESA son: Angola, Burundi, Comoros, la República del Congo, Djibouti, Egipto, Eritrea, Etiopía, Kenya, Madagascar, Malawi, Mauricio, Namibia, Rwanda, Seychelles, Sudán, Swazilandia, Uganda, Zambia y Zimbabwe.
    2/ En una encuesta realizada en sólo dos Estados Miembros (Kenya y Uganda) durante un año, el valor de las importaciones de alimentos no registradas se estimó en 57 millones de dólares EE.UU.: Chris Ackello-Ogutu and Protase Echessah, Unrecorded Cross-Border Trade between Kenya and Uganda: Implications for Food Security (Comercio transfronterizo no registrado entre Kenya y Uganda: Consecuencias para la seguridad alimentaria), documento técnico No. 59, julio de 1997, Oficina del Desarrollo Sostenible para Africa, USAID.

Las importaciones totales de trigo de los países de Asia en 2000/01 se pronostican actualmente en alrededor de 49 millones de toneladas, 2 millones de toneladas menos que el nivel estimado del año anterior. El pronóstico relativo a las importaciones de China se ha rebajado de forma pronunciada este mes a 2,6 millones de toneladas, frente a los 4,7 millones de toneladas del informe de noviembre y a los 2 millones de toneladas estimados para la campaña anterior. Pese a la fuerte disminución de la producción de trigo de 2000 en China, el ritmo lento de las importaciones efectuadas desde el comienzo de la campaña en julio de 2000 indica que el país está recurriendo a su gran cantidad de existencias para satisfacer la demanda. La demanda de importaciones en Asia también se ha visto afectada por los suministros internos inesperadamente abundantes de este año en la India y el Pakistán. En 1999/2000, la India y el Pakistán juntos importaron 3,6 millones de toneladas de trigo, pero a causa de la excelente producción obtenida en 2000 ambos países han llegado a ser exportadores netos en la campaña 2000/01. Sin embargo, no todos los países de Asia pueden limitar sus importaciones en la presente campaña, especialmente los países afectados por la sequía, como la República Islámica del Irán, donde ahora se prevé que las importaciones de este año se mantendrán en el volumen excepcionalmente alto del año pasado de alrededor de 7 millones de toneladas. Las importaciones de trigo de la República de Corea se pronostican en 4 millones de toneladas, volumen ligeramente superior al último informe y al del año anterior. El incremento se debería principalmente al aumento de las importaciones de trigo de baja calidad utilizado como sucedáneo del maíz en los piensos.

En Africa, el pronóstico relativo a las importaciones de trigo se ha rebajado ligeramente este mes a alrededor de 25 millones de toneladas, cerca de 1 millón de toneladas más que el año anterior. El incremento previsto se debe al aumento de las importaciones de los países de Africa del Norte, principalmente Argelia y Marruecos, afectados por la sequía. En Argelia, se pronostica que las importaciones de trigo alcanzarán un volumen récord de 5,2 millones de toneladas, 700 000 toneladas más que en 1999/2000. También se pronostica un aumento de las importaciones de Egipto, aunque su producción aumentó en 2000. El aumento de las estimaciones de las importaciones de Egipto se debe principalmente a la fuerte demanda de trigo de calidad superior. En cambio, se prevé que las importaciones totales de trigo de los países del Africa subsahariana disminuirán este año en 1,3 millones de toneladas, o sea 15 por ciento. La mayor parte de esta disminución se debería a la fuerte reducción de las importaciones de Etiopía a raíz del aumento de su producción interna. Según los pronósticos, las importaciones de otros países se mantendrán en su mayor parte inalteradas respecto a la campaña anterior.

En Europa, se pronostica que las importaciones de la CE alcanzarán los 3,7 millones de toneladas, 500 000 toneladas más que el año anterior, como efecto principalmente de las preocupaciones que existen sobre la calidad de la cosecha interna de 2000. Se pronostica un aumento de las importaciones de Polonia y Rumania a causa de la disminución de las cosechas, mientras que en la Federación de Rusia se prevé que el aumento de la producción de trigo en 2000 se traducirá en una disminución de más del 50 por ciento de las importaciones de trigo de ese país. El pronóstico relativo a las importaciones de la región latinoamericana y caribeña ha cambiado poco desde el informe anterior. Es probable que las importaciones de México, el mayor importador de América Central, superen los niveles del año pasado y alcancen los 2,6 millones de toneladas. En América del Sur, se pronostica que las importaciones del Brasil, el mayor importador de la región, aumentarán a 7,7 millones de toneladas, lo que representa un aumento de 500 000 toneladas, mientras que las de la mayoría de los otros países se mantendrán cercanas al volumen del año anterior. El aumento en Brasil se cubriría principalmente mediante compras a los Estados Unidos. En noviembre de 2000, Brasil eliminó las restricciones a las importaciones del trigo rojo blando de invierno y del rojo duro de primavera de los Estados Unidos. Desde diciembre de 1996 se habían suspendido todas las importaciones de trigo de los Estados Unidos debido a las preocupaciones fitosanitarias acerca de la presencia de un hongo (Tilletia), pero en marzo de 1999 Brasil empezó a permitir las importaciones del trigo rojo duro de invierno de los puertos del Golfo de los Estados Unidos y del Río Misisipí.

La característica principal del comercio del trigo en la presente campaña es la presencia de un volumen relativamente grande de suministros exportables de la India y el Pakistán. En la India, a raíz de varias cosechas excelentes consecutivas obtenidas en los últimos años y de la consiguiente presencia de existencias excedentarias, se considera que las exportaciones constituyen una opción política importante para mantener los precios internos y reducir los costos de almacenamiento. Actualmente se pronostica que las ventas de trigo de la India alcanzarán a 1 millón de toneladas en 2000/01, 500 000 toneladas más que el año anterior. La esti-mación definitiva podría incluso resultar más alta considerando que ya se han comprometido casi 800 000 toneladas, principalmente al Iraq (alrededor de 350 000 toneladas en el marco del programa de alimentos por petróleo administrado por las Nacio-nes Unidas), Bangladesh, Indonesia y la República de Corea. También se prevén grandes exportacio-nes del Pakistán, debido a la cosecha sin preceden-tes obtenida en 2000. Es probable que las exporta-ciones de trigo sean de alrededor de 500 000 toneladas, de las cuales Afganistán ya ha comprado 300 000 toneladas. No obstante, es probable que las ventas de la India y el Pakistán previstas para este año no compensen la disminución de las exportaciones de trigo de algunos países europeos no pertenecientes a la CE, especialmente Polonia, Rumania y Ucrania, países afectados por la sequía.

Situación general de las importaciones mundiales de cereales - Pronóstico para 2000/01

 
Trigo
Cereales secundarios
Arroz (elaborado)
Total
 
1999/2000
2000/01
1999/2000
2000/01
2000
2001
1999/2000
2000/01
 
( . . . . . . . . . . . . . . millones de toneladas . . . . . . . . . . . . . . . . )
Asia
50,8
48,8
57,6
56,9
11,2
11,6
119,5
117,2
Africa
23,9
24,8
13,4
14,3
5,7
5,9
43,1
45,0
América Central
6,0
5,9
13,0
12,3
1,5
1,6
20,6
19,8
América del Sur
12,6
13,0
7,1
7,1
1,1
1,2
20,8
21,3
Américadel Norte
2,6
2,6
3,3
4,0
0,5
0,6
6,4
7,1
Europa
13,0
12,4
8,7
10,3
1,9
1,9
23,6
24,6
Oceanía
0,5
0,5
0,1
0,1
0,4
0,4
0,9
1,0
MUNDO
109,3
108,0
103,2
105,0
22,4
23,21/
234,9
236,1
Países en desarrollo
82,5
81,2
68,3
68,0
18,3
19,0
169,1
168,2
Países desarrollados
26,9
26,8
34,9
37,0
4,0
4,2
65,8
67,9

En los principales países exportadores de cereales, se pronostica que las exportaciones de trigo de los Estados Unidos aumentarán en alrededor de 4 millones de toneladas a 33,5 millones de toneladas. El aumento de la demanda de este año debería fa-vorecer a los Estados Unidos, que tiene una oferta relativamente grande de trigo de alta calidad. Tam-bién se pronostica que aumentarán ligeramente las ventas de la Argentina. En la CE, las exportaciones podrían alcanzar el volumen del año pasado pese al ritmo lento de las ventas efectuadas durante la pri-mera mitad de la campaña. A fines de diciembre de 2000, la Comisión reanudó la concesión de reem-bolsos de exportación por primera vez desde agosto de 2000, lo que debería acelerar las exportaciones durante la segunda mitad de la presente campaña comercial. La recuperación del euro con respecto al dólar EE.UU. fue uno de los factores que influyeron en la decisión de reanudar las subvenciones a las exportaciones de trigo. La preocupación acerca de la suficiencia de suministros de trigo de alta calidad en la Comunidad desalentó el aumento de las ventas durante la primera mitad de la campaña pero, al mejorar la situación, las exportaciones de la CE están comenzando a acelerarse. Es probable que las exportaciones del Canadá se mantengan inalteradas respecto al año anterior, mientras que las ventas de trigo de Australia podrían disminuir a causa de la disminución de la producción interna.

El pronóstico relativo al comercio mundial de cereales secundarios en 2000/01 (julio/junio) se ha aumentado en 500 000 toneladas desde el último informe, a 105 millones de toneladas, lo que constituye un nivel sin precedentes, superior en casi un 2 por ciento al volumen del año pasado. El comercio mundial de maíz se cifra en alrededor de 74 millones de toneladas, 1 millón de toneladas más que en 1999/2000. Con respecto a la cebada, se prevé que las importaciones alcanzarán los 20 millones de toneladas, 1 millón de toneladas más que la campaña anterior, pero las de sorgo disminuirán ligeramente a alrededor de 7 millones de toneladas. Se prevé que las importaciones totales de cereales secundarios de los países en desarrollo alcanzarán los 68 millones de toneladas, volumen inalterado respecto al informe anterior y semejante al del año pasado. En este nivel, el costo de las importaciones de los países en desarrollo se estima en torno a los 8 mil millones de dólares EE.UU.. Las importaciones de los PBIDA se cifran en 21 millones de toneladas, alrededor de 1,4 millones de toneladas, o sea 7 por ciento, más que en 1999/2000. La factura de las importaciones de los PBIDA también debería aumentar en 2000/01, en alrededor de 200 millones de dólares EE.UU., a 2,4 mil millones de dólares EE.UU.

En Asia, las importaciones totales de cereales secundarios en 2000/01 se cifran en torno a 57 millones de toneladas, volumen ligeramente inferior al del informe anterior e inferior en alrededor de 700 000 toneladas al del año anterior. Es probable que las del Japón, el mayor importador del mundo, y de la República de Corea, otro importador impor-tante, se mantengan sin modificaciones respecto al año anterior. El pronóstico relativo a las impor-taciones de cereales secundarios de la República de Corea se ha rebajado ligeramente este mes en vista del aumento de las compras de trigo efec-tuadas en los últimos meses. Es probable que la mayor parte de los otros países de Asia importen la misma cantidad que en 1999/2000. Sin embargo, se prevé una fuerte disminución de las importaciones de cebada de la República Arabe Siria, debido a un aumento de la producción interna, que debería com-pensar con creces el aumento del pronóstico relati-vo a las importaciones de maíz y cebada de la República Islámica del Irán, tras dos años consecu-tivos de una grave sequía. Además, las importa-ciones de cebada de Arabia Saudita, el mayor importador mundial, podrían aumentar ligeramente a causa del fortalecimiento de la demanda y de la disminución de la producción interna.

Los pronósticos relativos a las importaciones de la mayoría de los países de Africa en 2000/01 se han mantenido en general iguales a los del informe anterior. Se prevé que las importaciones totales de Africa alcanzarán los 14,3 millones de toneladas, volumen ligeramente superior al del año anterior. Se supone que el incremento respecto al año pasado será más pronunciado en Africa del Norte, donde Egipto, a causa de una demanda siempre fuerte, y Marruecos, a causa de la producción reducida por la sequía, deberían de aumentar sus importaciones. Es probable que las importaciones totales de los países de la región subsahariana se mantengan en torno a los niveles del año pasado, ya que el aumento de las importaciones de maíz por parte de Kenya, debido a una disminución de la producción, se vería compensado en gran medida por la dis-minución de las importaciones de varios países de Africa austral, a causa principalmente del aumento de sus cosechas.

El pronóstico de este mes relativo a las importaciones de cereales secundarios de los países latinoamericanos y caribeños se ha aumentado ligeramente, en vista principalmente del aumento de la demanda en Brasil. Es probable, sin embargo, que en general las importaciones totales de la región disminuyan alrededor de 1 millón de toneladas respecto a la campaña anterior, a causa principalmente de México. En Europa, se pronostica que las importaciones totales aumentarán de forma pronunciada, como efecto principalmente del aumento de la demanda de importaciones en algunos países de Europa central y oriental, especialmente los afectados por la se-quía. En Rumania, se prevé que la fuerte disminu-ción de la producción de 2000 redundará en un aumento de alrededor de 1,7 millones de toneladas de las importaciones de maíz. En Polonia, es proba-ble que la disminución de la producción de cebada se traduzca en un incremento de las importaciones de al menos 500 000 toneladas. Las importaciones de la CE probablemente se mantendrán cercanas al volumen del año pasado a pesar de que la deman-da sea más fuerte. Esto se debe principalmente al volumen excepcionalmente grande de los suminis-tros de trigo de baja calidad, que podrían reem-plazar al maíz en los piensos, especialmente en Francia. En otras partes, las importaciones de la Federación de Rusia podrían descender de forma pronunciada a causa del aumento de la producción interna.

Pasando a las perspectivas sobre las exportaciones durante la campaña actual (julio/junio), es probable que el mayor beneficiario del aumento previsto en el comercio mundial sean los Estados Unidos. Los envíos totales de los Estados Unidos se pronostican en más de 59 millones de toneladas, cerca de 3 millones de toneladas más que el año anterior. En China, pese a una fuerte disminución de la producción interna, se continúan exportando grandes cantidades de maíz. También se prevé un aumento de las exportaciones de la Argentina, pero los envíos de otros orígenes importantes podrían ser semejantes a los de 1999/2000. Entre los países exportadores más pequeños, el aumento de las cosechas en la República de Sudáfrica podría impulsar las exportaciones de ese país. Sin embargo, como en el caso del trigo, la disminución de la producción en Hungría es la primera razón que explica la disminución de los suministros expor-tables, mientras que Polonia y Rumania deberían seguir ausentes del mercado de exportación en la presente campaña.

El pronóstico del comercio de arroz en 2000 se ha ajustado a la baja respecto al último informe en 500 000 toneladas a 22,4 millones de toneladas, nivel inferior en 2,5 millones de toneladas al volu-men comercializado en 1999 y en 5,2 millones de toneladas al volumen récord alcanzado en 1998. La mayor parte de la revisión de la estimación de las importaciones mundiales en 2000 se debe a los ajustes a la baja para Indonesia y la República De-mocrática Popular de Corea. La estimación de las compras de Indonesia se ha revisado a la baja en 200 000 toneladas respecto al pronóstico anterior, a alre-dedor de 2,0 millones de toneladas, menos de la mitad del nivel revisado de 1999. La estimación de los envíos de la República Democrática Popular de Corea también se ha reducido en 400 000 toneladas respecto al pronóstico anterior a 350 000 toneladas, debido a que las entregas de ayuda alimentaria fueron menores de lo previsto. Las estimaciones de las importaciones de Sri Lanka y los Estados Unidos también se rebajaron en alrededor de 100 000 toneladas cada uno, debido a la abundancia de los suministros internos. Por el contrario, se han efectuado algunas revisiones al alza en las estimaciones de las importaciones de la CE, México y Arabia Saudita, así como de algunos otros importadores de arroz de menor importancia.

Con respecto a las exportaciones, el ritmo de los envíos de Tailandia repuntó espectacularmente durante el último trimestre y ahora las exportaciones realizadas por el país en 2000 se calculan en 6,6 millones de toneladas, 600 000 toneladas más de lo previsto y un volumen sólo ligeramente inferior al de 1999. En cambio, las estimaciones de las ventas previstas por otros importadores importantes se han revisado a la baja. Tal fue el caso especialmente de China, cuyos envíos se estiman ahora en 3 millones de toneladas, 500 000 toneladas menos que el pronóstico anterior. También se ha hecho una reducción, de 400 000 toneladas, en las exporta-ciones estimadas de Viet Nam debido a las dificultades causadas por las inundaciones, sobre todo en relación con los problemas logísticos y con la calidad del arroz, que redujeron considerablemente sus exportaciones en el último trimestre de 2000. Análogamente, se supone ahora que el Pakistán y la Argentina exportarán algo menos de lo previsto, mientras que la estimación de las exportaciones de Myanmar ha aumentado alrededor de 60 000 toneladas.

El comercio de arroz en 2001 se pronostica actualmente en 23,2 millones de toneladas, alrededor de un 3,5 por ciento más que en 2000, pero 0,8 millones de toneladas menos de lo previsto. La reducción del pronóstico relativo al comercio de 2001 se debió principalmente al hecho de que, según los informes, los daños causados por las inundaciones en algunos países importadores han sido menores de lo que se había previsto al principio, y, por lo tanto, era menor la necesidad de comprar durante 2001. Además, tras el problema de los precios bajos al que tuvieron que hacer frente los agricultores el año pasado, varios importantes países importadores están considerando actualmente la posibilidad de aumentar la protección arancelaria. Tal es el caso de Indonesia cuyas compras pronosticadas se han reducido en 0,6 millones de toneladas a 1,8 millones de toneladas, el volumen más bajo desde 1997. Análogamente, las importaciones pronosticadas para Bangladesh se redujeron en 100 000 toneladas a alrededor de 500 000 toneladas, más o menos el mismo nivel que el año pasado, a raíz de unas declaraciones en las que se indicaba que el país no necesitaría recurrir a compras externas para compensar las pérdidas de arroz provocadas por las recientes inundaciones. También se redujeron los pronósticos relativos a las importaciones de China y los Estados Unidos en 200 000 toneladas y 100 000 toneladas, respectivamente, pero se aumentaron para el Brasil y la CE en alrededor de 100 000 toneladas cada uno.

Con respecto a las exportaciones, el pronóstico relativo a las ventas de China previstas en 2001 se ha reducido en 200 000 toneladas respecto al informe anterior a 3,6 millones de toneladas, pero aún así superarán el volumen del año anterior en 0,5 millones de toneladas. En efecto, aunque la producción del país descendió considerablemente en la última campaña, el nivel alto del inventario inicial de arroz debería permitirle seguir siendo un importante proveedor internacional de arroz también en 2001. El pronóstico relativo a los envíos de Tailandia, el principal exportador mundial de arroz, también se ha rebajado en 200 000 toneladas respecto al pronóstico anterior a 6 millones de toneladas, que es el objetivo oficial de exportación anunciado últimamente. También se rebajaron algo los pronósticos relativos a las exportaciones de Argentina, Uruguay y los Estados Unidos. En base a las estimaciones revisadas del comercio, las importaciones comerciales de arroz de los países en desarrollo descendieron un 10 por ciento en el año civil 2000, ya que la mayoría de ellos obtuvieron cosechas satisfactorias en las dos últimas campañas. Para los PBIDA como grupo la disminución fue más significativa, situándose en un 20 por ciento. La reducción del volumen de las importaciones, combinada con los bajos precios internacionales vigentes durante el año 2000, determinó una disminución de la factura de importaciones efectuadas por los países en desarrollo el año pasado estimada en un 29 por ciento, a 3 mil millones de dólares EE.UU.. El descenso fue todavía más pronunciado en el caso de los PBIDA, o sea de 36 por ciento, a 1,7 mil millones de dólares EE.UU.. Las previsiones para 2001 sugieren un aumento del 7 por ciento del costo total de las importaciones de arroz de los países en desarrollo, mientras que el de los PBIDA podría aumentar un 4 por ciento, debido principal-mente a una moderada recuperación de los precios prevista durante el año.


Previous PageTable Of ContentsNext Page