Indice - Precedente - Siguiente


Lección 51: Alimentación de gallinas y patos


Para conseguir una buena producción de carne y de huevos las aves deben alimentarse con buenos piensos que contengan los nutrientes que necesitan.

Si las aves se dejan que anden libres y coman lo que puedan encontrar no crecen bien, producen menos come y pocos huevos.

Objetivos de esta lección

Estudiando esta lección sabrá:

1. El sistema digestivo de las aves.
2. Lo que necesitan las aves en sus piensos.
3. Los distintos piensos de gallinas y patos.
4. Las raciones para gallinas y patos.
5. Cuánta agua necesitan las aves.

El sistema digestivo de las aves

Las aves no tienen dientes, se tragan entero el alimento que pasa al buche donde se almacena y se mezcla con la saliva. Si palpa el buche de un ave, podrá decir si ha comido o no. El pienso pasa del buche al estómago, donde se mezcla con sus jugos antes de pasar a un órgano redondeado, de pared gruesa y musculoso llamado molleja. La molleja contiene piedrecitas pequeñas que el animal ha tragado para ayudarle a moler el alimento para digerirlo. Los nutrientes se absorben a medida que el pienso molido pasa por el intestino.

El sistema digestivo de las aves

Las aves no producen orina liquida. El material de desecho de los riñones forma una sustancia blanca y espesa que se mezcla con las heces. Ambas salen al exterior por la cloaca. Los patos producen heces más acuosas que las gallinas.

Qué necesitan las aves en sus piensos

Como los demás animales, las aves necesitan en sus piensos carbohidratos, proteínas, grasas, minerales y vitaminas (véase la Lección 23).

En diferentes épocas de su vida, las aves necesitan raciones que contengan distintas cantidades de carbohidratos, proteínas, grasas, minerales y vitaminas:

• Desde que nacen (1 día) a los 3 meses necesitan piensos que contengan gran cantidad de proteínas para el crecimiento.
• Cuando las aves están poniendo, los minerales son importantes para producir buenos huevos.
• Las aves para carne requieren abundantes proteína en sus piensos.

Piensos para las aves

Son varios los piensos importantes por los nutrientes que contienen.

• Los granos, que pueden suministrarse enteros o como harina, contienen carbohidratos. A las aves se les podrá dar trigo, arroz, maíz, cebada, avena, sorgo, coracán y panizo de Daimiel o salvado de arroz y de otros granos.
• Las tortas elaboradas de maní (cacahuetes), semillas de algodón o dátiles también proporcionan carbohidratos y proteínas. También la semilla de soja contiene proteínas. Estos tipos de piensos ricos en proteínas proceden de los vegetales, pero también hay productos de origen animal, como harina de pescado, leche en polvo y sangre desecada contienen proteínas y pueden constituir un buen pienso para las aves.
• A las aves no hay que suministrarles demasiadas proteína animales. No sólo porque resulta demasiado caro, sino porque puede causarles ciertas enfermedades. El exceso de harina de pescado puede dar sabor de pescado a los huevos.
• Las semillas de algodón, el maní y las semillas de girasol contienen grasas.
• Minerales se encuentran en la harina de huesos (huesos molidos) en las cáscaras de los huevos y en el caparazón de los mariscos, que triturados pueden incorporarse a los piensos. Si se dispone localmente, las conchas de cefalópodos son una excelente fuente de minerales.
• Pueden aportarse vitaminas añadiendo al pienso hierbas verdes o vitaminas producidas comercialmente.

El oficial veterinario podrá aconsejarle sobre los suplementos vitamínicos disponibles comercialmente y sobre la forma de utilizarlos.

Podrán suministrarse a las aves los restos alimenticios de la cocina después de cortados y hervidos, y mezclándolos luego con harina.

Raciones

La ración cambiará con las necesidades del ave. Las jóvenes necesitan una ración rica en proteínas, mientras que las aves de puesta necesitan abundantes minerales. A continuación se dan algunos ejemplos de raciones.

Edad del ave

Grano entero y molido

Torta vegetal/ animal

Proteínas

Minerales

hasta 8 semanas

7 partes

2 partes

1 parte

0,25 partes

8-12 semanas

8 partes

1,5 partes

1 parte

0,25 partes

Ponedoras

8 partes

1,5 partes

0,25 partes

0,25 partes

La ración debe mezclarse bien, añadiéndole después agua hasta que adquiera aspecto granuloso (como de trigo) antes de dársela a las gallinas o patos.

A las gallinas se les puede distribuir grano entero por el corral para incitarlas a escarbar mientras se alimentan, con lo que ingieren algunos minerales del suelo. A los patos se les puede dar el grano entero en una artesa con agua o bien en seco.

Elimine diariamente el pienso sobrante. Las hortalizas verdes pueden colgarse en el corral para atraer a las aves y evitar que se piquen unas a otras.

Agua

Las aves necesitan agua limpia en todo momento. Cada 4 gallinas necesitan 1 litro diario de agua, cantidad que se dobla en época cálida.

Los patos necesitan todos los días más agua que las gallinas. Los patos rinden mas si tienen agua suficiente para introducir la cabeza y el cuello.

Lección 52: Problemas causados por una mala alimentación (carencias)


La carencia se produce cuando el ave no obtiene la cantidad requerida de un determinado nutriente. Todos los animales pueden padecer problemas de carencias, pero en las aves las carencias muestran pronto síntomas de:

• mala salud

• problemas de las patas

• mal emplume

• caída de la producción de huevos

• huevos con cáscara delgada

• aves propensas a infecciones

Objetivos de esta lección.

Estudiando esta lección sabrá:

1. Reconocer las carencias de proteínas.
2. Reconocer los problemas causados por la falta de minerales.
3. Reconocer los problemas producidos por carencia de vitaminas.

Carencia de proteínas

Si el pienso no contiene suficientes proteínas (animales o vegetales) las aves se debilitan y pueden padecer infecciones. No crecen bien se resiente la producción de carne, y la puesta de huevos baja o cesa.

Carencia de minerales

La falta de calcio en el pienso puede originar:

• Curvamiento de los huesos de las patas con lo que las aves no caminan bien.
• Huevos de cáscara delgada o huevos sin cáscara.

Si los huevos de las aves carecen de cáscara o es blanda, se rompen y los comen otras aves. Si así ocurre, las gallinas pueden desarrollar el vicio de comer huevos, lo que constituye un problema.

Para evitar estos problemas, las aves deben ingerir minerales suficientes en forma de harina de conchas o de huesos. Si las aves pueden escarbar el suelo en busca de grano, tomarán del suelo del corral los minerales que necesitan. Una buena fuente de minerales consiste en suministrar a las aves cáscaras de huevos machacadas.

Problemas originados por la falta de vitaminas

Si no hay vitaminas en el pienso:

• Las aves no se desarrollan bien, están débiles, no caminan bien y tienen las plumas erizadas.
• Pueden padecer afecciones pectorales y presentar exudaciones en la nariz y en los ojos.
• Los dedos se curvan hacia adentro y las aves se mueven con dificultad.

Estos problemas pueden evitarse añadiendo al pienso vitaminas compradas en el comercio o proporcionando a las aves plantas verdes, además de pienso. Las carencias vitamínicas pueden hacer que las aves comiencen a picarse lo que se convierte en un problema.

Resultados de las carencias



Lección 53: Incubadoras y criadoras


La incubación natural con una clueca es la forma más sencilla de incubar huevos. Pero para incubar grandes cantidades de huevos es conveniente utilizar una incubadora pequeña calentada con queroseno o con electricidad.

El estado de los huevos en la incubadora puede comprobarse Observándolas al trasluz.

Cuando los pollitos nacen se mantienen en una criadora que dispone de algún tipo de calentamiento y de recipientes adecuados para el pienso y el agua.

Objetivos de esta lección

Estudiando esta lección sabrá:

1. Cómo utilizar la incubadora.
2. Cómo examinar los huevos al trasluz.
3. Cómo cuidar los pollitos en una criadora.
4. Qué tipo de recipientes deberá utilizar para el pienso y el agua.

Incubadoras (para incubar huevos)

Si su comunidad dispone de una incubadora pequeña podrá incubar huevos con buenos resultados siguiendo estas indicaciones:

• Elija huevos ni demasiado pequeños, ni demasiado grandes y sin cáscaras delgadas o agrietadas.
• Ponga primero en funcionamiento la incubadora unos días para comprobar que mantiene la temperatura a 39, 5C.
• Compruebe que la incubadora está nivelada y que la temperatura del local donde se encuentra se mantiene constantemente entre los 15 y los 20C.
• Compruebe que dispone de suficiente queroseno o que su fuente de electricidad es constante.
• Compruebe que el termómetro se encuentre al nivel de los huevos.
• Controle la humedad y compruebe que siempre haya agua en la bandeja interna de la incubadora.
• No toque los huevos con las manos sucias ni después de haber manipulado el queroseno.
• Vuelva o gire los huevos dos veces al día en los primeros 18 días y muévalos (lo mismo que hacen las cluecas).

El periodo de incubación de los huevos de gallina es de 21 días, pero a partir del día 18 no deben tocarse ni debe abrirse la incubadora.

Los huevos de pato necesitan 28 días para completar su período de incubación, pero deben rociarse con agua dos veces al día en los últimos 14 días.

Observación de los huevos al trasluz

Puede suceder que se pongan a incubar huevos y que después de todos los cuidados prestados no nazca ningún pollito porque los huevos no eran fértiles. Para evitar que esto suceda es necesario examinar los huevos. Para ello necesitará de un ovoscopio, una caja pequeña dotada de luz eléctrica o de otro tipo. Poniendo el huevo frente a la luz (o frente a la luz solar) podrá descubrir si es fértil o no.

Ovoscopio

Es necesario comprobar los huevos:

• Antes de colocarlos en la incubadora.
• Siete días después.
• El día 18 del periodo de incubación.

Observación al trasluz

Criadora (para pollitos muy jóvenes)

Si compra pollitos o los obtiene por incubación necesitará mantenerlos algunas semanas en una criadora. Puede comprar una o fabricársela.

Las criadoras tienen una fuente de calor para sustituir al que los pollitos recibirían de la clueca. En la criadora están protegidos de los animales y del mal tiempo.

Se puede fabricar una criadora sencilla con una caja o cesta resistente y una lámpara (lámpara de queroseno) como fuente de calor. Una caja de 1 metro cuadrado podrá servir de criadora para 25 pollitos. La lámpara se rodea de tela metálica para evitar que los pollitos la toquen. En la incubadora se colocarán recipientes para pienso y agua, y los pollitos se mantienen en ella hasta que alcanzan las cuatro semanas. A esta edad ya no necesitan el calor de la lámpara y son demasiado grandes para permanecer en la criadora. Deben colocarse en una zona vallada (corral) dotada de una caja de heno, paja, papel o cartón en la que pueden entrar buscando calor cuando lo necesiten.

Criadora (para los huevos muy jóvenes)

Bebederos

Las aves beben mucha agua y en época cálida pueden consumir hasta medio litro al día. Los bebederos deben estar limpios y construidos de manera que las aves no puedan entrar en ellos. Podrá comprarlos o también fabricarlos con un recipiente adecuado cubierto de alambre. También puede suministrárseles agua con una botella mantenida en un recipiente.

Los patos necesitan agua suficiente para que les cubra la cabeza. Pueden salpicar agua alrededor causando problemas. Colocando el bebedero de los patos en un bastidor de madera con una malla metálica se evita que estos animales pisen el suelo embarrado.

Bebederos

Comederos

Los comederos pueden comprarse o hacerse de madera. Deben tener suficiente tamaño para que todas las aves pudan comer en ellos.

Un buen comedero de gallinas se hace con una base de madera y dos tablas a cada lado en las que se sitúan las aves para comer. La altura del comedero varia con la edad de las aves. En su parte superior y a todo lo largo se coloca un listón redondo que gia cuando algún animal se asienta en él.

Los patos necesitan comederos más bajos o planos.

Comederos



Lección 54: Cría con clueca


Un ave está clueca cuando se coloca en un nidal sobre los huevos para incubarlos.

La incubación natural es el método más sencillo de incubar un número reducido de huevos. Una gallina clueca incuba sus propios huevos o los de otra o los de pata.

Las gallinas cluecas pueden rebasar abandonar los huevos para comer o beber. Pueden padecer parásitos externos (por ejemplo, piojos, pulgas). Hay que cuidar de que se alimenten y debe tratarse contra los parásitos.

Objetivos de esta lección

Estudiando esta lección sabrá:

1. Reconocer cuándo una gallina está clueca.
2. Utilizar una clueca para incubar huevos de gallina o de pata.
3. Cuidar de la clueca.

La clueca

Las nuevas razas de gallinas pueden ser malas cluecas. Una buena prueba para comprobar la bondad de la clueca es colocar en el nidal un día o dos algunas pelotas blancas o huevos cocidos. Si la clueca se pone en el nidal y se resiste a abandonarlo, se pueden sustituir los artilugios anteriores por 10-15 huevos fertiles de gallina que hayan sido controlados (véase la Lección 53).

La clueca

La incubación natural es el método más sencillo de incubar un número reducido de huevos y la clueca se puede usar para incubar sea sus propios huevos que los de otra ave. Una gallina puede inclubar de 12 a 15 huevos de gallina o hasta 10 huevos de pata.

Se coloca la clueca en una caja nidal. Cada día se la hace salir durante 20 minutos para que coma y beba. Si se emplea una clueca para incubar huevos de pato, deberá rociar los huevos con agua los 14 últimos días del periodo de incubación.

Los huevos de pavo también pueden ser incubados por una gallina clueca. Una pava pone hasta 15 huevos, pero una gallina clueca sólo puede incubar 9 huevos de pavo.

Cuidado de las gallinas cluecas

Para asegurarse de que la clueca no tenga parásitos externos (Lección 56) debe sometérsele a un tratamiento con un buen polvo insecticida espolvoreable (véase R15, Anexo 1) antes de colocarla en el nidal. El material del nidal también debe tratarse con el polvo espolvoreable. De este modo se evitará que los parásitos pasen a los pollitos. Cualquier agujero de la caja se tapará para evitar que las ratas puedan llegar a los huevos y devorarlos.

La diarrea blanca mata muchos pollitos. No incube huevos de gallinas afectadas por esta enfermedad. El germen que la ocasiona puede encontrarse en los huevos que infectarán a los pollitos. Consulte al servicio veterinario sobre la presencia esta enfermedad en su comarca.

Lección 55: Parásitos internos de gallinas y patos


El intestino de las gallinas y los patos puede quedar parasitado por diversas clases de lombrices. Las infestaciones graves producen pérdida de peso, diarrea y una baja producción de huevos.

El gusano rojo delgado de la molleja de los patos vive en la pared de la molleja y produce pérdida de apetito y de peso, diarrea y muerte de las aves.

Tanto las gallinas como los patos, pueden infestarse con unos parásitos muy pequeños denominados coccidios que viven en la pared del intestino. Producen diarrea, pérdida de peso y pueden causar la muerte de numerosas aves jóvenes.

Objetivos de esta lección

Estudiando esta lección sabrá:

1. Reconocer los trastornos causados por las infestaciones con gusanos de gallinas y patos.
2. Reconocer los trastornos que originan por coccidios en las gallinas y los patos.
3. Cómo tratar los animales infestados.
4. Las formas de prevenir las infestaciones de las aves.

Gusanos parásitos de gallinas y patos

Las gallinas y patos se infestan con gusanos del suelo, de los piensos y el agua contaminados con sus huevos. Los huevos de los gusanos sobreviven en condiciones cálidas y húmedas. Hay una lombriz blanca bastante larga (10 cm) que se encuentra en el intestino. En las paredes del intestino viven gusanos pequeños y finos como pelos. Pueden hallarse otros gusanos, de 1 cm de longitud aproximadamente, en la porción baja del intestino.

• Las infestaciones por gusanos son de la máxima importancia en las aves jóvenes y origina falta de apetito, pérdida de peso y diarrea. Las infestaciones graves pueden acarrear la muerte. En aves adultas se observan pérdidas de peso y caída de la puesta.
• El gusano de la molleja produce pérdidas de apetito de peso y diarrea y puede causar la muerte de los patos, en especial de las aves jóvenes.

Coccidios de gallinas y patos

Los coccidios no es posible verlos sin microscopio. Son muchas las variedades de coccidios que infestan las distintas partes del intestino de las gallinas y los patos. Las aves corrientemente se infestan con cantidades variables de coccidios distintos.

Las aves se infectan a través del suelo, el pienso o el agua contaminados y presentan pocos problemas si la infestación es ligera. Las aves jóvenes, sobre todo las menores de un mes pueden quedar afectadas gravemente. Padecen diarrea y las heces pueden ser a veces sanguinolentas. Los coccidios pueden matar a las aves jóvenes en las primeras dos semanas de aparecer la enfermedad.

Los coccidios causan enfermedades graves en los pollitos. Pida a su veterinario que le aconseje sobre esta enfermedad, ya que podría matar todas las aves jóvenes de su comunidad.

Figura

Tratamiento de las enfermedades parasitarias de las aves

Los gusanos pueden destruirse tratando las aves con un buen antihelmíntico (véase R14, Anexo 1). Todos los gusanos mueren con tetramisol o levamisol. Las aves pueden tratarse individualmente o mezclando el medicamento con el pienso o el agua.

Para los coccidios se aplican diversos medicamentos (véase R18, Anexo 1) que se añaden al agua de beber o al pienso.

Prevención de las enfermedades parasitarias de gallinas y patos

Las infestaciones con parásitos internos de gallinas y patos pueden controlarse manteniendo las aves limpias y no permitiéndoles que anden libres.

• Las jaulas y cobertizos deben mantenerse limpios, sacando cada semana los excrementos.
• Los comederos y bebederos se limpiarán a diario.
• Hay que evitar que se produzcan zonas encharcadas y húmedas alrededor de bebederos ni en ninguna otra parte.
• Se limpiarán bien las jaulas y los cobertizos antes de introducir en ellos aves.
• No conviene mantener las aves año tras año en el mismo terreno, ya que la contaminación del suelo va en aumento.
• Las aves jóvenes deben estar separadas de las adultas.
• No se deben poner aves jóvenes, especialmente las menores de 3 meses, en corrales donde se ha mantenido hasta muy recientemente aves adultas, con el fin de que no se contagien con coccidios.
• De ser posible se tratará periódicamente a las aves jóvenes contra los coccidios (pida consejo a su veterinario).

Cuando vaya a comprar aves nuevas pregunte a su veterinario o a su agente de extensión quiénes venden aves sanas para no llevar la enfermedad a su población de aves.

Lección 56: Parásitos externos de gallinas y patos


Son varios los piojos y ácaros que atacan a las aves causándoles grave irritación que origina pérdida de plumas y de peso y una disminución de la puesta.

Hay pequeñas garrapatas que se alimentan de la sangre de las aves y pueden transmitir gérmenes que causan otras enfermedades.

Los parásitos externos se esconden en las paredes, el suelo y los aseladeros de las jaulas y cobertizos donde se tienen las aves. Para controlar los parásitos, dichos lugares se mantendrán limpios y se destruirá todo parásito que allí exista.

Objetivos de esta lección

Estudiando esta lección sabrá:

1. Reconocer los ácaros, pulgas y piojos que atacan a gallinas y patos.
2. Reconocer los trastornos causados por las infestaciones con pulgas, piojos y ácaros.
3. Reconocer las infestaciones con garrapatas de gallinas y patos y los trastornos que las causan.
4. Cómo tratar las aves infestadas.
5. Cómo mantener las jaulas y los cobertizos limpios y sin parásitos.

Pulgas, ácaros y piojos que infestan a gallinas y patos

Pulgas

Las pulgas son pequeñas y de color oscuro y pueden dar saltos en el aire. Se alimentan de sangre y pueden vivir sin alimentarse durante mucho tiempo. Sus huevos y las pulgas jóvenes pueden encontrarse en los nidales de las aves y en las grietas de paredes y suelos de sus albergues. Hay un tipo de pulga en las barbillas y crestas de las gallinas que no salta. Su picadura produce úlceras y si son muy numerosas pueden acabar con los animales jóvenes. También infestan a los patos, acumulándose alrededor de los ojos. Pueden picar también a las personas.

Acaros

Son muchos los ácaros que atacan a las aves produciéndoles irritación y pérdida de plumas. El ácaro de las escamas de las patas puede producirles cojera. Los ácaros rojos pueden matar las aves y parasitar además a las personas.

Figura

Piojos

Son varios los piojos que atacan a las gallinas chupándoles la sangre y mordiendo su piel. Los patos también pueden padecer infestaciones de piojos. Atacan a todas las partes del cuerpo y se encuentran en la piel y en las plumas.

Las infestaciones de piojos producen irritación y no dejan descansar, dormir, ni alimentarse bien a las aves que pierden peso y ponen menos huevos. En las gallinas también pueden ocasionar la pérdida de plumas.

En los patos los piojos pueden dañar las plumas, provocando la muerte a causa del frío.

Infestaciones de garrapatas en gallinas y patos

Tanto las gallinas como los patos son atacadas por las pequeñas garrapatas de las gallinas de color azul o marrón.
Habitan en las grietas de las paredes y
árboles y pueden vivir años sin alimentarse de la sangre de un ave. Las garrapatas se alimentan por la noche y ocasionan la disminución de la puesta o su cese total. Producen en los patos la parálisis por garrapatas y transmiten otras enfermedades.

Garrapata

Pulga

Acaro

Piojo

Tratamiento de las aves parasitadas

Para eliminar los parásitos externos deben tratarse las aves con polvos o nebulizaciones que contengan, por ejemplo, triclorfón o malatión (véase R15, Anexo 1). Deberán limpiarse bien las cajas y cobertizos.

Las gallinas se limpian las plumas diariamente con tierra o arena (baño de polvo). Una caja poco profunda que contenga arena y ceniza (de una hoguera), la utilizarán las aves y ayudará a mantener limpias sus plumas y libres de infestaciones. Una pequeña cantidad de un polvo acaricida (véase R15. Anexo 1) hará que el baño sea más eficaz.

Tratamiento de las aves parasitadas

Las patas escamosas de las gallinas pueden tratarse sumergiéndolas en un baño de queroseno y rascándolas a continuación suavemente. El queroseno no debe entrar en contacts con la piel ni con las plumas.

Limpieza de jaulas y cobertizos

Si las aves están infestadas con parásitos externos deberán limpiarse bien las jaulas y los cobertizos. Deben eliminarse todos los excrementos la suciedad y se frotarán con agua caliente y jabón todas las partes del equipo.

Si es posible se rociará o frotará el equipo con una mezcla de keroseno y creosota en partes iguales o con sulfato de nicotina (40 por ciento). Su servicio veterinario le aconsejará sobre los productos disponibles en la zona.

Se puede emplear una bomba manual para desinfectar los cobertizos. Podrá aplicar un tratamiento antiparasitario en forma de nebulización, para lo cual conviene pedir consejo al oficial veterinario.

Recuerde:

Algunos parásitos externos de las gallinas y los patos pueden atacar a las personas y producirles irritación y enrojecimiento de la piel, especialmente en los niños.

Las aves infestadas deberán ser tratadas y los cobertizos lavados a fondo y tratados con pulverizaciones o nebulizaciones para eliminar posibles parásitos.

Conviene pedir consejo al veterinario, dado que los parásitos externos pueden ser un grave problema en la cría de aves.




Indice - Precedente - Siguiente