Legumbres para mejorar la nutrición infantil en Malawi y Camboya

Los niños de entre 6 y 23 meses tienen mayores necesidades nutricionales que en cualquier otro momento de sus vidas. Una vez que los niños llegan a los 6 meses, la leche materna por sí sola no es suficiente para satisfacer sus necesidades nutricionales. En esta fase crucial del crecimiento y desarrollo del niño, los padres deben comenzar la alimentación complementaria: la introducción de alimentos nutritivos en la dieta del niño para complementar la lactancia materna.

En los últimos años, la FAO ha apoyado proyectos en Malawi y Camboya para mejorar la nutrición infantil a través de la agricultura y la educación nutricional para la alimentación complementaria. Muchas de estas intervenciones incluyen legumbres. Al ser cultivos de bajo costo y una buena fuente de proteínas de origen vegetal, legumbres son una opción inteligente para la alimentación complementaria como parte de una dieta diversificada. Ambos proyectos de la FAO trabajaron para que las comunidades puedan cultivar, comprar, procesar y preparar una amplia diversidad de alimentos ricos en nutrientes.

El componente de educación nutricional de ambos proyectos se centró en los problemas clave en las prácticas de alimentación infantil en los países y en la identificación de cambios simples y eficaces dentro del hogar para mejorar la alimentación de los niños. Al igual que en otros países en desarrollo, un problema común en estos países es que los niños pequeños son alimentados con papillas ligeras y acuosas a base de cereales que no les proporcionan la energía y los nutrientes necesarios para el crecimiento. Se probaron en los hogares prácticas recomendadas como añadir legumbres a las papillas, para determinar cuáles eran las más prácticas y las mejor aceptadas desde el punto de vista cultural. A través de las sesiones de formación, que incluyeron sesiones de cocina participativas y degustaciones de alimentos mejorados, las familias aprendieron cómo preparar una dieta equilibrada a base de alimentos disponibles a nivel local puede mejorar la nutrición de los niños en combinación con buenas prácticas de higiene y de salud.

Uno de los resultados del proyecto Camboya fue un libro de recetas para las madres y los niños, que fue desarrollado y probado sobre el terreno gracias a los comentaros de los cuidadores en nueve provincias del país. Los frijoles ocupan un lugar destacado en las recetas de alimentación complementaria para todos los niños en el rango de edad de 6 a 23 meses, y a menudo se combinan con arroz, batata o taro, verduras y un poco de aceite.

En Malawi, la FAO elaboró ​​el Manual del Facilitador para los educadores de nutrición para ser utilizado como una herramienta para promover la mejora de la alimentación del lactante y del niño pequeño. Este manual anima a los padres a alimentar a sus niños con legumbres todos los días. Para los niños pequeños, los padres pueden machacar las legumbres hasta formar una pasta y añadir a la papilla por lo que son más fáciles de comer, o utilizar la harina de legumbres como base para las gachas. Para el proyecto de Camboya se ha desarrollado un manual de nutrición comunitaria, y de manera similar se alentó el consumo de legumbres, especialmente para reemplazar alimentos de origen animal que a menudo son poco asequibles.

Para el componente agrícola de los proyectos, la FAO proporcionó apoyo a los pequeños agricultores con insumos agrícolas y capacitación a través de las escuelas de campo para agricultores. Para promover la agricultura que tiene en cuenta la nutrición en Malawi, la FAO trabajó con el Gobierno para desarrollar un manual de nutrición para las escuelas de campo para agricultores. El manual identifica las variedades comunes de legumbres en Malawi, como los frijoles, gandul, garbanzos y judías terciopelo. Se anima a los agricultores a sembrar legumbres con yuca, maíz o sorgo para mejorar los nutrientes en el suelo y poder conseguir dos cosechas por temporada. El manual también ofrece consejos para cocinar legumbres, incluyendo ponerlas en remojo durante la noche y cocinarlas al día siguiente para reducir el tiempo de cocción.

Las legumbres son un componente importante de ambos proyectos debido al objetivo general de promover alimentos nutritivos disponibles localmente. Tanto en Camboya como Malawi, y de hecho en muchos países de Asia y África, legumbres como frijoles y guisantes son extremadamente comunes. Por tanto, estas semillas nutritivas tienen un gran potencial para mejorar la dieta, la ingesta de micronutrientes y el crecimiento de los niños.

Los resultados preliminares de los proyectos son prometedores, demostrando que la combinación de la educación de seguridad alimentaria y la nutrición es mejor para la mejora de la nutrición infantil y la diversidad de la dieta en las comunidades.

Algunos de los mayores éxitos provienen de los propios cuidadores, en su mayoría madres y abuelas en las comunidades. Muchas de estas mujeres informaron de que sus hijos y nietos estaban más sanos y que la educación nutricional y recetas que recibieron, incluyendo aquellas con legumbres estaban ayudando a mejorar la alimentación de sus familias. "No sabíamos estas cosas; preparábamos gachas de harina de maíz pelado que no era sano para nuestros hijos. Pero a partir de la escuela hemos aprendido diferentes papillas", cuenta una madre en Malawi. Una abuela de Camboya aseguró que "después de proporcionar darle la papilla enriquecida a mi nieto, parece que no se enferma con tanta frecuencia como antes. Antes teníamos que ir al centro de salud para que el niño fuera tratado. Sin embargo, ahora mi nieto está más sano".

Los proyectos de seguridad alimentaria y nutrición de la FAO en Malawi y Camboya fueron apoyados por la financiación del Gobierno de Flandes y la Unión Europea, respectivamente. Paralelamente a estos proyectos, se llevó a cabo un proyecto de investigación y promoción de 5 años financiado por el Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania (BMEL) con el fin de determinar el impacto nutricional de la combinación de las intervenciones sobre seguridad alimentaria con las de educación nutricional.

29/03/2016

Compartir esta página