Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

16 de octubre de 2022

Día Mundial de la Alimentación

Marina Rukhaia

“Si me comparo hoy con cuando tenía treinta y pocos años, antes del reasentamiento, nunca podría haber imaginado conseguir tanto”.
19/09/2022

Georgia

A los 57 años, Marina Rukhaia ha tenido una vida más azarosa que muchos en su pueblo de Etseri, en el noroeste de Georgia. Actualmente dirige una próspera granja lechera y un negocio de venta de quesos, junto con una considerable producción de miel. Pero el camino hacia la obtención de estos medios de subsistencia fue accidentado. 

Marina, su esposo y sus dos hijos huyeron de su hogar en dos ocasiones debido al conflicto y al final comenzaron su vida desde cero en una casita de madera en Etseri, con un puñado de pertenencias. 

“Lo recuerdo bien, ni siquiera teníamos artículos domésticos básicos”, recuerda Marina, quien comenzó a trabajar como profesora de física en la escuela local. “La familia se tenía que turnar para comer porque no teníamos suficientes platos”. 

Con el tiempo compró una vaca y comenzó a hacer queso para consumo doméstico. Pero pronto notó que la demanda de productos lácteos en el mercado era alta y gradualmente compró más ganado. Hoy, es propietaria de diez vacas y enseña a otras mujeres de su región cómo aprovechar al máximo su producción lechera. 


Marina es la agricultora líder en una Escuela de campo para agricultores local, un modelo de aprendizaje en el que recibe capacitación de expertos de la FAO y luego transmite esos conocimientos a grupos de mujeres que aprenden y practican juntas. 

Enseña las mejores prácticas de higiene y fabricación y las normas de inocuidad de los alimentos, así como nuevas técnicas de comercialización y una mejor comprensión del mercado desde las tecnologías hasta el envasado y el etiquetado. 

En total, Marina enseña a más de 250 mujeres mediante una red de 20 Escuelas de campo para agricultores en su región, una plataforma donde pueden discutir los desafíos para la granja y construir las bases para futuras colaboraciones. 

La FAO está ayudando a Marina a identificar compradores locales y crear vínculos comerciales, mientras que ONU-Mujeres proporciona capacitación empresarial para crear sistemas de producción sólidos, todo ello está financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE). Marina ahora planea producir queso curado como un nuevo queso local de su región. 

Está ansiosa por animar a otras mujeres a involucrarse en la agricultura sin importar la formación que tengan sobre el tema, dice. 

“Creo que las mujeres deberían luchar contra su miedo y aprovechar al máximo todas las oportunidades”, dice ella. “Si me comparo hoy con cuando tenía treinta y pocos años, nunca podría haber imaginado conseguir tanto”.