FAO.org

Inicio > Construyendo la generación #HambreCero > Itinerarios de aprendizaje > Cambio climático
Construyendo la generación #HambreCero

El clima está cambiando

Cambio climático, alimentación y agricultura

Todas nuestras acciones, decisiones y comportamientos  cotidianos tienen una repercusión en el clima. El cambio climático está afectando a la salud de nuestro planeta y está cambiando nuestro mundo. Está provocando más desastres naturales y problemas ambientales, que hacen que nos sea más difícil producir alimentos. Producir alimentos es también parte del problema, ya que hemos estado tomando atajos y dañando nuestro planeta, para producir lo que necesitamos. Con el fin de alimentar a una población creciente, que alcanzará 9.600 millones de personas en 2050, vamos a tener que aprender a producir lo que necesitamos de manera que no sigamos destruyendo el planeta.

 

 

Adaptarse al cambio climático  

La adaptación al cambio climático significa cambiar la manera en la que cultivamos los alimentos para asegurarnos de que nuestro planeta se mantenga sano y siga siendo capaz de producir los recursos que necesitaremos en el futuro. También significa proteger a las personas más pobres, a las más afectadas por el cambio climático, preparándolas para los desastres naturales, como la sequía, y aumentando su capacidad de recuperarse más rápido de los desastres inevitables. Tenemos que adaptar la alimentación y la agricultura al cambio climático de manera sostenible.La sostenibilidad tiene que ver con el futuro: se trata de conseguir y mantener un planeta sano que pueda alimentar a nuestra población creciente y a las generaciones venideras.


Somos la Generación “Hambre  Cero”    

¿Sabías que alrededor de 1 de cada 9 personas se acuestan con hambre cada noche? Eso son más de 800 millones de seres humanos. Producimos alimentos suficientes en el mundo para alimentarlos a todos, así que ¿por qué hay todavía personas que padecen hambre? El hambre existe por muchas razones: los pobres pueden no tener el dinero para comprar alimentos, la guerra puede impedir que las personas tengan acceso a ellos, los desastres naturales pueden provocar el hambre y se desperdician demasiados alimentos. La buena noticia es que los líderes mundiales quieren acabar con el hambre. En 2015, 193 países se comprometieron a conseguir 17 objetivos de desarrollo sostenible, con el objetivo general de acabar con el hambre en 2030. Sin embargo, los líderes no pueden lograrlo solos. Necesitan la ayuda de las organizaciones internacionales, los agricultores, las escuelas, las universidades, las empresas y la tuya. Podemos llegar a ser la primera generación que elimine el hambre del planeta –la Generación Hambre Cero– si trabajamos juntos. Acabar con el hambre es responsabilidad de todos y cada uno tenemos un papel que desempeñar, incluso cambiando nuestras sencillas acciones y decisiones cotidianas. 

Descargue el libro de actividades aquí.